Por qué no necesitamos una 4ª temporada de ‘Twin Peaks’, pero sí sería bienvenida

Por | 16 Oct 17, 20:25

twinpeaks¿Ha sido el regreso de ‘Twin Peaks’ el acontecimiento televisivo del verano o lo ha sido la séptima temporada de ‘Juego de Tronos’? Como si fuera necesario elegir entre ambas, durante los últimos meses ha habido cierto pique entre los seguidores de una y otra serie en nuestros foros y en otros espacios. En cuanto a audiencia desde luego no ha habido color: ‘Juego de tronos’ ha arrasado, con sus millones de seguidores haciendo esfuerzos titánicos por llevar la serie al día y así no tragarse ningún spoiler en las redes sociales o en su comunidad favorita. Y ‘Twin Peaks’ ha sido todo lo contrario: un enorme fracaso de audiencia para Showtime que deja serias dudas sobre su viabilidad e incluso sobre la tan comentada libertad artística para David Lynch, que casi se lleva por delante la serie o al menos la vinculación de este con ella. Nadie teme ningún spoiler: la lista de amigos y conocidos que han decidido bajarse del barco, cuando no pasar abiertamente del tema, no cabe en los dedos de las manos.

Y sin embargo, este verano va a ser muy difícil de disociar de ‘Twin Peaks’ para los valientes que hemos resistido, puesto que, con sus más y sus menos, ha resultado ser un producto único, distintivo y fascinante incluso (¿o sobre todo?) en sus cabos sueltos. En un mundo en el que las series nos llegan bien amasadas y preparadas para el consumo millonario tras pasar por productoras, cadenas y una interminable colección de guionistas (hasta un producto tan personal como ‘Girls’ alterna varios de ellos aparte de Lena Dunham), ha sido una gozada disfrutar de una serie en la que todas las decisiones artísticas han pasado por las manos de sólo dos personas, Mark Frost y David Lynch, únicos responsables de creación, guión y dirección.

Por supuesto, la “carta blanca” que han tenido ambos para hacer lo que quisieran ha jugado en su contra en algunos aspectos. Desde la emisión de los primeros 4 capítulos, que se subían de manera simultánea, era evidente que ‘Twin Peaks’ no iba a lograr igualar ni por asomo el impacto social que tuvo su primera temporada. Pero el simple hecho de que Lynch y Showtime lograran reunir a una mayoría tan inmensa del elenco original, contando incluso con un par de actores que pudieron rodar sus partes pero han fallecido antes del estreno de la serie, llena el proyecto de un encanto y una magia que ni ‘Boyhood‘. Y si de algo iba sobrada ‘Twin Peaks’ era de encanto, elenco y magia: Audrey, la Mujer del Leño, Andy, Shelly, Lucy, Diane… cada reencuentro 25 años después con tan míticos secundarios ha podido ser un ejercicio de onanismo para los creadores y sus espectadores, algo que los neófitos es imposible que puedan comprender si no vieron la serie original en 1990. Pero qué bien sienta una paja de vez en cuando, ¿verdad? Y David Lynch sabe hacérselas muy bien. En primer lugar, su propio personaje en esta temporada de la serie tiene un enorme protagonismo, pero es que además, el director no ha concebido esta temporada de ‘Twin Peaks’ sino como un enorme homenaje a casi toda su filmografía, con constantes referencias por supuesto a ‘Fuego, camina conmigo’, pero también a ‘Carretera perdida’, ‘Cabeza borradora’, ‘Corazón salvaje’ o, en sus momentos más disparatados, ‘Inland Empire’. Teniendo en cuenta que hace 10 años que no presenta película, y que nadie sabe si volverá a hacer una pero pinta mal, este modo de celebrarse a sí mismo sólo puede ser una buena noticia.

O casi. Porque entre verdaderos destellos de genialidad, como el modo en que se ha sustituido a David Bowie, las muchas escenas de acción tarantinescas o el impresionante final de la serie, terrorífico, angustioso y mejor incluso que el de la temporada anterior, encontramos otros que justifican esas dudas que ha despertado todo este proyecto. No me ha provocado demasiado -ni bueno ni malo- ese ya célebre plano de una persona barriendo un bar durante un par de minutos, ni me ha enfadado mucho el inmovilismo o la inverosimilitud del personaje de Dougie, que de hecho me parece que al final ha aportado una necesaria vis cómica. Sin embargo, sí es indignante o como mínimo anacrónico el tratamiento que Lynch da a algunos personajes femeninos, propio de hace 25 años o incluso más. Su querencia por los años 50 ha dejado momentos musicales y no musicales épicos -mención especial merece por supuesto su devoción por el dream pop actual-, pero a veces nos ha recordado para mal que cualquier tiempo pasado no fue mejor y que ‘Twin Peaks’ compartía tiempo y cadena con ‘Las Mama Chicho’.

A lo que me niego es al debate de que David Lynch haya ofrecido en estos 18 nuevos capítulos demasiado relleno redundante y poco noticioso. Al debate de que haya que “cortar las alas” al autor al que se le “ha ido de lo lindo la olla”. Puede gustarte un producto o puedes odiarlo, se puede abrir un debate sobre licencias artísticas y se debe hacerlo sobre misoginia, pero prácticamente exigir que a un artista se le pongan trabas sobre todo en función de las modas o los nuevos ritmos del mercado es cuanto menos cuestionable. Hay suficientes productos ya en la televisión nacional e internacional amoldados al gusto de la mayoría, y en ese sentido es una suerte que hayamos podido asistir a una temporada tan “de autor” como ha sido la tercera de ‘Twin Peaks’. En ella, David Lynch no ha cerrado todas las tramas, ha escogido una serie de personajes para darles un final feliz y otros para enfrentarlos a su destino fatal en todas las dimensiones posibles. Por el camino, ha dejado de manera nada casual escenas tan inolvidables como esa en que se recrea la noche de la desaparición de Laura Palmer con ¿otro desenlace? y capítulos de una belleza tan abrumadora como el deslumbrante episodio 8, que entre bombas atómicas y más reflexiones sobre el bien y el mal, va a ser muy difícil de borrar de nuestra retina.

Y es que ‘Twin Peaks’ ha dejado de ser un pequeño pueblo de 5.000 50.000 habitantes para afectar al mundo. Las ideas de David Lynch se expanden y afectan ya al resto de Estados Unidos y de ahí a todo el universo, no para darnos respuestas a las preguntas que esperábamos (¿quién las tiene?) sino para plantear otras nuevas, para al menos poner ciertos temas sobre la mesa. ¿Quién está soñando? ¿Cuándo estoy viendo un doppelgänger? ¿Es esto el pasado o el futuro? ¡¿En qué año estamos?!

Por supuesto hay quien cree que el único objetivo de Lynch es provocar una cuarta temporada con la que llenarse los bolsillos. Pero qué equivocados están y qué poco conocen su cine (o su “televisión de autor”), siempre abierto al debate, a las interpretaciones, y a un surrealismo esquivo para nuestro entendimiento. Él, a sus 71 años, ya ha dicho que no descarta retomar ‘Twin Peaks’, pero que calma, pues tardó cuatro años y medio en escribir esta temporada. Milagrosamente me apetece volver a ver una serie desde su inicio, y voy a tener tiempo para ello. Si volvemos a vernos, que sea dentro de unos cuantos años. 8.

  • Krobo the Exterminator

    En mi opinión la Temporada 4 ya existe y su episodio piloto es la parte 18. La temporada 3 terminó con el episodio 17 (no voy a entrar en spoliers), el episodio 18 fue básicamente un nuevo renacer, hasta me podría aventurar que fue el comienzo de una nueva serie.

  • el único episodio que me gustó.

  • It (Eso)

    En mi opinión, la pregunta de “¿Quién mató a Laura Palmer?” ha sido sustituida, durante muuuuchos capítulos, por, “¿Dónde está Coop?”, es decir, “¿Cuándo regresará Coop?”. Es importante esa distinción porque, una vez regresados Coop y muerto el de la pelota (you know who), a Coop se le ocurre la maravillosa idea de “salvar a Laura de la muerte”. Y entonces la pregunta es: “¿Por qué quiere Coop hacer eso?”, o, en otras palabras, “¿por qué rescatar la serie?”, al fin y al cabo volver atrás y cambiar el pasado significa cambiar el presente y el futuro… cuando Lynch regresa a Twin Peaks es inevitable que hayan cambiado cosas, y que el mero hecho de hacerlo conlleve cierta perdición.
    En todo caso, hay algunos capítulos de la tercera temporada de RICK AND MORTY que hacen lo mismo que Lynch aquí pero en 20 minutos, y además te ríes y lloras. Lo mejor del regreso de Lynch son las escenas recuperadas y tuneadas de una película de hace 20 años.

  • ¿Sabes lo que echado más en falta de la nueva temporada? el drama, la primera temporada te engancha porque es un puto dramón que te mantiene living todo el tiempo. Pero en la nueva temporada hay mucho surrealismo pero no tiene corazón, no te toca la fibra, y luego el Dougie que se pasa practicamente toda la serie haciendo el forrest gump me da muchísima pereza. Es bonito encontrarte a los mismos personajes después de tanto tiempo, sobre todo a la mujer del leño que soy fan y Laura palmer claro, pero lo cierto es que me he esforzado en verla porque ni putas ganas tenía de la poca sangre que tenía la trama xDDD Sin embargo el último capítulo me encantó, ojalá hubiera empezado como el último capítulo.

  • Gass

    La serie ha pasado sin pena ni gloria. No sé que manía hay en rescatar clásicos y alargarlos más de lo debido

  • jesper

    A mí me ha parecido gloriosa. Con algunos episodios insuperables como el 8.
    La segunda temporada sufrió de un arco pos-Leland Palmer insufrible; pero esta nos ha regalado a Dougie, a una señora Jones (Naomi Watts), los Mitchun. Con guiños y fan service (James cantando o el baile de Audrey).
    A mí me ha tenido en vilo todo el verano, emocionándome mucho.
    Kyle merece un emmy o un globo de oro.
    El final es un renacer y un cierre, pero qué bien grita Laura

  • jesper

    ¿La has visto?

  • Gabriel Martin

    No creo que sea buena idea una cuarta temporada, empezando porque sería muy difícil volver a reunir a la mayoría del elenco, aunque bueno, no es que los personajes originales de TP, hayan tenido mucho protagonismo esta temporada. Dudo que Lynch tenga algo más que contar con TP, lo surreal y onírico esta muy bien, pero Lynch exagero, y sacrifico gran parte del hilo de la trama y del corazón que tenía la serie original. Las primeras temporadas metían todo lo paranormal de una manera muy fina, uno no sabía que tan real era, ahora lo metió por montones y lo puso por arriba de la misma trama y personajes. Otro punto débil fue la gran cantidad de historias que quedaron completamente colgadas, y que llevaran a la nada misma. Igual disfrute mucho, Cooper maligno fue genial, Hawk estuvo mejor que en la serie original, y hubo algunos personajes nuevos interesantes. Lo mejor es que fue una obra de arte en movimiento, escenas como la caja de cristal, o la casa flotando en el espacio, Jeffries tetera, el episodio 8m etc, fue algo completamente nuevo, pero no da para hacer otra temporada así, perdería originalidad.

  • Gass

    Sí que la he visto y por eso opino. Es un hecho que había mucha expectación antes de estrenarse pero los datos son los que son y, más allá de los fans, nadie ha hablado de la serie. La segunda temporada me pareció nefasta y no sabía que esperar de los nuevos episodios. A estas alturas da igual quien mató a Laura Palmer porque la serie ya no va de eso. Personajes histriónicos, tramas que esconden muchos misterios que se hacen muy difíciles de seguir, conversaciones entre personajes sin sentido…Ha sido más de lo mismo para llegar a la misma situación que con las temporadas anteriores. Sigo sin entender el porqué de esta nueva temporada a parte de querer crear “arte” aunque sea vacuo e insípido y no aporte nada nuevo.

  • Jose Luis Augusto Ortega

    Yo me decepcione cuando descubrí que todo era una conspiración del agente Cooper para vender café Japones http://somoscultura.mx/los-comerciales-de-cafe-que-todo-fanatico-de-twin-peaks-debe-ver-g/

  • PICTURAMA

    pues no, tiene que seguir…twin peaks es una exploración en el arte mismo, aunque a veces es muy desagradable, quizá rebajar ese tono macabro estaría bien y apostar más por el amor, en la línea experimental… han comentado que la season 4 podría estar en marcha y no es para menos. quién hace algo similar? stranger things está muy bien pero es un producto supercalculado que ya se ciñe a unos patrones supercomerciales. twin peaks es lo contrario y sabemos que eso tiene un valor añadido único y antisistema que necesitamos, más con la situación que vivimos aquí y allí. esperemos que el maestro no se retire y nos continúe dando lecciones de libertad, gracias. 10,5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend