‘Asalto al poder’: No sin mi hija… ni mi presidente

Por | 13 sep 13, 11:24

asalto_al_poderObama y John McClane atrapados en la “jungla de cristal” de la Casa Blanca luchando contra un grupo de ex empleados cabreados. Eso es más o menos ‘Asalto al poder’ (aburrida traducción del original ‘White House Down’). Una nueva mascletà servida por Roland Emmerich con una particularidad: esta vez la composición pirotécnica lleva algo más de letra, la del guionista James Vanderbilt (‘Zodiac’, ‘The Amazing Spider-Man’).

Después de la pomposa ‘Anonymous’, Emmerich se ha quitado el traje de época y se ha vuelto a poner el de fallera. Resultado: una de sus películas más divertidas, un tebeo disparatado que solo se tomará en serio algún sociólogo (la identidad de los villanos y sus motivaciones dan para jugosas interpretaciones) o alguien con muy poco sentido del humor. A pesar de la presencia de una repelente-niña-vicente y de que estas películas siempre tienen que durar más de dos (injustificables) horas, ‘Asalto al poder’ es un blockbuster veraniego de lo más entretenido y resultón; una comedia de acción que tiene dos virtudes principales: desmadrarse más de lo habitual en este tipo de propuestas y, gracias a un admirable sentido del humor, no caer en esa solemnidad que afecta a mucha superproducción hollywoodiense post 11-S (y post-Christopher Nolan).

Que una película como esta, que viene con el adjetivo previsible cosido entre plano y plano, rompa más de una vez las expectativas del público, es como para levantarse y aplaudir en el cine. Ejemplo: la mujer del malo “convenciendo” a su marido de que deje lo que está haciendo. Carcajada. Además, como en muchos de los filmes de Emmerich, el ataque dinamitero a los símbolos del poder yanqui también se puede degustar -de forma culpable o no- como fantasía antisistema (o antiamericana, o antiimperialista, o anarquista, o terroris…).

En suma, una ruidosa y atolondrada buddy-movie, con musculoso action-hero muy ochentas, de molesto discurso pro-familia-patria al fondo, pero más divertida y disfrutable de lo esperado. Mucho más, por ejemplo, que ‘Objetivo: la Casa Blanca (2013), con la que comparte premisa argumental. Esa sí que se tomaba así misma (demasiado) en serio… 6,9.

Etiquetas:
  • Warp

    ‘Objetivo: la Casa Blanca’ era mediocre y la encajono con ‘Lobezno: Inmortal’ en el peor casillero posible para una película de acción: son convencionales.

    Al menos en Lobezno el diseño de producción era de lujo asiático y las tomas están bien planificadas.

    En Objetivo… no hay nada útil, ni siquiera Gerald Butler.

    Yo a Emmerich es que ya no lo soporto más, así que de esta paso.

Síguenos en Facebook

Discos recomendados »

Jessy Lanza / Oh No

Aunque suene raro, Hyperdub publica uno de los discos de pop de la temporada. Con álbumes como este nadie necesita un segundo disco de Frank Ocean.

James Blake / The Colour In Anything

James Blake sortea las dificultades personales y profesionales del último año y finalmente publica un buen tercer disco, que a pesar de ser demasiado largo, incluye algunos de los mejores temas de su carrera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR