Tori Amos / Native Invader

Por | 18 Nov 17, 13:19

Durante el invierno pasado Trump fue proclamado presidente de Estados Unidos y la madre de Tori Amos sufrió una aplopejía. Estos dos hechos marcaron la confección de ‘Native Invaders’, no de manera estridente, pero sí sutil; Tori giró los ojos hacia la naturaleza y, a través de ella, sublimó la protesta y el dolor. Porque ‘Native Invader’ no es un disco sangrante sino de sufrimiento quedo. En él Tori continúa transitando la senda de tradición autoral norteamericana, pero es más denso e historiado, más melancólico y menos pop que ‘Unrepentant Geraldines’ (en el que sobrevolaba cierto humor). A pesar de todo, la esperanza y el sol brillan se cuelan entre las brumas. Como siempre, prácticamente todo (excepto las guitarras) corre a cargo de Tori; no sólo la voz y el piano, sino arreglos y producción, y es dicho piano, -apenas alguna pandereta o base electrónica- el que marca el ritmo.

El problema del álbum es su irregularidad y una secuencia bastante desequilibrada. Hay canciones realmente notables, pero el conjunto contiene demasiado… no diré relleno, porque todo se nota pensado y mimado, pero sí bastantes temas que hacen su escucha un tanto aburrida. ‘Reindeer King’ es un inicio hermoso; se trata de una balada a piano precisa y a la vez atmosférica, con un ligero toque celta. Sin embargo esta introducción confunde un poco acerca del carácter del disco, ya que enseguida deriva hacia derroteros de pop-folk intimista no tan logrados; los dos siguientes temas son mucho más convencionales y no alcanzan el grado de sugestión de ‘Reindeer King’, por más empeño que le ponga la hermosa voz de Tori.

Remonta el vuelo con ‘Cloud Riders’, el primer single; otra balada, esta vez basada en las guitarras, con un puente que arrastra a la melancolía mientras su estribillo mueve a la esperanza. No podemos escapar la tormenta, así que es mejor enfrentarse a ella. ‘Up the Creek’ destaca por sus BPMs acelerados y su aire hindú, conseguido a través de las cuerdas. Pero el álbum decae otra vez. ‘Breakaway’ o ‘Wildwood’ son agradables, pero la insistencia en ese tipo de medios tiempos, tan clásicos, tan bien ejecutados, moderadamente sentidos, moderadamente dramáticos, pero encorsetados, merman su capacidad de emocionar.

La mejor canción emerge cuando ya parece que todo se vaya a deslizar hacia el sopor. Porque entonces aparece ‘Chocolate Song’, una delicia de pop sereno, con un estribillo fantástico a lo ‘Mirrors’ de Sally Olfield. De nuevo, por eso, regresa a terrenos algo farragosos, de los que nos rescata ‘Bats’, que transmite calidez de bossa-nova gracias a su percusión, y ‘Benjamin’, otra de las piezas más pop y con más nervio, pero con letra de apocalipsis ecológico: “Sucking hydrocarbon from the ground/Those pimps in Washington/Are selling the rape of America” (“Sorbiendo hidrocarburo del suelo/Esos chulos de Whashington/Están vendiendo la violación de América”). El disco cierra con un retorno al dramatismo vaporoso inicial en ‘Mary’s Eyes’, de delicados arreglos de cuerda y ambiente de epopeya. Y el tema que más toca el corazón, merced a esa letra, dedicada a su madre: “¿Qué hay tras los ojos de Mary? Matrona de la muerte, ¿puedes traerla a la vida?”

Calificación: 6,5/10
Lo mejor: ‘Chocolate Song’, ‘Reindeer King’, ‘Cloud Riders’, ‘Up the Creek’
Te gustará si te gusta: Kate Bush, Bat For Lashes, My Brightest Diamond
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • ray manta

    Pues muy de acuerdo con la crítica, hay temas bonitos pero el disco se me hace aburrido. Lo he dejado aparcado buscando cosas más estimulantes a la tercera escucha y no creo que vuelva a darle otra oportunidad.

  • mardebering

    Tori Amos revisión ¡¡¡¡ alguno debe estar llorando de la emoción.

  • Carvey

    Ya sabíamos todos que no deberíais haber reseñado este trabajo. Más allá de gustos personales (y de que yo también creo que hay temas que palidecen un poco), es un hecho objetivo la mayor regularidad y cohesión para un disco de Tori en lustros. Aparte, pasar por alto Bang, Climb y los bonus es un sacrilegio. En fin. Gracias por el intento igualmente.

  • Angelfuck

    Ahora vendrán los ‘Toriebers’ a darte leña :p.

  • Mario Melendez

    Tori vuelve con un buen álbum conceptual un tanto político y con proposito contra Trump y temas políticos … Después de varios años de albums flojos que no estaban a su altura … Este es quizás un gran acierto.

    Desde Scarletts Walk que no escuchaba a Tori como sus primeros albums…. Con tanta enjundia y entusiasmo.

    Quizás Native Invader nunca será como sus primeros trabajos de los 90s puesto que estos son mejores pero ha cumplido,debió de haber tenido un 7 pero a esta a alturas lo que ponga de calificación JNSP la verdad ya ni es de mi interés….

  • Keroppi

    Oh yeah. Me chorrea la entrepierna y sin tocarme 😆😆😆

  • Keroppi

    A mi “Wings” me recuerda mucho a Ana Torroja en su era puntos cardinales. Gracias x la review 😍

  • mardebering

    Ana Torroja ¿? para bien o para mal. (risas) .

  • Jorge López

    Tori Amos me parece una copia de Kate Bush. Aunque sólo he escuchado su primer disco “Little earthquakes” y me fascina ese álbum mantengo mi opinión.

  • Keroppi

    Para bien. El primer disco en solitario de Ana me parece bastante bueno

  • mardebering

    Nunca he escuchado nada, quizás alguna canción de principio de su carrera, entre Ojete Calor y el Long Ambients 1 de Moby no tengo tiempo para Tori(risas)

  • mardebering

    el de “a contratiem…po”.??

  • Keroppi

    Si y el de “Cómo cantan las sirenas” o algo asi jajaja

  • mardebering

    uff, todos tenemos nuestros fantasmas en nuestras disqueteras, el mio es un disco de Roxette.

  • Mario Melendez

    Comprendo y entiendo que compares a Kate y a Tori,ambas han hecho mucho por el genero Art Pop,de hecho Tittle Earthquakes me recuerda mucho a Kate desde la primera vez que lo escuche…. pero sin duda el mejor álbum de Tori es y sera para mi From The Choigirl Hotel.

  • Gabriel

    Lo escuché una sola vez y apenas pude terminarlo. Una pena.

  • JoeCarioca

    Tienes mucha razón. Se agradece el intento, pero el esfuerzo ha sido mínimo, y se nota hasta en la muy mejorable redacción de la reseña.

  • JoeCarioca

    No te lo tomes a mal, pero si solo has escuchado ese disco –sobre un total de 15 que lleva grabados– se me hace un poco raro que ya puedas considerar a Tori Amos “una copia” de Kate Bush. A la que, por cierto, no se parece mucho (nada): ¿porque son mujeres, ambas tocan el piano y no son demasiado convencionales? Ponte sus discos y compara. Ese es uno de los típicos clichés instalados por la prensa, tipo “PJ Harvey es una copia de Patti Smith”.

  • JoeCarioca

    Bueno, supongo que al menos podemos agradecer a Jenesaispop que, dos meses después de que saliera a la venta el disco hayan tenido la gentileza de reseñarlo con algo de detalle. Así que gracias, JNSP. Como fan de Tori Amos desde hace muchos años también agradezco que la reseña esté escrita con un tono respetuoso: me temía un juicio mucho menos amable, y no ha sido así. En cualquier caso, aun estando de acuerdo con algunas de las observaciones que se hacen, creo que la calificación del disco podría haber sido algo más generosa –entre un 7 y un 7,5–, y que la reseña podría haber buceado un poco más en diversos aspectos del álbum, como su muy acertada producción –tanto de los instrumentos como de la voz de Tori–, sus preciosas letras o incluso el artwork, que ofrece las que probablemente son sus mejores imágenes promocionales desde tiempos de “From the choirgirl hotel”. Seré breve: “Reindeer King” es seguramente la mejor canción que Tori ha escrito en los últimos 15 años, una escucha con auriculares revela muchísimos detalles y pone los pelos de punta. Es cierto que algunas canciones son más flojas –sobre todo “Wings”, “Broken arrow” y “Breakaway”, que en cualquier caso son bonitas–, pero estoy muy en desacuerdo con la valoración de “Wildwood”, que para mi es la otra gran canción del disco: atmosférica y con una instrumentación muy rica. Tampoco entiendo cómo pasáis por alto “Climb” –que si la hubiera escrito Sufjan Stevens estaríais tirando fuegos artificiales– o los bonus tracks, especialmente “Russia”, que enlaza directamente con su época de “Boys for Pele”. Salvo un par de patinazos, el disco es homogéneo y las canciones, sin ser obvias, son memorables. Evidentemente, una sola escucha no es suficiente… En cualquier caso, en mi humilde opinión, claramente su mejor disco desde “Scarlet’s Walk”.

  • JoeCarioca

    Dos meses y pico después de salir el disco, ya era hora…

  • Carvey

    Ayyy, el comentario que ojalá hubiera sabido redactar yo ;) Vaya artwork se ha currado (aunque faltan las letras de Bang y los bonus…). También voy notando muchos más matices en la producción en cada escucha, aunque hay que abstraerse un poco (misión casi imposible) de su voz. Con el tiempo estoy apreciando más Wildwood, pero mis favoritas siguen siendo (como casi en todos sus discos) las de piano y poquito más, o cuando se le cae de repente la sorprendente electrónica medio anárquica.
    Bueno… a ver si algún día utópico Tori pasa de gira por España y le hacen mejor caso.

  • JoeCarioca

    La producción de este disco es muy notable, enriquece mucho las canciones y requiere fijarse en pequeños detalles, capas, etc. También creo que beneficia al disco que tenga un tracklist no demasiado largo, aunque pienso que la secuencia de canciones podría haber estado mejor organizada: “Wildwood”, por ejemplo, queda perfecta detrás de “Reindeer King”. En cuanto a lo de la gira… es una pena que no la traigan. Yo la vi en el Primavera de 2015, pero el show fue muy corto. El mes pasado fui a verla a Alemania y estuvo realmente genial, un pedazo setlist, muy maja y, vocalmente, en buena forma. ¡Ah! Y “Bang” me gusta mucho “en teoría”, pero habría sido una auténtica bomba con una producción más contundente, más electrónica y que pusiera el piano en primer plano: la lista de elementos químicos del final es un subidón.

  • Una joya más.

  • Hasta que ves ese 6,5…

  • Se nota que se vieron obligados a hacer una reseña que no les apetecía, por lo pesados que hemos sido.

  • Jorge López

    Tu punto es completamente válido. Primero escuché Little Earthquakes y luego escuché Hounds of Love y esa fue mi percepción. De que Tori bebía mucho del sonido de Kate.

  • PongoLove

    vaya, me doy cuenta que le perdí totalmente el rastro a Tori, que descubrí al mismo tiempo que Björk y Pj Harvey… Voy a darle un par de escuchas a ver si vuelve a mis playlists.

  • PongoLove

    vale, acabo de volver a escuchar “Me and a Gun” y esta canción sigue siendo de lo más escalofriante que hay en el paisaje musical.

  • Ana Romero Rodríguez

    soy una fans desde sus comienzos y me sigue no defraudando

  • DavidB

    Opino como la mayoría y Native Invader es la mejor apuesta de Tori desde Scarlett Walk. Un disco coherente y con un concepto muy marcado, con composiciones muy bellas y que acierta en reducir canciones para dar mayor empaque a la propuesta. Mary`s Eyes, Up to the Creek, Reindeer King o Cloud Riders demuestran su enorme talento.

    Aunque es de agradecer que por fin JNSP se atreva con Tori, el desapasionamiento de la crítica hacen pensar que tal es una artista que os cuesta entender, cuando en la mayoría de medios han destacado su cuidada producción, su acierto con respecto a sus últimos discos y el puntaje más cercano al 8 que el soso e injusto 6,5 que decís.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend