Maus, la historia del Holocausto

Por | 04 Jul 07, 14:23

maus_HC.jpgPublicado por primera vez por Norma Editorial y Muchnik Editores en 1989, Planeta hizo lo propio en 2001 incluyendo las dos partes en las que se dividía la obra en un solo volumen. Este pasado mes fue Reservoir Books (de Random House Mondadori) el que se llevó el gato -nunca mejor dicho- al agua y acaban de publicar de nuevo esta verdadera obra maestra de la novela gráfica, una indiscutible pieza imprescindible en cualquier biblioteca que se precie.

Art Spiegelman firma en ‘Maus’ una historia universal, mil veces contada y que todos conocemos desde hace mucho tiempo: la del Holocausto judío. Con una sensibilidad apabullante y una valentía a la hora de contar el relato que te lleva a taparte los ojos de vez en cuando mientras viajas en metro (fundamentalmente, para que el resto de la gente no te vea llorar a moco tendido), lo genial de ‘Maus’ -además de la narración- son las metáforas, cómo el autor transforma a cada grupo de personas en un animal. Los judíos son ratones, los polacos cerdos y los nazis gatos. Así, va tejiendo esta historia de supervivencia y horror, pero también de superación, picaresca y de amor (Vladek, el protagonista del relato y padre del escritor está en el mismo campo de concentración que su mujer Anja).

La novela, en su día, fue ampliamente aclamada, tanto por el público habitual del cómic como por el público en general -ganó incluso un Pulitzer-, por tratarse de un suceso universal contado de primera mano con todo lujo de detalles, pero también sin el más mínimo rastro de rencor. Eso sí que hace que se te pongan los pelos como escarpias. Un libro totalmente recomendable que engancha desde el primer momento y que merece la pena recuperar con motivo de su reedición. 10.

  • Una-obra-maestra.

  • Gamu

    Ha estado más de un año agotado en todo el país. Lo busqué en diferentes ciudades aprovechando los viajes que hacía, pero nada. Así que opté por leérmelo de la biblioteca justo la semana antes de que sacaran la nueva edición…

  • Los americanos son perros. ¿O eran todos los aliados?
    Me lo tengo que releer. Pero todo lo que hace este tipo es oro puro. Han pasado por mis manos alguna historia corta que te deja alucinado.

  • suedehead

    Una puta obra maestra, sí señor. Totalmente recomendable

  • justamente ayer por la noche terminé Maus!!!!
    impresionante! una verdadera tragedia conalgún que otro inciso humorístico, eso sí la frase que más gracia me hizo fue la del simil de la animalización judía de la juventud a través de mickey mouse (lo malo es que la frase apareció en serio en un periódico)

  • paco

    Echo de menos en este cometario de Maus una aspecto de la obra que, a mi juicio, es el responsable de su singularidad a la hora de narrar un hecho histórico sobradamente tratado en cine y literatura.
    En Maus no sólo se hace una narración del holocausto desde el punto de vista de la familia Spiegelman sino que además se dan apuntes sobre la inapacidad del pueblo judío para asociarse y defenderse de la agresión nazi: los que sobrevivieron a los campos de exterminio – Vladek – lo hicieron gracias a la mera suerte o a sus propios contactos y recursos económicos, o incluso gracias a la muerte de otros compatriotas.
    El carácter extremadamente avaro e insolidario del Vladek anciano, quien narra desapasionadamente su vida a su propio hijo, es un reflejo de este carácter individualista a ultranza que el autor de Maus – judío él mismo – atribuye a su propio pueblo.
    Hay muchos textos y películas sobre el exterminio de los judíos que ponen los pelos de punta o que dan ganas de llorar, pero quizás, Maus llegue al 10 (yo en la nota coincido) gracias a la falta absoluta de autocomplacencia de Art Spiegelman a narrar la historia de su familia.
    Una recomendación: Middlesex de Euginides (el de Las vírgenes suicidas): (otra) obra maestra sobre antepasados europeos, tiempos de guerra, migraciones atláticas… e identidad de género.

  • Lo que saqué de toda la historia de la que se habal en Maus, desligándola del contexto concreto del Holocausto y elevándola a nivel universal, es algo muy crudo y que no gusta oir, pero lo voy a decir muy simple: que alguien, por el hecho de ser víctima, no quiere decir que sea buena persona.

  • Totalmente de acuerdo con Magapola.

  • Some girls are bigger than others

    Es impresionante, a mí también me dejó con el corazón encogido.

  • sootz

    Tanto el Maus de Spiegelman, como el Adolf de Tezuka, el maestro del comic japonés, son dos obras que tendrían que ser de lectura obligada en los institutos. Ambas son un 10 absoluto y demuestran, una vez más, que el comic es algo más que viñetas triviales. Obras duras, sin concesiones ni victimismos, pero reales, a veces quizá demasiado.
    Otras recomendaciones: La espléndida colección de Paracuellos, de Carlos Gimenez, o como se vivió la posguerra española en los “Auxilios Sociales”, unos colegios – orfanatos donde fueron a parar muchos de los niños de aquella época, y Persépolis, de Marjani Satrapi, una autora de comics iraní que retrata su vida, con mucha ironía, en un Iran ahogado por el régimen fundamentalista.

  • formigones

    totalmente de acuerdo en la recomendación de Middlesex de Euginides que es de las mejores novelas que he leído en los últimos años

  • julio

    Para todos los interesados en el tema, recomiendo también encarecidamente “Las clementes” de Jonathan Littel, que se publicará en España en septiembre. De lo mejorcito jamás escrito sobre el Holocausto. Sin ningún tipo de complacencia.

  • Ese comic te pone la carne de gallina más que cualquier otra lista de Schlinder… OBRA MAESTRA. Como otro que me estoy leyendo ahora (y que no tiene nada que ver) y que aprovecho para recomendar: Watchmen… Pasote!! Ha de gustarte el género de superhéroes, pero es que yo siempre he sido un poco Michael de QAF ;-)

  • Creo ay que tener cuidado en juzagr la perspectiva de las víctimas. Una cosa es reconocer y apreciar la falta de autocomplacencia en un autor judío (o cualquier víctima), y otra las matizaciones de los que no lo fueron ni tienen gente cerca que lo haya sido. He escuchado más de una vez y viniendo de gente que yo consideraba con criterio, comentarios del tipo de “hasta cuándo se van a quejar los judíos”, “algo habrán hecho para que los echen de todas partes” y lindezas por el estilo. Eso se llama antisemitismo, y está mucho más extendido de lo que a veces pensamos…

  • Hala puse hay sin ache.

  • Some girls are bigger than others

    Y ahora hache sin hache…

  • Janeliper, qué lista eres…

  • paco

    Qué lata, la hache!
    OJO Telecine! También hay que tener mucho cuidado de tachar de antisemita a cualquier voz que se alce crítica con respecto a este pueblo, que, por poner un ejemplo, tiene sectores ultraortodoxos que defienden un ideario patriarcal y exclusivista que me parecen tan critricables como cualquier otra corriente integrista (cristiana o musulmana).
    Así que tengamos bien clara la diferencia entre antisemitismo (o antiislamismo, o anti-lo-que-sea, entendido como “odio hacia…”) y libertad de expresión, porque con tanta autocensura corremos el riesgo de limitarnos a opinar públicamente sobre los lunis, “casa y jardín” y/o paris hilton…

  • Telecine, me imagino que eso venía por el comentario de Magapola (que suscribo). No se si te has leído Maus, pero la escena en que el padre (el que había estado en el campo de concentración) se pone en plan estrictamente nazi cuando cogen a un autoestopista negro, lo dice todo.

    Me parece recordar que los perros eran exclusivamente los americanos. Los franceses ranas (sólo sale uno, creo), los noruegos renos (salen varios, pero sólo en una viñeta) y ahora mismo no se si los rusos osos.

    A mi un diez me parece una nota baja, que quieres que te diga…

    (y yo lo tengo firmado por Spiegelman, chinchaos!)

  • Elle

    MAUS: fue el comic que me inició al comic adulto (junto con persépolis). Mi hermano lo perdió en una mudanza hace un par de años, así que ahora mismo me voy a comprarle un ejemplar re-editado. Gracias por el soplo.

    MIDDLESEX: me encantó en su momento y me enamoré perdidamente de Oscuro Objeto. Eugenides es un narrador enorme (se llevó el Pulitzer por esta novela, creo recordar).

    ANTISEMITISMO: la crítica política a las acciones del estado de israel y sus sectores ultraconservadores y beligerantes no es antisemitismo per se (no es antropológica, vaya, no va dirigida a un pueblo).

  • Y los gitanos (recordad que sale una gitana, que echa las cartas a Anja) son una especie de insectos con antenas y alas.

    ‘Todo Paracuellos’ lo tengo pendiente de crítica. Lo que pasa es que pesa muchísimo y tiene un formato muy incómodo, así que me lo estoy leyendo en casa poquito a poquito, desgraciadamente.

  • la varieté

    La novia del hijo no era una rana (=francesa) y cuando se compromete con el hijo se vuelve ratona?

