Tarci de Presumido: “Estamos llenos de hándicaps, pero a mí me gusta vender esa singularidad”

Por | 28 Jun 17, 13:07

presumido-entrevistaAunque empezó siendo en 2013 un proyecto en solitario de Tarci Ávila, años después el gallego llamó a su amigo Nacho Dafonte para que le echara un cable en esta aventura electrónica que lleva por título Presumido. Ambos vienen del rock, así que en estos últimos años los dos han ido perfeccionando y mejorando una propuesta que, atendiendo a su álbum de debut, ‘Vendetta’, promete muchas alegrías de cara al futuro. Su synth pop oscuro con guirnaldas dream pop es una de las revelaciones de la presente temporada y una de las mayores apuestas del sello barcelonés Music Bus, por lo que no se nos ocurre mejor momento que este para sentarnos con ellos y que nos cuenten cómo han llegado hasta aquí. Presumido actúan mañana jueves 29 de junio en el World Pride de Madrid (les toca en la Puerta del Sol a las 20.20) y además estrenamos su nuevo vídeo, ‘Caigo y me levanto’, una historia en blanco y negro de muerte y violencia, grabada y editada por Jairo Moreno.

La historia de Presumido en realidad empieza en 2013 cuando tú, Tarci, editaste en solitario un EP llamado ‘Ahora Mejor’. ¿En qué momento te diste cuenta de que necesitabas el refuerzo de otra persona?
Tarci: “Ese EP fue una excusa para hacer una pequeña gira y presentar el proyecto. Al acabar esa mini gira de 15-20 conciertos me di cuenta de que la gente venía a ver a un tío rodeado de un circo romano de cacharros. Es decir, venían a ver a un freak. Entonces me enfadé un poco conmigo mismo porque quería que la base del proyecto se sustentara en las buenas canciones y no en esa imagen de freak que algunos tenían de mí. Por ese motivo lo dejé en stand by una temporada y, cuando me hice amigo de Nacho, pensé que se podría hacer revivir Presumido como una banda, no como un proyecto en solitario. Tras esa enseñanza inicial, que coincidió con mis pinitos electrónicos, vi que podía crear una banda electrónica con él”.

“Quería que la base del proyecto se sustentara en las buenas canciones y no en esa imagen de freak que algunos tenían de mí”

¿Cuándo os conocisteis entonces vosotros?
Nacho: “Cuando hice de suplente en un concierto de Eladio y los Seres Queridos. Luego en Villanueva estuvimos como dos años de gira juntos compartiendo habitación, yendo a piscinas municipales y visitando museos. Todo muy anti rock’n’roll. No salíamos. Nos íbamos pronto a dormir para madrugar al día siguiente allá donde estuviéramos y poder hacer actividades”.

Esta es la primera vez que os atrevéis con algo electrónico. ¿Qué os motivó a dar ese cambio?
Tarci: “Es un cambio brusco, pero investigando qué más se hacía me di cuenta de que las oportunidades que me daban una guitarra eléctrica y acústica o una batería se quedaban obsoletas de alguna manera al lado de ese mundo lleno de matices, sonidos infinitos y frecuencias que puedes hacer ya casi por catálogo. Fue un tema simplemente artístico”.

El pop electrónico se les sigue resistiendo todavía a muchos en nuestro país…
Tarci: “Es muy arriesgado por dos motivos: primero porque es pop electrónico, y segundo porque creo que no tiene nada que ver con el pop electrónico que se ha hecho aquí. No tiene nada naíf como La Casa Azul u otros artistas. Lo que hacemos es algo oscuro, contundente. No es bailable en general. Está lleno de hándicaps, pero a mí me gusta vender esa singularidad”.

Vuestro disco toca muchos palos, desde el dream pop al synth pop más clásico. ¿Cómo definiríais lo que hacéis?
Tarci: “A la gente le da como reparo la palabra pop, ¡pero es lo que somos! Aquí hemos exportado a Alejandro Sanz, pero cuando cruzas España y hablas del pop a la gente le viene a la cabeza los Beatles, que fueron una banda que hicieron de todo, desde lo más comercial hasta lo más experimental. Para mí eso es el pop”.

¿Cómo os dividís el trabajo?
Nacho: “Está guay porque cada uno tiene su parcelita, aunque ambos tomamos las decisiones finales. En visuales y luces quizás yo tengo algo más de peso porque tengo más experiencia técnica en ello, y en la composición Tarci tiene más peso de alguna manera”.
Tarci: “Yo es que hago las canciones al piano y me cuesta mucho llevarlas a otro terreno”.

¿Todas las canciones nacen de un piano?
Tarci: “Casi siempre. Cuando la idea sale de mí es con el piano, y cuando sale de Nacho suele ser más trabajada con las programaciones”.

“Eso de banda revelación es una etiqueta que te ponen desde fuera. Nosotros somos unos putos enfermos del trabajo y estamos trabajando exactamente al mismo nivel que antes de que nos pusieran la etiqueta”

¿Asusta que te digan a menudo eso de que sois una banda revelación?
Tarci: “Funcionamos muy bien bajo presión y, realmente, lo que queríamos era estar en este punto de mira para que nos vea cuanta más gente mejor. Eso de banda revelación es una etiqueta que te ponen desde fuera. Nosotros somos unos putos enfermos del trabajo y estamos trabajando exactamente al mismo nivel que antes de que nos pusieran la etiqueta”.

Más allá de Presumido, ¿os ganáis la vida con otros trabajos?
Tarci: “No, sólo con Presumido”.

Cuanto menos es arriesgado.
Tarci: “Sí, pero la única forma de sacar algo adelante es estando al 100% con ello. En el pasado fui maestro. Se me daba bien”.

¿Es verdad que de cara a este debut grabasteis cien canciones?
Tarci: “Sí, aunque no grabadas en el estudio, sino en casa”.

¿Entonces tenéis un montón de material para futuros discos?
Tarci: “La verdad es que no. Son muy bonitas, pero cuando acabamos las canciones nuestro productor, Iago Lorenzo, nos propuso hacer una lista de diez u once temas. Después de la matada de hacer cien canciones le dijimos que fuera él quien hiciera el listado. La selección que hizo fue fantástica porque al final se quedó con las quince últimas que habíamos hecho. Eso viene a decir que todo lo anterior fue un precioso periodo de aprendizaje, una búsqueda del estilo y una forma para mejorar y ser mejores compositores”.

¿Qué le faltaban a esas noventa canciones descartadas?
Tarci: “Personalidad. De sonido algunas eran muy parecidas a las que han entrado, pero al final ‘Vendetta’ es como un disco conceptual con un punto vengativo y de retranca. Algunas canciones se pasaban de cortavenas y otras de graciosas. La selección yo diría que fue más lírica que estrictamente musical”.
Nacho: “Había incluso alguna canción que era como si Beck y Queens of the Stone Age se hubieran casado”.

“Estamos muy influenciados por la retranca”

¿Lo de darks es una pose o realmente lo sois?
Tarci: “Lo somos, pero estamos muy influenciados por la retranca”.

Para los que no son gallegos como vosotros, ¿qué es la retranca?
Tarci: Es difícil de explicar… Realmente es humor negro. Como no soy nadie para explicarlo os recomendaría que os leyerais a Castelao. Personalmente me parece precioso lo que hacía porque hablaba de la muerte y el dolor siempre a través de una frase graciosa. Ver las desgracias humanas con un punto de humor es lo que hemos intentado reflejar en las letras del disco porque es lo que llevamos dentro”.

Un punto distintivo de Presumido es cómo mimáis la parte estética. Imagino que desde un buen principio teníais claro ese aspecto.
Tarci: “Nos subimos al escenario con la misma ropa de calle que llevamos. Visualmente la banda es oscura y elegante”.
Nacho: “Menos es más”.
Tarci: “Siendo conscientes de nuestro presupuesto limitado desde abajo queríamos que todos los elementos fuesen coherentes entre sí”.

¿Con qué va a encontrarse el público cuando os vea en directo?
Tarci: “Nos ponemos frente a frente en el escenario, de perfil al público. Nacho lleva una batería muy especial y yo los controladores Midi. A veces llevo sintes, y antes iba con un bajo y ahora lo he cambiado por una guitarra”.

¿Por qué no os ponéis de cara al público cuando actuáis?
Tarci: “Pues porque la complicidad que Nacho y yo tenemos nos ha llevado de forma natural a estar cara a cara en directo. Creo que somos capaces de transmitir más así que estando en otra posición”.
Nacho: “Para mí es la posición perfecta porque puedo empatizar con el público y con Tarci a la vez”.

Antes me habéis dicho que la batería que lleváis es especial. ¿En qué sentido?
Nacho: “Al ser una banda que veníamos del rock queríamos también mantener esa estética rockera de alguna manera porque es de dónde venimos. La estética de las baterías electrónicas no nos gusta nada, así que queríamos algo distinto. Tuve un profesor que era muy manitas, Javier Fernández (Hal 9000), batería de Los Piratas, que me metió en la cabeza la idea de que con pocas cosas puedes conseguir lo que quieras. Compré una batería muy barata de esas de 100 euros, la tuneamos, le hicimos agujeros para meter conectores Jack, construimos unos parches comprando unas cosillas en la ferretería y acabamos creando una batería electrónica con aspecto acústico. Funciona perfectamente y ha sido súper barato de hacer”.

Cuando salió ‘Necrotú y Yo’ como single a la inmensa mayoría le gustó, pero desconozco si en realidad es una de vuestras favoritas.
Tarci: “Para mí no. Me encanta, por supuesto, pero no es de mis favoritas. De hecho me gusta más ‘Ahógate’ como single”.

‘Animal Collective’ la veo como futuro single.
Tarci: “¡Es la que menos me gusta! Pero me parece curioso cómo a la gente sí le está agradando”.

¿Cuál es la que más os gusta pues?
Nacho: “A mí ‘Desde Aquí’”.
Tarci: “La mía también”.
Nacho: “Es una canción muy de entraña y con una carga emocional que nos ha hecho saltar las lágrimas a los dos”.

A pesar de tratarse de un disco de debut ‘Vendetta’ abre muchos horizontes de cara al futuro. No sé si para la próxima entrega os vais a decantar por la vertiente más sosegada, como por ejemplo ‘D.E.P.’, la más dream pop de ‘Autismo Contigo’ o la más descaradamente pop. ¿Qué disfrutáis más tocando?
Tarci: “Es curioso porque disfrutamos de todas de forma muy distinta. En el directo sí que hemos incorporado guitarras para que suenen con más fuerza. Sin embargo, a la hora de trabajar en casa nos sentimos mucho más electrónicos. En los últimos conciertos ya estamos tocando cuatro temas nuevos y me recuerdan mucho a Moderat y a esa escuela de Berlín muy lírica y oscura con estribillos épicos”.

¿Podría decirse que el próximo álbum será todavía más oscuro y épico?
Tarci: “Está por verse porque sólo tenemos cuatro temas. Tiempo al tiempo”.

¿Cuándo os vais a sentar en serio para trabajar en el sucesor de ‘Vendetta’?
Tarci: “No va a ser tan rápido el proceso. Nos puede la ansiedad por hacer cosas, pero aún queremos hacer un colchón de promo importante antes de pensar en el próximo disco. Con nuestro sello hemos decidido dedicar todo este año hasta septiembre a la promo, y después ya cogeremos la furgo para hacer una gira en condiciones bajo nuestro riesgo”.

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend