La Casa de las Flores: un culebrón mexicano “deluxe” es la comedia revelación de la temporada

Por | 30 Ago 18, 17:02

Seguro que entre nuestros lectores habrá quien recuerde aquellos mediodías de reunión familiar en el saloncito de la tele para ver junto a nuestras madres, abuelas y hermanos culebronazos clásicos como ‘Crystal’ o ‘Los ricos también lloran’. Este verano hemos podido revivir esa sensación –sin la decoración hoy ya kitsch, la inocencia y, sniff, la compañía– viendo uno de los lanzamientos-estrella del verano de 2018 en Netflix, que ha sucedido a ‘Paquita Salas’ como la sorpresa estival de la compañía de VOD. Hablamos de ‘La Casa de las Flores’, una serie protagonizada por los De La Mora, una familia adinerada de un barrio de alto standing del Distrito Federal, a la que un suceso empuja a una explosión de secretos y el consiguiente descarrilamiento de sus propias vidas y convicciones.

‘La Casa de las Flores’ está firmada por un joven realizador y guionista mexicano, Manolo Caro, que claramente debió parte de su educación y crecimiento a esos folletines televisivos antes mencionados (y otros del palo). Sólo que Caro adapta, inteligentemente, aquella idiosincrasia a su estilo y, al fin, a los condicionantes de consumo televisivo contemporáneo que marca la productora de la serie. Evidentemente, aquellas montoneras de capítulos repletos de esa entrañable/irritante forma de extender la acción hasta el paroxismo, que hacía que un beso durara casi como un partido de fútbol en ‘Campeones’, no eran una posibilidad real. Así que el cineasta optó por cambiar ese ritmo agónico por una comedia ágil que, en 13 capítulos de 30 minutos, desarrolla lo que en un culebrón tradicional llevaría 100. Así, de manera delirante, el argumento se va embarullando por minutos, a veces de manera casi previsible pero no por ello menos divertida. Una adaptación al presente que, aún más importante, no se queda sólo en la forma sino también en el fondo: la asunción del amor interracial, la homosexualidad, las personas transgénero, el consumo de estupefacientes y la infancia –los niños son tratados como personas, no cosas cuquis u odiosas, aleluya– como cuestiones cotidianas, de las que hablar y afrontar, en una serie con vocación popular es digna de aplauso.

En esta mutación también se antoja importante el uso que Caro da a las canciones, con unos contados pero memorables momentos musicales –protagonizados por una maravillosa selección chochi-romántica en la que caben Mecano, Baccara, Juan Gabriel, Amanda Miguel, Gloria Trevi, Alaska y Dinarama, Yuri o Soda Stereo que puede escucharse completa aquí–; y su maravillosa estética visual, colorida y excesiva pero con un gusto exquisito, a medio camino del mundo Almodóvar y ‘A dos metros bajo tierra’. No es la de Alan Ball la única serie yanqui a la que Caro referencia: tanto en la cabecera como en algunos recursos narrativos y líneas argumentales encontramos guiños a ‘Mujeres desesperadas’ –el empleo de Roberta como narradora, entre otras cosas– o ‘Weeds’. También podríamos decir que incluso “homenajea” a ‘Homo Zapping’, en cuanto al papel de mujer trans de Paco León que ha generado tanta polémica: en cada escena suya está al borde de parecer su propia imitación de Raquel Revuelta o Anne Igartiburu. León no está creíble en el papel de María José y sí es, a todas luces, una oportunidad perdida para el colectivo trans en particular y la sociedad en general. Pero, aunque pueda ser un poco frívolo, al final su influencia en la serie es menor habida cuenta del tono caricaturesco generalizado de los personajes de una comedia coral (donde sí hay otros secundarios verdaderamente antológicos, como Delia, Carmelita, Las Chiquis…) en la que Caro prima la espontaneidad.

De hecho, Cecilia Suárez (‘Sense8’), la gran revelación de la serie con su fabuloso papel de Paulina De La Mora –sí, está justificado todo el furor que despierta–, cuenta que la singular dicción de su personaje fue fruto de la improvisación, con el rodaje ya en marcha. Incluso da la sensación de que la aparentemente secundaria Paulina, que nos hace llorar de risa y de ternura con su personaje de fresita (así llaman a las pijas en México) dopada y sin suerte, va haciendo méritos para ganar presencia en el guión hasta convertirse en eje en torno al que giran prácticamente todas las tramas. La otra gran fuerza de ‘La Casa de las Flores’ es, evidentemente, la veterana Verónica Castro, la matriarca del emporio: la que fuera Mariana en la citada ‘Los ricos también lloran’ borda un papel extraordinario que, al límite de la autoparodia de manera nada aleatoria, pasa de la aparente sobreactuación a revelar su lado oscuro. En el fondo, si algo podemos extraer de ‘La Casa de las Flores’, al margen de la diversión, es que hay muchas familias que viven sus vidas reales como una ficción, una telenovela.

Por supuesto, ‘La Casa de las Flores’ es imperfecta. Más allá del platicar natural, embarullado y al que lleva un par de capítulos acostumbrarse, podemos hablar de subtramas que ocupan demasiado espacio sin tener auténtica trascendencia (Elena y sus relaciones) y, peor aún, de otras totalmente desaprovechadas: “la otra” Casa de las Flores se antoja como una verdadera mina que, ahora que se dice que Verónica Castro no estaría en una hipotética segunda temporada, nos hace fantasear con nuevos capítulos centrados en el local, con Paulina a los mandos. Pero las cantidades de diversión, frases memorables –que no voy a revelar, por lo que supone descubrirlas en primera persona– y emociones que nos dispensan los De La Mora es tal que no cabe menos que celebrar esta primera temporada. Un hito que casi da pena que pueda malograrse con más episodios. 8.

  • Luis

    Como se diría acá en México, perdón por no ser moderna pero que diablos es kitsch ,sniff, etc, esas palabritas nunca las he entendido.

  • VM GM

    Ya somos dos.
    Necesitamos un diccionario de moderneces.

  • Mingie Noriega

    la sorpresa del verano, buenisima.

  • Morphkieus

    jajaja creo que solo entiendo “sniff” a lacrimógeno , pero puedo equivocarme, por los demás términos ni idea.

  • Adriana

    ¿Cómo explicarle lo que es kitsch a un mexicano sin ofenderlo? Está dura esa!

  • Dirrty Boy
  • wilesly

    Es como decir “GUISA”

  • Adriana

    kitsch es “guisa” en México? Ah, pues aprendí algo hoy.

  • wilesly

    Guisa o también lo que llaman “NACA”, creo que es ese el termino mas acertado

  • Camarada Ogilvy

    Voy a intentarlo porque voy un poco borracho y se me hace divertido, aunque seguro luego salta alguien más moderno a corregirme:
    Kitsch: Hortera, cursi, pero casi siempre con un punto de condescendencia pop.
    Sniff: Hubiera jurado que se lo habían inventado los de JNSP, pero releyendo el texto creo que es simplemente la expresión *sniff*, emulando el redactor un suspiro nostálgico al extrañar la compañía con la que disfrutaba de los culebrones de antaño.
    Chochi: Ahí sí que sí, apostaría a que es algo inventado. Por el contexto apostaría a que se refiere a viejo, trasnochado, pero uno ya peina canas y puede equivocarse con tantas moderneces.

  • Adriana

    Naca… pues otra palabra nueva. No estoy muy versada yo en el slang mexicano. Kitsch en realidad es una palabra internacional. De origen alemán, pero se usa en varios idiomas, incluyendo el español y el inglés.
    No me meto a explicar el significado porque no soy muy diplomática que digamos y sé que voy a terminar ofendiendo a alguien sin querer.

  • Sin Ser Yo Nada de Eso

    Cuánta cultura te falta, hija.

  • Sin Ser Yo Nada de Eso

    La capital ya no se llama Distrito Federal, ahora es Ciudad de México.

  • Sin Ser Yo Nada de Eso

    Thalía no es kitsch, es lo que en México se llama ser naco, corriente.

  • Wuille

    Manolo Caro es un Almodóvariano de tomó y lomo, es verdad que se nutre de los culebrones mexicanos, pero la médula de sus trabajos son los ingredientes típicos del director español: mujeres “empoderadas” (maldito terminó), ciudadanos marginados (gays, transexuales, drogadictos, adúlteros, etc.), historias familiares rimbombantes y folclóricas.

    Caro entretiene a ratos, pero después de disfrutar de grandes clásicos de Pedro su serie se ve chiquita y algo disminuida, eso si Cecilia Suárez demuestra porque es tan buena tanto en televisión, teatro y cine y la Mera Mera Reina De Las Telenovelas Verónica Castro causa hasta algo de morbo verla a estas alturas interpretar a una madre desmadrada y esto porque Televisa (la Cadena mexicana de television) se preocupó toda la vida de darle una estela de falsa moral a sus artistas.

  • Inc.

    Ya lo hiciste en tu comentario anterior

    “¿Cómo explicarle lo que es kitsch a un mexicano sin ofenderlo? “

  • Adriana

    Qué se le va a hacer? Por otra parte, ¿qué culpa tengo yo que los mexicanos sean los reyes del kitsch? Una estética que por otra parte es muy valorada por gente que ha hecho grandes obras de arte (y no, no estoy tratando de arreglar nada).

    Hay que asumir lo que uno es. Y estar bien con eso, a pesar de lo que los demás puedan pensar. Si a los mexicanos que pasan por aquí les ofende que alguien inconsecuente les llame “reyes del kitsch” (cosa que puede ser ofensiva y puede no serlo), pues el problema más bien es de ellos.

  • ED

    paulina la mora rocksss

  • Adriana

    Oye, deja eso. Alguien va a salir lastimado.

  • Dirrty Boy

    Pues para mi llamar a alguien hortero, o naco, es peyorativo, yo veo el termino “kitsch” como algo que es de mal gusto pero no de forma ofensiva sino incluso de forma artística, y la mujer es muy kitsch, al menos en los 90’s, y no le veo lo malo.

    Utilizaré otro ejemplo, lo que hizo Beyoncé con sus gemelos en mi opinión es kitsch, lo que Cardi hizo con su portada de Rolling Stone fue simplemente hortero
    La carrera como fotógrafo de David Lachappelle y Pierre et Gilles para
    mi es kitsch, pero la de Terry Richardson simplemente es hortero.

    https://uploads.disquscdn.com/images/ca222ee240d613230e0822f67fab84104c887bdbf931c5a35e152e22090394fb.jpg https://uploads.disquscdn.com/images/da87060b5891914d606674eac7258fc4c37adece4d38ab99cdbdcde30d365245.jpg

  • Dirrty Boy

    Tal vez, pero Thalia seguirá ilesa xD

  • Adriana

    Dios mío. No había visto la portada de la RS donde sale Cardi B.
    Se pasaron.

  • Adriana

    Inmortal la Thalía. Eso es innegable.

  • Dirrty Boy

    Simplemente horrible

  • funambulista

    Lo que mas me llama la atención es que Paco León era más creíble como Anne Igartiburu o Raquel Revuelta… Además la serie para partirse la caja como se suele decir, no es.

  • Tendra que verla

  • Están ahi mis vidas???

  • Saludos al Cacas

  • Gass

    Yo cuando la vi no sabía si era una genialidad o el mayor bodrio que había visto en mi vida. Todo es tan absurdo y tan cliché que no sabes como tomártelo. Por no hablar de la nefasta interpretación de paco León, suerte que sale poco, que parece menos creíble como transexual que cuando se disfrazaba de Raquel Revuelta. Eso si, la serie es muy disfrutable y se hace muy amena.

  • YouCanCallMeM.

    El visionado de esta serie crea adicción, puede crear insomnio e imposibilidad de hacer nada más hasta su finalización….

  • Adriana

    Una corrección chiquitica: Sniff en inglés es una expresión onomatopéyica sacada de los comics pero que ahora se usa mucho en este ambiente del internet (foro, artículo, chat, mensaje de texto, etc). Sniff es lo que hace uno cuando tienes la nariz llena de mocos porque has llorado y no quieres que el aguita se te salga por lo huecos. O sea, aspirar. Y lo que quiere decir es eso: que acabas de soltar una lagrimita por algo.

    Lo del suspiro nostálgico porque extrañas algo o por resignación es “(sigh)” – que se escribe así, entre paréntesis o así: , o así: *sigh* y es otra expresión onomatopéyica que te encuentras en los textos en inglés y que a los redactores de JNSP, que sacan mucha información de la prensa anglo, les encantan. A Sebas, sobre todo, le he visto usar el (sigh) bastante.

    Sigh y sniff son parientes, pero no son la misma cosa.

    Chochi no sé lo que es. Debe ser una palabra que se usa en España.

    https://uploads.disquscdn.com/images/5d28c997a6615ca11323c0bb12ced16dfd3dac8055330dc55d5b5aa8262d7610.png https://uploads.disquscdn.com/images/74f4d6b4e4fbe2f1b33bcd2ab8feee540bb7f16286507cc5d6ba4d5b58053cfe.jpg

  • Camarada Ogilvy

    Agradezco la apreciación pero, visto el contexto y si tuviera que apostar, yo juraría que en la oración han usado el *sniff* a modo de suspiro representando añoranza.

    Increíble que tengamos que andar interpretando los textos de JNSP como si de los Manuscritos del Mar Muerto se tratase.

  • Adriana

    jajajajajja sí, verdad? Yo por mi parte quisiera decir que me gustaría que dejaran de usar esa pila de palabritas en inglés que se cuelan en los textos de vez en cuando, que a veces ni están bien empleadas (como en este caso con *sniff*).
    Que nosotros todos hablamos castellano y el diccionario de la Real Academia tiene 2 veces más palabras que el de Oxford! Déjense de esnobismos y hablen como españoles, ¡coño!

  • Jorge

    Aquí lo ofensivo es el modo despectivo en el que te expresas:

    “¿Cómo explicarle lo que es kitsch a un mexicano sin ofenderlo? ” Está dura esa!

    Relájate…

  • Meme

    Estos dos lo dicen mu clarito.

    https://youtu.be/KEonTv36OZQ

  • Adriana

    Para nada ofensivo. ¿Y por qué me voy a relajar si no estoy tensa?

  • Brisbany Recio Perez

    se me olvidó cancelar el mariachi

  • ULI

    Leo y no lo creo, a mí no me ha gustado; aca en México ha sido catalogado como lo peor de Netflix por sus múltiples clichés…

  • Toni Tena C

    Muy fan de Paulina. La adoro. Paco León realmente resulta decepcionante, yo me esperaba algo más al estilo de Raquel Revuelta/Ane Igartiburu pero imagino que han preferido no estereotipar aún más la transexualidad y dar al personaje un trasfondo más serio, pero ni con esas resulta creíble. En cuanto a lo de la forma de “platicar”, tampoco creo que resulte tan difícil entender la jerga mexicana: básicamente “neta” es verdad, “fresa” es pijo y “naco” es ordinario/garrulo. El resto se entiende bastante bien, es más, ya les gustaría tener a la mayoría de actores españoles la impostación y dicción de los actores de esta serie. Aparte del tema de Paco León, otra pega que le encuentro a la serie es lo poco realista que resulta (al igual que la gran mayoría de telenovelas mexicanas) a la hora de mostrar la realidad multirracial mexicana. Vale que la serie está ambientada en un barrio pudiente del DF, pero es que viendo la serie, pareciera que en México son todos blanquérrimos y con tipazo perfecto. El único personaje con rasgos ligeramente mestizos es el de Delia y, cómo no, es la ama de llaves de la familia.

  • Sin Ser Yo Nada de Eso

    Qué mentira. ¿Según quién?

  • Inc.

    Bueno, será que apreciamos de diferente manera la cultura y comunidad ajena a la nuestra y todo lo desconocido tendamos a etiquetar, por mi parte eso del “kitsch” se da en todas partes del mundo, mis imagenes de los mexicanos son muy distintas a las que percibes, por ejemplo, si mi visita a indonesia me topo con un grupo de gente de cierto nivel o no salgo de algun círculo en común, al menos deduzco que no todos son así, a algunos les parecerá halago, mientras para otros les parecerá algo prejuicioso

    No es bueno etiquetar a toda una comunidad por solo unos cuantos, y creeme, a la mayoria de los mexicanos no se les puede etiquetar de “kitsch”

  • Eduardo

    La serie es divertidísima, pero lo de Mujeres desesperadas, más que un guiño es un plagio en toda regla. Cuando acabéis la serie, que sí, es muy guay, os ponéis el primer capítulo de Mujeres desesperadas.

  • _miilox94

    somos tres Julian, ni al caso

Send this to a friend