Antonio Vega, protagonista de la lista de ventas

Por | 20 May 09, 22:21

Nunca la lista española de ventas ha contenido tantas canciones escritas por Antonio Vega como la de esta semana. El recopilatorio lanzado sólo tres días después de su muerte ha conseguido entrar en el número 5 de la lista de álbumes, a pesar de haber estado a la venta sólo el viernes, el sábado y el domingo. Además de este ‘Canciones 1980-2009’, otro recopilatorio suyo, ‘Autorretrato’, vuelve a entrar al número 37, cuando de momento sólo había llegado al puesto 91.

La lista de singles y canciones descargadas contiene varios temas escritos por él. ‘La chica de ayer’ en la versión Universal, es la entrada más fuerte de la semana, directa al puesto 21, mientras que ‘La chica de ayer’, en la versión EMI, entra al 35. ‘El sitio de mi recreo’ se sitúa en el 27, y el dueto con Ketama en ‘Se dejaba llevar por ti’, en el 41.

Por cierto, preciosos los carteles que han aparecido en Malasaña recordando su figura sin anunciar ningún disco ni ningún libro. Además, a propuesta del Ayuntamiento la pequeña plaza formada entre la Corredera Alta de San Pablo y la calle Fuencarral de Madrid, muy cerca del Penta, será bautizada con su nombre.

Etiquetas: ,
  • GRANDE ANTONIO!!!!! TU SIEMPRE ESTARÁS VIVO PARA TODOS NOSOTROS, TUS CANCIONES NUNCA MORIRÁN Y TU QUEDARÁS GRABADO EN NUESTRO RECUERDO PARA TODA LA ETERNIDAD.

    ERES EL MEJOR!!

  • Lulo

    Nunca tendría en cuenta las ventas de los recién muertos en menos de tres meses. Adulteran la competición.

  • fdafdas

    lulo: es la cosa más aburda que he oido en todo el día.

  • moondog

    los muertos siempre venden mas que los vivos, ya veran como mario benedetti encabezara la lista de libros mas vendidos de la semana que viene.

  • Óscar

    Es totalmente cierto, vaya. Estas cosas aumentan las ventas, el interés mediático y apuesto a que los Last.fm, si cabe.

  • no he visto esos carteles por malasaña, este finde me daré una vuelta por allí. Antonio siempre grande

  • andrés

    Me ha entristecido leer esta noticia y ver la falta de escrúpulos de ciertos especímenes.
    Si desde algún lugar Antonio está viendo lo que sucede,en mi modesta opinión no creo que le haga ni puta gracia.
    Por otro lado la noticia de los carteles en Malasaña y todo lo demás me parecen unos gestos muy nobles y honestos.

  • KaeR

    Os referis a la Plaza de San Idelfonso o a cual?

  • No, no es una plaza como esa, es ese espacio donde corta la Calle Fuencarral y la Corredera de San Pablo. El inicio de la calle de La Palma y el Penta están muy cerca.

    El cartel lo vi hace unos días en las proximidades de la Plaza de la Luna, no sé si quedará alguno.

  • Lulo

    fdafdas: Es tan absurdo (o aburrido) que ocurre siempre.
    Yo no lo entiendo,porque si no me gustaba Antonio Vega en vida menos me va a gustar sabiendo que no sacará nada nuevo. Y me pasa lo mismo cuando ha muerto alguien de mi agrado como el del Niño Gusano (merezco morir por no recordar su nombre) o Silvio. Me siguen gustando, pero no más.

  • RacsoLeinad

    Os imagináis un recopilatorio de lo mejor de Amy Winehouse?

  • fan

    dede mexico lo recuerdo con cariño por que con sus canciones recuerdo mi juventud saludos

  • mazinger

    At the record company meeting, on their hands a dead star…

  • Dicen algunos pesimistas que esta profesión -la de periodista musical- está en vías de extinción. Al contrario, amigo: la democratización digital ha multiplicado el número de sus practicantes. Basta con tener acceso a la Wikipedia y a la (maravillosa) fonoteca universal gratuita para convertirse automáticamente en un experto; cualquiera hace periodismo musical. Literalmente: hasta el académico Anson puede marcarse una crónica pasable de un show de The Killers.
    Pero ¿quién requiere crítica musical? A diferencia del cine o la literatura, el espacio disponible para esos menesteres es mínimo y la reseña de un disco se agota en proporcionar los datos básicos; los análisis de conciertos se reducen a notas sociales (“la cantante lucía una elegante túnica violeta”), al no existir tiempo material para la reflexión.

    El periodista musical sólo se hace necesario cuando ocurre un acontecimiento llamativo: un aniversario redondo, un escándalo o, ay, un fallecimiento. Perfecto: alguien tiene que embellecer las tumbas, no podemos permitir que pasen desapercibidas las muertes de grandes creadores. El problema es que del ninguneo -“¿cuántos millones de discos ha vendido ese tipo?”- se pasa directamente a la hagiografía.

    Lo hemos visto con Antonio Vega. Me cuesta reconocerle en ese retrato colectivo del artista generoso, siempre inspirado, extraordinariamente modesto. Oigan, no es verdad. En petit comité, a Antonio le indignaba lo que algunos hicieron con canciones suyas. Reconocía que la necesidad de dinero le llevaba a participar en discos dudosos, en programas sonrojantes. Confesaba que conocía los trucos para estirar la decreciente inspiración y completar un álbum. Capaz era de presentarse en su editorial tarareando una canción ajena como ocurrencia propia (“por si colaba”). Revelaba que la adicción le llevaba a vender o pignorar guitarras y otras posesiones esenciales. Todo ello le hacía humano y no un santo, como cabe deducir de muchos de los apresurados encomios redactados por compañeros de profesión, inevitablemente embarrancados en los tópicos.

    ¿Y qué decir de esa indignación de los árbitros de las buenas maneras funerarias? Me refiero a la repulsa ante el anuncio de la apresurada recopilación que publica EMI. ¿Cuál es el problema? ¿El buen hipócrita debería editar esas antologías con un pudoroso retraso? El martes, día de su muerte, alguien acudía a unos grandes almacenes para comprar música de Antonio: en la sección correspondiente, no sólo ignoraban su óbito; tampoco tenían discos suyos. Se supone que los interesados en Vega ya poseen los originales o saben dónde encontrar reediciones. Imagino que esa recopilación va destinada a los perezosos, a los que han oído campanas fúnebres, a los que súbitamente han recordado la obra de un artista mayor. ¿Está mal facilitárselo? La necrofilia hispana es un sentimiento voluble: en pocas semanas se habrá olvidado la tragedia, el talento de Antonio Vega. Ya lo estamos viendo: TVE le dedicó un programa especial pero esperó al sábado para emitirlo, en imposible competencia con Eurovisión.

    ¿Cambiaría algo si esa recopilación de EMI fuera idea de alguien muy cercano al propio Antonio? Una persona que, anticipando el inevitable desenlace, avisara a una disquera para que preparara una colección digna. Hablo, advierto, sin conocer la materialidad de Antonio Vega: canciones 1980-2009. En países civilizados, no sería necesaria: existen tiendas de discos y allí está disponible la obra de los grandes, en ediciones integrales, en cajas, en dobles, en resúmenes concentrados. Nada que ver con el devastado mercado discográfico español.

    Voy más allá: la citada recopilación concuerda con el afinado espíritu comercial del propio Antonio. Cultivaba el perfil de poeta ensimismado pero exigía que su arte fuera compensado, que le permitiera resolver sus necesidades. Le pregunté una vez por sus sentimientos cuando Enrique Iglesias grabó su Chica de ayer. No le preocupaba que aquello fuera una profanación de una canción que muchos consideran sagrada, no. “¿Debo serte sincero? Lo primero que pensé es que, en unos meses, me va a caer un buen pellizco”.
    DIEGO A. MANRIQUE

  • Si en tres días ha sido número 5, seguramente sea número 1 la semana que viene.

    Esto me recuerda a cómo, cuando murió Antonio Flores, su disco “Cosas Mías”, que no había sido un superventas precisamente, subió al número 1 en una semana. O la cantidad de discos que se han publicado de Rocío Jurado y Rocío Durcal desde que murieron.

    Al mercado le gustan los muertos, está claro.

  • “Al mercado le gustan los muertos, está claro.”

    ace 76, ahí esta George A. Romero para demostrarlo.

  • purki

    Me encanta el lema de Jenesaispop de esta semana. Todo un homenaje. Tan bonito como el que le hicieron los barceloneses The Unfinished Sympathy el pasado viernes en la Complutense. Como diría Bisbal, quién lo iba a decir.

  • Sergio Algora era el nombre de el cantante y compositor del Niño Gusano. Además dentro de nada se cumplirá un año de su fallecimiento.

  • Pingback: Antonio Vega, protagonista de la lista de ventas()

  • Totalmente de acuerdo con Diego Manrique. Una cosa es el indudable respeto y admiración que nos merece el artista y su obra y otra entronizar su figura como persona cuando todo el mundo sabe de sus vivencias y de “temas” como lo de sus “conciertos” y demás. Mesura, por favor.

  • Pingback: jenesaispop.com » Muere Jay Bennett, ex-Wilco()

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend