‘1, 2, 3, drink’: no, ni Demi Lovato ni Amy “eligieron” ser drogadictas

Por | 26 Jul 18, 23:59

“Nunca la oyes hablar, solo habla contigo y nadie más / Nada puedes sufrir que ella no sepa solucionar”. Estas palabras que cantaba Antonio Vega podrían ser sobre esa pareja perfecta que te comprende como nadie, ese amor de tu vida que te hace sentir lo que nadie, ese apoyo infalible… y de hecho lo son. Solo que, como podéis imaginar, ese “amor” no es una persona. No me pusieron ‘Se dejaba llevar’ en Medicina cuando abordamos la drogadicción, pero hubiese tenido sentido, porque el tema es un gran ejemplo de lo fuerte que puede ser la relación de una persona adicta a una sustancia con esa sustancia; en este caso, la heroína. A la versionadísima (especialmente espectacular la de Manzanita) ‘Je l’aime a mourir’ de Francis Cabrel se le sacaba también esa interpretación (“y me cose unas alas y me ayuda a subir / a toda prisa, a toda prisa / la quiero a morir” decía en su versión castellanizada… rush, anyone?). Las drogas se clasifican en estimulantes, depresoras y alucinógenas -con el cannabis nadando en un limbo-, pero son las depresoras a las que estamos haciendo referencia, y ambas canciones sirven, como decimos, de ejemplos de lo bestias que pueden ser los efectos de estas drogas, y lo “bien” que pueden venirle esos efectos a alguien cuando siente que está absolutamente roto. O, mejor dicho, lo “bien” que esa persona cree que pueden venirle esos efectos y que, como cualquier adicción, es un parche. Un parche peligroso.

“Un momento de vulnerabilidad es todo lo que hace falta para recaer en tu adicción. (..) Y solo hace falta una recaída para morir.” Estas palabras son de Demi Lovato refiriéndose a la sobredodis de Cory Monteith, y en las últimas horas cobraron de nuevo relevancia tras el ingreso de la propia Demi en urgencias por una sobredosis de lo que parecía ser heroína (aunque una fuente que cita People niega que fuese esa sustancia). La intérprete de ‘Confident’ parece estar ya fuera de peligro, pero ni siquiera cuando pensábamos que se debatía entre la vida y la muerte cesaba un tipo concreto de comentarios en Twitter, en webs y en cualquier conversación: el tipo de comentarios que, ya sea a través del humor negro o de un explícito desprecio, usaban como argumento el “ella se lo ha buscado”, “ella lo ha elegido”, “no eliges tener una enfermedad mental pero esto sí” o la inevitable demagogia de “esto está quitando recursos y médicos que deberían tratar el cáncer y enfermedades reales”. Y ahí lo tenéis. Ésa es la clave: enfermedades “reales”. El CIE-10 (aún con sus carencias) considera dentro de las distintas patologías mentales los trastornos por consumo de sustancia, dedicándole todo el F10 (y el DSM-V hace lo propio en su clasificación). No se trata, claro, de que la etiqueta de enfermedad lleve a infantilizar a los adictos, puesto que eso tampoco les beneficia; se trata de tener un mayor conocimiento y saber cómo se puede ayudar, si es que se puede. Mucha gente dice que a ver, que en los 80 tiene un pase, pero, con la información que hay ahora sobre las drogas, ¡¿cómo es posible que la gente se drogue?!… y lo de la información juega un doble papel, porque podríamos decir que, con la información que hay ahora, ¿cómo es posible que la gente siga viendo la drogadicción más como una elección que como una patología? Pero así es.

