Jeff Tweedy y sus guitarras

Por | 09 Jul 10, 17:13

tweedyUnas recientes declaraciones de Nels Cline, guitarrista de Wilco, anunciaban que la banda abandona el sello Nonesuch Records (la casa que les ha editado durante estos últimos diez años) para editar su nuevo disco bajo un sello propio. Mientras llegan esas nuevas canciones de Wilco, estos días nuestro país está albergando varios conciertos de su líder, Jeff Tweedy, en solitario. Después de haber pasado por el Faraday y por Madrid, hoy viernes 9 de julio, actuará en el festival Vigo Transforma y el día 10 en el BBK Live. Sus giras en solitario se basan invariablemente en la sobria presencia de Jeff sobre el escenario, rodeado de guitarras acústicas, con la ventaja frente a un concierto de su banda de que el repertorio es muy variado, pudiendo sonar temas de todos los álbumes.


La cita estival organizada cada año por el ayuntamiento de Madrid, ‘Veranos de la Villa’, suele incluir en su programa un amplio abanico de estilos, con conciertos tan especiales como el de Burt Bacharach del pasado año. El pasado miércoles, Tweedy tuvo la gentileza de empezar unos minutos más tarde para que aquellos que no resistieron la tentación de ver finalizar el partido España-Alemania, no se perdieran demasiado.

Lo más llamativo al llegar al recinto de Puerta del Ángel era la descompensada distribución de público. Las entradas de pie estaban agotadas, por lo que ese sector estaba literalmente abarrotado. Mientras, el resto de las gradas llegaban a una ocupación irrisoria para el tamaño del recinto. El origen más certero de esto sería el elevado y abusivo precio de las entradas y en ningún caso el escaso poder de convocatoria de Jeff Tweedy (por mucha selección española que juegue), ya que las localidades más baratas se agotaron en unos pocos días, pero allí quedó un auditorio casi vacío con sillas a un precio prohibitivo para muchos en estos tiempos de incertidumbre económica.

Pero a veces, estos aforos que no llegan ni a medio completarse, convierten algunos conciertos en acontecimientos únicos, tan especiales como el que vivimos el pasado miércoles. El violento calor de la tarde se fue apaciguando con la presencia de Jeff Tweedy y sus seis guitarras. Comenzando con una minimalista versión de ‘Spiders (Kidsmoke)’ y siguiendo con la genial ‘I’ll Fight’.

Tweedy es altamente comunicativo con el público y suele aceptar peticiones. Al excelente repertorio y estupendo sonido hay que añadir la comunión casi perfecta entre artista y publico con grandes dosis de humor. Como el momento en el que se puso a imitar los gestos de David Villa tras marcar un gol o cuando una asistente le pidió matrimonio y, después de negarse admitiendo que su corazón estaba ocupado, aceptó alegando que se casaría con todos los presentes. Un segundo después mencionó a su esposa (la representante Susan Miller), que se encontraba entre el público, a la que la que se dirigió cariñosamente como Susie.

Durante las casi dos horas de concierto, el bueno de Jeff nos regaló una gran cantidad de temas, desde grandes éxitos como ‘Heavy Metal Drummer’, ‘A Shot In The Arm’, la conmovedora ‘Jesus, etc.’, ‘One Wing’ o ‘You and I’ (que dedicó a su esposa) hasta temas menos conocidos como ‘Passenger Side’ del primer disco de Wilco, ‘California Stars’, del primer volumen de ‘Mermaid Avenue’ (uno de los dos discos que sacaron junto a Billy Bragg empleando letras del desaparecido Woody Guthrie) o una versión de ‘Simple Twist of Fate’, original de Bob Dylan e interpretada por Jeff a petición de uno de los asistentes.

Ya casi al final del show, uno de los momentos más emocionantes fue cuando interpretó ‘Acuff-Rose’, tema de Uncle Tupelo, su anterior banda, sin ayuda de microfonía o amplificación, situado al frente del escenario y ayudado de un silencio sepulcral. Un público incondicional entregado a un artista, cariñoso con sus seguidores, agradecido y complice, que bien mereció los aplausos y vítores. Una noche perfecta. 10 Quietmansmiling y Angèle

  • Lucien

    Grande en el Faraday !

  • Alexlavapies

    Lo primero de todo comentar, como se dice en el artículo, lo vergonzoso de los precios. 25 euros por las entradas de de pie son un robo, por no hablar de las de 50 euracos. Un festival organizado por el Ayuntamiento no puede poner esos precios, son completamente abusivos. No me he perdido ni un solo concierto de Wilco y de Jeff Tweedy en Madrid, pero si no llego a encontrar entradas de 25 euros me habría quedado sin verlo, con todo el dolor de mi corazón.
    El concierto estuvo genial. Temas muy repartidos de todos sus discos; de mis favoritas: California Stars, Via Chicago, One Wind, Jesus etc,… Me quedo con el momento en el que Jeff se colocó al borde del escenario para interpretar a capela Acuff-Rose; sin amplificación de ningún tipo empezó a cantar esa maravillosa canción y en medio del silencio alguien, entre el público, no pudo reprimir un ¡¡¡QUÉ CABRÓN!!, pues eso.

  • RocketBrother

    Wilco (la disquera)

  • Asturcón

    A mí me pasó una vez. Di un concierto en Somiedo ante unos 8 espectadores y oye, fue mágico.

  • J

    En el transforma yo lo he sentido como si se hubiera tomado unos tintos con la guitarra en el salón de mi casa
    A ver que decís de the xx que estuvieron gloriosos

  • ilo

    Para mí en el Transforma de lo mejorcito junto a XX

  • gusbuzon

    Solo un matiz… literalmente abarrotada la parte de a pie no estaba… estaba llena pero comoda… llegamos una vez terminado el partido nos situamos casi en el centro sin mayores problemas y en la ultima parte del concierto avanzamos, sin molestar ni empujar hasta la primera fila… totalmente de acuerdo con lo demas… conciertazo! y su bien es una pena que no se pudiese llenar, la sensación que tramitia el recinto en todo momento es la de “estamos aqui los que tenemos que estar y Jeff” 10

  • LA verdad que ayer en el Transforma estuvo muy bien, quiza a pleno sol no era lo mas adecuado, pero eso si, comunicativo, no demasiado, todo sea dicho…

  • Pedro

    La cara de cabreo que ponía cada vez que la gente cantaba el oeoeoeoeeeeee se merecía una foto. Llegó a preguntar: “¿Vais a estar así toda una hora?”. Jeff Tweedy con parlamentos o sin ellos, sabe ganarse al público porque tiene aquello que no se enseña ni se aprende. Es pura magia. Y vaya colección de guitarras que usó, guitarra de 12 cuerdas incluida.

Send this to a friend