Las partículas elementales

Por | 17 Oct 06, 10:25

paticulaselementales.jpg

Reducir en menos de dos horas la conocida novela de Michel Houellebecq parece un trabajo imposible, pero el director alemán Oskar Roehler no sólo lo consigue sino que lo hace muy bien y contando con el beneplácito del autor original. ‘Las partículas elementales’ es un film tan complejo y sobrecogedor como gratificante.

A primera vista, cuenta la historia de dos medio hermanos que son los extremos opuestos: Bruno, profesor de literatura adicto al sexo, y a los calmantes, alcohólico, desequilibrado y, paradójicamente, divertido. Después está Michael, un prestigiosísimo biólogo molecular que rehúye el contacto con otras personas, apenas habla y que está empeñado en encontrar una vía de reproducción asexual para humanos. La madre los abandonó a ambos para irse a una comuna jipi a la India dejando a ambos incapacitados para establecer una relación “normal” con la gente, pero cada uno en un opuesto. Esta madre, por cierto, es otro personaje antológico por la frescura y la naturalidad con las que pasa de sus hijos y luego viene a verlos una vez al año como si no hubiera pasado nada. Casi con cuarenta años y en circunstancias totalmente distintas, los dos hermanos encuentran el amor; Bruno deja a su mujer porque ya no la encuentra atractiva y se va a un campamento nudista donde espera encontrar un polvo fácil. Lo encuentra en un jacuzzi en la persona de Christianne, una separada fan del intercambio de parejas y las orgías que le descubre nuevos horizontes sexuales y, lo mejor, el amor. Por su parte, Michael pierde su virginidad con Annabelle, su amiga de la infancia y eterna enamorada con quien por fin se decide a intimar después de quince años. Parece que la vida por fin sonríe a los hermanos, pero la fatalidad se ceba con ambos, especialmente con Bruno, inundando de pesimismo la pantalla.

‘Las partículas elementales’ son un espejo del propio ser humano personificado en estos dos medio hermanos: uno que representa todos los vicios, Bruno, (intenta seducir a una alumna de muy mala manera, le enchufa a su hijo aún gateando medio tranquilizante para que deje de llorar, es racista como él solo, fuma, bebe muchísimo…) y otro que representa la inteligencia y el sentido práctico, Michael (es un genio desde la infancia, no malgasta una sola palabra, siempre hace lo que se espera de él, no se moja con nada…). Los sentimientos los ponen las dos mujeres con las que se relacionan, Annabelle con su dulzura y fragilidad y Christianne con su sensualidad y ganas de aprovechar el tiempo que le queda de vida.

Tanta reflexión sobre el ser humano no quiere decir que ‘Las partículas elementales’ no sea una película a ratos divertidísima -se escuchaban carcajadas en el cine- y a ratos conmovedora. Los protagonistas, tan polarizados, llevan algo de todos nosotros y al final hasta les acabas cogiendo cariño, como sucede al leer la novela. A pesar del retrato tan cruento que hace del hombre occidental, esta película resulta un interesante ejercicio de autocrítica que a muchos les puede resultar incómodo, pero que Houellebecq (a través de Oskar Roehler) hace de una manera directa, sencilla y sin tapujos. 8

  • Estaba escasa de ideas y me has convencido, Patata, iré a verla ya mismito.

  • Curioso. Parece una película española de las peores. Me suena a obra maestra pretenciosa de la que sales pensando: “menudo truño me acabo de tragar”.

    El argumento (tanto de la novela como de la pelicula) no tienen interés más que para intelectualoides pasados de rosca y con el equipaje lleno de “rollo existencial”. Una excusa barata para ver tías en pelotas a tutiplen, burradas como lo del tranquilizante al bebe y tonterías por el estilo.

    Hay que ser más sutil o las críticas a la sociedad se quedan en meras patochadas disfrazadas de una erudición y una perspicacia más falsas que Judas.

    Sin acritud ¿eh? que nadie se sienta aludido, joer. Excepto el escritor de la novela y el director de la película.

  • t-clas

    A mí la novela, como las demás de Houllebecq, no me pareció “rollo existencial” , sino existencial. Otra cosa es que las preferencias novelísticas sean otras cualesquiera, igualmente legítimas claro.

  • Deandevendrá Banhart?

    Yo he salido confuso al ver la película. Me parece que desvirtúa la novela y por eso me parecía que Houellebecq estaría en desacuerdo. Pero de Houellebecq te puedes esperar cualquier cosa. De todas formas hace mucho que me leí la novela y puede que no la recuerde bien. A mí me transmitía otras sensaciones. Tampoco ayuda que te toque el típico grupo que se ríe un montón en cuanto hay sexo en la pantalla o se habla de él…y además son alemanes!! Está claro que hace más gracia escuchar “p*aja” en alemán que leerlo en español en los subtítulos. A mí la novela no me hizo reir en ningún momento, más bien es desoladora.
    Y el final diferente pues vaya, “un final made in Hollywood” que la acaba de rematar.
    Me estoy dando cuenta de que a medida que pasa el tiempo me gusta menos la película, pero que también es por comparación con el libro. Con un 6 va que chuta.

  • AFutura

    Patata:

    no sé si te habrás leído la novela antes de ver la película o habrá sido al revés o habrá pasado que no te la has leído.

    Yo, desde luego, prefiero leerme las novelas ANTES. Y te aseguro que esta película te da ganas de reclamar la entrada y una INDEMNIZACIÓN por daños a la sensibilidad artística del espectador.

    Es una de las películas PEOR adaptadas que he visto en los últimos tiempos. Yo no sé cómo habría sido ir a verla sin haber leído el libro, pero habiéndolo leído no conozco a nadie que le haya gustado lo más mínimo.

    Desvirtúa la esencia del relato: cambia el final, cambia el suceder de algunas de las escenas claves, obvia el contenido científico-filosófico que tanta impostancia da Houllebecq.

    Y ya no hablo de los actores. Franka Potente no brilla ni lo más mínimo. El actor que hace de Bruno no refleja para nada el patetismo físico que marca la vida del personaje. Y qué me dices de Michel? un gordito que la máxima expresividad que nos regala es bajar la mirada cada vez que alguien se le cruza en su camino?
    Y cómo podría definir la caracterización del personaje de la madre que han hecho en la película? la han convertido en una pija 70´s de libro, no en una hippy que vive en la India.

    Por favor. Qué terror escribir un libro tan bueno y que un GILIPOLLAS te lo destroce de forma tan aberrante.

  • Deandevendrá Banhart?

    De acuerdo con AFutura. Pero sin haber leído la novela la película sería más o menos pasable. No me puedo creer que la película tenga el beneplácito de Houellebecq.
    “La playa” también destrozó la novela. ¡Estas dos hacen que “American Psycho” sea una buena adaptación!

  • ¿Debo replantearme ir a verla?

  • Vyvyan

    Curioso: Esta película recoge literalmente alguna de las escenas del libro, pero no recoge para nada su esencia. Es, por tanto, una traición: utiliza su forma, pero no refleja su fondo.
    Ya el final mismo es una traición. Ni una mención al futuro asexuado que es lo único que va a asegurar la felicidad de los humanos (la obsesión de Michael por “El Mundo Feliz” de Huxley, básica en el relato, aparece muy de pasada en la película). Toda su investigación va salpicando la película, pero no se integra en el argumento de la misma: es un simple post-it que no se sabe que hace allí.
    Bruno pasa de ser un ser esencialmente patético y despreciable a ser patético pero simpático. Como en el libro, las mujeres son las únicas que proporcionan amor y afecto (Anabelle sale bastante mejor parada en la película que en el libro). La tesis que presenta Houllebecq en su libro (anti-hippy, pro-familia tradicional como único garante de felicidad, el sexo indiscriminado y promiscuo como fuente de dolor y sufrimiento y, en contraposición, la asexualidad como todo lo contrario…) apenas se intuyen (unas risas a costas de los hippies y un comentario sobre lo felices que han sido los padres de Anabelle siempre juntos y ya está).
    Un apunte: fatal la escena de la lectura del panfleto racista de Bruno. Sin el contexto que la provoca (en el libro es porque el chico negro de clase sale con la alumna objeto de los deseos de Bruno y se dedica a magrearla delante de su cara ) no se entiende.
    Y como conclusión: creo que es una película que no se puede entender bien si no has leído el libro. Y eso, en una adaptación, que ha de tener valor y significación por si misma, es lo peor que le puede pasar.

  • ¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿FRANKA POTENTE?????!!!!!!

    Bueno, ahora sí que me acabáis de convencer (si es que en algún momento me he planteado ir a verla) de que no vaya ni por equivocación.

  • twiggy

    Ya manifesté mi interés por la película en otro post. A mi me dejó pegada al asiento durante toda la proyección.
    Pero… yo no había leído el libro, así que no voy a aventurarme a soltar argumentos sin conocimiento.
    Como película me pareció excepcional, pero la persona con la que fuí a verla, que sí había leído el libro, hizo comentarios parecidos a los vuestros…

    Conclusión: he de leerme la novela, y lo haré.

  • Un poco off-topic, pero relacionado por el autor. En un par de semanas voy a ver “Plataforma”, la obra que interpreta Echanove basada en la novela de Houlelebecq.

    La habeis visto alguno de sus lectores habituales???

  • No he visto ni leído, y aun así me atrevo a opinar… Houlelebecq me da la impresión de que busca la provocación por el sexo y no pretende demostrar nada, sólo que se hable de él… Así que si la peli ha traicionado el libro entonces BIEN, tal vez sí sea una buena película. Por que vamos, lo de Plataforma no tiene nombre (el Echanove fingiendo una paja sobre el escenario; pero vamos a ver, que alguien me diga qué significado filosófico tiene eso).

  • JD

    Con las novelas de Houllebecq me pasa un poco como con los “trópicos” de Henry Miller que pasaba un montón de paginas de “folleteo” para seguir con la novela.

  • Pingback: Reclaim your brain at jenesaispop.com()

Send this to a friend