Baio / Man of the World

Por | 10 Ago 17, 14:07

baio-man-of-the-worldNo podemos ocultar que la salida de Rostam de Vampire Weekend para dar inicio a su propia carrera en solitario resulta inquietante. ¿Cuál es (o era) en realidad su peso específico en la banda, teniendo en cuenta que, además de participar en su composición, produjo sus dos primeros discos y co-produjo el tercero? ¿Cómo afectará eso al ansiado cuarto disco del grupo neoyorquino, posiblemente titulado ‘Mitsubishi Macchiatto’, que podría ver la luz ya en 2018?

Por suerte, aún permanecen Ezra Koenig –claro alma mater del proyecto–, Chris Tomson (aunque su reciente debut solo como Dams of the West no resulta muy halagüeño) y Chris Baio. Tras un primer EP, el bajista del grupo ya sorprendió un par de años atrás con un ‘The Names’ que mostraba que su aportación al grupo no era testimonial y que posee un tangible talento para un pop imaginativo y por momentos bailable. Su continuación, el recientemente publicado ‘Man of the World’, reincide en mostrar sus virtudes como creador, incluso aunque peque de cierta endeblez en algunos momentos.

Alejándose casi en todo momento del sonido más identificable de VW (solo la pizpireta ‘The Key is Under the Mat’ refleja un sonido semejante al de discos como ‘Contra’), el segundo disco de Baio es un tratado de pop encantador y pegadizo, aunque con vocación mayormente lo-fi que lo aleja de tener repercusión más allá del circuito indie. Eso no quita que estemos ante momentos tan deslumbrantes como la gran ‘Philosophy!’, la explosiva ‘Vin Mariani’, el electro-boogie de ‘Out of Tune’ (como The Magnetic Fields haciendo una versión de Elvis Presley) o una arrebatadora ‘Man of the World’ que, quizá involuntariamente, homenajea a la enorme ‘I Need You Tonight’ de INXS.

Son los momentos álgidos de un álbum que se enclava en ese pop de nuestros días prácticamente imposible de ubicar en el tiempo, que hace convivir tecnopop ochentero con glam y world music sin que estén claros los límites ni, aún mejor, importen. Baio, además, destaca como letrista: con humor ácido –aunque algo cándido– retrata muy bien al hombre occidental contemporáneo, contradictorio en su defensa del medio ambiente mientras es incapaz de contener su voracidad energética y alimenticia (a esto dedica el melancólico medio tiempo ‘Dangeroue Anamal’), narcisista e incapaz de empatizar con sus seres amados (“A veces te entiendo menos de lo que capto a Descartes”, canta en ‘Philosophy!’) pese a considerarse extremadamente sensible (“Hasta mis lágrimas lloran” –‘Sensitive Guy’–).

Aunque varios cortes de ‘Man of the World’ pequen de inanes (apenas ‘Be Mine’ y ‘Sensitive Guy’ se quedan a las puertas del primer grupo) y la sensación final al escuchar el disco sea agridulce, sí ofrece cierta tranquilidad de cara a ese nuevo disco de Vampire Weekend. Aún hay talento de sobra en la banda para que esté a la altura de su notable discografía hasta la fecha.

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘Philosophy!’, ‘Out of Tune’, ‘Man of the World’, ‘Dangeroue Anamal’
Te gustará si te gustan: Vampire Weekend
Escúchalo: Spotify

Etiquetas: ,
  • pablooscarzine

    Cuento los días para lo nuevo de Vampire Weekend!!!!!

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend