Jake Shears / Jake Shears

Por | 26 Ago 18, 12:05

Cuando, hace unas semanas, Robyn sacó ‘Missing U’, el primer adelanto de su disco tras ocho añazos, muchos flipamos al ver que no había influencias del tropical house, ni del pop minimalista ni de nada que esté de moda ahora. Era como si la sueca hubiese estado congelada desde ‘Body Talk’ y acabase de reactivarse –y no digo esto como algo negativo: para mí, ‘Missing U’ es uno de los temazos de lo que llevamos de año–. Pues bien, algo así podemos decir de Jake Shears tras escuchar su debut en solitario seis años después de la separación de Scissor Sisters. Seis años en los que Shears ha hecho diversas colaboraciones musicales, ha actuado en Broadway (‘Kinky Boots’), ha escrito unas memorias (‘Boys Keep Swinging‘)… y ha cortado con el que había sido su novio durante más de una década.

La ruptura le llevó a pasar algunos de los momentos más difíciles de su vida y, finalmente, a mudarse de Los Angeles a Nueva Orleans (seguramente de ahí el efectivo single ‘Creep City‘), en busca de un nuevo comienzo. Allí lo encontró, y también encontró la inspiración para sacar material en solitario, dándole mucha importancia en lo musical al sonido sureño. Pero esto no es un “Scissor Sisters meet Joanne” (lo cual también habría sido digno de ver), y la idea no termina de extrañar teniendo en cuenta que Shears tenía ese punto irresistiblemente mamarracho de los Scissor, pero también una querencia rockera y hacia los sonidos de los 70, que aquí se mezcla con el folk y el funky… y no, el resultado de todo este mejunje no es ningún descalabro. Al menos, en lo artístico.

“Cuando atraviesas un gran cambio en tu vida, te dices “necesito mirarme al espejo y verme diferente para sentir que estoy avanzando”, y eso fue el bigote para mí”, comentaba Shears en una interesante entrevista para Billboard (en la que, entre otras joyas, califica la polémica ‘Girls’ como “una canción de mierda para la que se necesitó a nueve hombres heteros”). ‘Big Bushy Mustache‘ es, desde luego, una canción que solo podría venir de él y que, junto a la funky ‘S.O.B.’ (por ‘Sex On The Brain’, hola Rihanna) y ‘Clothes Off’ (con un comienzo a lo ‘Blame it on the boogie’) recuerdan al lado provocador de las hermanas, ese que alcanzó su cumbre en ‘Night Work‘ (para mí, además de su mejor álbum, es uno de los discos pop más interesantes de su año). Pero ‘Jake Shears’ -disco- se parece muy poco a ese tercer trabajo, alejándose de su oscuridad y apostando mucho más por el lado luminoso: abiertamente optimistas son esa ‘Good Friends’, que con su simpático estribillo podría ser de Mika (“good friends / giving me great times / making my blue days better with bad wine”), o ‘Everything I’ll ever need’ (“why keep waiting on your affection / love’s inside of me / I’ve got everything I’ll ever need”), o incluso la country ‘Sad Song Backwards’, que tiene una melodía alegre aunque sea el tema que de forma más clara habla sobre lo hecho mierda que le dejó la ruptura (incluyendo hasta referencias al suicidio). Y es que el disco va, más que de la ruptura en sí, de ponerse de pie y continuar.

Producido por Jon Hume (Sofi Tukker, Galantis, LeAnn Rimes) y Kevin Ratterman (colaborador de los más asociados al rock My Morning Jacket y, también, en el trabajo en solitario de su vocalista Jim James), el trabajo tiene un espíritu old school a lo largo de todo el minutaje, por momentos recordando a lo que hacen The Black Keys (‘The Bruiser’ especialmente), y nos recuerda que los Scissor también eran capaces de baladas que erizaban la piel, como ‘Mary’, ‘Year of Living Dangerously’, las más upbeat ‘Skin Tight’ y ‘Somewhere’ o, sobre todo, la maravillosa ‘Return to Oz’. Aquí tenemos alguna de sus mejores composiciones en ese sentido, como la elegante ‘All For What’, ‘Palace in the Sky’ o ‘Mississippi Delta (I’m Your Man)’: está claro que Shears es un buen discípulo de su amigo Elton John, y en este álbum se muestra especialmente real y vulnerable, sin temor a parecer débil (“Duermo con almohadas alrededor, como en una nube / Fingir que son tú nunca me ha hecho sentir orgulloso”, llega a confesar). En conclusión: los fans de Scissor Sisters están (estamos) de enhorabuena, porque este álbum a ratos funciona como un quinto disco de la banda –’I can’t decide’ o ‘Laura’ podrían estar perfectamente en este álbum– pero, afortunadamente, a ratos no, ofreciendo algo distinto y bastante íntimo. Parece que Jake quiere ser “tomado en serio” (aunque el punto camp de los Scissor no debería invalidarle para ello, pero ya sabemos cómo funcionan las cosas), y este debut desde luego es un buen camino para ello.

Calificación: 7,1/10
Lo mejor: ‘All for What’, ‘Good Friends’, ‘Creep City’, ‘Clothes Off’, ‘Palace in the Sky’
Te gustará si te gusta: Scissor Sisters (obvio), Elton John, Kiss, Mika, The Black Keys.
Escúchalo: Spotify

  • mardebering

    habrá que escucharlo con atención sin perjuicios, sin recordar al Kiss más funky de Ace Frehley .

  • El Humano

    Discazo, muy disfrutable, personal y con mucho rollo.

  • Bitch79

    Scissor Sisters fueron para Jake Shears lo que las Nancys Rubias para Vaquerizo, el grupo era él, los demas eran atrezzo, así que, primer disco en solitario entre comillas.

  • Robinsonn

    Pues bajo mi punto de vista Scissors Sisters perdería mucha categoría sin Ana Matronic.

  • Stis

    Portadón. Lástima que la fuente del nombre es mala.

  • mardebering

    Destaco “Everything I’ll Ever Need” y “All For What” dos baladas del disco, luego hay múltiples partes que suenan a otros, con lo que no puedo es con esas guitarras y teclados como tocados en el Saloon de una película del Oeste.

  • Puertourraco

    Everything I’l Ever need tiene un arranque muy John Grant. Luego ya pega el salto al saloon como dices y se me hace menos disfrutable.

  • mardebering

    Sin Mantronic no hay grupo.

  • Cristian Dominguez

    si alguna vez lo viste en vivo, el alma del grupo era Ana, Jake vive en su burbuja y ni mira al público. Ella daba vida al grupo en los conciertos con buena onda, y hasta sobresalia en voz, pese a tener que vivir casi en la sombra del otro que se creia dueño de la banda…

Send this to a friend