jenesaispop.com

Pablo und Destruktion protesta por el uso de su música en LaSexta

El pasado 2 de enero Pablo und Destruktion enviaba un comunicado indicando su disgusto por el uso de laSexta sin su consentimiento de ‘A veces la vida es hermosa’, para nosotros una de las mejores canciones de 2015, para promocionar su serie ‘Merlí’. Decía: “No me ha informado, pedido consentimiento y, ni mucho menos, pagado. Por esta razón empiezo una campaña que irá acompañada de denuncia y que trataré de resolver por la vía sindical”.

Después, pedía disculpas por haberse precipitado: “Bueno, parece que si A3media paga a la SGAE está todo bien legalmente. De esta manera el asunto ya clama al cielo. En tres años en los que he dado más de 200 conciertos no he recibido prácticamente nada de la SGAE”. En su Facebook añadía: “Doy casi 100 conciertos al año para poder pagar a la banda, técnicos, nuevos discos, local de ensayo y llegar al salario mínimo para mí. De los derechos que he generado en los últimos tres años y que se han sacado de mis honorarios, no me han ingresado ni el 30 %, el resto se ha perdido en una nube burocrática, por esa razón dudo de que me llegue algún dinero por este anuncio de La Sexta”.

Hoy, retoma el asunto con un nuevo comunicado: “Tras recibir una respuesta firme y por escrito de los servicios jurídicos de Atresmedia me veo obligado a retomar el conflicto con esta corporación por el uso indebido de mi música en la promoción de la serie “Merlí”, que se emitirá en La Sexta.

Atresmedia se ha limitado a retirar mi música del anuncio y se niegan a dar explicaciones públicas y a remunerarme por el uso de mi obra, amparándose en un supuesto pago a AGEDI, organización de productores fonográficos y no de autores. Ellos consideran que con ese pago ya están legitimados para usar mi trabajo y no es así, ya que esa asociación no me representa y no defiende ni gestiona los derechos de autor, que son los que se han vulnerado en este caso.

Por otra parte la SGAE no ha sabido darme una respuesta clara y no me encuentro amparado por parte de la entidad de gestión que debería proteger a los autores y de la que formo parte como socio. Además, se da la particularidad de que la canción usurpada no está registrada en
esta ni en ninguna otra entidad de gestión. Por ese motivo esta canción no podría ser utilizada dentro de los complejos acuerdos marco que tiene la SGAE con las televisiones y deberían haber pedido mi consentimiento explícito.

Debido a todo esto retomaré una campaña pública que cuenta con el apoyo del sindicato CNT, única organización que actualmente está defendiendo mis derechos laborales, y que persigue un acuerdo extrajudicial con la corporación. De no ser así se actuará por la vía judicial y se llevará este conflicto hasta las últimas consecuencias con una intención que va mucho más allá del acuerdo económico con la corporación, lo que persigue es socializar el problema y
dar visibilidad al tremendo caos y desprotección en el que nos encontramos los autores independientes en este país, donde muchas prácticas injustas y no sujetas a la legislación se mantienen por la costumbre y la desidia”.