Ticketbis responde: “3 de cada 10 personas que compran una entrada no puede asistir al evento, el 80% pierde el dinero”

Por | 16 Mar 16, 23:20

ticketbisSucediendo al malestar general por lo sucedido en torno a la venta de entradas de Bruce Springsteen, la defensa de Ticketmaster de su partner Seatwave y la denuncia de Doctor Music contra las plataformas de reventa de entradas, una de las empresas denunciadas por esta, Ticketbis, emite un comunicado. En él, dicen que no han recibido ninguna denuncia y se plantean como servicio necesario: “Ofrece(mos) una solución a los usuarios que no pueden acudir a un evento para el que han adquirido una entrada y beneficiar a otro interesado en asistir. Los promotores no suelen admitir la devolución de las entradas, salvo por cancelación del evento, y actualmente no existe ninguna alternativa legal y segura que solvente este problema salvo la que ofrecen plataformas como la nuestra”.

Su comunicado recoge una pequeña encuesta realizada a modo interno entre 500 usuarios, que dio este resultado: “3 de cada 10 personas que compran una entrada acaba por no poder asistir al evento y el 80% de estos usuarios pierde completamente el dinero”. Finalmente aseguran que “la legalidad de la compra y venta de entradas en Internet a día de hoy no es discutible”. Citan como ejemplos de empresas similares y asumidas BlaBlaCar, Wallapop y Airbnb.

Esta es su carta completa:

“A la luz de la aparición de artículos que indican una posible denuncia a plataformas de compra y venta de entradas como la nuestra por lo ocurrido durante la venta de localidades para los conciertos de Bruce Springsteen, creemos que es importante explicar, en primer lugar, que Ticketbis no ha recibido ninguna denuncia o notificación al respecto. Si se recibiese, adoptaremos las medidas oportunas en defensa de nuestra actividad.

Ticketbis es una plataforma online para la compra y venta de entradas entre usuarios particulares. Nuestro portal actúa como intermediario entre personas que quieren vender y otras que quieren comprar entradas para un determinado evento deportivo o musical. Nuestro rol consiste en asegurar la transparencia, seguridad y legalidad de toda transacción que tenga lugar a través de nuestra plataforma, salvaguardando en todo momento la privacidad de los usuarios involucrados. Ticketbis no interfiere ni resta cuota de mercado a los players tradicionales como promotores o plataformas de venta de entradas.

Este modelo de negocio nace de una necesidad real que está presente en la sociedad. Ofrece una solución a los usuarios que no pueden acudir a un evento para el que han adquirido una entrada y beneficiar a otro interesado en asistir. Los promotores no suelen admitir la devolución de las entradas, salvo por cancelación del evento, y actualmente no existe ninguna alternativa legal y segura que solvente este problema salvo la que ofrecen plataformas como la nuestra. Al no facilitar esa opción tampoco deberían tener el derecho de limitar la venta de la entrada a la persona que ha pagado por ella. Por otro lado, contribuimos a generar transparencia en un mercado que, de otra forma, se desarrollaría en la calle, sin control y sin pagar tributos al estado. Ticketbis abona los impuestos correspondientes a toda y cada una de las transacciones que tienen lugar en el site.

Hace unos meses llevamos a cabo una encuesta a 500 usuarios residentes en España precisamente con el objetivo de cuantificar esta necesidad a la que Ticketbis responde y los resultados son contundentes: 3 de cada 10 personas que compran una entrada acaba por no poder asistir al evento y el 80% de estos usuarios pierde completamente el dinero. Las respuestas apuntan a que el desconocimiento es el principal motivo de esta realidad ya que a la pregunta de si estarían dispuestos a vender su entrada si conocieran una forma segura y legal más del 76% de los usuarios responde que sí.

Fluctuación de los precios: Muchas veces se nos critica por los elevados precios con los que se publican entradas en nuestra plataforma, sin tener en cuenta muchos factores: por un lado, que cada usuario es libre de fijar el precio al que quiere vender su entrada, lo que no significa que esta se vaya a vender por el valor establecido. La decisión última es siempre del comprador, por lo cual si este no acepta pagar un determinado precio el vendedor tiene dos opciones: quedarse con la entrada o bajar el precio de la misma, acción que puede llevar a cabo en cualquier momento antes de que se confirme la venta.

Por otro lado, para nosotros el precio de venta de una entrada en nuestro site equivale al valor real de mercado que los usuarios otorgan a un evento, equipo, banda o artista. Lo que hemos creado es un mercado libre en el que la demanda y la oferta fluctúan y se influencian constantemente. No somos el único caso: hasta las aerolíneas tienen precios dinámicos online, en respuesta a la demanda frente a plazas disponibles en un vuelo, con la diferencia de que, en su caso, son ellas mismas las que deciden el precio de venta, sin que los usuarios puedan mediar en el proceso.

De la misma manera que nadie se plantea poner en discusión la compra y venta entre particulares de cualquier otro bien – como camisetas, bolsos o coches – la compra y venta de entradas, gracias a Internet, se puede realizar de la misma manera en un contexto seguro. La economía actual tiende cada vez más hacia modelos de negocio como el nuestro, que abarcan ya todos los sectores. BlaBlaCar, Wallapop, Airbnb son solo unos actores más que proponen soluciones para el intercambio entre particulares. Ticketbis no sólo se encarga de tutelar a vendedores y compradores sino además de operar dentro del marco normativo y financiero de nuestro país.

La legalidad de la compra y venta de entradas en Internet a día de hoy no es discutible y así lo han constatado todas las fuentes jurídicas que hemos consultado. Nuestra trayectoria como empresa nos avala: en 2015 facturamos 85 millones de euros, lo que supone un 57% más que el año anterior y estamos más orgullosos que nunca. Ticketbis es una plataforma internacional con operaciones en más de 40 países y 400 empleados”.

Etiquetas:
  • Pedro

    Menuda gilipollez. Sobretodo viendo que el mismo dia que se agotan las entradas y están en reventa al doble o al triple de su precio original. Lo suyo seria que solo permitieran revender al mismo precio. Y lo de que el 80% pierde el dinero no se lo creen ni ellos.

  • No tienen vergüenza ninguna. Y encima nos toman por imbéciles. La reventa es un timo de la estampita el 99% de las veces, digan lo que digan. Y cuando, ENCIMA, la reventa a precios estratosféricos está organizada por la propia empresa que venda las entradas oficiales originales… entonces es directamente una estafa, organizada y a gran escala. Alguien de la administración europea debería tomar cartas en el asunto.

  • Mireia Pería

    Claro, claro, y se dan cuenta nada más comprar la entrada de que ese día tienen la boda de su prima o que se van a romper una pierna. Especialmente cuando la demanda es altísima. Menudo cinismo.

  • Rawmortar

    Pero yo nunca he entendido el problema. La reventa debería ser legal siempre y cuando no pudiera ponerse un precio mayor que por el cual la has adquirido.

  • ray manta

    Me encantan las encuestas cocinadas, la estadística sin rigor y el que nos tomen por tontos. Viva al ley de la oferta y la demanda y la justicia de los mercados que se auto-regulan. Y lo poco que los artistas están implicados en su negocio. Pearl Jam, pioneros en no dejar que estafen a sus seguidores.

  • OSCAR

    5 de cada 5 propietarios de ticketbeads son unos chorizos, hijos de puta especuladores…

  • david

    Mare meua cómo está el patio!!

  • Warp

    Vaya hatajo de excusas de ladrones y chorizos, el mismo día ya había entradas con el precio hiperinflado y nos lo venden como un servicio que nos hace un favor. Son una mafia, sin más, que encima insultan nuestra inteligencia. Espero que se coman sus entradas con patatas, y que se les atraganten.

  • GinTONIC

    Eso tiene toda la lógica del mundo. Y también que hubiese una ley que permitiese la devolución de la entrada durante, al menos, los 30 primeros días después de la compra. Así para esos “despistados” que a los 10 minutos de haber comprado la entrada se dan cuenta de que no pueden ir, les evitarían tener que tomarse la molestia de subir sus entradas a seatwave y cobrar el doble o el triple de su importe.

  • Pedro

    Además, 3 de cada 10 será el 70%, no el 80. Si se las dan de legales que sólo permitan revender al precio original.

  • EGB

    No valoro el articulo pero te recomiendo que leas antes de hablar.
    “3 de cada 10 personas que compran una entrada acaba por no poder asistir al evento y el 80% de estos usuarios pierde completamente el dinero”

  • Pedro

    Es que ni he leido el artículo. El titular da a entender lo que he dicho.

  • Quiere decir que, del 30% que no puede ir al concierto, un 80% de ese 30% pierde el dinero, es decir un 24% de todos los que compran la entrada

  • KatePush

    Me río yo de estas “encuestas internas”

Send this to a friend