‘Detroit’: Kathryn Bigelow apunta al Oscar con balas de fogueo

Por | 19 Sep 17, 10:19

detroit-boyegaCuando Kathryn Bigelow encontró al guionista Mark Boal, Hollywood saltó por los aires. La fabulosa ‘En tierra hostil’ (2008) ganó seis Oscar, incluido mejor dirección (la primera vez que lo conseguía una mujer) y mejor guión (de las pocas veces que lo ganaba un debutante). Con la también extraordinaria ‘La noche más oscura’ (2012) volvieron a repetir nominación, aunque esta vez no hubo premio (sí para el montador de sonido). Con esta tercera colaboración parecía que iban a seguir el mismo camino, no tanto de la alfombra roja (ya se verá, aunque por ahora no aparece en ninguna quiniela) como de la calidad. Pero no ha sido así. ¿Qué ha pasado?

El comienzo de ‘Detroit’ es muy prometedor. Siguiendo una estrategia parecida a la de la serie ‘Narcos’, Bigelow combina con gran pericia las secuencias reconstruidas con las imágenes documentales, las de los disturbios raciales ocurridos en esa ciudad del estado de Míchigan en 1967. Por medio de una extraordinaria labor de montaje (esto sí, de Oscar), la directora vuelve a demostrar su enorme habilidad para agarrar al espectador por las solapas y colocarlo en el centro de la acción. La energía y tensión dramática que consigue en la primera hora de película, hasta la detención en el Algiers Motel, es como para clavar las uñas en la butaca hasta los nudillos.

Sin embargo, cuando Bigelow se detiene y decide amplificar su discurso, la película empieza a fallar. Pocos cineastas filman las escenas de acción como esta mujer. Pero, como ya le ocurrió en su filme más fallido, ‘El peso del agua’ (2000), a pocos se les da tan mal el drama. En el momento en que la directora pasa de la furiosa crónica periodística al retrato de los personajes y sus conflictos dramáticos, sus limitaciones salen a la luz. A pesar de la esforzada labor de los intérpretes, en especial de John Boyega y Will Poulter, los personajes resultan demasiado unidimensionales y maniqueos, casi como si estuviéramos viendo cualquier thriller de terror tipo ‘The Purge’.

El rutinario tercer acto, centrado en los interrogatorios, juicios y consecuencias de esa noche de terror, se alarga de forma innecesaria. Bigelow busca indignar al espectador, pero lo único que consigue es aburrirle. La conexión emocional hace tiempo que se ha perdido, como lo demuestra el poco interés que suscita el drama del vocalista de The Dramatics, traumatizado por los hechos que vivió esa jornada. La pertinencia de contar una historia como la de ‘Detroit’ es innegable, y su estreno sin duda abrirá necesarios debates (las conexiones con el presente son evidentes). Pero la forma de hacerlo, por lo menos en su segunda parte, no. Esta vez Bigelow ha disparado con una pistola de fogueo. 6.

Etiquetas:
  • ray manta

    Kathryn Bigelow encontró al guionista Mark Boal … se puso a hacer películas basadas en hechos reales que a mí no me han emocionado. Reconozco su pericia técnica pero me gustaba más esta directora cuando hacía ficción pura y dura.

    Dudo que la denuncia anti-racista de Detroit sea mejor que la de Días Extraños. Habrá que verla, porque buen pulso tiene esta mujer y eso se agradece siempre.

  • Krobo the Exterminator

    No aguanto al Boyega, ojalá se lo carguen en la nueva de Star Wars.

  • Bitch79

    Pues a mi me pone a cien XD!!!! Está como un puto queso!!! 👅👅👅

  • Chloë

    Para mi John Boyega es el de Attack the Block.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend