En el punto de mira

Por | 12 Mar 08, 1:28

vantage.jpg

A un salmantino como yo nada le puede hacer más ilusión que su ciudad salga en una superproducción de Hollywood. Acostumbrado a ver en la pantalla explotar por los aires ciudades como Nueva York o Londres, reconozco que cierto gesto de placer masoquista se asomó en mi cara cuando asistí desde mi butaca a la destrucción cinematográfica de la Plaza Mayor, en principio, clímax de esta película (y no, no estoy loco, simplemente me incluyo dentro de ese grupo de personas que tienden a destruir lo que aman para buscarse un drama, ya ves). Pero claro, lo ves una vez te gusta. Tres, te empieza a cansar. Cinco, ya te empieza a aburrir. Y ocho… ¿en serio era necesario poner ocho veces la escenita de la bomba? ¿Era necesaria esta tortura?

Reconozco que en principio la idea de la película no es mala. Un atentado terrorista visto desde ocho puntos de vista y una trama oculta que se va descubriendo en cada uno de ellos. La búsqueda de la verdad absoluta, si es que eso existe. Pero el problema es que lo que debería ser un rompecabezas inteligente y bien rodado, se convierte aquí en una suerte de puzzle para niños de tres años en el que las piezas ni siquiera encajan. El resultado del típico guión tramposo que cualquier estudiante de cine escribe en primero de carrera, tan falso como el decorado salmantino construido en México para la ocasión.

Paso de comentar los errores de ambientación en los que, excepto los españoles, nadie se va a fijar. Dan igual la multitud de mejicanos que pueblan Salamanca con banderitas de España en la mano para recibir al presidente de los Estados Unidos -estaría bien que nos quejásemos los que somos incapaces de distinguir un chino de un japonés-. No importan las ‘tradicionales’ corralas madrileñas, típicas de provincia castellana, habitadas por marroquíes que salen en la película. Tampoco las autopistas elevadas de seis carriles que pasan por el Tormes ni las palmeras tropicales que crecen en la Rua Mayor. Para mí, el mayor error de todos, es haber desaprovechado así un reparto compuesto por nombres como Sigourney Weaver, William Hurt, Forrest Whitaker, Matthew Fox (más guapo en ‘Lost’ que en la vida real, todo hay que decirlo) o Dennis Quaid. Salen poco y salen mal. Muy mal. Con deciros que el que mejor actúa es Eduardo Noriega, creo que lo digo todo.

Hace algo más de un mes, Salamanca se volcó en el estreno de la película cuando sus protagonistas vinieron a presentarla. Salieron al balcón del Ayuntamiento y el alcalde de la ciudad, Julián Lanzarote, recibió a actores y director con honores de Estado. Llegó a decir que “gracias a esta película Salamanca se ponía en el mapa”. Casi ná teniendo en cuenta que hablaba de una ciudad con más de dos mil años de Historia. Pues no, señor Lanzarote, para mí, Salamanca pasa a la historia del cine con películas como ‘Nueva cartas a Berta’ de Basilio Martín Patino o, si me apuras, incluso con la infravalorada ‘¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?’, pero no con mamarrachadas así.

Perdonadme por este giro político en el último párrafo porque sé que os importa un rábano. Pero antes de que no volváis a leer una crítica mía por pesado, dejadme que diga una última cosa: Señor Julián Lanzarote, siga usted disfrutando en DVD de esta maravillosa película una y otra vez. Mientras, yo le desearé una larga y próspera vida para que llegue a los mayores visionados posibles. Tenga en cuenta que si quiero ser consecuente, esto es lo único que un masoca como yo, uno que siempre destruye lo que ama, puede desearle a alguien como usted.2

  • En efecto, actores desaprovechados y final de la trama (que no resolución) con una persecución en coche. Acción para pasar el rato y punto.

    Dos cosas:

    1- Sigourney (¿para qué sale?) es clavadita a Mercedes Milá.

    2- QUE SE TE OLVIDA TUNO NEGRO, HOMBREEEEEE.

    Firnado: el ex de un salmantino

  • Magicoviaje

    [[[No importan las ‘tradicionales’ corralas madrileñas, típicas de provincia castellana, habitadas por marroquíes que salen en la película.]]]

    Creo que esto es más realista de lo que crees XD

  • Florinda chic

    Piscu! Eres charrito???????
    Q emocion!!!!!

  • Teresa

    El domingo tenia que haber ido a verla, pero me esperaba que fuera algo así, aunque para pasar el rato aun no esta descartada del todo….

  • estregata

    Que ganas tenía de leer la crítica. ;) Efectivamente, tuno negro fue otra peli ambientada en Salamanca, pero también tomaron planos de Alcalá de Henares y dijeron que era Salamanca. Yo creo que la historia era buena, si no fuera porque se te hace un poco repetitiva, como algún embutido de nuestra zona. Pero como salamantina, me parece vergonzoso el tema ambientación, mira ya ni me meto con los extras mejicanos, simplemente, tronco si pretendes hacer un blockbuster y te cargas de actorazos guarda un poquito de presupuesto para el SET, porque clama al cielo.
    Seguro que en NY no habrían cometido tantos gazapos…pero claro Salamanca… En fin. INDIGNADA SIGO!
    Y poniéndole un nota de humor, mis colegas me comentan que el guionista o el director o quien leches decidiera la ambientación debió de ser el único Erasmus/Estudiante de los cursos de verano que tiene mal recuerdo de Salamanca o que directamente le caemos mal…
    No debió ir a Camelot…

  • qizás no es que hayan comnetido más errores de lo ormal… simplemente que como lo conocemos nos damos cuenta.. aunque en realidad no lo sé xq no he visto (ni creo que vaya a ver nunca) esta “película”…

  • Por lo que dijeron en la radio, querían haberla ambientado en Madrid, pero no consiguieron permisos ni de coña. Y en cuanto les enseñaron la plaza mayor de salamanca les encantó al instante.

    Aún así, podría haber estado muy bien si al final hubieran atado las historias hilvanadas, porque queda todo inconexo y uno no se entera de por qué ocurre nada.

    Y ya se sabe desde el primer momento en el que aparecen qué dos personajes van a ser la clave del desenlace.

  • j

    No estoy seguro, pero Cielo Negro creo que también estaba ambientada en Salamanca.

    Sacarme de mi error

  • TB97

    Yo tenía gans de verla, que además está Santa Sigourney (aunque salga poco), pero me han hablado tales horrores de ella… Y tú estás tan centrado que me fio y me la ahorro.

  • Elle

    Me daba perezón ir a verla, pero al final piqué, porque es mi ciudad y tal (una chorrada, lo sé, pero oye…). Y son ese tipo de cosas de la industria americana que me ponen mala: entiendo perfectamente las cuestiones presupuestarias y que se vayan a rodar, recreación mediante, a dónde les salga más barato, pero UN POCO DE RIGOR: ¿no podían haber elegido extras mexicanos blancos????

    Ay dios, Camelot, ni me lo nombres, Estregata!

  • Buena y mordaz crítica. Leí otra en el blog de Móchez, que firma arriba, de tenor parecido, pero sin mencionar al alcalde charro, que tiene apellido de liberador Chárter de Spanair para la Semana Santa…No pienso verla, porque como diría la madre de Almodóvar (D.e.p) en Kika: “estoy muy mal de la vista y se me sube el azúcar”, pero es verdad que los americanos, con efectos especiales, destruirían El Louvre, L’Hermitage, “El Alhambra” y lo que se les pusiera por delante. Luego les vuelan las torres gemelas, pero es que esas cosas, la gente las ve en el cine, y ver mucho cine de explosiones, es malo-malo pá la imaginación:-)

  • Pues a los que habláis del Camelot, os aseguro que tanto el director, como Matthew Fox y Eduardo Noriega lo visitaron en su estancia en la ciudad. Lo curioso es que los cuatro gatos que allí estaban ni se dieron ni cuenta, y estaban más pendientes de ligarse al tuno de turno que al guapazo oficial de Lost….

  • estregata

    Eso es porque en Camelot nadie ve más allá del tronco del al lado, solo algunos iluminados descubren que a lo lejos hay unos bafles-plataforma de baile, muy propios para dejarse lucir…

  • ponte la peluca ya

    Creo que Octavia y parte de Los paraísos perdidos, ambas de Basilio Martín-Patino, también estaban ambientadas en Salamanca.

  • Elle

    También pudo ser que “Jack” y compañía se escondieran detrás de un tapiz o dentro de una armadura (la Weaber no, que no cabe). Ya puestos, Piscu, te podías marcar una guía de fin de semana charro, que hace mucho que no hacéis. :)

  • Eso está en mente desde hace meses, pero es cuestión de ponerse. Tardará un poco todavía :P

  • Es verdad, no has mencionado muchas, ni siquiera los fanstasmas de goya, en la que yo tuve el honor de ser figurante :D

    El Lanzarote es un imbécil, y perdona que te diga Piscu que en Salamanca hay un absimo entre los estudiantes y los verdaderos charros. Los salmantinos, con mi respeto, son bastante fachillas. Así que lo siento por ti pero Lanzarote se morirá en el cargo.

    Lo de los errores de ambientación… Pues qué quieres que te diga, si es típico. No debería sorprender. Lo de que los gringos son unos ignorantes no es un tópico, es la pura verdad.

    La guía no la hagas, Piscu, que hace tres años que acabé la uni y lloraré de nostalgia. ¿Sigue el country abierto? ¿Y el tum-tum? ¿Y el birdland? Ayyy qué penita…

  • Pingback: jenesaispop.com » El día que conocí a los de ‘Lost’()

Send this to a friend