Darwin Deez / Songs For Imaginary People

Por | 15 feb 13, 0:01

El título del nuevo disco de Darwin Deez parece sugerir que nadie presta demasiada atención a lo que el neoyorquino tiene que decir. Atendiendo a las pocas reseñas que hay de su nuevo disco por Internet (aunque, también hay que decirlo, NME le ha plantado un 8), por no hablar de que Pitchfork directamente pasó de él cuando publicó su debut y pinta a que va a hacer lo mismo esta vez, no parece que ande muy desencaminado. Deez es no obstante un guitarrista creativo y un letrista audaz y divertido que suele soltar más de una perla memorable en sus canciones. ‘Songs for Imaginary People’ es su segundo álbum para el sello Lucky Numbers.

Como casi todo segundo disco, ‘Songs for Imaginary People’ presenta una evolución para bien en el sonido de Darwin Deez. Donde antes asomaba el lo-fi y el conjunto no era todo lo convincente que podría haber sido, ahora hay nitidez y un todo mucho más sólido. Pero como casi todo segundo disco, también, la propuesta es continuista y viene bien servida de sintetizadores retro, ritmos afilados y cuidadosamente elaborados, pegajosos riffs de guitarra (la clave de todo disco de Darwin Deez), melodías muy Strokes y letras a medio camino entre lo inteligente y lo “borderline”. Deez, de hecho, parece no dedicarle el mismo trabajo a sus melodías que a sus letras, lo que resulta en canciones que, un poco al estilo de la última Björk, suenan inequívocamente improvisadas, aunque, por alguna razón, funcionen.

El arsenal de hits instantáneos del álbum sigue siendo el mínimo, limitándose Deez a un par o tres de grandes canciones que, igual que pasó con ‘Radar Detector’, no deberían encontrar problema para asegurarse un hueco en la lista de éxitos británica. Destaca en especial la asombrosa ‘Moonlit’, una canción sobre una relación inestable que presenta de nuevo un inolvidable riff. Deez se supera también en ‘You Can’t Be My Girl’, en la que se queja de los malos hábitos de su pareja, a quien, al fin y al cabo, necesita, y cuyo estribillo es, de tan sencillo, efectivo. ‘(800) HUMAN’ abre el álbum obligando al oyente a no abandonar la escucha ya desde los primeros segundos con la asertividad de ese “¿estás cansado de no existir?”, y tanto la suciedad cercana al shoegaze del sencillo ‘Free (The Editorial Me)’ como el carácter R&B de la estupenda ‘Redshift’ se encuentran entre los instantes más destacables del álbum.

El resto de canciones no apuntan tan alto como las mencionadas pero no están mal. ‘All In The Wrist’ presenta un buen desarrollo, ‘Good To Lose’ es pegadiza, y la romántica ‘Chelsea’s Hotel’, en la que Deez nos cuenta que quiere construir “un hotel en el corazón” de su amada Chelsea (con la que se pelea de vez en cuando, ahí está ‘Moonlit’) cierra el disco de manera digna, dejando un buen sabor de boca. En medio, más riffs memorables de la mano de ‘No Love’ y más sintes alienígenas en ‘Alice’, en la que suelta la gran frase “you have monopolized cute”. Todo el disco es una mezcla de sonidos extraños, melodías directas, un uso estupendo de las guitarras y letras que son dignas de citar en alguna ocasión.

En definitiva, ‘Songs for Imaginary People’ es un disco de pop del modo que lo entiende su peculiar autor, divertido pero con una producción cuidada y detalles que vale la pena descubrir. Deez es además un buen contador de historias o incluso un buen poeta. Parece contradecirse en ‘Free (The Editorial Me)’, alabando las ventajas de la libertad con la memorable frase “sonrío a lo que vea que está pasando / porque yo decido lo que significa para mí” cuando en la primera pista del álbum califica la libertad de “condena”, pero en general siempre logra entretener y ser adorable al mismo tiempo. Quizás no lo vaya a escuchar todo el mundo, solo la “gente imaginaria” que reza su título, pero este es un disco muy recomendable para quienes busquen pop fuera de convenciones.

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘(800) HUMAN’, ‘You Can’t Be My Girl’, ‘Moonlit’
Te gustará si te gusta: Sondre Lerche, The Strokes
Escúchalo: Deezer

Etiquetas:

3 Comentarios

  1. yukie 15 febrero, 2013 | Enlace

    Lo escuché hace unos días y me gustó bastante.

  2. yo ya no 15 febrero, 2013 | Enlace

    voy a escuchar lo nuevo de Deez en Deezer.

  3. Dardo 15 febrero, 2013 | Enlace

    Pitchfork le ha plantado un 5.

Discos recomendados »

Kelis / Food

La compañía de Dave Sitek en busca de los clásicos, el mejor rumbo que podía haber tomado Kelis.

EMA / The Future’s Void

Deslumbrante correspondencia entre lo que nos cuenta EMA en su segundo disco y con qué sonidos nos lo cuenta.

Eagulls / Eagulls

Una masa de post-punk abrasivo y ganchos irresistibles en el gran debut de la banda de Leeds, de gira estos días.

Síguenos en Facebook

Destacamos

bichos--

Clásicos Que Nunca Lo Fueron: ‘In Bitter Pink’ de Los Bichos

Se cumple un año de la muerte de Josetxo Ezponda.

vetustamorla-entre

Vetusta Morla: “La radiofórmula ha perdido el contacto con la realidad”

Hablamos con Pucho, Juanma y Guillermo en la semana de edición de ‘La deriva’.

nachovegas-

Nacho Vegas: “No soy un abstencionista convencido”

Hoy se publica ‘Resituación’. Hablamos con Nacho Vegas sobre su disco más político.

PHOENIX

Lollapalooza Chile 2014

Lorde, gran triunfadora. Julian Casablancas, la mayor decepción. Crónicas de Arcade Fire, New Order, Phoenix, Vampire Weekend, Café Tacvba…

BobbieGentry-full

Clásicos Que Nunca Lo Fueron: ‘Touch ‘Em With Love’ de Bobbie Gentry

Este disco de country con un inusitado carácter funk no es la obra menor de una de las mejores voces de todos los tiempos.

MELENDI

El norte es más de Melendi, el sur menos de Of Monsters and Men

¿Qué ciudades son menos fans de Daft Punk? ¿Se escucha más a Avicii en el norte o en el sur? ¿Dónde se oye más ‘Blurred Lines’? ¿Qué comunidad autónoma pasa de Will.i.am?

losrolling

Las entradas de Rolling Stones no se han agotado en 5 minutos

Imposible hacerse con una entrada para su único concierto en España.

how-i-met-your-mother-season-6-poster

‘Cómo conocí a vuestra madre’: ¿nueve años perdiendo el tiempo?

Tras nueve temporadas, Ted Mosby y sus acólitos dicen adiós (por fin) a la pequeña pantalla.