Courtney Barnett / Tell Me How You Really Feel

Por | 14 Ago 18, 15:11

Tres años le ha llevado a Courtney Barnett dar continuidad a su magnífico álbum debut oficial –antes publicaba un recopilatorio con sus primeros singles y EPs– ‘Sometimes I Sit and Think and Sometimes I Just Sit’, un disco que la llevó a ser nominada a un Grammy a la artista revelación y a arrebatar a Tame Impala el título de álbum del año 2015 en Australia. Tres años en los que, además de aquel disco colaborativo con Kurt Vile, ha tenido que lidiar con cierto bloqueo del escritor, abrumada por el hecho de que se destacaran sus letras como lo mejor de sus canciones. Un bloqueo del que ha salido con la ayuda de una máquina de escribir que le regaló un amigo, un método “más rítmico” que la conectaba con su infancia y, además, la ayudaba a superar la falta de confianza en sí misma: “cuando escribo en un ordenador, simplemente borro las cosas y se han ido. Entonces me pregunto “¿era bueno o no?”

La otra herramienta que la artista ha empleado para superar ese bloqueo es cambiar su manera de escribir: en sus primeros discos, Barnett utilizaba en sus textos una técnica de descripción exhaustiva de personajes y situaciones a modo casi de relato ultrarrealista. En cambio en ‘Tell Me How You Really Feel’ –frase extraída de una canción titulada explícitamente “Inseguridad paralizante y una falta generalizada de confianza” y que en realidad podría intercambiar el “tú” y el “yo”– la australiana aborda sobre todos sus propios sentimientos, en torno a la dificultad para relacionarse con viejos y nuevos amigos ahora que es una artista conocida internacionalmente (‘City Looks Pretty’), la falta de confianza en sí misma (en la ya citada ‘Crippling Self-Doubt and a General Lack of Confidence’, en la que colaboran, por cierto, Kim y Kelly Deal de The Breeders) o la gestión de la ansiedad (‘Need a Little Time’ y la canción más pop del disco, ‘Charity’, con la demoledora línea “No tienes que fingir que no tienes miedo / Todo el mundo está tan aterrorizado como tú”) y la ira (‘I’m Not Your Mother, I’m Not Your Bitch’).

Pero desde ahí, desde lo personal, construye un discurso más universal: ‘Nameless, Faceless’, por ejemplo, parte de compadecer a los trolls de Internet que la insultan, pero termina proyectándose hacia la violencia machista cuando emplea, de forma literal y certera, la frase de Margaret Atwood (‘El cuento de la criada’) “los hombres tienen miedo de que las mujeres se rían de ellos, las mujeres tienen miedo de que los hombres las maten”; mientras que ‘Hopefulness’, con citas de Mandela y Carrie Fisher (“Coge tu corazón roto y conviértelo en arte”), abre el disco dando esperanzas de que es posible vencer la aflicción derivada de esos males endémicos que convierten la depresión en una de las enfermedades más comunes de occidente. Una bonita perspectiva que, aunque aún debe perfeccionar (una parte de estas nuevas letras carecen de la fuerza de su anterior estilo lírico), sin duda ayudará a Courtney a afrontar la escritura de nuevas composiciones con más seguridad.

No estoy de acuerdo, en todo caso, en que lo mejor de Courtney Barnett sean sus letras y este ‘Tell Me How You Really Feel’ es la prueba: si no es tan redondo como su debut es porque no tiene, sencillamente, tantas buenas canciones. La segunda parte del disco, la cara B de la edición vinilo, no alcanza el fantástico nivel de la A, con el apenas simpático experimento grunge ‘I’m Not Your Mother, I’m Not Your Bitch’ (que, sonando tan claramente a Hole, parece jugar con la broma de que Vile y ella son los nuevos “Kurt y Courtney”) o las justas de pegada ‘Walkin´ On Eggshells’ y ‘Sunday Roast’. Eso rebaja el impacto de un disco que, por lo demás, deja fuera de toda duda el gran talento de Barnett para hacer grandes canciones rock como ‘City Looks Pretty’, ‘Charity’, ‘Nameless, Faceless’, ‘Need a Little Time’ o ‘Help Your Self’ que resultan tanto más entrañables y poderosas en cuanto uno comprueba que contraponen melodías luminosas, felices, a sus textos introspectivos y oscuros. Es un alivio certificar que Courtney Barnett supera la prueba del “difícil segundo disco” con muy buena nota.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Charity’, ‘Need a Little Time’, ‘City Looks Pretty’, ‘Nameless, Faceless’, ‘Crippling Self-Doubt and a General Lack of Confidence’
Te gustará si te gusta: The Big Moon, Juliana Hatfield, Snail Mail, The Lemonheads
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

Send this to a friend