Pauline en la playa / El mundo se va a acabar

Por | 12 Mar 13, 16:16

La madurez puede que no fuera el objetivo soñado durante los inicios de Siesta, aquellos días en que, hace 20 años, publicaban los primeros singles de La Buena Vida, los trabajos instrumentales de Ibon Errazkin o el primer álbum de los suecos Club 8. Sin embargo, sí parece representar su presente si pensamos en proyectos como Francisco Nixon, La Ruleta China, Kikí d’akí o Pauline en la Playa, en cierta contraposición con el de Elefant, que sigue apostando por proyectos naíf, coloridos, popis y abiertamente adolescentes, como Band à Part, Ultranol o Papá Topo.

El caso de las hermanas Álvarez es el de la reposada calma que dan los años de la experiencia. Sus canciones siguen siendo la consecuencia de un pasado popero y a menudo divertido, de vez en cuando tocado por las turbulencias de un desamor. De hecho casa un disco como ‘El mundo se va a acabar’ y a pesar de su nombre con ese otro infantil lanzado al mercado de manera paralela por una de sus componentes. Pero lo que prima es otra cosa. El dúo alcanzó definitivamente su sonido en el sublime y deliciosamente contenido ‘Física del equipaje‘, para mí la cumbre de su carrera, y este nuevo álbum es una nueva celebración del mismo. De nuevo canciones intimistas e introspectivas, cantadas en voz baja, como pequeñas confesiones al oído, encuentran en unos arreglos orquestales ricos pero muy sutiles su perfecta vía de expresión.

No hay mensaje tan catastrofista en el corte titular, que abre el álbum. Si “el mundo se va a acabar”, se aclara que no va a ser hoy. A pesar de la inquietud que provoca el paso de los años (‘El tiempo’) o de algún relato triste, como la preciosa ‘Relevé’, arreglada con unas cuerdas magníficas, en la que un vendaval arrastra a tu ser querido, muchas de las pistas esconden una celebración del amor (por la pareja encontrada o por un hijo), como es el caso de ‘Todo para ti’, la políglota ‘Aishiteru’, ‘Haiku para ir a Marte’ o ‘Los monstruos del mar’. Y lo mejor es que esa paz transmitida por las nuevas composiciones de Pauline en la Playa no sirve sólo para consolidar su saber hacer, sino para que una canción como ‘Todas las flores’, nada casualmente situada en el centro del disco, actúe como perfecto contrapunto gracias a su suave distorsión de guitarras eléctricas, revelándose como una de sus mejores canciones.

Nacho Vegas a los coros de ‘Universo’, Nacho Umbert en ‘Desalojen’ y ambos juntos en el tema titular, junto a un elenco de músicos como el grupo de jóvenes pandereteras Herbamora en ‘Elástica’, el saxofonista y clarinetista Andres Biribay, el acordeonista David Varela, la chelista María García, la violinista Ana Fernández y la batuta de Xel Pereda, entre otros, miman estas nuevas once producciones hasta el detalle. Puede que ya no sorprenda tanto después de tantos discos seguidos haciendo las cosas bien, o puede que les haya faltado esta vez un single más llamativo “para conquistar a las nuevas generaciones”, si es que tal tontería ha sido alguna vez una inquietud en Siesta, que lo dudo, pero no mucha más pega se puede poner a esta carrera sin mácula, que por suerte sigue creciendo.

Calificación: 7,6/10
Lo mejor: ‘Todas las flores’, ‘Relevé’, ‘El mundo se va a acabar’
Te gustará si te gustan: el anterior de Pauline, Nosoträsh
Escúchalo: Deezer.

  • cidido

    Oye, pero qué cosa tan bonita!!

  • Alex A

    cidido +1

  • El disco muuuy chulo pero es que no puedo con la palabra “delicioso” para definir música, no puedo, no puedo, no puedo.

    qué quiere decir?? con gusto, con mesura, con clase? o nada en absoluto?

  • Y cuánto bien les ha hecho salir de Subterfuge.

  • anónimo valenciano

    Keoki: delicioso significa que te produce un placer similar a tu plato favorito o a un nuevo sabor, si eres de los que disfruta con la comida. Yo disfruto con ambas cosas y es una palabra que frecuentemente asocio a la música que me gusta.
    El asesino de “Frenesí” de Hitchcock lo asocia al placer de estrangular a sus víctimas.
    Dicho esto, y al hilo del inicio del artículo, hay cosas de esa época que envejecen mejor que otras en mi bodega. El de Club 8 me parece insoportable, por ejemplo. El de Daily Planet, en cambio, me gusta más ahora que entonces.

  • Ion

    Link de descarga ya!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR