Alizzz estrena banda a lo grande: sold out, doblete… y Amaia Romero

El nombre de Alizzz ya había desfilado por escenarios tan engalanados como los de Sónar o Mad Cool. Eran unos tiempos, menos pretéritos de lo que parece, en que le conocíamos únicamente como productor de C. Tangana y apuestas personales como Paula Cendejas. Lo que ahora ven nuestros ojos es otra cosa: el líder de una banda de 5 músicos en la que es él quien se atreve a coger el micro y es él quien lleva el peso de todo el concierto, al menos hasta que delega en alguien del tamaño de Amaia Romero. Fotos: Nabscab.

El disco de debut de Alizzz, ‘Tiene que haber algo más‘, ha sido a todas luces uno de los mejores álbumes de 2021, uno en el que se tratan temas tan generacionales como las drogas, el sexo y la adicción a la fiesta, tanto de manera lúdica como en plan crisis existencial. Así lo percibe un público que agotaba localidades para su primer concierto anunciado en Madrid en cuestión de horas o minutos, viéndose Alizzz obligado a añadir un segundo pase vespertino, en realidad un par de horas antes, lo cual congregó al público a eso de las 18.00 horas, como si estuviéramos más bien en otra capital europea, en la Sala Cool (aunque el evento lo organizaba OchoyMedio, la Sala But está en obras).

El público que agota entradas rápidamente es un público que se sabe las canciones de memoria, y es el caso de esta decena de canciones desplegadas en 45 minutos (¿para qué más?), coreadas por el respetable desde que el set comienza en plan funky con ‘Fatal’, de buen rollo, entregando luego otras pistas como ‘Disimulao’, la pseudobalada ‘Salir’ -tan cuca- y, más adelante, ‘Todo me sabe a poco’.

Una de las intrigas antes del concierto es lo que sucedería con las canciones interpretadas en el disco por gente como Jota, Rigoberta Bandini o su amigo C. Tangana. Las voces de estos parecen sonar en un segundo plano en su parte, mientras Alizzz ejercita por encima una especie de playback: si bien las condiciones de la Sala Cool ni en lo visual ni en lo auditivo están como para detalles, juraría haber escuchado resquicios de las voces de Rigo y Puchito mientras Alizzz seguía pegado al micro. Que no es que a nadie le importara ya mucho cuando Amaia salió por sorpresa en mitad de ‘Antes de morirme’.

‘Antes de morirme’ es una canción que ya no aparece en el repertorio de C. Tangana ni en el de Rosalía por razones evidentes, pero Alizzz también tiene su parcelita de créditos de aquella sesión (co-autor y productor), por lo que ha hecho muy bien en agenciársela. Lo que no esperábamos es que Amaia hiciera de Rosalía, incorporándose a mitad de la canción y provocando una oleada de gritos, vítores y móviles grabando que allí no había Dios que se enterara de nada. A continuación, Alizzz y Amaia interpretaron también ‘El encuentro’, una de las mejores canciones de cada cual juntos o por separado. Tremendo clásico canturreado desde el primer «huy», para carcajada de algunos.

Tras un amago de final, el concierto se cierra con un bis en el que Alizzz tiene que volver a demostrar que su concierto puede sostenerse sin featurings. Para ello se reserva su canción-emblema ‘Ya no siento nada’, y aunque el grado de locura «Amaia» es inigualable, es una manera de recordar la solvencia del quinteto en vivo, lo que incluye una batería en primer plano. Alizzz comentaba que esta era la primera vez que se subía a un escenario de esta manera y, aunque algunos le recordamos algo de experiencia (sus sesiones de DJ o aquella actuación que hizo en los Premios MIN de Burgos, abriéndolos, nada menos), uno no podía dejar de pensar que menuda presentación en sociedad. Doblete de «sold out» en la misma tarde y Amaia Romero como artista invitada sin ni siquiera ser residente en la ciudad. Pas mal! 7.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Sebas E. Alonso
Tags: alizzzamaia