Entrevista a Lula

Por | 13 Nov 06, 11:27

entrevistalula.jpg

Patricia Escoín, mito erótico del pasado y del presente; Adela, icono nacional de la androginia como pocos, y Félix, revelación sexbomb 2006, ausente en la entrevista, son Lula, autores de ‘Zapatos Nuevos’, uno de esos discos aparentemente inofensivos que terminan resultando terriblemente adictivos. Hablamos con ellos y su productor y promotor Vicente Úbeda de su primer disco y de su próxima entrega, del futuro recopilatorio de Los Romeos o de la reciente muerte del bajista de este grupo, Pedro López.

En vuestras canciones mezcláis amor y sexo constantemente, pero de una forma un poco enfermiza. ¿No es vuestra imagen del amor un poco perversa?

P: El amor lo veo con sexo siempre (risas). Eso está claro, ¿no? Supongo que como toda la gente, pero también defiendo el sexo cuando quieres a alguien por encima de todo. En este disco hablo sobre un momento de mi vida en el que estaba soltera y sin compromiso. Me acababa de separar y estaba un poco perra. Las letras son un poco bestia, pero también es una época muy dolorosa. No sé cómo será el siguiente disco, pero este es el reflejo del estado de ánimo de una época, así que así salió.

Hace varios meses que lo publicasteis, ¿estáis contentos con el resultado? ¿Esperabais más o menos repercusión?

P: No sabíamos lo que iba a pasar, pero estamos muy contentos. La reacción de la crítica y del público ha sido muy buena. Hay un crecimiento de gente que viene a los conciertos y nos dice que le gusta mucho el disco.

Lleváis muchos meses de gira, ¿no estáis hartos de presentar las mismas canciones en directo?

P: Hemos tocado bastante, desde febrero. Yo me pasaría la vida tocando. Desde el principio nos planteamos tocar, tocar y tocar. Nos gustan mucho los sitios pequeños, los garitos… Hemos tocado en sitios grandes, en festivales… Somos un grupo de tocar, nos divierte.

¿Os habría hecho ilusión que os llamaran de Benicàssim o del Contempopránea?

V: Del FIB sí, pero del Contempopránea no, no nos pusimos de acuerdo. Son un poco… raros.

P: Del FIB, siendo de Castellón te hace ilusión. Pero estuvimos en otros festivales como el Pulpop.

De todas formas, el FIB es cada vez más inglés. La Buena Vida hace 10 años que no va y a Chucho le pasó algo parecido. Para un grupo español, es complicado entrar…

P: El FIB es cada vez más un festival para el público inglés. Hay sitios en los que queda muy bien tocar porque te da el nombre, pero luego te llaman para tocar a las cuatro de la tarde con 7 personas. Y vale, has tocado allí, pero tampoco te interesa mucho de esa manera.

Parece que estáis entre el pop-rock español de toda la vida y otro tipo de grupo más minoritario tipo Las Perras del Infierno o Garzón. ¿Qué tipo de público creéis que tenéis?

A: Lo estábamos hablando el otro día. No sabemos. Gente joven, de 20 a 25 años, pero también gente de unos 40 años.

P: Lula no desagrada a la gente indie ni powerpop pero tampoco es un grupo que puedas catalogar dentro de nada. Ni nos lo planteamos. Yo, cuando hago canciones, no me lo planteo. Es de locos.

En algunas entrevistas os habéis declarado fans de PJ Harvey o del último de los Cardigans. ¿Qué música escucháis ahora mismo?

P: Tengo que pensar, ahora mismo no tengo grupo favorito. No he oído mucho, pero un grupo que me gusta es Los Reactivos.

A: Muchos grupos independientes… y más conocidos como Sunday Drivers o Santi Campos. Oyes cosas tan distintas… Antes cantaba un grupo en inglés y era una revolución. Ahora escuchas de todo para todos los gustos, de todas las edades. The Gossip me gustan mucho.

P: Yo soy muy fan de Blondie, de toda la vida.

¿Del último también?

P: No, no demasiado. Cada uno tiene que hacer lo que le apetezca, si les apetece volver y tocar, me parece muy bien, pero me quedo con los 3 primeros.

Vuestro disco tiene un fuerte componente de amor, pero también de sexo. ¿Os desagrada que la gente se quede más con esa mitad, tan sexual, de ‘Guarra’ o ‘Henry Miller’?

P: No, lo que me molesta es que me pregunten si es premeditado hablar de sexo para intentar vender el disco. Pues no, igual hablo de amor que hablo de sexo. Lo que intentamos es hablar claramente de las cosas, no tapar ciertas palabras.

El problema es que últimamente hay muchos grupos que dicen palabras malsonantes, y no se sabe si el artista lo hace de una manera gratuita para provocar o porque le parece natural.

A: La gente se escandaliza mucho porque has dicho “bonito polvo”. Es todo muy falso, luego en las noticias ves cómo a alguien le pegan un tiro en la cabeza… Estas cosas no son para tanto.

P: Sí que hablamos de follar y eso pero no lo hacemos gratuitamente.

Patricia es la letrista. ¿Félix o Adela alguna vez han protestado en plan “¿Pero qué has dicho!”

A: Ella es la que canta y la fonética es muy importante, así que si yo le pongo una palabra igual luego no le cuadra bien. Ella es muy buena en lo suyo, pero alguna vez sí le comentamos algo.

P: No suelo hacerles mucho caso en eso.

A: Tampoco te decimos tanto…

P: Soy muy cerrada con el tema de melodía y letra.

Otro de los temas que tratáis es la modernidad y la perfección. ¿Habláis en primera persona o ‘Perfecta’ es una crítica a alguien obsesionado con su físico?

P: Critico a todo el mundo y a mí misma también. Con esa canción empecé pensando en una persona y luego me di cuenta de que me podía criticar a mí misma. Con ‘Perfecta’ critico el no tener nada más que decir, nada más que vender que un físico, no tener ninguna preocupación. Yo me puedo poner muy guapa pero a lo mejor puedo decir otras cosas, no sólo qué me combina con esto y ya está. Cuando compuse esa canción estaba pensando en ese mundo, había trabajado en una clínica de estética y estaba bastante quemada con el tema de la imagen y el cómo tienes que ser por fuera para estar contenta contigo por dentro y buscar la felicidad porque todo el mundo te ve guapo y esas cosas.

Por otro lado, tampoco sois un grupo punk que salga al escenario de cualquier manera. ¿Os customizáis vuestra propia ropa? ¿Tenéis alguna marca favorita?

P: No tenemos un duro y hacemos lo que podemos. Me gusta comprarme cosas, parecer cuanto más guapa mejor, pero tampoco motiva mi vida. Me siento mejor cuando hago una canción.

A: Tú customizas bastante…

P: Intento hacer algo diferente sin conseguirlo, porque la mayoría de las veces si compras en Zara o en Stradivarius, pues estás apañado… Los mercadillos me encantan.

A: A mí me encantaría ir de Armani todos los días.

P: A mí no.

A: Igual luego me daría igual. Al final es lo mismo ir con vaqueros. No es algo que me quite el sueño.

Las 12 canciones de ‘Zapatos Nuevos’ son muy inmediatas. ¿Os salen tan rápido como parece o hay alguna que se os haya resistido especialmente?

P: Muchas se me han resistido. Hacer canciones inmediatas no quiere decir que te salgan así.

A: ‘California’ te salió muy rápida.

P: Salió del tirón, pero no me suele ocurrir casi nunca. Ese día me pilló trabajando, me pasó algo que motivó la canción, pero la mayoría de las veces es una lucha de melodía con estribillo. A lo mejor tienes una melodía estupenda pero no das con la letra. Muchas veces cuando me pasa eso, lo dejo.

