El Circo Magnético

Por | 24 Jun 08, 13:30

magnetic_concert.jpgRealmente todo esto del cambio de recinto para el show de presentación del festival Summercase (del cual, curiosamente, la única información que se facilitó era un flyer promocional que te daban en la calle) parecía, un poco, un mal augurio. Fue la primera vez en mi vida que veía ese horripilante edificio pseudomodernista dado en llamar Teatro Auditorio de la Casa de Campo, pero cuando entré, ya bastante mediado el show de Darren Hanlon, que cantaba y tocaba la guitarra a un volumen muuuuuuuy bajito en ese gran escenario circular, sí que me pareció que a primera vista, aún siendo cutre, la sala podía reunir las mínimas condiciones de intimidad y cercanía que requería un concierto como el de The Magnetic Fields.

Así que sobre Hanlon puedo decir más bien poco. Entramos al Teatro más bien tarde al ver poco ambiente en el exterior y no percibir música alguna que viniera del interior del edificio. Quién iba a imaginar que el australiano estaba ya en la recta final de su actuación. Apenas pude empezar a disfrutar de sus canciones desnudas, como de trovador de hoy, un tanto emparentadas con las del gran Ron Sexsmith. Eso sí, ‘Elbows’ me pareció preciosa y al final se permitió cantar un bonito a-capella mientras paseaba con la guitarra por el escenario y más allá. Para entonces, ya se apreciaba que la ausencia de puertas en los accesos a la sala, cubiertos por cortinas de terciopelo rojo a la antigua usanza, podían traer algún problema acústico, sobre todo en las últimas filas. Yo tuve la suerte de poder huir a zonas más avanzadas.

Después, con aún parte de las butacas por ocupar (al menos en el lateral izquierdo donde yo me encontraba), comenzó el recital de la banda de Stephin Merritt. Con la formación ya conocida (Davol al cello, Woo a la guitarra, Gonson al piano y voces, Merritt a la voz y… el bouzouki!) más la adhesión de Shirley Simms, la voz femenina principal de ‘Distortion’, The Magnetic Fields fueron regalando sus maravillosas piezas de pop de cámara, repletas de belleza, melancolía y sentido del humor. Dedicaron una gran parte del set a limpiar de ruido y sacar brillo a algunas de las joyas de su último álbum (que las hay: ahí quedaron las preciosas versiones de ‘California Girls’, ‘The Nun’s Letany’, ‘Courtesans’ o ‘Drive On, Driver’), pero también desempolvaron del baúl alguna feliz reliquia como ‘Take Ecstasy With Me’. También rescataron bonitos números de The Gothic Archies (majestuosa ‘Smile!’) y, claro está, un buen puñado de temas de ‘I’ y de ’69 Chansons D’amour’ (como le encantaba repetir a Claudia). Con un repertorio tan variado y brillante como el de Merritt, es fácil no echar de menos esta o aquella, pero me duele un poco en el corazoncito que no tocaran ni una sola canción de ‘Get Lost’ o ‘The Charm Of The Highway Strip’, que para mí son obras magnas. Aun así, consiguieron erizarme el vello en al menos cinco ocasiones (‘Grand Canyon’, ‘It’s Only Time’, ‘I Looked All Over Town’, ‘The Book Of Love’ y ‘Papa Was A Rodeo’), y eso está al alcance de pocos intérpretes de pop en los tiempos que corren.

Mención aparte merece el show no-musical de la banda, capitaneado por un orondo (lustroso, que lo llaman en mi pueblo) Merritt que, siempre refunfuñón, se enfrascaba en -a menudo ininteligibles- intercambios dialécticos con Claudia Gonson, una especialista total en buscarle las cosquillas. Dada su aversión a cualquier ruido que no sea emitido por sus instrumentos (y eso incluye los aplausos del respetable), se vivieron situaciones especialmente incómodas cuando el ruido de la tormenta que golpeaba la cubierta del edificio casi apagaba la voz de Shirley en ‘Courtesans’ o cuando comenzó a sonar una sirena de alarma en el exterior que se colaba desastrosamente entre la música. De hecho diría que esto pudo precipitar un poco el final del show. Pero por otra parte, su carácter huraño y raro resultó ciertamente cómico al ver su cara cuando Claudia se empeñaba en destacar la similitud entre el auditorio y una carpa de circo, cuando una araña de un tamaño considerable se paseó por delante del grupo (robándoles la escena) o cuando una fan (?) preguntó si podía bailar (una balada) y él contestó que sí, pero justo donde él no pudiera verla. Quién sabe si es así en realidad o se ha fabricado un personaje. Si la respuesta es la A, no entiendo cómo el resto de la banda sigue aguantándole después de tantos años. Imagino que debe ser duro soportar una gira a su lado. Sin embargo, como espectador, y pese a todo, creo que no voy a cansarme nunca de asistir a recitales de alguien como Merritt, sin duda uno de los mejores escritores de canciones de las últimas dos décadas. 8.

Foto del concieto de domingo en Barcelona, tomada de la galería de alterna2 en Flickr, bajo una licencia de Creative Commons.

  • para mi gusto, mejoró todas las canciones de “distortion” considerablemente y las complementó con un repertorio muy curioso, alternando hits con canciones un poco más olvidadas.

    creo que han acabado consiguiendo un tipo de sonoridad y de ambiente en sus conciertos que les favorece un montón, aunque sea un poco alejada de los ejes clásicos del rock’n’roll. quién lo iba a decir, los magnetic fields, grupo de directo…

    para mí, el momento de ‘this little ukelele’ interpretado al bouzouki fue tan sublime como -tal como apuntó claudia- rabiosamente posmoderno.

    yo les pongo un 9 como mínimo.

  • corazon salvaje

    No es que tenga aversión a ningún ruido que no sea emitido por sus instrumentos. Padece una enfermedad auditiva que hace que sus oídos amplifiquen el sonido más de lo normal. De ahí que cualquier estruendo le moleste (entendiéndose “molestar” a nivel físico) y de ahí también la ausencia de mucha amplificación del sonido del escenario.
    Gran Canyon y Papa was a rodeo fueron inmensas.

  • Stephen Dedalus

    El concierto fue bueno, del “Garito” donde se produjo y de las inombrables estafas de Sinnammon ya hemos hablado en otro post.

    Me quedaré con los minutos de magia de los que me permitieron disfrutar la lluvia, la sirena y el bar, cuando callaron, y Merritt nos trasladó a caudalosos remansos de paz.

    Espero que la próxima vez les traiga otro promotor a un escenario más digno, a ver si el éxtasis puede ser completo.

  • A mí también me gustaron bastante más ayer las canciones de Distorsion que tal y como suenan en el disco, precisamente por esa ausencia de distorsión. Gran concierto, aunque me quedo (de largo) con toda la primera parte del mismo que con lo que vino tras la pausa de quince minutos.

    Lo de Darren Hanlon fue una grata sorpresa. Buena música, mejores letras y una estupenda forma de calentar motores para lo que allí escuchamos después de que abandonara el escenario.

  • mazin

    una maravilla de concierto , una putada en la organización.
    La verdad que a mi el momento de lluvia me parecio bastante intimo y me gusto.

  • Buenísimo el dato, corazon salvaje. No sabía nada, pero independientemente de eso hay que decir que, aunque esté dentro de la corrección y el saber estar, lo de poner carteles diciendo que la banda pide expresamente que se apaguen los móviles y que no se permiten fotos no es habitual verlo. Y eso, que me parece muy bien y que mucha gente se lo pasó por el forro, creo que va más allá de esa dolencia que mencionas.

    Yo también creo que después de la pausa no estaban tan brillantes como al principio, Manuel. Se me olvidó mencionarlo en el post.

  • Teresa

    Uhm..no por nada, pero trovador no es con V?

  • Ups! Cierto, Teresa. Vaya erratón! Arreglado. Gracias.

  • pichurrin

    Pues en Barcelona el repertorio cambió en parte: sí que tocaron “Smoke and Mirrors” de Get Lost. Y “Give me back my dreams”, de los 6ths, que quizás sea mi canción favorita de Stephin Merrit. Y “Come back from San Francisco”, “I don´t believe you”, “I thought you were my boyfriend”, “All my little words”, “Too drunk too dream”, “The night you can’t remember”,…

  • pichurrin

    Por cierto, ¿en Madrid no gritó al público que dejara de hacer fotos?

  • Qué guay “Come back from San Francisco”, “I don´t believe you”, “I thought you were my boyfriend”, “All my little words”… No tantas de estas sonaron cuando tocaron la otra vez en Madrid con Astrud.

  • mmm, parece que cambió bastante el repertorio en madrid. muchas de las que comenta pichurrin no las tocaron…

    como comenté, alternó canciones muy populares con otras bastante raritas, que uno jamás pensaría que oiría en directo y que -por lo menos a mí- me hicieron mucha ilusión: unas cuantas del último de los gothic archies, alguna de future bible heroes, una de las óperas chinas, otra del “eban and charley”… si hubiera cantado la del anuncio de volvo, no me habría sorprendido.

    al final, hasta cuadró con el rollo íntimo dle recinto y todo…

  • Badabum

    Yo no pude ir pero OLE por tu crónica.

  • Showarmi

    A mi me decepcionó bastante que no tocaran “All my little words”, que es mi favorita.

  • stablemate

    Desastre de organización! Espero que los rumores de crisis de Sinnamon se confirmen!

    Darren Hqanlon me encantó! Un autentica sorpresa.

    Ls magneticos estuvieron muy bien aunque ahora leyendo los comentarios de los demás me quedo con ganas de haber escuchado tambien los temas que tocaron en Barcelona. Así habríamos tenido un show de más de tres horas….una noche para recordar.

Send this to a friend