Palíndromos

Por | 12 Oct 06, 9:44

palindromos_tsolondz.jpg¿Hasta qué punto pueden unos padres evitar que su hija sea madre a los 13 años? ¿Es el aborto un asesinato? ¿Qué factores en la relación sexual con un adolescente determinan que existe pederastia? ¿Puede Jesucristo salvarte de la perdición? ¿Las personas nunca cambian?

Éstas y otras cuestiones son las que plantea Todd Solondz en ‘Palíndromos’. Con bastante retraso en su estreno y proyectándose en tan sólo dos salas de la capital llega su sexto largometraje en el que sigue plantándole cara a lo establecido, a lo políticamente correcto, a lo antiéstetico y a todas esas cosas incómodas que la sociedad trata desesperadamente esconder.

Ante la tragedia que trae consigo el suicidio de Dawn Wiener -sí, Solondz mata en ‘Palíndromos’ a la desgraciada protagonista de su ‘Bienvenidos a la casa de muñecas’ (1995)- Aviva, aún niña, queda traumatizada y obsesionada con tener bebés, muchos bebés. Con 12 años es en lo único que piensa. Al poco tiempo queda embarazada y ante los esfuerzos puestos por sus padres para hacerle cambiar de opinión respecto a su precoz y deseada maternidad escapa de casa iniciando una aventura que no la dejará indiferente.

La encantadora voz de Nina Persson acompaña algunas de las escenas más tensas del film en temas compuestos para la ocasión por su marido Nathan Larsson. Solondz cuida el dramatismo de cada escena resaltando el más miserable detalle hasta convertirlo en algo hilarante que provoca la carcajada, al tiempo que a uno se le revuelven las tripas y la conciencia. En ‘Palíndromos’, el espectador es invitado a una interesante reflexión sobre la vida, lo que somos y lo que podemos llegar a ser dependiendo de nuestro entorno; concluyendo que, a pesar de los diferentes cambios de forma que pueda sufrir, las montañas que sea capaz de escalar, los precipicios por los que pueda caer, las personas no cambian y sequirán siendo las mismas vistas desde la perpectiva que sea, como un palíndromo. Vale que soy bastante fan de Solondz pero me reí, horroricé y disfruté tanto viendo esta película que no puedo menos que darle un sobresaliente. 9

  • Yo tuve la suerte de ver la primera proyeccion de Palindromos con público :D, fue en el pasado festival de cine de gijon, y ademas la presente Todd Solondz en persona, y tengo su autografo, y la vimos sin cortes… bueno, limpiaos la babota :P.

    La pelicula es estupenda, me encanta Solondz, es capaz de mostrarnos la cruda reliadad tal y como es, y si alguien piensa que es irreal o surrealista, que mire por la ventana, o mejor, que se mire a si mismo. Tanto si te ries, como si te indignas, es una gran pelicula.

  • MOCO

    Es lenta hasta morir. Imposible verla entera de una vez salvo que seas megasuperfan. Es diferente en su estilo pero no por ello es una buena película, en 5 meses nadie se acordará de esta peli.

    La incluyo en mi colección de posavasos

  • Otra de las películas del año, y uno de los guiones más endiabladamente inteligentes en años, Solondz hace cuestionarse al espectador los conceptos sobre los que se apoya la moralidad de la clase media estadounidense, convertida en una nueva norma. Brutal, divertida, absurda, abstracta y concreta al mismo tiempo… genial.

    Lo peor de todo, que Solondz dijese en el festival de cine de Gijón que no sabe si podrá volver a rodar porque nadie le quiere financiar una película en EEUU… de hecho esta se la tuvo que pagar él mismo!!!

  • IconoClasta

    Bueno, pues ni en USA ni en Europa TS es capaz de recibir financiación para sus filmes. Sin embargo, bendito sea el país que es capaz de albergar personalidades de su categoría junto a las de su tocayo Haynes, Miranda July, o las últimas salvajadas de George Romero y Alexandre Aja -bueno, éste es francés pero se ha consagrado dentro del cine americano-, capaces, todos ellos, de alterar conciencias, trastocar esquemas (morales y estéticos) y bucear dentro de lo más podrido de nuestras vidas (esas imágenes de la familia de tullidos grabando y bailando música hip hop, ¿producen vergüenza ajena o verdadero terror?).
    Mientras, nuestro cine, anclado en una sociedad que sonríe satisfecha ante sus últimos (y novedosos) avances sociales (?) y orgullosa de su marchamo europeo (??) no deja de mirarse, complacido, su ombligo…

  • La única película que había visto de Solondz antes de Palíndromos fue Happiness y no me gustó demasiado. Me pareció que ese afán por forzar lo políticamente correcto acababa lastrando la película y haciéndola inverosímil. Lo que más me irrita es que por filmar a un pervertido haciéndose una paja pase uno por ser moderno, o lo que es peor: por ser un fino observador de la realidad. Para mí, señores, el verdadero mérito de un buen retrato no es que escandalice o rompa esquemas, sino que resulte humano. Así las cosas, opino que en Happiness, Solondz nos dió gato por liebre.
    Reconozco que este prejuicio entró conmigo en el cine cuando fui a ver Palíndromos, pero la película solita se encargó de engordarlo. Cuando la protagonista se mete en la casa de los frikis me pillé un cabreo tan grande que estuve a punto de salirme de la sala. ¿Era necesario ser tan burdo? ¿Tan obvio? Yo, que soy ateo de comunión, considero un insulto a mi inteligencia que se me obligue a asociar el catolicismo con la depravación moral y la deformidad física. Solondz acaba siendo menos sutil que Santiago Segura. Y lo que es peor: pasa por ser guay.

  • No estoy nada de acuerdo con la persona que dice que la peli es lenta. A mí pocas pelis se me hacen tan cortas como ésta. De hecho cuando acabó pensé: “¿Ya?”. Tampoco estoy de acuerdo con la persona que dice que enseguida se te olvida. ¿Una película sobre una adolescente de 12 años, protagonizada por varias actrices diferentes, empeñada en ser madre se te olvida? Yo creo que no. Y la escena del río sobre la que canta Nina a mí me pareció también preciosa.

    No sé si Todd Solondz busca lo verosímil o no, pero creo que refleja un montón de pensamientos políticamente incorrectos que muchísima gente tiene. Para muestra la solución de la criada con sus jefes en ‘Storytelling’. No puedo decir que me agraden muchas de sus escenas, pero sí consigue que me quede flipado delante de la pantalla. Y no con una sucesión de groserías gratuitas, sino a través de unas escenas muy bien rodadas y a veces incluso bonitas. A mí me encanta y Happiness es una de mis películas favoritas.

  • damajano tutulano

    definitivamente, solondz es un master , independientemente si es correcto e incorrecto , o si no, vean titanic y comprense un helado .

  • Pingback: jenesaispop.com » Lo de Nina va pa largo()

  • Pingback: jenesaispop.com » Detalles sobre el segundo de A Camp()

  • Pingback: jenesaispop.com » Nueva edición de Sundance()

  • Pingback: jenesaispop.com » God Help The Girl()

  • Pingback: jenesaispop.com » Discos de la década: The Cardigans()

Send this to a friend