¿Por qué ha triunfado ‘Work’ de Rihanna y no ‘Kiss It Better’?

Por | 27 Abr 16, 17:11

rihannaNo puedo ser el único sorprendido ante el éxito de ‘Work’, el último macrohit de Rihanna, que ha supuesto el decimocuarto número uno de la cantante en Estados Unidos, donde ha ocupado la cima de la lista de éxitos durante 9 semanas y hasta hoy mismo, cuando ha sido sustituida por ‘Panda’ de Desiigner. Por el camino, Rihanna ha superado a los Beatles en número de semanas en el número 1 de singles en Estados Unidos (60 semanas frente a 59).

Reconozco que el tema me ha terminado conquistando: lo que antes me parecía una bobería diseñada para enganchar a las masas sin el más mínimo disimulo se ha terminado convirtiendo en un pequeño himno pop al que me es absolutamente imposible resistirme. También, porque con las escuchas ha resultado ser una canción mucho mejor de lo que parecía en un principio… Estas son algunas de las razones por las que posiblemente ‘Work’ ha triunfado en todo el mundo, incluido España, donde ha sido top 2.

«Work, work, work, work, work, work»

Nada como la repetición para crear un gancho infalible. El estribillo de ‘Work’ es eso, repetición pura y dura, entre sus «work work work work work work», sus «dur dur dur dur dur dur» y sus» turn turn turn turn turn turn», etcétera. Al principio parece que te atonta, pero luego le coges el puntillo y te escuchas tarareando el tema a todas horas sin querer. Puede parecernos un gancho bobo o incluso demasiado obvio, pero desde luego ha demostrado ser efectivo. Y a ver quién es el listo o la lista que se resiste ahora…

El acento de Rihanna

Si creías que ‘Work’ no era «anti» porque es una canción dancehall ligera sin mucho más misterio, lo cierto es que no muchas canciones, por no decir ninguna, de las que triunfan actualmente en Estados Unidos y el resto del mundo están cantadas en acento caribeño. Evidentemente, si el acento de Rihanna es uno de los motivos por los que ‘Work’ ha triunfado es precisamente porque la gente no se entera de lo que está cantando (de los balbuceos de Rihanna se ha reído hasta Ariana Grande en Saturday Night Live), pero lo cierto es que ha funcionado: ¿cuánta gente se ha sumado ya a la bobería del «wah wah wah wah wah wah»?

Había ganas de la Rihanna verbenera

Es fácil llegar a la conclusión de que la razón por la que ‘Work’ ha sido un éxito es porque Rihanna lo vende todo, pero cabe recordar que no ha pasado gran cosa con ‘Kiss It Better’ ni pasó con ‘American Oxygen’, y eso que no era una mala canción. Tampoco era el problema que aquella canción fuera demasiado intensa, ahí están ‘Diamonds’ y Stay’ para confirmar que la Rihanna verbenera no es la única que vende, pero quizás había ganas, sobre todo después del «hype» en torno al supuesto nuevo disco alternativo de Rihanna, de que la cantante nos diera un hit ligero, despreocupado y nada pretencioso para bailar en las verbenas y en las discotecas.

Drake no es garantía de éxito pero sí suma

Aunque por España nos va sonando Drake solo ahora tras el éxito de ‘Hotline Bling’, en Estados Unidos es una estrella. En otras palabras, Rihanna tiene muchos fans pero Drake también, y si los sumamos a todos, el resultado de una colaboración como esta casi solo puede resultar en éxito. Recordáis ‘What’s My Name’, ¿verdad? Drake también conoce sus flops, como ‘Summer Sixteen’, pero hace poco ha llegado al primer puesto de la lista de ventas de Estados Unidos con dos «mixtapes» como son ‘If You’re Reading This It’s Too Late’ y ‘It’s Time to Be Alive’ con Future mientras el mundo espera impaciente la llegada de su nuevo disco de verdad, ‘Views From the 6’. No hay que ser un lince para adivinar que también será un éxito. El misterio es si Rihanna le devolverá el favor apareciendo en su disco. De momento, su nuevo single, ‘One Dance’, parece ‘Work 2.0’…

Es mucho más sofisticada de lo que parece

‘Work’ no es una «delicatessen» de la producción musical, desde luego, pero por estructura y sonido tampoco es una canción convencional como lo que se oye en la radio actualmente. Producido por Boi-1dan y Kuk Harrell, lo primero que oímos del tema es su estribillo, que engancha desde el principio, y de ahí el estribillo fluye de manera totalmente natural hacia la estrofa y el puente, lo que nos lleva de nuevo al estribillo y, a continuación, a una segunda estrofa que, lejos de repetir la estructura de la primera, introduce melodías y ganchos vocales nuevos (el modo en que Rihanna hila los «I hope», su enfático «what can I say?»), que mantienen el tema fresco sin que se le noten las costuras. Mientras, un organillo y sonidos varios suenan de fondo y el autotune en la voz de Rihanna es siempre el justo: su voz no está especialmente tratada, por no decir nada; suena sucia por momentos, incluso.

Etiquetas: ,

La Tienda JNSP