The Ruby Suns / Christopher

Por | 02 feb 13, 12:14

Hubo un tiempo en que pareció que The Ruby Suns, gracias al estupendo ‘Sea Lion’, iban a convertirse en abanderados del pop de tintes africanistas que tan de moda se puso hace unos años. Ryan McPhun, líder de la banda neozelandesa, decidió no obstante tirar por otros caminos en el siguiente disco y lo mismo ha ocurrido esta vez. ‘Christopher’, co-producido por Chris Coady (Beach House, Grizzly Bear, Yeah Yeah Yeahs), es esencialmente un álbum de pop de sintetizadores, por momentos muy Hi-NRG y con claras intenciones comerciales, pero que fracasa de lleno debido a la escasez de buenas canciones.

‘Christopher’, término que en Auckland, ciudad natal de McPhun, viene a significar “adolescente” en el peor de los sentidos, encuentra su origen en Escandinavia, de la que emana cierto espíritu en las melodías de sus pistas. Esto es porque McPhun se trasladó a Noruega en el invierno de 2010 y encontró una fuente de inspiración en sus bellos y congelados paisajes. Junto con las letras de Ryan, que versan sobre amores perdidos, autoconfianza, situaciones complicadas o incómodas como adolescente y demás, ‘Christopher’ podría pasar por un disco de Jens Lekman si a este le diera por incluir programaciones de sintetizador en todas sus canciones, pero lamentablemente, despojadas de todo su artificio, estas composiciones difícilmente se aguantarían por sí mismas.

Hacer tal cosa, sin embargo, sería destripar a estas canciones de sus mejores ganchos, y es que tanto la luminosidad tipo “space-disco” de los sintes en ‘Rush’ como los pseudo-violines de ‘In Real Life’, los graciosos sonidos de ‘Jump In’ o la euforia Hi-NRG de ‘Desert Of Pop’, en la que el neozelandés describe su encuentro con Robyn, su amor platónico, en un festival, al mismo tiempo que parece criticar la situación del pop actual (“una flor entre las malas hierbas es lo que tú eres / un vaso de agua fría en un desierto pop”) exponen a un McPhun ilimitadamente creativo a las maquinitas y, por lo tanto, suponen puntos de interés para darle a este disco otra oportunidad.

¿Pero de qué sirve darle al “play” a un disco más de una vez si tras una producción imaginativa y con substancia no hay nada más? Ese es básicamente el problema de ‘Christopher’, que en su cristalina intención de llegar al gran público no trae consigo mejores canciones. ‘Kingfisher Call Me’ es la gran excepción aquí, con un estribillo que no me cuesta trabajo imaginar siendo un éxito en los ochenta, y ni ‘Desert of Pop’ ni ‘Starlight’ ni la final, la vitaminada y llenaestadios ‘Heart Attack’, son para nada malas canciones. El resto, no obstante, resultan poco memorables o, directamente, aburren. ‘Boy’ o incluso el escapista primer sencillo ‘In Real Life’ son un par ejemplos de que a McPhun no le ha sentado demasiado bien Noruega.

Calificación: 5/10
Lo mejor: ‘Desert of Pop’, ‘Kingfisher Call Me’, ‘Starlight’
Te gustará si te gusta: Jens Lekman hasta arriba de Hi-NRG
Escúchalo: Deezer

Etiquetas:
  • http://elveranoeterno.blogspot.com Víctor

    Yo creo que han ido poco a poco a menos, lo cual para mi es una putada porque prometían mogollón.

Discos recomendados »

Adam Green / Aladdin

La colección de canciones que acompaña la última locura cinematográfica del autor de ‘Friends of Mine’ es mucho más de lo que aparenta.

Michael Kiwanuka / Love & Hate

Cuatro años después de su álbum debut, Michael Kiwanuka ha encontrado en ‘Love & Hate’ el clásico para la posteridad que llevaba dentro.

shura-nothingsreal

Shura / Nothing’s Real

La autora de ‘White Light’ supera expectativas en un gran disco de pop hecho desde la nostalgia de la juventud y a partir de la calidez de los sintetizadores analógicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR