Optimus Primavera Sound 2012

Por | 12 Jun 12, 21:51

Ahora que se ha confirmado una segunda edición del Optimus Primavera Sound en Porto en 2013 es fácil decir que era de imaginar. Lo cierto es que, desde el mismo momento en el que pisabas el recinto del Parque da Cidade, lo era. En aquel momento, probablemente pesaba más la extraña (por poco usual) sensación de sentirte como en casa, de conectar con el entorno más rápidamente que en otros festivales y de querer quedarte por siempre allí. Pero, por supuesto, la continuidad del evento no dependía de una apreciación personal, sino de la respuesta colectiva, que fue todo lo masiva que se podía esperar de la marca Primavera Sound y de un cartel que, por mucho que fuese una versión mini del de Barcelona, tenía bastante de “fundacional” y deja bien asentadas las intenciones del festival para el futuro, incluso con un espíritu diferenciado, quizá más clásico y menos experimental que aquel, pero igual de interesante.

Tampoco hay que dejar de lado la atracción que tiene Portugal para el público extranjero. La organización cifra en un 50% la asistencia de público foráneo, pero vamos a obviar el dato y atrevernos a decir que la proporción portugueses/españoles/ingleses estuvo bastante igualada. No es para menos: Porto es una ciudad bien comunicada, con facilidades y muy, muy barata. Demasiado. Dentro del recinto, los precios provocaban estupefacción y alguna risa (3,50 € el medio litro de cerveza). Y además, vamos a meternos en camisas de once varas, uno se queda siempre con esa percepción de que el público portugués es mucho más respetuoso y está más interesado en lo estrictamente musical de los festivales que el español. Es así. ¿Es así?

El recinto merece un capítulo entero de halagos: bien organizado, claro e intuitivo, con zonas verdes de sobra y posibilidad de aparcar prácticamente en la puerta. Cuatro escenarios, todos ellos a menos de tres minutos andando (a tres minutos reales); tres de ellos (el Primavera y el Optimus, paralelos, y el ATP) naturales, enormes y en cuesta, con buena visibilidad desde cualquier punto; y el Club, llano, con carpa pero demasiado pequeño como para programar allí a grupos que son ya masivos como Beach House o, en menor medida, Neon Indian. Quizás lo ideal sería que el escenario ATP no estuviese tan pegado al Primavera y al Optimus (los Kings of Convenience lo tuvieron difícil para sonar por encima de Dirty Three), pero en general el Parque da Cidade es el sitio que toda organización desearía para su festival.

Como también desearían poder controlar la climatología, claro. El viento frío que empezó a soplar el viernes al ponerse el sol no auguraba nada bueno para la jornada del sábado. Y así fue que diluvió, y de repente desapareció todo lo que tenía de idílico el recinto, impracticable en algunos sitios a causa del barro, más cuando el único espacio cubierto disponible para el público, el escenario Club, tenía una de sus mitades inundadas. Para colmo, el momento en el que más agua caía coincidió con la entrega de entradas de los conciertos del domingo, para lo que se formó una cola monumental que soportaron muchos valientes que, aun a riesgo de pulmonía, no quisieron quedarse sin butaca. Con todo, y a pesar de que la cancelación de Death Cab For Cutie hacía temerse lo peor, el Primavera siguió su curso más o menos normal. Donde el día anterior la empresa patrocinadora había regalado manteles, el sábado hizo lo propio con chubasqueros (convertido, sin querer, en el símbolo del festival) y no fuimos pocos los que aguantamos bajo la lluvia para ver a Spiritualized (imaginad los ciento diez minutos de ‘Hey Jane’ en esas condiciones…), aunque también es cierto que, después, el concierto de The Afghan Whigs nos pilló a muchos de vuelta al hotel en busca de ropa seca para poder aguantar el resto de la noche. Mejor suerte corrieron Mujeres, Veronica Falls o Baxter Dury, que tocaban bajo techo y probablemente convencieron a más de uno que no se había planteado ni verlos en otras circunstancias.

En lo musical, sin muchas diferencias con respecto a lo leído de Barcelona, las grandes sorpresas fueron las pequeñas decepciones de Neon Indian y Saint Etienne. Los primeros, con problemas de sonido desde el principio, no llegaron a cuajar a pesar del gran material de sus dos trabajos, y los segundos, ante un público mayoritariamente inglés que, sin embargo, parecía pasar del asunto tanto como los que se habían ido a cenar, mejoraron el directo de Barcelona, pero tampoco fue como para echar cohetes. Tampoco les resultó beneficioso a los londinenses ni coincidir con unos muy solventes Washed Out ni estar programados entre dos de los mejores y más masivos conciertos del festival, el de Kings of Convenience, con un Erlend Oye desatado casi de más, y el de The xx, hipnótico e inolvidable. Tampoco convencieron The Rapture hasta el punto de ser el tema de conversación más recurrente de la jornada del viernes.

Cumplieron Yo La Tengo, esta vez no tan apagados como en Barcelona (de hecho nuestros oídos agradecieron el cambio de tercio con unos simpáticos Tennis, que no sabemos si algunos interesados se perdieron por culpa de un error en los horarios); The Flaming Lips, a pesar del desgaste del repertorio de siempre y del cansino recurso al confeti, a los globos y demás zarandajas; y Rufus Wainwright, a pesar de su evidente desgaste físico (siempre tan él, dijo amar Porto por, entre otras cosas, “sus librerías”). Por encima de la media, que fue muy alta, destacar el show de los Black Lips, loquísimo (sigo sin tener muy claro qué pasó sobre el escenario en ese atropelladísimo final) y el de Chairlift, confirmando su buena racha.

Foto: Hugo Lima para Optimus Primavera Sound.

  • May

    Pues The Rapture a nosotros nos parecieron ENORMES para terminar el jueves. Una hora sin parar de bailar. Y eso después de un greatest hits de Suede casi impecable, con un Brett, eso sí, cuyo ego nos sobrevolaba a unos mil metros por encima del nivel del mar.
    Por otra parte, aunque en la foto no se aprecia en todo su esplendor, Erlend se ha convertido en Rosa León…

  • Una pena lo de la lluvia… pero yo me lleve ya chubasquero en el coche, y poco me moje, a pesar de ser de los que estabamos entre la lluvia en Spiritualized, aunque los cambie al rato por Baxter Dury, un gran descubrimiento! Lo peor, la cancelacion de DCFC…

  • Paralepopido

    ¿Solventes Washed Out? Fue un concierto penoso, lleno de problemas de sonido y de interrupciones a las canciones. Una pena, pero por lo que se lee por internet, ninguna sorpresa. Lo de la lluvia, ya lo decían todas las web, el sábado caería (pero de todas formas solo fueron dos horas). ¿Los mejores? Shellac, Yo la Tengo y I Break Horses. El pogo de Wavves también fue cosa fina. La fiesta de Black Lips cuentan que fue antológica, una pena no poder pasarme… :S

  • erjosel

    “Cumplieron Yo La Tengo” ? me da que no te gusta el grupo. Para mí fue uno de los mejores conciertos del festival, a pesar de ser ninguenados y puestos a tocar a las 7 de la tarde y una hora escasa, como también hicieron con Spiritualized que estuvieron genial también. Pero bueno, que se le va ha hacer, está claro que no son grupos para el gran público…

  • SERREJON

    “…uno se queda siempre con esa percepción de que el público portugués es mucho más respetuoso y está más interesado en lo estrictamente musical de los festivales que el español. Es así. ¿Es así?”

    SI, TOTALMENTE CIERTO.

  • dominique

    Son menos ruidosos, eso es cierto. Pero a mí me parece absurda la discusión interés vs juerga, siempre que se respete.

  • TxotxoPrite

    La verdad es que la organización y el espacio del festival funcionaba de maravilla. Eso si, cuando no llovía, porque cuando lo hacía eso eran piscinas y toboganes de barro. Yo de hecho me di dos tortazos considerables.
    Por lo demás… La zona VIP era de risa, los tenían expuestos como animales de corral detrás de una verja. Los precios, también de risa.

    En cuanto a los conciertos… Wavves fue infernal, The Weeknd una decepción total y Kings of Convenience un muermazo.
    Saint Etienne en cambio sono muy bien y fue super bailable. I Break Horses, The Rapture, M83 y kindness genial. Y The XX absolutamente brutal.

    Los portugueses por norma general son muy amables. Pero en los festivales, el concepto de “estarse calladitos y escuchar” no lo llevan muy bien.

  • merucovic

    Los Black Lips pegando cabezazos, grandísimo jajajajajajaja. Y no entiendo las comillas en “sus librerías”, cuando es sabido que en Oporto está una de las librerías más bonita y conocida del mundo, Lello.

    Y sí, lo de The XX fue tremebundo!! :’)

  • merucovic

    Y sí, el silencio conseguido en KoC o The XX es inpensable en un festival en España. Así son las cosas…

  • merucovic

    Yo La Tengo y Spiritualized sí son grupos para el gran público…pero es que ese gran público ya los ha visto media docena de veces tranquilamente!!

  • Karaboudjan

    Es cierto que por el tiempo del sábado se mascaba la tragedia, pero al final se arregló.
    Poner una foto de la gente en la cola de la lluvia, me parece un poco injusto porque el jueves y el viernes hizo muy bueno.

  • TxotxoPrite

    Totalmente deacuerdo @merucovic! La librería Lello es preciosa. Es como entrar en Harry Potter.

  • Complejo caótico

    Así, en general, el protugués es más respetuoso y menos bullanguero no solo en festivaels: en la playa, el metro, los bares…

  • Complejo caótico

    Protugués = portugués

  • merucovic

    Como crece en la memoria el concierto de Other Lives con los días, madremía! GRUPAZO!!!!!!

  • preddytor

    The Rapture fue buenísimo, junto con chairlift, m83, the xx, the drums, algunos momentos de saint etienne, y los GRANDES Black Lips, a los que les intentaron robar la guitarra jajajaj. Por el lado contrario, decepción total de Neon Indian, y de lo poco que pude ver de john talabot (me fuí de casi las primeras filas de the xx esperando ver muchísimo más que a alguién desafinando y que no acertaba un compás la verdad). Beach House cumplió sin más.

  • merucovic

    Una crónica sin hablar de Jeff Mangum no es una crónica

  • Pintxomusica

    Vale, la crónica del ambiente, la meteorología y de cómo era el recinto y Oporto están muy bien. Pero, ¿qué pasa con los conciertos? ¿Nos conformamos con poner un adjetivo aquí y otro allá?

    Un poco de por favor.

  • santiaguesa

    Larga vida al Optimus Primavera Sound. Unica pega: perderte casi toda la tarde del sábado en la cola de las entradas del domingo. No sería mejor una cola a partir de las 12h?

  • erjosel

    merucovic 13, no estoy de acuerdo contigo, pienso que los conciertos largos y el mayor protagonismo debe ser para los mejores grupos. Otra cuestión es si piensas que los comentados no estan etre ellos.

  • Iñaki

    Other Lives y Wilco, para mí los mejores sin duda. Eso y los manteles-mochila que te daban en la entrada.
    Próximo año más!!! Increíble Oporto por cierto!

  • memetfe

    Buena crónica, sí señor. estoy de acuerdo en casi todo.
    Para mí lo mejor King of Convenience, una maravilla. The Rapture fueron de menos a más y defendieron bien su buen disco. The xx, conciertazo. Lo de Suede no resultó sonrojante, tiraron de sus 3 primeros discos y lo hicieron con ganas y clase (al contrario que The Drums). Spiritualized, bajo la lluvia. Thee Oh Sees, garaje y actitud. Baxter Dury, nueva ola con encanto. I Break Horses, The War On Drugs,…
    Lo peor lo pesados que resultan Flaming Lips y Mercury Rev.
    Y lo de que todo es barato…Será, pero yo me gastaba un pastón cada día.

  • SuperPiruleta

    Comparto mucho mucho varias de las cosas, la organizacion, el recinto, los escenarios, los precios, portugal… lo poco bailongos de los asistentes salvo los reductos españoles que seguian la fiesta en el bus y en los locales de la ciudad que seguian abiertos!!!….

    Sorpresas Kings of conveniencie sin ninguna duda, en mayuscualas y letrero de luces CONCIERTAZO!!!!…

    difiero unicamente en una cosa… THE RAPTURE… no se desde que zona presenciariais el concierto, pero personalmente no me esperaba tan buen sonido en directo…y al menos en las zonas delanteras nos pegamos una horita (que hasta muy muy corta se nos hizo) saltando y bailando como si estuvieramos en el salon de nuestra casa sin que nos viera ni la santa madre que nos parió, pero claro esta que es mi apreciación personal…

    Solo tacho de mal, la cancelación de DCFC aunque entiendo que el tiempo era impracticable… y los cierres cortos y tempraneros de jueves y viernes con The Rapture y M83 respectivamente…

    Un grupo abundante de gallegos volvimos mas que enamorados, de la ciudad, y el festival, y muy congratulados de saber que habra una segunda edicion…

Send this to a friend