¿Es estúpida la cultura del entretenimiento… o lo es Father John Misty?

Por | 26 Jul 16, 10:06

father john mistyFather John Misty ha tenido un fin de semana movidito. El pasado viernes, el autor de ‘I Love You, Honeybear’ actuaba en un festival de Filadelfia, sin embargo, en lugar de ofrecer un concierto normal, Josh Tillman improvisaba una canción de 10 minutos, tocaba una versión de Leonard Cohen y aprovechaba el resto de su tiempo para despotricar contra la industria del entretenimiento, a la que calificaba de “estúpida”, y contra su capacidad para distraer a la población frente a los problemas reales del mundo. Lo de que aprovechaba el resto de su tiempo es un decir, eso sí, pues Tillman abandonaba el escenario más de media hora antes de que le tocara por contrato.

La decisión de Tillman dividía a fans y a oyentes casuales, que se debatían entre su falta de profesionalidad y su alarde de honestidad artística. Tillman se defendía en Instagram al día siguiente atribuyendo su enfado al discurso que Donald Trump había ofrecido el día anterior durante la reunión del Comité Republicano Nacional en Cleveland. Además, explicaba su posición de nuevo arremetiendo contra la industria, concretamente por las “propiedades narcóticas del entretenimiento y su horripilante eficiencia para elevar a locos a las alturas de la influencia”, refiriéndose a Trump.

La actuación de Tillman abre innumerables cuestiones sobre el valor de la industria del entretenimiento en 2016 y sobre cómo podría afectar la probable llegada de Trump a la Casa Blanca a la cultura popular, pero también supone un varapalo importante para la popularidad del autor de ‘Fear Fun’, quien siempre se ha caracterizado por su humor ácido a costa de la cultura popular y la vida moderna (que se lo digan a Ryan Adams). Su discurso, sin embargo, más que una provocación transgresora, válida e inteligente no fue más para algunos que la diatriba pueril de un artista que se dejó manipular por sus sentimientos políticos, arrasando con la fidelidad de sus fans por el camino. Otros recuerdan que a Tillman no le ha parecido precisamente estúpido aparecer en el último disco de Beyoncé.

Una de las personas que ha criticado a Tillman más duramente ha sido su compañero de profesión, Timothy Showalter de Strand of Oaks. El músico ha criticado al autor de ‘True Affection’ por decir que el “entretenimiento es estúpido” subido al escenario de un festival de música y le ha sugerido que se de un paseo por la montaña y se aleje de internet. “Es curioso que esto no ocurriera en un festival más grande donde te pagaran más”, ha indicado. “En su lugar, ha ocurrido en un festival organizado por gente estupenda que se lo curra para mejorar su comunidad”. “Vete de gira a hacer discursos si tienes tanto que decir”, ha añadido, “pero no vengas a mi pueblo e insultes la inteligencia de mi gente”.

Tillman contestaba a Showalter poco después indicando que “el entretenimiento es contexto” y que la “historia está llena de formas de entretenimiento justificadas con la excusa del sesgo cultural y la pasividad”. Además, ha criticado a Showalter por usar el argumento de la “honradez del chico local”. “Da igual donde estuviera, lo que vi la noche anterior me jodió”, ha señalado. A continuación, despotricaba contra el propio festival, que publicaba un artículo poco después defendiendo la posición de Showalter, por tomarse sus acciones de manera personal en lugar de “promocionar el mensaje de los artistas”. Tillman ha querido dejar claro también que no ha sido pagado por su actuación.

A todo esto, Father John Misty ha publicado un tema nuevo en las plataformas de streaming, que no es otro que ‘Real Love Baby’, su posible nuevo clásico, del que conocíamos la maqueta el pasado mes de mayo. Con su versión final os dejamos.

Etiquetas:
  • Mireia Pería

    Adoro a Tillman, pero va a tener razón Showalter.

  • Nono Gámez

    ¿Por qué nadie asume su culpa en su trabajo? Creo que en lugar de obcecarse con excusas, es precisamente lo que le hubiera servido para lamentar su actitud. Podría haberse disculpado primero, y explicar porqué se sintió así, después, pero desde el arrepentimiento por su falta de profesionalidad y disculpándose con los fans y el público que estaban allí ante todo. Pero en lugar de eso, intenta convencer que no tiene la culpa, que deben de entender la situación porque él no cometió ningún error (claro, siempre son otros y no nosotros mismos).

    P.D. Lo que ocurre con los populismos, es que les damos publicidad creyendo que lo hacemos para destapar una flagrante absurdez, sin caer en la cuenta que pueden empatizar con muchas personas a las que alomejor sin estas coberturas en medios y redes sociales, no llegarían, o pasarían desapercibidas, y al final te ves asediado por tu propia pretensión convertido en un frustrado porque lo que ha calado es su discurso diseñado para gustar a las masas enfurecidas y no tu denuncia social de ese discurso. Y es que ellos se venden como lo nuevo y el aire fresco de la política que nadie se atreve a hacer y lo que traen precisamente es algo muy viejo: y es la perversión del sistema en función de sus intereses personales. Lo curioso es que todo el mundo ve el populismo en los otros países pero no en el suyo. Estan haciéndolo muy bien estas gentes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR