Django Django: “No nos interesa la realidad del día a día, sino algo más elusivo y cósmico”

Por | 07 Feb 18, 13:40

Django Django vuelven a mirar al cielo en su nuevo disco, ‘Marble Skies’, que sucede a ‘Born Under Saturn’, un disco notable que sin embargo no recibió grandes halagos por parte de la crítica. No hay grandes cambios en esta tercera entrega -quizá una aproximación más definitiva a la electrónica-, que vuelve a ser un banquete de pop rico, radiante y poliédrico, presentado esta vez con canciones tan redondas como ‘In Your Beat’ o ‘Tic Tac Toe’. Charlamos con el tecladista del grupo, Tommy Grace, desde su estudio en Tottenham, sobre ‘Marble Skies’, la obsesión del grupo con el cosmos o su objetivo por realizar discos variados que sin embargo suenen como un todo.

Django Django son una de las bandas confirmadas en el festival Tomavistas 2018, que se celebra el próximo mes de mayo en Madrid, junto con The Jesus and Mary Chain, La Casa Azul, Superchunk, La Bien Querida o Javiera Mena, entre otros.

En el libreto de ‘Marble Skies’ no hay letras, pero sí un texto rarísimo que habla de “nubes que se Simpsonizan” y “rodajas cristalinas de pizza de pepperoni prístina”. Parece una reseña de ‘Marble Skies’ y es igual de psicodélica que el disco…
El autor del texto es Colon Martin, que se hace llamar The Lonely Piper. Es amigo nuestro, un chico al que conocemos desde hace años. Trabajaba en el bar en el que dimos nuestro primer concierto, cuando tenía 13 años. Es escritor y ha escrito todas las notas de nuestros discos. Es más bien un poeta. Quizás escriba un libro sobre nosotros algún día, en unos tres años. El texto es muy denso [ríe]. Cuesta un poco leerlo.

“Las letras es lo último de lo que nos preocupamos (pero) no quiero decir que no sean importantes”

¿Por qué el libreto no contiene las letras? ¿No las consideráis esenciales?
Creo que las letras son importantes, pero en nuestro caso son secundarias. Cuando escribimos, las letras es lo último de lo que nos preocupamos. No quiero decir que no sean importantes…

Se dice que el tercer disco es el más difícil para un artista. ¿Estás de acuerdo o es algo que no te ha preocupado durante la composición del disco?
También se dice eso sobre los segundos discos. En nuestro caso ha sido más fácil hacer el tercer disco que el segundo, porque en el segundo tuvimos que reflexionar sobre nuestro modo de trabajar. Era la primera vez que componíamos un disco en formato de banda tradicional y tuvimos que averiguar cómo trabajar en grupo de cuatro. Pero con este disco ya conocemos mejor nuestros talentos, no hay choques. Sabemos que el segundo disco fue difícil, fue un poco más estresante de hacer porque trabajamos en un estudio con ProTools y con otros programas que no sabíamos usar. Eso produjo una barrera entre nosotros y la música. En este tercer disco, decidimos trabajar con herramientas que entendemos y en el disco se nota, porque es mucho más directo. También ayudó trabajar en nuestro propio estudio ya que no estábamos estresados por los horarios y el dinero.

“No nos interesa la realidad del día a día, sino algo más elusivo y cósmico”

Cuéntame sobre vuestro estudio en Tottenham. ¿Es verdad que Robbie Williams grabó allí?
[Inicia vídeollamada] Te lo enseño [muestra en vídeo su estudio, pequeño y lleno de teclados y otros instrumentos]. Robbie Williams grabó en ese estudio cuando nosotros trabajamos en nuestro segundo disco. No llegamos a coincidir. [corta vídeollamada]

Una noche, Dave miró el cielo nocturno de Chicago, y decidió que titularía el disco ‘Marble Skies’. Vuestro segundo disco, ‘Born Under Saturn’, también tiene un título cósmico. ¿Qué hay en el cielo que os inspira tanto?
No nos interesa la realidad del día a día, sino algo más elusivo y cósmico. Somos grandes fans de la ciencia ficción. Nos gusta hacer cosas diferentes y originales. Por eso miramos al cielo.

“Cuando tienes hijos y los ves crecer, eres más consciente del paso del tiempo. Es una lección de humildad”

Como dices, el tiempo es uno de los temas principales del ‘Marble Skies’. Durante la composición del disco, varios de vosotros habéis sido padres. ¿Vuestra paternidad ha calado en el disco de alguna manera?
No nos dimos cuenta de esto durante la composición del disco, pero leyendo las letras ahora percibo en ellas una preocupación por el paso del tiempo. Cuando tienes hijos y los ves crecer, eres más consciente del paso del tiempo, de repente puedes sentir cada día, cada semana y empiezas a pensar en el mundo en el que tus hijos van a vivir. Es una lección de humildad.

Dave ha dicho que el disco tiene dos caras, A y B. Hablando del paso del tiempo, esa manera de estructurar un disco es muy nostálgica, pensada para vinilo. ¿Era la intención?
Los dos discos anteriores nos quedaron un poco largos de más y nuestra intención con el tercero ha sido hacer un disco que quepa en un único disco de vinilo. Compusimos hasta 20 canciones para el disco y las cortamos a la mitad, así que secuenciarlo fue difícil, pero disfrutamos haciéndolo.

“Nuestra intención ha sido que el disco funcione como un todo. También un recopilatorio puede sonar como un todo”

En ‘Marble Skies’ no os habéis cortado a la hora de experimentar con diferentes sonidos. A pesar de ello, ¿consideráis el disco como un todo? En The Guardian han dicho que el disco parece una “recopilación”. ¿Estáis de acuerdo?
Nuestra intención ha sido que el disco funcione como un todo. También un recopilatorio puede sonar como un todo, o las “mixtapes”, como las de David Holmes. Recuerdo ser muy fan del “essential mix” de Radio 1, donde el DJ simplemente pinchaba discos pero también diferentes estilos, y te llevaba por un viaje musical. Así escuchábamos la música cuando éramos niños. Yo no solía comprar discos, mas bien escuchaba casetes en la escuela con música grabada de la radio, o discos de segunda mano. Pero los discos que nos gustan son muy eclécticos, pienso en ‘The White Album’ de los Beatles. Hacer música así tiene todo el sentido del mundo para nosotros. Cuando componemos una canción, a menudo nos aburrimos de ella muy rápidamente. Tenemos que probar cosas nuevas, intentar que el interés se mantenga vivo.

“No pensamos en la apropiación cultural. Para nosotros, la música es un partido limpio. Quizá deberíamos…”

En el disco conviven sonoridades orgánicas con otras más electrónicas. Por ejemplo, en ‘Sundials’ suena un saxo, pero luego ‘In Your Beat’ o ‘Real Gone’ son muy bailables. Hay alguna que otra influencia de Kraftwerk… ¿Os veis haciendo un disco 100% orgánico o 100% electrónico?
Hemos hablado de esto. Nos gusta la idea de limitarnos. Escogemos un instrumento y experimentamos con él durante un mes y escribimos canciones. Nos apetecería hacer un disco totalmente en un ordenador, empleando el método “cut and paste”, o por el contrario, grabado totalmente en directo, en cinta analógica.

Tune-Yards dice que en la actualidad los artistas “colonizan” sonidos de otros países, no con intención de acusar a nadie, sino de describir una realidad. Su nuevo disco va de eso. ¿Tú estas de acuerdo? ¿Te preocupa el tema de la apropiación cultural?
No pensamos en ello. No sé… es complicado. Quizá deberíamos. Para nosotros, la música es un partido limpio. Para mí la música es un gran campo en el que absorbes todo. Viviendo en Londres, en la era de internet, estás expuesto a tal cantidad de música… es una de las mejores cosas de vivir en la actualidad. No sé muy bien qué responderte. No nos preocupa demasiado. Suena mal, lo sé, suena mal… Pero también depende de cómo lo hagas. Si vas a hacerlo, tienes que hacerlo con respeto. No puedes copiar a alguien y que luego suene a parodia o a pastiche. Uno debe tener un enorme respeto por todo aquello que le influye.

Sin ir más lejos, ‘Surface to Air’ emplea un “riddim” jamaicano…
Ese ritmo es prácticamente un sample del “riddim” ‘Bookshelf Riddim”. Vamos a repartir los “royalties” con la persona que creó esa base. En la cultura del dancehall es muy común que por un lado haya productores haciendo “riddims” diferentes y por otro raperos que cojan esos “riddims” y hagan sus propios temas con ellos. ‘Surface to Air’ es una continuación de eso.

No es muy común que una banda de vuestro nivel saque un single cantado por otra persona. ¿Por qué ha sido así?
Rebecca Taylor visitó un día nuestro estudio, ya que por entonces Dave estaba produciendo su EP en solitario como Self Esteem. Dave la cantó primero y ofreció a Taylor cantarla a dúo. No quedó muy bien, así que le pedimos a Taylor que la cantara entera y nos pareció mucho mejor. Dave la ha estado cantando en directo y suena bien, aunque diferente.

¿Por qué el video de ‘Surface to Air’ se ha grabado en España, en un pueblo fantasma de Guadalajara nada menos?
El director sugirió el sitio. Nosotros no pudimos ir a grabar porque estábamos ocupados en ese momento. Pero pensamos que teníamos que salir en el vídeo de alguna manera, así que pusimos nuestras caras en un televisor. El vídeo original iba a mostrarnos a nosotros conduciendo un coche y a Rebecca Taylor cantando en el asiento de atrás, pero no hubo tiempo de hacerlo.

¿Tienes disco favorito de Slow Club? Este grupo gusta mucho entre nuestros lectores…
No pero los he visto en directo y son muy buenos. Las canciones de Self Esteem están muy bien también. ‘No Wife’ es estupenda. Taylor ha fichado ahora por Marathon.

Etiquetas:

Send this to a friend