M. Ward / A Wasteland Companion

Por | 10 Abr 12, 21:53

Tras participar en proyectos paralelos como Monsters Of Folk (junto a Connor Oberst y Mike Mogis -Bright Eyes- y Jim James -My Morning Jacket-) y She & Him (con la bellísima Zooey Deschanel), el músico originario de Portland Matt Ward se ha cruzado, tras una década de carrera en la penumbra, con términos antes nunca imaginados en su trayectoria: reconocimiento, éxito comercial y hasta popularidad. Por eso el séptimo disco de estudio de M. Ward parece en cierto modo predestinado a ser el que le saque definitivamente del semi-anonimato para el gran público. Siempre y cuando, claro, el bueno de Matt esté dispuesto a que eso ocurra. Y no parece el caso.

Lo cierto es que, tras el precioso homenaje en clave intimista al desaparecido Alex Chilton y sus Big Star con ‘Clean Slate (for Alex & El Goodo)’, la primera parte del disco sí ofrece su faceta más luminosa y directa en cortes como la ya conocida ‘Primitive Girl‘, las colaboraciones de Zooey Deschanel en ‘Me And My Shadow’ y ‘Sweetheart’ (haciendo justicia, una vez más, a una canción de Daniel Johnston) o ‘I Get Ideas’, recreación de la versión que Louis Armstrong hizo, a su vez, del popular ‘Adiós muchachos’, que ya pudimos disfrutar en los últimos shows de Ward.

Sin embargo, aun sin llegar al tono melodramático y trascendental del magnífico precedente ‘Hold Time‘, la segunda parte del álbum se convierte en un incontestable ejercicio de humildad y honestidad en el que el autor muestra que su mayor ambición es mantenerse fiel a sí mismo y, con canciones como la preciosa ‘The First Time I Ran Away’, ‘There’s A Key’, ‘Wild Goose’ o el exquisitamente inconcluso corte que da título al álbum, continúa rindiendo pleitesía a las melodías más añejas del blues, el gospel y el rhythm & blues, poniendo de relieve lo inagotable de estos géneros si hay talento (como es el caso). M. Ward deja claro que solo quiere ser M. Ward.

La magia de Ward es tal que hace imperceptible el hecho de que ‘A Wasteland Companion’ sea un disco grabado durante sus giras en diferentes estudios y que la participación de una fabulosa pléyade de ilustres colaboradores (de Howe Gelb -Giant Sand- a Steve Shelley -Sonic Youth- pasando por John Parish, Mike Mogis o Adam Selzer) sea poco más que anecdótica. Aunque uno se alegraría de que un artista de su talla fuera suficientemente reconocido, no seré yo el que se queje si él mismo es feliz cediendo los flashes a Deschanel para poder seguir haciendo discos tan preciosos como este.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Primitive Girl’, ‘The First Time I Ran Away’, ‘Me And My Shadow’, ‘Wild Goose’, ‘There’s A Key’
Te gustará si te gustan: los clásicos norteamericanos, Lambchop, Damien Jurado
Escúchalo en: Soundcloud

  • luis

    si señor!! muy muy buen disco!

  • Yomismo

    Cojonudo.

  • Me encanta, sobre todo “me & my own shadow” y “I get Ideas”

  • Alfonso

    Melo estoy enchufando, pensaba que me iba a defraudar, que me iba a resultar muy monótono, que casi iba a ser un compendio de canciones con su típico sonido.
    Pero es que es muy bueno coño!

  • Vyvyan

    A la espera de mi vinilo, sólo puedo decir: Matt, olvida a Zooey y cásate conmigo. Esto, perdón: qué gran discarral y que este hombre es incapaz de hacer cosas que no sean brillantes.

  • sardinas

    Vaya pedazo de disco,y mira que a mi she & him ni me va ni me viene, pero esto es otra cosa.

  • Otro disco fantástico, con ese sabor atemporal y ensoñador que encontramos en todas sus obras desde “Transfiguration of Vincent”. Mi opinión, más desarrollada (y unida a la de otro disco excepcional, “Maraqopa”, de Damien Jurado), en:
    http://elcadillacnegro.com/2012/04/17/m-ward-y-damien-jurado-retorno-al-pasado/

  • kuku

    Sin estar a la altura de Hold Time o Post-War, es un disco muy bueno.
    Y en directo es maravilloso y la mar de majo.

  • Warp

    Pues yo creo que supera ampliamente a Hold Time.

    La canción Hold Time rozaba la perfección y ninguna canción del nuevo la supera, pero el conjunto sí está por encima del anterior disco que al final se me hacía monocorde y bastante soso.

Send this to a friend