Hay muchas concepciones sobre salud y enfermedad que se acercan más a la enfermedad que a la salud, y que saltan a los medios y a las conversaciones del día a día cuando afectan a alguien famoso. Un ejemplo es eso de “luchar contra el cáncer” y lo que esa narrativa implica, y otro ejemplo lo podemos encontrar con las drogas, como hemos podido comprobar con Lovato, o hace unos días con el aniversario de la muerte de Amy Winehouse, o con cualquier otro caso similar. “No me da ninguna pena” o “lo ha elegido” son algunas de las reacciones que suelen despertar estas noticias, y, aunque al ser una celebridad llame más la atención, evidentemente no cambian si la persona no es famosa: es innegable la consideración general del adicto como el producto último del lumpen, como escoria, igual de basura que el brik de vino Don Simón que hay a su lado. Con esa consideración no son de extrañar, desgraciadamente, los comentarios de juicio, los de desprecio, los de los recursos médicos que mencionábamos antes, e incluso los que rayan en el liberalismo psicópata de “los drogadictos tendrían que pagarse ellos mismos los tratamientos y, si no pueden, pues selección natural”. Y si hablamos de un famoso, y sobre todo de una famosa, sigue recibiendo el “no me da ninguna pena”, porque ahí entran en juego la envidia y la satisfacción de hacer leña del árbol caído -el árbol poderoso caído-. O, sin llegar a ese extremo, la inocente incomprensión: con todo lo que tiene, ¿para qué necesitaba las drogas?

“¿Para qué necesita alguien una droga? Eso daría para varios artículos pero, como no se trata de convertir esto en una clase de Drogodependencias, podemos resumirlo en que hay gente más propensa a adicciones y que esto es tanto por ambiente (experiencias vitales que han forjado una personalidad concreta más proclive a ello) como por el propio genotipo (como en muchas otras enfermedades mentales, existe una carga genética), y una relación estrecha con otros trastornos mentales que, como en el caso del TLP, raro es cuando no van de la mano. Y también que la adicción tiene una base fisiopatológica, y que la dopamina, la vía mesolímbico y el circuito de recompensa cerebral hacen que el concepto de “dejarlo para siempre y jamás recaer” sea posible pero nada fácil. Healing is difficult, que decía Sia. Otra forma de resumirlo son las palabras de Antonio Escohotado: “las drogas deberían ir de conocimiento, amor propio y placer, tres cosas dignas en cualquier situación y circunstancia. Debido a la prohibición y a la fragilidad de la naturaleza individual, no solemos tener eso”. En una persona drogadicta con frecuencia se mezclan esa fragilidad con una fortaleza interior considerable. Porque, a pesar de las recaídas, se necesita mucha fortaleza para aguantar; para, una vez que has estado dentro, intentar que el tiempo de sobriedad sea equivalente al tiempo de vida. Esto es complicado de por sí por puras razones químicas, pero es que el contexto de una persona adicta no suele ayudar.

En el contexto concreto de Demi Lovato, ella misma advertía en la reciente ‘Sober’ que “it’s only when I’m lonely / Sometimes I just wanna cave and I don’t wanna fight / I try and I try and I try and I try / Just hold me, I’m lonely.” Y es que, además de su reciente diagnóstico de trastorno bipolar, le han acompañado síntomas depresivos prácticamente desde niña, un padre alcohólico, acoso escolar y una lucha constante contra un TCA que le llevó a estar así, un TCA al cual le estaba ganando cada vez más la batalla, dejando las dietas extremas y llegando a subir fotos de su celulitis… algo digno de aplauso teniendo en cuenta la de chicas adolescentes que le siguen y que lo que suelen ver de sus ídolos son cuerpos “perfectos” imposibles – a pesar de esto, Lovato cantaba “I wanna be a role model, but I’m only human” en la mencionada balada.

Y muchos olvidan también que hay una persona tras ese modelo, tras la famosa. Que, tanto en el caso de ella como en el de una cantante que sale al escenario borracha, hay alguien con sus luces y también con sus mierdas… o quizás no tiene tanto que ver el componente famoso y se comportan igual con el adicto anónimo de dos calles atrás. En cualquier caso, esperemos que cada vez haya más educación sociosanitaria sobre la entidad patológica que suponen las adicciones, y que esto influya positivamente en la (poca) empatía que rodea este tema. Y, en cuanto a Demi, esperemos que, como en otras ocasiones, se levante de nuevo. Like a skyscraper.

Etiquetas:
  • El Humano

    Las enfermedades mentales son el gran tabú de esta sociedad, porque la sociedad entera padece una neurosis colectiva y no lo quiere aceptar. Premiamos el ego mas grande y luego nos extrañamos de que las personas se hayan hecho polvo por el camino. Toda mi solidaridad con esta artista y ojalá que su posición ayude a humanizar este teba escabroso.

  • Alejandro

    Muy bien este artículo . YO soy del año 84 y nunca probe una droga en mi vida . Tengo que reconocer que el hecho de que en mi colegio nunca nos hablaron de las drogas más a alla de lo típico , pero con 9 años cuando a otros niños les llevaban de excursión a ver cómo se hacía el pan , nuestro profesor que era uno de esos Que te marcan de por vida , nos llevo de excursión a proyecto hombre . No nos hablo de las drogas nos mostró lo que pasaba después de las drogas . Aún le estoy tan agradecido de aquello … nos metió tanto miedo , que nunca llegamos a consumir .
    Igual fue un poco destroyer él hombre, pero acertó de pleno .
    Claro que hoy en día lo habrían cesado de su profesión de inmediato …. pero eso es otra historia .
    No se como llega la gente a las drogas , pero desde luego nunca me atrevería a juzgarles .

  • Ewan

    Hay cero empatía con las personas que sufren drogodependencia y en general con las personas que se vuelven adictas a cualquier cosa, ya sea el juego, los audiovisuales o incluso otras personas. Para la sociedad, todos ellos se lo han buscado.

  • Juanjo Fernández

    Las referencias al TLP (transtorno límite de personalidad) por un lado me parecen oportunas, pero por otro inexactas. Un gran tabú no es sólo el reconocimiento de la adicción como una enfermedad sino el de las enfermedades mentales. Ambas son ese “elefante en el salón” que la sociedad se niega a ver y mucho menos comprender.
    Entender la adicción como una enfermedad le cuesta hasta a los familiares de los adictos. Pueden entender una “alergia”, pero la reacción que estas sustancias hacen en el cuerpo del adicto y la impotencia de éste para poder dejar de tomarlas es difícil de entender.
    Porque no es sólo el potencial adictivo de la sustancia, como la nicotina, sino la sensibilidad a ésta del adicto. Hay potenciales dianas. La gente con TLP tiene con frecuencia transtorno compulsivos, y aunque no es siempre así, son frecuentes las adicciones. Pero la relación no es ni de lejos biunívoca. Hay más, mucho más. Hay un gran tabú por destapar de las enfermedades mentales y las adicciones. Hay honrosos ejemplos como el de Carrie Fisher y Tesa de zombies con el transtorno bipolar, y de Lindsay Lohan se conjetura TLP. Pero no todos los que tienen transtorno mentales son adictos ni viceversa.
    En cuanto a “se dejaba llevar por ti”, siempre me pareció una hermosa canción de Antonio Vega, pero que tonto fui de no darme cuenta de su significado hasta hace poco…

  • Mr. Hyde

    De las publicaciones más serias, completas y bien argumentadas que he leído en esta página desde hace más de 4 años que los vengo leyendo.
    Artículos como éste se agradecen. Son necesarios, en un mundo que cada día se vuelve más inhumano e ignorante. La empatía se está perdiendo.
    Gracias JNSP.

  • Ya lo he dicho antes, algo muy mal estamos haciendo como sociedad cuando unos chavales que en el papel lo tienen TODO…buscan una vía para escapar de sus vidas…cuántas infancias y juventudes vamos a sacrificar para nada

  • Dirrty Boy

    Ella iba muy bien con la recuperación, pero al parecer cuando Wilmer (el amor de su vida, según la misma Demi) y ella se distanciaron, ella recayó. Lo que indica que sí influía la gente que le rodeaba, de cierta forma Wilmer era la única razón de su sobriedad y cuando decidieron separarse, mandó todo a la mierda.

  • zmanuel twz

    Es que hoy vivimos en un mundo sobre informado. Todos sabemos los peligros de las adicción y aun nos metemos en ella, lo único que falta que yo me entregue a alguna adicción y siga pidiendo empatía y ayuda de los que no son igual de tontos que yo.
    Yo soy ludopata, tenia trabajo , estudiaba tenía una vida, y aun sabiendo los peligros del juego, me creí mejor que el resto y caí en ello, al punto de dejar mi trabajo creyendo que podía vivir de ellos, y de dejar los estdio porque no me hacia tiempo para ello, por el juego.
    Ya hace hace años que no juego ni a las canicas, pero tengo un vecino que es un pan de Dios, pero es adicto a las drogas, nunca he tenido problema personales, todo lo contrario, pero el chico a ido a peor, le despidieron del trabajo por ir drogado, vendió su auto, para sostenerse, cultiva mariguana en su casa, con que abra su departamento un segundo, apesta el resto del edificio, y como no tiene manera de sostenerse ahora vende drogas, para sacar dinero, y sus compradores son todos delincuentes, que roban para consumir.
    Los adictos siempre molestan y joden a los que tienen alrededor, es obvio que el resto nos rechace y nos mire mal, porque pese a todas las advertencia seguimos cayendo en ello, pensando que nosotros somos mejores que los que arruinan su vida y lo podremos controlar. Todos los adictos crean un hoyo negro de desgracia que arrastra a los que le rodean. Siempre

  • funambulista

    Cuando llevas una mochila tan pesada a la espalda la gente dice “entenderte”, pero cuando las luces se apagan y las puertas se cierran muy pocas personas se quedan de verdad contigo.

  • P.S

    me parece ridículo que se tome el tema de las drogas como una burla o tomarlo como algo normal….
    LAS DROGAS Y VICIOS EN GENERAL,SON MALOS!
    punto!
    Bien sea la depresión,stresss,malas compañías,soledad,etc!
    Si al deporte,la vida sana,amar,cuidar la salud y mantenerse activo!

  • Mireia Pería

    Bravo, joder.

  • ヒメネス ペドロ

    Como bien habéis mencionado en el foro parece que las personas que tienen alguna dependencia o trastorno estorban. Yo también tuve experiencias con la bulimia y las drogas en un momento difícil de mi vida y eso me llevó a tener comportamientos que me distanciaron de mi entorno, del cual también recibí 0 empatía, pues fueron los que me introdujeron en el mundo del alcohol y las drogas pero no quisieron prestarme una mano cuando mucha gente de mi alrededor se desapareció. Solo estaban ahí cuando era la hora de la fiesta y había que tapar la mierda pues había que divertirse y dejar los problemas de lado, pero cuando el fin de semana terminaba no había nadie con quien compartir un momento de normalidad y entras en un bucle que te afecta directamente a tu animo y tu estabilidad, solo, con la resaca de las drogas y la falta de empatia de gente que te conoce por unos cuantos años y a los que les has dado hasta techo.

    A día de hoy no he vuelto ni a fumarme un porro porque encontré una profesión que me encanta y una pareja que me acompaña cada día, pero salir del agujero en el que te metes es dificil, piensas que a ti no te va a pasar es duro cuando la gente es testigo de estos problemas, pero casi nadie tiene el valor de hablar de ellos cara a cara contigo, solo para utilizarlos como una indirecta para reirse de ti o como chismorreo para alimentar conversaciones de gente con poco mundo interior. Posteriormente le pasó a otras personas de mi entorno y pude darles algo de compañía, un poco de cariño, pues ya había pasado por ello.

    Felicidades por el artículo.

  • mardebering

    Suciedad Occidental nada más, lo tengo todo pero no disfruto con nada.

  • Lector 76

    Mucha hipocresía aquí

    “Y muchos olvidan también que hay una persona tras ese modelo, tras la famosa”. También hay una persona en el mendigo que pide en la calle, en el yonqui, en el alcohólico, pero como no son ricos ni famosos, a la gente se la suda

    Si os implicáis tanto con Demi Lovato es porque sois unos clasistas, nunca os he leído un artículo sobre los sin techo o los toxicómanos anónimos en JSP

  • Alejandro

    Hombre a ver cari , no estás en los foros del país . Aquí se habla de música y cosas similares . Criticar por criticar así sin más , pues tampoco .
    Hablan de ello , por gente como amy y demi . No significa que no exista otra gente . Pero no tiene sentido que de repente se saquen un tema de poblados chavolistas . No se digo … yo no vengo aquí a ver qué opinan del hambre en África …no significa que no me interese , pero este no es el lugar .

  • Ewan

    Me has dejado sin palabras

  • Louder

    No me encaja mucho esa versión, lleva años sin ser pareja de Wilmer

  • Lector 76

    Te interesa más Demi Lovato que el hambre en África, lo acabas de reconocer

    Eres la perfecta fotografía del progre español

  • Lector 76

    Llevas mucha razón. La sociedad occidental en su conjunto está enferma. Adaptarte a la sociedad actual, te convierte en otro enfermo

  • Samuel Salinas’

    No, ella recayó porque decidió tomar alcohol en pequeñas cantidades, pues ella pensó que haciendo eso iba a ser mas fácil para ella controlarse que abstenerse por completo de este, cosa que evidentemente se le salio de control.

  • david israel

    Ay por favor, les gustaba pistear y mariguanearse y se les paso la mano, siempre buscandole tres patas al gato

  • Tranny

    Sólo puedo decir: muchas gracias por este artículo, JNSP! Textos como éste son muy necesarios.

    Todos los argumentos anti-drogadictos (más que anti-droga) son bastante absurdos e insensibles. Pero el de “no quiero que mis impuestos se destinen a pagar problemas de yonkis” se lleva la palma. Hay taaantas enfermedades, afecciones y accidentes que, directa o indirectamente, son consecuencia de nuestros hábitos de vida (los hábitos occidentales) que mejor nos ponemos todos un puntito en la boca a la hora de hablar de asistencia sanitaria.

  • Alejandro

    🤣🤣🤣🤣🤣🤣🤣🤣

    Yo reconozco lo que tú quieras ! Faltaria más !
    Con lo que me gusta a mi un reconocimiento ! Sobre todo cuando voy al urólogo !

  • dumblonde #RIPX

    Perro Sucio maduro <3

  • funambulista

    Me parte el corazón saber que has pasado por eso, pero has salido adelante y tienes valentía para contar tu experiencia. Gracias por compartirla.

  • Alejandro

    Ya … ósea que tú agua del grifo y
    eso no bebes no ? Piscinas no usas . Haces una plegaria cada vez que sale agua supongo .
    Lo digo porque como pareces miss etnico , supongo que lujos … tú no . Cómo estás tan sensibilizado con las causas …
    lo peor de jugar al juego es después criticar que juegas al juego y que no te gusta … pero ahí estás … tirando los dados .

  • ヒメネス ペドロ

    También me lo he buscao yo por tonta… Pero cuando lo ves desde fuera dices “Yo hacía eso?”. Pero si lo ocultamos nadie aprende, aunque siempre estén los vanales que te llamen moralista o victimista. Una parte de la sociedad está podrida porque te meten en ese mundo y luego te dan la patada. Recuerdo que por esa época comentabamos la caca de noticias de Cromosoma X del odioso Diego Feijoo.

  • Dirrty Boy

    Terminaron a finales del 2016, claro que la recaída no fue de un día para otro, pero poco a poco ella dejó la sobriedad, yo soy fiel partidario de que si Wilmer y ella no hubiesen optado por separarse esto no hubiera pasado, en el documental claramente se ve que no es feliz y ella misma admite que le extraña pero “se están tomando un tiempo”

  • funambulista

    Joer que tiempos aquellos. Todos hacemos cosas de las que nos arrepentimos, es la forma de crecer como personas. No es agradable cargar con experiencias así, pero cuando las superamos supongo que triunfamos un poquillo y le damos por saco a la sociedad que nos ha podido presionar. Tu lo has hecho.

  • Louder

    Me parece interesante lo que comentas, pero, ¿De dónde has sacado esa información?

Send this to a friend