28 semanas después

Por | 03 Ago 07, 12:46

28weekslater.jpg

En ’28 días después’ vimos cómo un extraño virus convertía en zombis a los ingleses. Y en su segunda parte, ’28 semanas después’, volvemos a lo mismo. Las Spice Girls, los Oasis, los redactores del NME, los Editors, los Arctic Monkeys e incluso la residente en Londres Madonna han muerto y unos escasos miles de supervivientes británicos se refugian en una pequeña isla vigilada por la OTAN. Esta secuela ya no ha sido dirigida por Danny Boyle (‘Trainspotting’, ‘La Playa’) sino por el canario Juan Carlos Fresnadillo (‘Intacto’).

Las diferencias con las películas habituales de zombis (excluyendo la gran ‘Zombies party’, por supuesto) son las mismas que en la película anterior: el dramatismo ante el posible fin de la humanidad, lo criticable de la metodología asumida por el ejército para afrontar la epidemia, cierta reflexión social, etcétera. Los planos que muestran Londres devastado, que tocan la fibra sensible de todos los que amamos la ciudad y, sobre todo, las emociones post-rock sumadas por la música de John Murphy también ayudan.

Por el contrario, el guión flojea hacia el final cuando uno de los zombis aparece sin venir a cuento hasta en la sopa, o cuando la trama prefiere un cutre-drama familiar a la tensión, el terror o la recreación estética. Lo mejor, sin duda, llega a la salida del cine: todo el mundo te parecerá un zombi. 6.

  • Yo fui a verla sin ninguna expectativa y me encantó. La secuencia inicial es antológica en cuanto a creación de un ambiente malsano, con esa fotografía de grano gordo y tonos amarillentos. Sí que el guión es flojo, inofensivo incluso, pero visualmente consigue algo que muy pocas pelis logran: definir un ambiente a partir de texturas, sonidos, imágenes… yo le doy un 7 o un 7,5 incluso.

  • Es curioso como los poquísimos directores españoles que se atreven a rodar en inglés (fuera de nuestro país, obviamente), utilizan el género de terror para hacerlo. Son los casos de Frenadillo o Collet-Serra, con un engendro (House of Wax) en el que salía la Paris Hilton. Incluso Amenabar, para dar el salto definitivo fuera, tuvo que rodar Los Otros (otra incursión en el género) aunque no cruzase el charco para hacerla.
    Esta tengo bastantes ganas de verla, aunque sea la típica peli que te sabes de memoria antes de que empiece…

  • Cardo

    hombre, en el caso de Fresnadillo, su opera prima, Intacto, era un thriller. y en el caso de Amenabar, rodó dos largos de terror (Teis, Abre Los Ojos) y dos cortos de terror (Luna, Himenóptero), antes de Los Otros.

    “curioso” no lo llamaría yo. más bien, “evidente”.

  • “Intacto”, por cierto, es película de culto en el Reino Unido!!!

  • Jim&Bolan

    “28 dias despues” ya era pésima (salvo alguna escena). Me niego a ver una secuela. Por favor, qué aburrimiento.

  • Pero Madonna no es ya un zombie?

    En la realidad, quiero decir…

  • sota, tu si que eres un zombie, pringaaooooooooooooooo!

    lol!!

  • Fresdanillo consigue aportar un ritmo frenético y estilo visual de gran calidad. Supera con creces “28 días después”.

  • Hidroboy

    Sí, Sota de Picas, Madonna es un zombie, estuve anoche tomando una coca-cola con ella y me lo reveló entre sollozos.
    Me dijo también que ése es el motivo por el cual hay tantos primeros planos de sus nalgas en el Confessions Tour dvd.

  • “Las Spice Girls, los Oasis, los redactores del NME, los Editors, los Arctic Monkeys e incluso la residente en Londres Madonna han muerto”…. pero Amy Winehouse seguro que no! seguro que la pilló en algún garito bebiendo y allí los zombies no se atrevieron a entrar! Yo también me quedo con la música de John Murphy y con el prólogo.

  • dontlookback

    Anormales

  • warp

    Es una dignísima continuación de la predecesora pero los agujeros del guión son absurdos. El retorno de la madre, la imbecilidad extrema de los chicos, el drama familiar ridículo… empeñan algo todo lo demás, muy destacable, como la paranoia de los francotiradores, el ambiente malsano, la fantástica escena de arranque… Hacía el final es cierto que pierde la gracia, con el estúpido reencuentro familiar, y la chica vuelve a demostrar que es lo más gilipollas a ambos lados del Atlántico. Esa salida hacia la tercera parte es penosamente ridícula. El abuso de la cámara de visión nocturna deja una secuencia angustiosa muy lograda, aunque ya vista en otras partes.

    De todas formas, la película me encantó, engancha como las de Romero en la metáfora social y el descenso a la violencia te deja las tripas fritas. Yo le subo la nota a 8.

    Lástima por Oasis, pero en absoluto lo siento por los Editors, que además ya son zombies, reciclando U2 y Depeche Mode sin imaginación ni ganas.

Playlist del mes

Send this to a friend