Tripulante y Crucero / Meseta selva

Por | 06 Feb 18, 13:06

El tercer disco de la banda asentada en Madrid Tripulante y Crucero llega al mercado en una semana marcada por la nieve y las noches a varios grados bajo cero en la ciudad, lo cual tiene su gracia si pensamos en la inspiración tropical de parte de su música. Lo hemos visto en su sonido desde sus inicios y lo hemos vuelto a comprobar en ese ‘Amanecer’ que supone uno de sus singles no solo más veraniegos y festivos, sino también más accesibles e inmediatos. El que definitivamente debería llevarles a todo tipo de fiestas y festivales.

Brasil es también protagonista en la primera canción de ‘Meseta selva’, una especie de samba lo-fi llamada ‘Algo nuevo’ que han llenado de coros amigables, referencias al carnaval, viajes que nos llevan a sitios porque “algo nuevo ha de llegar” y “obí-obás”. Por su parte, la balada ‘Tropicalia’ tiene también un claro aire bossa tanto por el modo de rasguear la guitarra como por la percusión, y una melodía que es puro buen rollo, incluso con sus oscuras referencias políticas (“así pensaban estos locos brasileños / que contra una dictadura fueron pioneros”).

El aire alegre, en general, de las composiciones de Tripulante y Crucero no impide que sus canciones se llenen a veces de melancolía, empapando algunas de las composiciones más conseguidas del conjunto. Es el caso de dos preciosas canciones entonadas por el co-líder Ernesto Vena (Javier Peña es en verdad el cantante principal): ‘Mediterráneo’ (no en vano también conocida como ‘Mediterráneo perdido’), y ‘Río de enero’. La primera podría tener un pequeño poso de Vainica Doble (sobre todo en melodía), C.R.A.G. (esas voces) o Serrat (y no solo por ese título que le pertenece por razones evidentes). La segunda, podría ser una de las últimas composiciones de Francisco Nixon para muy bien.

Y es que otro de los aciertos del álbum es haberse dejado permear por el espíritu en coros y arreglos de décadas pasadas. ‘Un mundial en la arena’ no está lejos del jazz latino de Fania All Stars o Tito Puente, mientras ‘Tribus doradas’ podría haberse dejado producir por Augusto Algueró. Una canción que, gracias a su sección de metal, destaca en una segunda mitad de disco algo más árida, con canciones tranquilas como el reposado corte titular o la final ‘El corazón rojo’, menos agraciadas aunque igualmente ejemplo de cómo Tripulante y crucero han logrado un disco equilibrado, variado (no solo en producción, también en temática, con letras sobre la propia creación musical) y al mismo tiempo coherente y bien cerrado.

Calificación: 7,1/10
Lo mejor: ‘Amanecer’, ‘Río de enero’, ‘Mediterráneo’, ‘Algo nuevo’
Te gustará si te gustan: Tórtel, Francisco Nixon con y sin La Costa Brava, Augusto Algueró
Escúchalo: Spotify

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend