Encontrando a Nick Drake

Por | 21 ago 12, 11:02

La prensa musical tiene un par de cosas de las que avergonzarse y haber ninguneado no el primero sino los tres discos de Nick Drake en su momento es la más gorda de todas. Que el artista vendiera en su momento lo mismo de forma internacional que La Buena Vida es un shock para los que siempre hemos sentido su nombre como una influencia de lo más palpable en los discos de gente como Belle & Sebastian, pero ahí está: registrado en los archivos del NME o el Melody Maker (o mejor dicho, sin registrar, porque en algunos casos ni fueron reseñados) y recopilado en este libro que el escritor danés Gorm Henrik Rasmussen escribió en los 80 y ahora se ha traducido a nuestro idioma completado con nuevas notas post-’Family Tree’, todas sus letras oficiales en inglés y castellano y un prólogo de Nacho Vegas.

Tras conocer la música de Drake a través de un amigo a finales de los 70, Henrik se obsesionó con él y, apoyado por su condición de poeta, consiguió un encuentro con sus padres en Inglaterra, que le atendieron amablemente. Tanto, que incluso le facilitaron una cinta con grabaciones inéditas. Aún en aquellos tiempos de la no-wave era inusual que el artista fuera reivindicado y no era tan raro que tanto los padres o después el propio Gorm Henrik quedaran con los cuatro fans que había de Nick Drake para compartir cintas con maquetas o impresiones: ni siquiera la trágica muerte del artista había logrado atraer la atención de crítica y/o público.

Rasmussen recorre en ‘Pink Moon’ -facilongo nombre para un libro escrito por un poeta, aunque perfecto para la cubierta de la Editorial Contra- algunos de los paisajes en los que Nick Drake creció y estudió, así como sus viajes por Francia y África, relacionándolos en todo momento con sus canciones. Para haber llegado tan cerca en los caminos de la documentación como a su propia familia, ‘Pink Moon’ no es una obra biográfica tan exhaustiva como habría cabido esperar. Cabe destacar que incluso Nacho Vegas ofrezca en el prólogo detalles a los que el autor del libro, ni reescribiéndolo para su primera traducción al inglés en 2009, ha llegado. De alguna manera, hoy que el cantautor cuenta con un millón de oyentes sólo en la plataforma Last.FM, ‘Pink Moon’ se hace demasiado corto. Sin embargo, hay que recordar que parte de un momento en el que el artista no era nadie y hay que disfrutarlo como tal, pues además ofrece un grado de detalle suficiente como para convertirse en imprescindible para todo aquel que se haya derrumbado alguna vez escuchando maravillas como ‘Way To Blue’ o mi absoluta favorita ‘Day Is Done’.

La convivencia con la generación hippie, la influencia de Baudelaire, el blues, el country, el primer disco de Leonard Cohen recién salido al mercado, ‘Astral Weeks’ de Van Morrison, la filosofía zen en conjunción con su poeta favorito William Blake, los círculos budistas en la universidad, la cercanía de The Incredible String Band, Donovan y la extraña amistad con Françoise Hardy son algunos de los caminos curiosos con que se tropieza el cantautor alto y algo desgarbado que viste con ropa demasiado pequeña para su tamaño, deja de tocar en directo porque lo odia y se avergüenza -dicen- de lo que guapo que es.

‘Pink Moon’ no se dedica a ahondar en la vida personal de Nick Drake hasta el punto de ofrecer una correlación que explique hasta la última coma de sus letras o el porqué de las diversas afinaciones de su guitarra para cada canción, pero sí plantea de mano de sus propios padres cuestiones interesantes como si el artista habría soportado la fama o el reconocimiento a tenor de sus problemas con los conciertos; es capaz de llegar a un amigo del artista, a la postre médico, que se atreve a catalogar el tipo de depresión que le llevó a la muerte; y sobre todo ofrece una traducción al castellano de esas canciones que rebosan vida y optimismo a pesar de las evidentes adversidades hasta el final de su carrera. La traducción libre y por tanto fácilmente criticable de los temas es justificada por sus autores por la obsesión de Nick con la rima por encima del significado y, en cualquier caso, es una buena manera de analizar, descubrir o redescubrir las tres joyas que nos dejó Nick Drake, desde el ornamentado y conceptual ‘Brayter Layter’ al deliberadamente desnudo ‘Pink Moon’. En medio de toda la tristeza que nos deja su fracaso en su momento, es un consuelo saber que al menos Island Records tenía el detalle de mandarle un cheque aunque no hubiera ganancias, porque nunca dejó de creer en él. Qué tiempos en que la industria era la salvación en lugar del diablo. 8.

Etiquetas: ,

6 Comentarios

  1. pertu 21 agosto, 2012 | Enlace

    Todo el folk singer-songwriter actual bebe de su influencia. Uno de los más grandes.

  2. Nacho S 21 agosto, 2012 | Enlace

    Yo tampoco he entendido cómo a un genio de la talla de Nick Drake no lo hayan convertido en símbolo. Es increíble. Porque su personalidad encaja perfectamente en todo lo que rodea a los mitos: era guapo, componía muy bien, tenía una personalidad atormentada… vamos, que no entiendo cómo no su imagen no está en camisetas, bolsos y muros de todo el mundo. Eso sí, el que no lo conozca no sabe lo que se pierde. Casi mejor que las masas lo ignoren. No quiero imaginarme a un perro flauta con una camiseta de Nick.

  3. alex 21 agosto, 2012 | Enlace

    @Nacho S. Casi completamente de acuerdo contigo. Que un genio así sea ignorado demuestra que muchos de los que van de enterados de música (y más con el revival del Folk estos últimos años) en realidad son unos modernos que sólo saben meterse en 4 blogs y hacerse un guión de lo que creen que es “cool”. Por otra parte, sigo pensando que debería estar a la altura de mitos como Van Morrison, Neil Young, etc. aunque sólo fuera por hacerle justicia.

    Muy recomendable la compra de estos libros para quien realmente haya disfrutado oyendo los discos.

  4. perogrullo 21 agosto, 2012 | Enlace

    Este tío fue el mejor de su generación. No exagero cuando digo que en el Podio del Cantautor Universal está más arriba que Dylan, Cohen o incluso Cash.
    Pink Moon es el disco perfecto de domingo por la mañana si llueve. Y si no llueve Bryter Later.

  5. Gurb 22 agosto, 2012 | Enlace

    Lo que me fascina de sus canciones es cómo a veces sus letras parecían tan esperanzadoras, cuando él mismo estaba sumido en la más honda de las depresiones.
    Qué caso tan triste. Era perfecto.

  6. River Man 22 agosto, 2012 | Enlace

    ya quisiera el Dylan ese, ya quisiera

Síguenos en Facebook

Discos recomendados »

Cloud Nothings / Here And Nowhere Else

La furia no ha podido con las grandes canciones en el cuarto disco de Cloud Nothings.

FKA twigs / LP1

El debut de Thalia Barnett es un trabajo que estimula todos los sentidos y, además, llega al alma.

Sagrado Corazón de Jesús / Opera Omnia

La recopilación de las maquetas de Jesús Fernández le revela como la mejor reencarnación imaginable de Carlos Berlanga.

Destacamos

nicki-anaconda

‘Anaconda’ de Nicki Minaj: una canción absurda e increíble

¿Un clásico? ¿Un bochorno? Ambas son verdaderas.

peret

Muere Peret

Adiós al rey de la rumba catalana.

beyonce-partition-

El pop femenino triunfa en los VMA 2014

Gran actuación de Beyoncé. Miley, vídeo del año.

guardianes

‘Guardianes de la galaxia’: Han Solo salta al hiperespacio de la Marvel

Como si Steven Spielberg y George Lucas hubieran realizado en los 80 una película basada en una historieta de la Marvel.

TVE presume de emitir el primer dueto entre Isabel Pantoja y su hijo Kiko Rivera

A todo playback.

begin again header

‘Begin Again’: tócala otra vez, Keira

Kinghtley protagoniza el nuevo melodrama musical del director de ‘Once’.

christina aguilera V Mag

Christina Aguilera, muy embarazada, copa portadas con su desnudo

Christina Aguilera se hace un Demi Moore.

I_Used_to_Be_Darker

5 películas inéditas para este verano

Filmes recientes que no han encontrado distribución en salas y que merecen mucho la pena.