    Hace demasiado que me lo leí prestado de la biblioteca y no me acuerdo…

    Precisamente quería decir que es buenísimo cuando el autor juega con las identidades/especies animales: por ejemplo, cuando los judíos se disfrazan de polacos (se ponen una careta de cerdo y se ve claramente que es una careta), o en una familia medio judía medio alemana (los hijos son como ratones con rayas de gato).

    El personaje protagonista (el padre) está, simplemente, bordado. De todos modos tiene mucho de autobiográfico, ¿no?

  • Some girls are bigger than others

    Pues yo lo tengo firmado por… ¡¡Rufus Wainwright!!! El otro día, antes del concierto, unos cuantos tuvimos la oportunidad de conocerle (por llamarlo de alguna forma claro) gracias a la “amabilidad” de Heineken. El caso es que, después de hacernos atravesar la Riviera corriendo para encontrarnos con Rufus entre la penumbra de la puerta principal, y de un tímido “Hi” acompañado de un apretón de manos, alguien de la organización comenzó a gritar que si queríamos que nos firmara algo. La gente sacó sus discos y yo, a falta de otra cosa, saqué mi Maus del bolso… y lo firmó, ante la mirada estupefacta de su pequeña asistente japonesa. En fin, que ya sé que es una tontería pero me hace una ilusión… Y eso fue todo, porque ipsofácticamente se nos llevaron de allí a la velocidad del rayo. Calculo que en total debimos estar allí unos 57 segundos, más o menos. Lo cierto es que preferiría tenerlo firmado por Spiegelman…
    Sí, la novia es ratona porque se convierte al judaísmo para casarse con Arty, de hecho él explica que no sabe cómo dibujarla en su metáfora, y hay una página con bocetos de ella de diferentes animales. Yo creo que la gitana que lee las cartas a Anja es una mariposa, y recuerdo que me pareció muy acertado… y encanta lo de las caretas de cerdo para disfrazarse de polacos.
    Y la historia es totalmente autobiográfica ¿no? Quiero decir, no sólo la vida de su padre en los guetos y después en Auschwitz, sino todo el proceso de elaboración del cómic y la relación de Arty con Vladek. Es que para mí eso uno de los mayores atractivos del cómic y que tiene que ver con lo que decía antes Magapola de las víctimas.

  • Cualquier generalización sobre un pueblo es racismo, aunque sea algo aparententemente positivo o poco grave. Esta afirmación que hago no pretende ser una cortapisa a la libertad de expresión, principalemente porque no está en mis manos, pero si lo estuviese, claramente el limite está en el delito o su apología, y todo lo tipificado en la ley. Personalemnte, y aunque no sea delito por su parte, no quiero tener nada que ver con nadie que piense o diga cosas que nieguen o minimicen el genocidio, o cosas como que los gitanos son ladrones, etc. Y claro que puedo ser crítico con los políticos ultraderechistas de Israel y su guerra de mierda, al igual que lo soy con Bush e Irak, y también puedo estar a favor de Yossi Beilin y otros laboristas pacifistas israelíes, que son judíos, obviamente, al igual que los que viven en Jerusalem en perfecta armonía con los palestinos, matrimonios mixtos, etc.

    Estuve meditando mucho al este respecto recientemente porque tuve que dejar una relación harto de intentar pasar por alto “comentarios al pasar, sin importancia” sobre moritos, sudacas, judíos, rumanos, etc. Pensando pensando, creo que, justamente por un tema de libertad de expresión, como válvula de escape a la presión moral, y como crítica social, es perfectamente admisible y sana la expresión artística (sobre todo el humor más o menos inteligente) que hace reflexionar como “sin querer” y jamás es apologético, como por ejemplo, Borat. Y en el extremo opuesto, para mi, están esas “chorradas inofensivas” que me resultan racistas, como “Humor Amarillo” o (aquí es donde me matáis) “Lost In Translation”.

    Perdón jenesaispopes porque estoy siendo algo off topic y quiero leer Maus, lo pillaré gracias a este vuestro post.

  • formigones

    habláis también de paracuellos… para mi otra obra espectucular, como casi todo lo que he leído de gimenez… creo que ha tenido más repercusión paracuellos para las series de barrio y los profesionales, también biografícas (barrio cuenta cuando vuelve a vivr a casa después del orfanato y los profesionales su primeras andanzas como dibujante) también son muy buenas

    el de maus me lo he comprado para el fin de semana, que era una lectura que tenía pendiente y al ver lo bonito de la reedición no he podido evitar la compra…

Send this to a friend