Elvis Perkins In Dearland / Elvis Perkins In Dearland

Por | 07 Abr 09, 14:53

Ya no hace falta contar la negra historia de la familia de Elvis Perkins. Ya fue usada de forma recurrente cuando presentó su álbum de debut, ‘Ash Wednesday’. Desde entonces, Perkins ha saboreado un relativo éxito mundial, ha paseado sus canciones de trovador atormentado por todas partes, reclutando a un trío de multiinstrumentistas de gran nivel que, juntos, gustan de ser conocidos como Elvis Perkins In Dearland.

Cuando vi por primera vez a Perkins en el Primavera Sound ’07, me sorprendieron su ánimo y optimismo, pese a que se su banda se vio obligada a tocar con instrumentos prestados después de que los suyos fueran robados en París. Me sorprendió, en fin, lo feliz que se mostraba alguien que cantaba sobre una vida tan trágica como la suya. En ‘Elvis Perkins In Dearland’ el espíritu es el mismo, pero ahora Perkins ha ampliado sus miras y exprimido al máximo los medios que le ofrecían sus compañeros de aventura.


Perkins nunca ha pretendido inventar nada y se declara un devoto de los artistas con los que se le compara: Dylan, Van Morrison, Drake… Inevitablemente, las maneras de Dylan vienen a la mente una y otra vez, solo que además Perkins parece haberse empapado de toda la música que los negros introdujeron en el continente americano y haberla adoptado y transformado a su medida. Gospel, blues de los pantanos de Louisiana, música jamaicana, cantos espirituales, los pasacalles de Nueva Orleans… todos tienen cabida en este disco que, como sus fotos interiores, están hechas en la actualidad pero podrían estar hechas en cualquier fecha del siglo pasado hasta hoy.

El espíritu jamaicano de la maravillosa ‘Shampoo’, los aires 50s de ‘Hey’ (con coros de la cool Becky Stark), los lamentos de las cadenas de los esclavos en ‘I’ll Be Arriving’, la brass band que irrumpe escandalosa para aliviar la pena en ‘Send My Fond Regards To Lonelyville’… Cada instante de este apasionante álbum habla, otra vez, de la pérdida y el dolor pero con un arrojo y una energía que alivia el drama. Música revitalizante y profunda a la que agarrarse para mantenerse a flote.

Calificación: 9/10
Temas destacados: ‘Shampoo’, ‘Hey’, ‘Hours Last Stand’, ‘Chains, Chains, Chains’
Te gustará si te gustan: Bod Dylan, la música tradicional norteamericana
Escúchalo: en Spotify

Etiquetas:
  • Pincho

    Ese trobador (sic)!!!

  • Pues le voy a dar una segunda oportunidad, porque el primero me encanto, pero este me dejo un poco frio

  • Showarmi

    Para mí el disco crece con las escuchas. Al principio también me dejó un poco frío. De todas formas, no coincido con darle un 9 a este disco y un 8,5 a “Ash Wednesday”, cuando me parece mucho mejor el disco de debut.
    Hablaba con un amigo sobre el espíritu jamaicano y me lo negaba. Me alegro de que lo digas. No hay más que escuchar como entona ese “sweep up” al comienzo de “Shampoo”

  • Igual es solo el impacto de la novedad, pero reescuchando ‘Ash Wednesday’ me parece más premeditado, mientras que ‘In Dearland’ me suena más apasionado, crudo y visceral. En cualquier caso, medio punto arriba o abajo, este tío es la hostia. Qué ganas de verle esta noche!!!!

  • mcnulty

    Han subido el nuevo disco a Spotify?? Habrá sido hoy porque llevo esperándolo un par de semanas

  • Pues a Elvis Perkins no le había dado cancha aún pero con tan elogiosa crítica me lo acabo de bajar. A ver que tal.

    Por cierto ¿no nombrais a Akron/Family? Acaban de sacar nuevo disco y el anterior, “Love is Simple”, era cojonudo.

  • Pingback: jenesaispop.com » Elvis Perkins en Tierra Amiga()

  • Pingback: jenesaispop.com » Elvis Perkins en el fondo del mar()

  • Pingback: jenesaispop.com » Mejores discos 2009()

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend