El principio del ‘Fin’

Por | 15 oct 12, 13:55

La novela ‘Fin’ ha sido uno de los fenómenos editoriales más singulares de los últimos años en España. Primero porque estamos hablando de un autor novel (David Monteagudo), de vocación tardía (la descubrió a los 40 años) y de pasado proletario (trabajó en una fábrica de cartones desde los 13). Segundo porque es una novela de género, de vocación comercial, editada por una editorial, Acantilado, que destaca por publicar todo lo contrario. Tercero porque suscitó una favorable unanimidad crítica (que si una relectura apocalíptica de ‘El Jarama’, que si un Cormac McCarthy a la española), que luego fue rebatida con saña por cientos de comentarios en internet (que si un nuevo hype como Zafón, que si peor que Dan Brown). Y cuarto porque, con una rapidez insólita para una novela española, ya está preparada la adaptación cinematográfica (se estrena el 23 de noviembre, con Amenábar como productor y el debutante Andrés Velencoso en el papel de Hugo).

¿Revelación o timo? Pues, ni una cosa ni la otra. Estoy de acuerdo con los detractores en que muchas de las comparaciones y halagos son bastante exagerados. Que algunos diálogos, en su forma y contenido, suenan más falsos que las discusiones de un judge show. Y que ciertos recursos, como el abuso de los puntos suspensivos, pueden poner de los nervios a más de uno. Pero también es cierto que la habilidad del autor para salir airoso en la trascripción de las conversaciones entre muchos personajes, a veces seis o siete a la vez, es digna de elogio. En un tono de drama costumbrista y generacional, los diálogos entre este grupo de amigos que se reencuentran 25 años después fluyen con admirable facilidad, caracterizando de forma muy precisa a los personajes y ayudando a tejer una trama que, poco a poco, derivará hacia la ciencia ficción apocalíptica y metafísica.

Más que a la referencia obvia (y coyuntural) de ‘La carretera’, el debut de Monteagudo recuerda a un cruce entre la fórmula ‘Diez negritos’ de Agatha Christie, las novelas de Stephen King (sobre todo ‘El cazador de sueños’) o Ray Bradbury, y las historias de la serie ‘The Twilight Zone’. Eso sí, con un toque “posmoderno” que intenta evitar las soluciones “prosaicas” de sus modelos. Una peripecia emocional y una búsqueda de sentido en un paisaje ¿mental? al que Monteagudo responde con una palabra: FIN. 7.

  • http://twitter.com/Risingson Risingson

    A mí me gustó mucho, coincidiendo en que la resolución es algo perezosa. Los cuarentones me parecen creíbles – ese tipo de conversaciones los he oído muchas, muchísimas veces -, el escenario también, y la capacidad descriptiva de Monteagudo a veces consigue escenas tan estupendas como la de las cabras.

  • http://twitter.com/Risingson Risingson

    Por supuesto, la crítica mejor hecha a la novela pertenece a Santiago L. Moreno en Literatura Prospectiva.

    http://www.literaturaprospectiva.com/?p=4643

  • Fernandogalindo

    Lo devore hace un par de veranos en menos de tres dias, engancha, ya te digo que engancha.
    Y solo cabe ponerle un pero, que sera el pero que le ponga todo aquel que termine de leersela. El trailer de la peli tiene buena pinta, yo picare fijo.

  • Carlota

    Referencias que ha captado mi retina: Perdidos, Señales, War Of The Worlds (la de Spielberg), Quién puede matar a un niño…

  • Caótico

    A mi me decepcionó muchísimo. Visto el trailer, será el atípico caso de que la peli me guste más que el libro.

  • llamamebritney

    ¿7? Si es un drama estrutural, argumental y técnico. Todo mi respeto al autor y a vosotros, pero, por favor, esta web sin libros es siempre mejor. Os amo.

  • Jasper

    Pues ya ves. Desde luego que con Andrés Velencoso la peli tiene que ser la hostia. El libro… ni idea, pero guiándome por la intuición no me llama la atención

  • http://twitter.com/Risingson Risingson

    llamamebritney, haz el favor de explicar esa pedantería que has puesto.

  • llamamebritney

    La novela está mal estructurada, el argumento avanza a golpes, los personajes son absolutamente arquetípicos, la especie de crítica social que intenta hacerse en las conversaciones (que también se desarrollan a tumbos, de forma muy torpe) es pobre, complaciente. No obstante, y debido a que usted considera pedantería lo mío y no la reseña que adjunta arriba, no voy a extenderme más porque no nos va a llegar a ningún punto de encuentro. Disfruten todos mucho y que la adaptación sea divertida.

  • lectora

    pues, la verdad es que a mi se me hizo pesadísima, y los diálogos son del tipo: “y ella exclamó..”

  • Unoquelee

    el final es un zurullo…

Discos recomendados »

Bon Iver / 22, A Million

Como ocurrió con ‘Bon Iver’, ’22, A Million’ presenta un nuevo estándar musical que será referencia futura para muchos.

Raime / Tooth

El segundo álbum del dúo británico presenta una música austera, oscura y tensa que va más allá de su propia naturaleza electrónica.

Espanto / Fruta y verdura

Espanto huyen de la civilización para retratar la tragicomedia de la vida en la selva. De nuevo, aciertan a lo grande.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR