Parade / 1987

Por | 07 Jun 18, 19:42

Paradojas de este bendito/maldito país, Antonio Galvañ es uno de los grandes genios de la canción pop de las 3 últimas décadas y, a día de hoy, aún muchos no sabrán de él. Si acaso, puede que Parade, su alter ego musical desde hace algo más de 20 años, les suene vagamente debido a la manifiesta influencia que ejerce en artistas como La Casa Azul (que debe su nombre a una de sus canciones; no, no era a la “casa” de Duncan Dhu), Hidrogenesse, Doble Pletina o Betacam. Poco más. Pero no pasa nada, lo afrontaremos con la serenidad que parece mantener el propio Galvañ y trataremos de seguir difundiendo su buen hacer. En este caso, lo haremos de este breve pero coqueto EP, muy sustancioso en muchos sentidos.

Su bonita portada –una fotografía José Carlos Nieva realizada con una antigua cámara Hasselblad– en la que Galvañ posa en un salón con sus mejores tesoros pop, alberga cuatro canciones igualmente bonitas, llenas de simbología. Porque se trata de composiciones que Antonio creó en el año que da nombre a este EP para el proyecto que entonces recogía su talento, Felpudos –y que, por cierto, Antonio ha tenido a bien subir en demos de la época a su Bandcamp; cualquier diría que Astrud fueron fans–.

Lo grande, lo maravilloso, es que interpretadas ahora mantienen una vigencia y una coherencia completas con el trabajo actual de Parade en discos como ‘Demasiado humano’, ‘Amor y ruido’ o ‘Materia oscura’. Si bien su tratamiento (con excepción de ‘Dosalas’, una de esas historias superheróicas tan propias de él) es algo más orgánico, menos sintético, de lo habitual en el proyecto.

Así afloran ecos de Prefab Sprout (en ‘Es igual’, tras la intro de sintes) o Phil Spector (en una ’Noches de calor, tardes para hablar’ tan cándida como emocionante), mientras que la poética ‘En los mares de la luna’ (una versión en directo para una emisora de radio, de ahí su acabado menos pulido) pone en común los universos de Elton John y Mark Oliver Everett. “Universo”, algo de lo que Parade va sobrado. ‘1987’ es, por encima de todo un disco simbólico y bonito, quizá no el mejor para introducirse en el mundo de Parade. Pero sí, al menos, puede servir para que la retahíla de nombres descubran a alguien a Antonio Galvañ, Parade, un autor sin igual al que ya le va tocando ser puesto en auténtico valor.

Parade es el cabeza de cartel de BIS Festival 2018, certamen independiente que se celebra este 9 de junio en la Fabra i Coats de Barcelona, en el que le acompañan Betacam, Caliza, Melenas, Templeton y El Lado Oscuro de la Broca.

Calificación: 7,2/10
Lo mejor: el concepto, el encarte, ‘Noches de calor, tardes para hablar’, ‘Es igual’
Te gustará si te gustan: La Casa Azul, Doble Pletina, Betacam, Prefab Sprout
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • Warp

    Portadón indiscutible.

  • xabier

    Parade siempre han hecho cosas interesantes; no masivas, desde luego.
    Para encontrar pequeños tesoros hay que bucear un poco, y requiere cierto “esfuerzo”, hay a quien le compensa hacerlo, y quien prefiere sentarse y consumir lo evidente.

  • Yo no creo que Parade sea un artista maldito, en lo que es lo suyo yo creo que ha triunfado. Tiene una carrera extensa, sale de gira (en este festival que comentáis es cabeza de cartel) y vamos en resumen que ya se yo que los que estamos comentando aquí nos gutaría que vendiese lo de Izal pero vamos ni tan mal.

  • Warp

    Yo solo con escuchar sus letras ya disfruto, pocos se mueven tan bien en el terreno del mini cuento. Son historias completas, agridulces, oscuras… Hay más literatura en un disco de Parade que en el 90% de la Feria del libro.

    Y para colmo les pone música buena, las orquesta y las canta.

    Es un genio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend