¿Realmente alguien quiere otro disco póstumo de Amy Winehouse?

Este viernes 23 de julio se han cumplido 10 años de la muerte de Amy Winehouse, 10 años en los que el legado de la cantante británica nos ha seguido acompañando a muchos. En 2020, ‘Back to Black’ fue el tercer vinilo más vendido de todo el año… y aunque el dato se refiere al mercado anglosajón, es obvio que el segundo disco de Amy es un clásico que va a seguirse vendiendo en las décadas venideras. Es bonito que un disco tan bueno siga gustando tanto pero, a la vez, es triste que a Amy no le diera tiempo de grabar más. ‘Back to Black’ no sabe a poco, pero su discografía sí. Y ahí es cuando entran los discos póstumos.

En 2011, el año en que murió Amy, vio la luz ‘Lioness: Hidden Treasures‘, el primer disco póstumo de Amy Winehouse, un cajón de sastre de canciones inéditas, grabaciones alternativas y versiones que tenía sus cosas buenas y sus cosas malas, pero que realmente no aportaba demasiado al legado de la artista. Era un mero pie de página en su discografía… como no podía haber sido de otra manera pues en la obra inédita de Amy no había demasiado que rescatar. En su momento comentamos que habría sido mejor idea recopilar las versiones que había hecho Amy en un solo disco que sacar una colección tan poco cohesionada, pero 10 años después parece que las cosas no han cambiado mucho.

Estos días, el padre de Amy, Mitch Winehuose, ha contado a BBC News que no descarta que salga otro disco póstumo de la artista. Ha dicho que «hemos encontrado cosas por aquí y por allá pero es difícil porque los CDs están un poco deteriorados, pero nos han dicho que se puede rescatar algo». Mitch ha apuntado que el disco «puede que no sea tan bueno como ‘Back to Black’, pero por lo que he escuchado, es bueno» y ha señalado que «yo quiero escuchar esta música y quiero que los fans de Amy la escuchen para que vean donde empezó y donde terminó». Janis Winehouse-Collins, la madre de Amy, incluso se ha aventurado a revelar que el álbum podría titularse ‘The Progression of Amy’.

Al margen de su cuestionable título, ¿alguien cree que ese hipotético disco póstumo puede ser «bueno»? Si ya ‘Lioness: Hidden Treasures’ dejó que desear obviamente porque nada en él hacía sombra a los mejores momentos de la artista, aunque su versión de ‘Our Day Will Come’ sigue siendo reivindicable; es un misterio qué más canciones pudo dejar grabadas que merecieran ser reunidas en un disco. No soy de los que piensan que los padres de Amy son dos seres malvados que siguen explotando la gallina de los huevos de oro, para empezar porque obviamente son ellos quienes han heredado sus canciones y pueden hacer lo que quieran con ellas; pero el interés de este hipotético segundo álbum póstumo no puede ser demasiado elevado a nivel musical. Da la sensación de que, cuando lo escuchemos, si es que tal día llega, la reacción que provocará será algo tipo «pues podría no haber salido y me habría quedado igual».

El problema de los discos póstumos es que, en muchas ocasiones, los artistas fallecidos muy difícilmente habrían aprobado su publicación. Solo si han dejado una obra completada antes de morir se puede deducir que lo habrían hecho. De hecho, los mejores discos póstumos suelen ser aquellos tan buenos que ni siquiera recuerdas que lo son, como ‘Pearl’ de Janis Joplin. Los peores reciben críticas tan nefastas como el último de Pop Smoke porque son resultado de un intento por completar una obra en nombre de un artista fallecido… y de que esa obra salga rentable. Nadie como los padres de Amy conocían mejor a la cantante, pero ni esforzándose lo máximo posible ni volcando sus mejores intenciones me aventuro a decir que serán capaces de armar un disco que valga la pena. A veces no está mal dejar las cosas simplemente como están.

Podcast: 10 años sin Amy Winehouse


Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Jordi Bardají