El sueño eterno de Sparklehorse

Por | 10 Nov 06, 12:50

sparklehorse.jpgCinco años después del excelente ‘It’s a wonderful life’ y de algún que otro problema con las drogas, Mark Linkous publica nuevo disco. Las colaboraciones con Dave Fridmann o un Flaming Lip revelan la continuidad, ahora sin las voces de PJ Harvey y Nina Persson pero sí con el piano de Tom Waits o el violín de Joan as Police Woman (‘Morning hollow’). Ni siquiera la producción en algunos temas de Danger Mouse consigue que ‘Dreamt for light years in the belly of a mountain’ deje de sonar a Sparklehorse.

Entre declaraciones de amor tan directas y sencillas como ‘Some sweet day’ o ‘Return to me’, los aportes electrónicos de Danger Mouse (‘Getting it wrong’, ‘Mountains’) y arrebatos más furiosos como las distorsionadas ‘Ghost in the sky’ o ‘It’s not so hard’, prevalece la esencia de un compositor, cuyo cénit en este disco podríamos considerar las imprescindibles ‘Don’t take my sunshine away’ y ‘Shade and honey’ o el instrumental final de 10 minutos. Uno de esos angustiosos y desolados cortes que dan sentido a un disco tan reflexivo sobre el desamor y la vida como cualquiera de las entregas de Eels o Flaming Lips. Quizá no un disco fundamental en su discografía, pero en absoluto decepcionante. 7.

Send this to a friend