A: Se quedaron bastantes canciones sin salir, hicimos una preselección.

P: De las que están en el disco, la que más me costó fue ‘Azul instantáneo’.

Es una de las canciones más diferentes… ¿De qué va? ¿Qué es “azul instantáneo”?

P: No lo puedo decir, hay cosas que no se pueden contar. Es de las pocas canciones que no son tan directas. Si hubiera querido decir lo que era lo habría dicho más directamente.

En concierto, sorprendes como guitarrista. Puede sonar misógino, pero son pocas las cantantes femeninas y pocos los cantantes en general que no cuentan con un guitarrista de apoyo, ¿cuándo empezaste con la guitarra?

P: Empecé tarde, con el tercer disco de Romeos, que tendría unos 26 años. Echo de menos muchísimos guitarras, pero me encanta el reto de salir y luchar yo sola. Es complicado cantar y tocar y no tener a nadie detrás. Es un poco hacerlo todo tú sola. Me cuesta pero me gusta mucho. Para mí es complicado pero intento estar pendiente de conectar con el público, mirar a la gente, no estar muy pendiente de lo que hago.

Los tres tenéis un perfil muy bien definido, Félix y Patricia dais un jueguecito un poco sexual y Adela también tiene una imagen muy determinada. ¿Es premeditado?

A: Yo me lo pierdo todo. No me doy cuenta, no tengo visión sobre mí pero luego ves fotos de conciertos y claro… una chica con un traje en la batería. A mí me mola. Durante una época me fijé en muchos baterías que iban con chaqueta y me hacía ilusión una foto para el disco así. Pero vamos, tampoco toco por ser chica sino porque me gusta.

El resultado es que despiertas el morbo de muchos chicos pero también de alguna chica.

P: Sí, Adela es muy morbosa.

A: Hombre, pero no lo digas así.

P: Atrae tanto a hombres como a mujeres.

A: Sí, soy andrógina.

¿En qué momento decidisteis montar el grupo?

P: Nosotras nos conocemos desde hace mucho tiempo. Adela no tenía un grupo entonces ni yo tampoco. Quedamos para tocar. Después de tener a mi hijo, yo tenía unas ganas enormes de ir a ensayar. Tenía miedo de que riñéramos porque éramos muy amigas. Tenía miedo de no ponernos de acuerdo porque cada una bebía de unas fuentes muy distintas. Yo siempre he sido más de los Ramones y ella de los Rolling, Black Crowes, grupos más setenteros.

A: Yo era más rock y ella era más pop, pero no significa que no nos gustaran las mismas cosas.

¿Y Félix?

P: A Félix ya lo conocíamos, empezamos a tocar unos meses y le pedimos que se viniera con nosotras, aunque nos planteamos tocar ella y yo solas.

¿En plan White Stripes?

A: Sí, pero muy bien con él, nos gustan mucho los bajos que saca, lo que le gustaba, coincidimos en muchos puntos.

Félix estaba en Jonipai, Adela en Second Hand Store, Patricia había estado en Belfast. ¿Os gustaban los grupos de los otros?

A: Sí, claro.

P: Yo participé en una maqueta de su grupo.

Tu voz ha cambiado mucho desde que cantaste en Romeos. ¿Qué ha pasado?

P: Los carajillos, la edad… En Romeos era muy joven y cantaba de una manera distinta. Me siento más identificada con lo que hago ahora que con lo que hacía antes.

¿Cómo llevas que te pregunten por Los Romeos? ¿Estás harta?

P: No me molesta en absoluto. No creo que a nadie le moleste que le pregunten por su trayectoria musical. Yo no parto de cero, es bueno que tenga experiencia, no creo que fuera lo que soy ahora si no hubiera estado en Romeos.

¿Por qué no tocáis ninguna de sus canciones en directo?

A: Hay fans de Los Romeos a los que al final les ha gustado Lula, pero yo no siento que pidan eso cuando vienen a vernos.

P: Yo estoy orgullosa de lo que hice, no reniego de Romeos y no me importa que me pregunten, pero a la hora de hacer cosas con Lula no me sentiría muy bien ofreciendo lo mismo que hace 15 años. Ya lo hice en su momento. Yo estoy aquí para defender lo que hago ahora, no para seguir tocando ‘Mi vida rosa’. A lo mejor algún día, en alguna fiesta me apetece hacerlo, pero tener que hacerlo y decir: “Mira, esto es lo único que os puedo volver a dar”, pues no me apetece.

¿Te gusta seguir oyendo las viejas canciones en los bares?

P: ¡Claro que me gusta! No es que odie tocar esas canciones sino que a estas alturas creo que debería ofrecer cosas buenas nuevas, no vivir de rentas como mucha gente de los 80, otra vez volviendo con el revival de los 80, con las mismas canciones que tocamos entonces. A mí no me haría sentir bien.

En el otro extremo de “vivir de las rentas” está el hecho de que no se puedan comprar los discos de Los Romeos en ningún lado porque están descatalogados. ¿Se van a reeditar próximamente?

V: No va a ser reedición, sino una recopilación que sacará Subterfuge. Iba a salir antes de Navidad pero se ha retrasado por varias cosas y no va a poder ser. Va a venir con un DVD con imágenes de Romeos, vídeos y va a estar bastante bien presentada.

¿Sois conscientes de lo difícil que ha sido encontrar discos de este grupo en los últimos años? ¿Qué ha pasado?

P: Se acabaron y no han hecho más. Últimamente he estado comprándome cosas mías. Las encuentras en un sitio y dices: “¡Oh, mira!”. Yo me compré el primero de Romeos en La Metralleta.

A: Yo he comprado uno para regalárselo a ella porque creo que no lo tiene y era gracioso. Miraba al chico de la tienda y pensaba: “Si supieras para quién es…”

¿Habéis pensado en hacer algún homenaje a Pedro López (bajista y compositor de Romeos, que falleció de un infarto el pasado mes de junio)?

A: En Castellón le hicieron un homenaje.

P: En Castellón no le hicieron un homenaje, aclarémoslo. Tocó una persona y ya está. Un homenaje es algo más en serio. En principio se habló de hacer una gira con el recopilatorio, y Pedro estaba muy ilusionado. Seguramente lo habríamos hecho con él, porque yo también tenía muchas ganas. Pero a nosotros igual ahora se nos hace muy duro, así que de momento sacamos el recopilatorio y nada más.

¿Habéis mantenido la relación todos estos años o habéis sido el típico grupo que termina fatal

¿Por qué nos teníamos que llevar fatal? Cuando decides dejarlo tampoco es porque te lleves mal, sino porque no tienes más cosas que decir, nada nuevo que ofrecer. Cada uno quería hacer sus cosas. Juanki quería montar su estudio de grabación y teníamos diferentes maneras de ver la música ya y queríamos hacer diferentes cosas. La relación tampoco es que se haya deteriorado como para no hablarnos, simplemente después de 10 años queríamos perdernos de vista y cada uno hacer sus cosas, pero lo de volver, pues la verdad, no. Porque nos pongan en los bares no tenemos por qué volver.

¿Cuándo saldrá el nuevo disco de Lula? Se dice que lo empezasteis a grabar en septiembre.

P: El año que viene lo sacaremos, estamos tocando alguna nueva ya.

V: Está casi terminado. El título no sé si es definitivo…

P: ¿Vas a decir el título?

A: Es casi definitivo.

V: Saldrá en febrero o marzo y se llamará ‘El mundo está temblando’, como una de las canciones que ya están tocando. El single está más o menos decidido, lo tenemos medio guardado… De momento el 29 de diciembre será el cierre de la gira del primer disco en el Siroco (Madrid).

Send this to a friend