Justin Timberlake se la pega con la Super Bowl en cuanto a audiencia, críticas y ventas

Tibios resultados para Justin Timberlake tras protagonizar uno de los espectáculos más importantes del mundo, el Halftime Show de la Super Bowl. En primer lugar, en general, las críticas han sido tibias, tanto por su popurrí de más de 10 canciones en 13 minutos como por lo poquito que se oyó su voz o por el homenaje a Prince, cuestionado por los seguidores de este.

En segundo, la audiencia ha sido decepcionante. Madonna batió un récord histórico con su show de 2012, atrayendo a 114 millones de espectadores. Con Beyoncé (2013) bajó la audiencia a 110,8 millones de televidentes, pero con Bruno Mars (2014) se volvió a batir un récord de 115,3 millones. Un año después, 118,5 millones de espectadores vieron a Katy Perry en el que supone aún a día de hoy el récord histórico de audiencia. La audiencia se mantuvo saludable con Coldplay (115,5 millones) y sobre todo Lady Gaga (117,5 millones), pero este año ha caído en picado hasta los 106,6 millones. Es el peor dato de toda la década.

Peor aún son los resultados comerciales. Por supuesto las ventas y streamings de las canciones interpretadas han subido un 534% y un 214% respectivamente en Estados Unidos… pero se esperaba mucho más. Hits Daily Double había estimado en principio que ‘Man of the Woods‘ podría vender 700.000 copias en su primera semana en Estados Unidos, considerando que ‘The 20/20 Experience’ vendió 968.000 copias en sus primeros 7 días y que Timberlake viene de arrasar con un hitazo global como fue ‘CAN’T STOP THE FEELING!’. Después, rebajó su predicción a 350.000 unidades tras el irregular funcionamiento de los adelantos y las pistas del primer día… y después de la Super Bowl ha bajado su predicción a 275.000 copias. Y contando streaming.

Seguramente, previeron un efecto post-Super Bowl que no se ha producido: Timberlake interpretó únicamente un tema del disco en el Halftime Show, este fue un ‘Filthy’ que no ha calado demasiado, y además lo interpretó fuera del campo de juego, casi como intro.

Pese a todo (y hay que sumar el mal resultado de las midweeks en Reino Unido, donde no tiene opción alguna de ser número 1 y el disco de oro va a quedar muuuuy lejano), hay esperanza para el disco: ‘Say Something’ está gustando en radios y en las plataformas de streaming. La pregunta es por qué Chris Stapleton no se pasó por el partido.

Sebas E. Alonso :