Robin Pecknold asocia el largo lapso entre discos de Fleet Foxes a sus pensamientos suicidas

Por | 11 Jun 18, 12:09

Robin Pecknold de Fleet Foxes ha querido reflexionar sobre sus pensamientos suicidas tras conocerse las noticias de los suicidios de Anthony Bourdain y la diseñadora Kate Spade. En primer lugar comienza diciendo que va a intentar hablar con las palabras más adecuadas después de que por un post anterior, algunos pensaran que no estaba empatizando con gente que sufre una enfermedad mental o tiene pensamientos suicidas. “Durante un tiempo hace unos años, cuando estaba peligrosa y activamente cerca del suicidio, mi respeto por mis seres queridos y mi certeza del dolor que les causaría era, de verdad y sin exagerar, el único pensamiento efectivo que tenía para impedirme llevarlo a cabo”.

Continúa: “No quería decir que el suicidio fuera egoísta en mi publicación. No lo creo. No puedo conocer de primera mano el interior de otra persona, y tampoco he tenido nunca una experiencia personal con un amigo o ser querido que padezca un trastorno psicológico verdaderamente debilitante. No estaba hablando por todos los que luchan por su salud mental, simplemente transmitiendo mis propias conclusiones después de años de actividad mental destructiva, terapia constante, medicación y esfuerzo activo y concertado. La razón por la que me incomoda ver que el suicidio es idolatrado es porque el suicidio ha sido una parte muchas veces de mi vida diaria, de mi realidad psíquica, y todavía lo es. Me sigue por todos lados. Cuando los artistas se convierten en leyendas por suicidarse, sé que algún segmento de la población impresionable lo interioriza como justificación del acto. Lo sé porque he superado este mismo delirio”.

Finalmente indica: “Me incomoda ser más explícito, pero algunos de los comentarios me han hecho sentir que era necesario. Definitivamente no estoy cualificado para hablar sobre la salud mental de los demás, pero tampoco lo está cualquier otra persona para juzgar mi realidad psíquica y suponer que esta no ha sido una faceta de mi vida, a la que he dedicado mucho esfuerzo”. Además, asocia el descanso entre disco y disco de Fleet Foxes, en concreto el producido entre 2011 y 2017, hasta que se editaba ‘Crack-Up‘ y se dijo que estaba estudiando, a sus pensamientos suicidas: “Puedo decir que me tomé un descanso entre álbumes para “volver a clase” en las entrevistas, pero esa no es la historia completa de verdad. No tengo más que empatía con los que luchan, y realmente espero que todas las personas reciban la ayuda que necesitan, y que todos nos pongamos a disposición de las personas cercanas a nosotros que nos necesitan”.

I’ll try this again: in thinking about the deaths of Bourdain and Spade, I made a post earlier today about suicide and mental health. Some comments felt I was being unsympathetic towards the mentally ill or suicidal, so I’d like to rephrase and provide more context for what I was trying to say. During a period a few years ago when I was dangerously and actively suicidal, my respect for my loved ones and my knowledge of the pain I would cause them was, truly and with no overstatement, the only effective thought I had at my disposal to prevent myself from acting. I was not saying suicide is selfish in my post. I don’t believe that. I can’t know firsthand another’s interiority, and I also have never had personal experience with a friend or loved one suffering from a truly debilitating psychological disorder. I was not speaking for all who struggle with mental health, just relaying my own lessons and conclusions following years of unwanted destructive mental activity, consistent therapy, medication, and active concerted effort towards self knowledge and education. The reason it makes me uncomfortable to see suicide lionized is because suicide has been an at-many-times daily part of my psychic reality, even still. It follows me around. When artists are made legends through suicide, I know that some segment of the impressionable population internalizes this as justification for the act. I know this because I have overcome this exact delusion. It makes me uncomfortable being more explicit, but some of the feedback made me feel the need… I am definitely unqualified to discuss the mental health of others, but it follows that so too is anyone else unqualified to judge my psychic reality and assume that this has not been an unwelcome and pernicious facet of my own lived experience, one that I’ve devoted much effort and resources towards addressing. I can say I took a break between albums to “go back to school” in interviews, but that isn’t the whole story. I have nothing but empathy for anyone struggling, and I really hope people get the help they need, and that we all make ourselves available to those close to us who need us.

Una publicación compartida de Robin N. Pecknold (@robinpecknold) el

Etiquetas:
  • bloom21

    Me encata la sinceridad de Robin. Cuan jodido puede ser vivir con esa realidad constante, gran reflexión por su parte.

Send this to a friend