‘Black Mirror’ y la obsesión con los osos

Por | 26 Feb 13, 23:20

Quizá casi sin darse cuenta, la serie creada e ideada por Charlie Brooker, que seguimos con auténtica devoción, ha finalizado su segunda temporada redundando en un mismo (y sorprendente) tema: los osos. Así de primeras puede parecer un chascarrillo, pero la realidad es que su segundo episodio, ‘White Bear’ y el tercero, ‘The Waldo Moment’, tienen precisamente a este animal en común, aunque en dos escenarios concretos muy diferenciados: en el primer caso estamos frente al símbolo nacional de un horrible asesinato, y en el segundo, ante la prueba fehaciente del descrédito que sufre la clase política frente a la mayor parte de la población. Comentamos aquí los dos últimos episodios. Sobre el primero ya publicamos este artículo.

‘White Bear’. Como ya sucediese en el segundo capítulo de la primera temporada, Brooker vuelve a demostrar su tirria hacia los reality shows, aunque esta vez añade una (enfermiza) vuelta de tuerca a la ecuación, que te hace dudar sobre su salud mental. El concepto es elevado a un nivel que puede resultar difícil de imaginar, pero que no es del todo improbable. ¿Es que nadie se ha dado cuenta de cuán mediáticos se han vuelto algunos casos recientes de torturas? Así, el guión se sirve de la experiencia de programas como ‘Gran Hermano’ para, claramente influenciado por ‘El show de Truman’, poner al espectador en un dilema moral entre víctima y verdugo tan intenso que no recordamos nada parecido desde ‘Dogville’. De hecho, el televidente no sabe si es mejor sentir pena por la condenada o por la sociedad que se recrea en el espectáculo de la condena en sí, puesto que tan despreciable es una cosa como otra. No falta una velada crítica a esos países donde incluso algo tan salvaje como una pena de muerte se convierte rápidamente en un caso increíblemente mediático. ¿A nadie se le asemeja el escenario a una silla eléctrica?

‘The Waldo Moment’. Es posible que no hubiera mejor momento para emitir este capítulo que -precisamente- la noche en la que se desvelaba el resultado de las recientes elecciones italianas, en las que el cómico Beppe Grillo se convertía en una de las fuerzas más votadas y pasaba a encarnar el más que evidente rechazo de la ciudadanía no solo a las medidas que los dirigentes han tomado con la excusa de sacar al país de la crisis, sino a la clase política en general. Está claro que no se puede comparar esta situación con la que se cuenta en el capítulo final de la tercera temporada de ‘Black Mirror’, porque de hecho el Movimiento Cinco Estrellas, que así se llama el partido que auspicia a Grillo, sí cuenta con un programa y un ideario, pero sí sirve como reflejo de que cada vez es más probable que un agente externo a la política tradicional pueda entrar en la campaña electoral y llevarse un buen puñado de votos, algo que puede ser muy positivo o muy negativo.

Charlie Brooker, obviamente, ha decidido tirar hacia el lado pesimista, también con la intención de evitar la aquiescencia del espectador lanzándole un dardo envenenado: no parece lejano el momento en el que los partidos políticos se conviertan en una caricatura de sí mismos, pero eso no ha de ser el beneplácito para que el electorado se desentienda tanto de la vida política como para terminar votando a un dibujo animado… o lo que es lo mismo, a cualquier partido sin pensar en las consecuencias o sin recopilar ni la más mínima información. Este episodio carga las tintas también contra todos aquellos que prefieren no implicarse, que obvian el hecho de leer un programa y exigir su cumplimiento a las autoridades y que, en el fondo, son tan o más responsables que los políticos de que a día de hoy no haya ningún tipo de esperanza en los gobiernos de todo el mundo. Porque, precisamente, es esa situación la que puede acabar, trágicamente, en una populista y demagógica elección de una dictadura global que… ¡glups! recuerda poderosamente a campañas presidenciales que hemos visto hace bien poco.

Calificación: 9/10
Destacamos: no faltarán quienes repitan que es demagógica, tramposa, maniquea, excluyente, inverosímil… pero lo cierto es que a mí me gustaría poder ver un capítulo de estos cada semana.
Te gustará si te gusta: ‘Battle Royale’, ‘Dogville’, ‘El Show de Truman’, Gran Hermano’, ‘Happiness’.
Predictor: no vemos el momento de la tercera.

  • La verdad es que es de lo mejor que he visto … las dos temporadas son brillantes!

  • fejuli

    Teneis que ver Utopia, es mejor que esta.

  • Madre mía, El Show de Truman decís…

    Que de Punishment Park ni idea, ¿verdad?

  • edupremia

    si Waldo fuese español sería un oso corrupto.

    Muy grande Charlie Brooker.

  • Orenji

    Pues a mí sólo me ha parecido magistral el 2×03, porque el del oso me pareció bastante mierder, y el primero, para suponer un comeback, tampoco me mató demasiado.

  • Orenji

    2×02, quicir…

  • por dios…

    “Te gustara si te gusta: Gran hermano” WTF?!

  • matmo

    Yo soy de los que compro “Black mirror”, no porque me parezca estimulante, sugestiva y, en definitiva, cojonuda, sino porque no se me ocurre una serie de TV más necesaria en estos tiempos estúpidos que vivimos. “Be right back”, con es melancolía inasible que impregna todos sus fotogramas, me parece el capítulo más brillante de la 2ª temporada, el más sutil, de mayor alcance emocional y mejor desarrollado. A “White bear” se le puede reprochar su sensacionalismo y artificiosidad, pero no su bestial pegada y voluntad subversiva, mientras que “The Waldo moment” contiene una idea muy interesante lastrada por un desarrollo algo torpe. En cualquier caso, el mérito de la serie de Charlie Brooker está en su audaz apuesta conceptual, en funcionar como un espejo que nos muestra lo cerca del abismo que estamos. Mis impresiones más extensas sobre esta 2ª temporada de “Black mirror”, aquí: http://elcadillacnegro.com/2013/03/07/black-mirror-al-filo-del-abismo/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR