Maria Rodés / Eclíptica

Por | 07 Ago 18, 12:30

Maria Rodés es una artista que parece habitar otra dimensión, situada fuera del tiempo y las modas. En los últimos años, además, se mueve por fijaciones temáticas sumamente personales y extemporáneas. Si su interés por la copla construyó el fabuloso ‘Maria canta copla’, ‘Eclíptica’ -que no elíptica, ojo-, debe su existencia a la figura de un tío-bisabuelo astrónomo de Maria, Lluís Rodés. El descubrimiento de este antepasado, que fue director del Observatori de l’Ebre entre 1920 y 1939, fascinó a Maria. Claro que, leyendo someramente su biografía, difícil no sentirse deslumbrada por él. Lluís Rodés era jesuita y un científico reconocido internacionalmente. Publicó obra divulgativa, escribió varios dietarios y vivió la Guerra Civil en el observatorio. Evitó la prisión y la muerte merced a su infinito interés por los astros, que lograba transmitir a los militares que por allí se acercaban; acababan tan maravillados por sus palabras que dejaban en paz al mossén.

El disco, por eso, homenajea a Lluís Rodés indirectamente, sin nombrarlo -aunque sus vivencias sí aparecen de manera velada-, a través de canciones que, más que tratar de ciencia, rebosan de la poética de la astronomía, de la fascinación que, desde tiempos remotos, hemos sentido los humanos por el cielo nocturno, las estrellas, constelaciones y sus significados; de todas las fabulaciones azuzadas por las luces del cosmos. Por eso los protagonistas de sus historias son astros, estrellas antropomorfas y las sensaciones que despierta el cosmos. De ahí, el aire de rimas y leyendas de ‘Eclíptica’. Toda esta temática astral y fantástica queda perfectamente plasmada gracias a la sonoridad opulenta de Maria, a su refinamiento melódico, su voz levemente arrastrada, plácida y hermosa y su preciosismo instrumental, con una producción cautivadora, pero contenida, alejada de la exuberancia mostrada en su EP con Refree.

Aquí Maria prueba diferentes palos pero acaba prevaleciendo la canción mediterránea aletargada, que nos sumerge en una atmósfera de duermevela. Este es un disco breve, que no alcanza la media hora, pero, curiosamente, su misma naturaleza morosa, intimista y onírica hace más larga, subjetivamente, su escucha. ‘Fui a buscar el sol’, su primer single, en colaboración con Ramón Rodríguez, The New Raemon, es una bonita muestra de pop soñador, a base de ritmos creados por guitarra. A continuación pasa al brío de una Tori Amos, con leves ecos celtas, para narrar la leyenda de ‘Pléyades’, también acompañada de Rodríguez. La copla retorna, aunque en una composición original de Maria, en ‘Luciérnagas en el suelo’; un romance de recia oscuridad hispana, adornado con teclados de flamenco sinfónico. También hay samba espacial en ‘Chocará conmigo’, en compañía de Ximena Sariñana; una pista pizpireta y repleta de sorna, con pequeña referencia a David Bisbal incluida. O bondad acústica, en la línea intimista de Ferran Palau, en ‘Luna no hay’, donde destaca su deliciosa aceleración final en forma de bossa nova. En ‘Sirena’, un track de épica cadenciosa, Maria imposta una entonación más dramática para cantar a un suceso apocalíptico. Aunque al principio parece regodearse con sentido del humor maligno, poco a poco va venciendo la sensación de amenaza, que vagamente remite a las penurias que vivió Lluís Rodés durante la guerra. ‘Noche serena’ muestra su reverso onírico más luminoso, con un conato de delirio de arpas. En esa misma tesitura de nana narcótica juegan los dos temas en catalán, ‘Nana negra’ y ‘Eclipsi’, que también reseñan de soslayo las vicisitudes bélicas de Rodés, hasta llegar al folk mediterráneo telúrico en ‘Niña de párpados negros’, basada en un poema de Lluís Rodés y en un extraño sueño de Maria, en que vio “a una niña de párpados negros bailando sobre una tumba de hielo”.

Y es que Maria explica muy bien en su facebook la intrahistoria de cada canción. La lectura de estas pequeñas notas, más la profundización en las leyendas astrales y la vida de Lluís Rodés, pueden ser un complemento perfecto a la escucha de este disco. Aunque tampoco es absolutamente necesario tener ningún tipo de dato previo para gozarlo sin más, la información ayuda a aumentar aún más el interés. Especialmente, a todos aquellos que miran al cielo hechizados, buscan afanosamente estrellas fugaces o se quedan colgado con las fotos del cosmos.


Calificación:
7,5/10
Lo mejor: ‘Fui a buscar el sol’, ‘Luciérnagas en el suelo’, ‘Chocará conmigo’, ‘Luna no hay’
Te gustará si te gusta: The New Raemon, Ferran Palau, Tori Amos, Alberto Montero
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • Suivant

    Ay, me he de hacer con él. Su disco de copla es tan tan tan bonito <3

Playlist del mes

Send this to a friend