YUNGBLUD: «Yo tenía a Avril Lavigne en mi pared antes de conocerla»

Dominic Richard Harrison, más conocido como YUNGBLUD, se embarcará en una gira mundial a partir de febrero de 2023, en la cual también pasará por España. Sin embargo, antes de liberar su energía indomable frente a miles de personas ha preferido “tocar en recintos muy pequeños para ver a todo el mundo y para ver sus caras”, porque si hay algo por lo que YUNGBLUD es capaz de destrozar una mesa en Los 40 Music Awards y escandalizar a Paula Echevarría en el proceso, son sus fans.

Hemos hablado con él en el contexto de su ‘International As Fuck Tour’, algunas horas antes de su show en el Teatro Barceló de Madrid, y prácticamente un mes después de la salida de su último LP, el homónimo ‘YUNGBLUD’. Según él, este “trata sobre lo que significa YUNGBLUD para mí, pero para ti puede significar otra cosa”.

Armado con una labia interminable y con una gran determinación, Dominic nos ha hablado sobre su objetivo supremo en la música, el deber de un artista, la unión con los fans, el movimiento social de toda una generación y su curiosa forma de escuchar música en museos.

¿Cómo puedes mantener la energía en todo momento?
La energía es todo lo que tengo. Es lo único que tengo y creo que es lo que me hace diferente. En mis shows no hay contención, incluso si eso nos mete en problemas. Igual rompemos el escenario, igual nos caemos, igual desafinamos, pero todo se basa en la energía. Es lo que nos conecta internacionalmente con gente que ni siquiera habla nuestro idioma.

¿Cómo usas esa energía cuando estás solo en tu casa?
La pongo en las canciones. Es como una bendición y una maldición a la vez. No es que duerma mucho. Pero, simplemente me encanta el rock. Esa es la cosa. Identifiqué que había una nueva energía en nuestra generación que necesitaba ser replicada por el arte. No queremos sentarnos y estar callados. Tenemos algo que liberar, algo que expresar… En cambio, en la generación pasada tu voz no se habría escuchado tanto, porque no tenían Internet.

¿Qué harías si no tuvieses el rock & roll?
Morir. En serio, no estaría aquí. Y no solo por el rock, también si no les tuviese a ellos. Todo lo que quiero crear es un hogar para cualquiera que lo necesite, en cualquier país. Me importan una mierda los hits, la radio… Todo, excepto la comunidad.

Es como lo que hiciste con el vídeo de ‘Don’t Feel Like Feeling Sad Today’, ¿no?
Sí, es todo por la comunidad. Casi me arrestan, pero fue divertidísimo. Mi opinión es que siempre pidas perdón, no permiso (se ríe).

¿Cuál es el mensaje que quieres lanzar al mundo con tú música?
La conformidad es el enemigo. La individualidad es hermosa. La expresión es hermosa. No importa lo que nadie te diga, ser tú mismo es lo mejor que puedes ser, y voy a luchar por ello. Y no voy a decirlo de una manera en la que no significa nada, porque muchas estrellas del pop dicen eso. Voy a luchar por todo ello porque nuestra idea, como generación global, está funcionando en términos de amor, aceptación, amistad, sexualidad, raza, género… A pesar de todo, está ocurriendo. Yo solo intento que ocurra más rápido. Solo quiero que la gente solitaria sea feliz.
Si conectas con la gente y ellos conectan contigo, os volvéis indestructibles. Os volvéis peligrosos. Os volvéis emocionantes. Os volvéis poderosos.

¿Y quién tendría miedo de eso?
La gente que intenta contener nuestra ideología. La suya se va a volver obsoleta de todas formas. Mira al Reino Unido, a Irán… Va a acabar y vamos a ganar. Saben que vamos a ganar y por eso nos frenan, porque algún día desaparecerán.

«Solo quiero que la gente solitaria sea feliz»

Siempre has usado tu plataforma a modo de activismo, para hablar de las injusticias del mundo y hacérselo saber a tus seguidores. Algunos artistas pensarían que no son quien para hablar de ese tipo de cosas o ser abiertos sobre ello, pero tú claramente no piensas eso.
Creo que si tienes la plataforma y no hablas sobre ello no la mereces. Si la gente te sigue y te escucha, es tu deber.

¿Incluso si a la gente que te sigue no le importa?
Haz que les importe. Les debería importar. De la misma manera en la que la gente haciendo cola se viste con calcetines rosas porque yo lo hago, ellos también pueden votar, luchar por sus amigos y hablar sobre lo que está sucediendo en el mundo.

La única colaboración en tu disco es con Willow, pero has trabajado en el pasado con Machine Gun Kelly, Travis Barker y recientemente has hecho una canción con Avril Lavigne. ¿Cómo llegó a pasar esto último?
Básicamente nos conocimos a través del círculo de estrellas del rock. Luego hice una cover para Radio 1 de ‘I’m With You’, dijo que le gustó, empezamos a hablar y enseguida nos fuimos al estudio. Es increíble ver a tu ídolo cantando tus letras. Yo tenía a Avril Lavigne en mi pared antes de conocerla. Cuando se subió al micrófono y cantó, era esa la voz que había estado escuchando durante toda la vida.

¿Quieres o planeas colaborar con alguien concreto en el futuro?
Sí, me encantaría, hay muchos artistas increíbles. Me encantaría trabajar con Gorillaz, Twenty One Pilots, Billie, Nas X… Me habría encantado trabajar con Mac Miller. Creo que hay una generación de artistas alucinante en la música alternativa.

Hiciste una cover de ‘Like a Virgin’ de Madonna para Spotify, ¿por qué elegiste esta canción?
Madonna es increíble. Yo pensaba que nunca sería capaz de cantar esa canción, así que lo hice (risas). Me encanta el tema y cuando suena… me activo con eso. Es sexy de cojones.

¿Ves algo de ti en Madonna?
Creo que la expresión sexual y el no importarle nada una mierda, la libertad. Lo mismo que con Bowie, Gaga, Freddie Mercury, Jagger…

¿Qué música te gusta escuchar?
Te voy a contar una historia… Estaba en Milán hace poco y tenía un día libre, así que fui a una galería de arte para ver unos cuantos cuadros. Lo que hice fue crear una playlist que pasase de una canción de música clásica, como Chopin, a un tema de Slayer, a otro de Chopin, a uno de Metallica, a otro de Chopin, a uno de los Sex Pistols… y así. Hago cosas así de raras. Estás mirando un cuadro de Jesús y es dulce y emotivo, y luego suena Slayer y es como: joder. La música cambia el mundo en el que estás. Un día tienes que probarlo. Toda la gente en España tiene que probarlo.

«Yo tenía a Avril Lavigne en mi pared antes de conocerla»

‘The Boy In The Black Dress’ es la última canción del disco. ¿Qué me puedes contar sobre el último verso de la canción y del disco?
YUNGBLUD empezó como una comunidad y quería que tratase sobre una generación y sobre el amor. La única regla es el amor. Que le den a cualquier otra regla. Después, empiezas a hacerte más grande y más grande hasta que llegas a formar parte del mainstream, y ahí es cuando la opinión y la gente empiezan a cuestionarse si eres real o no y todo ese tipo de cosas. Y eso te afecta.

Yo le digo a la gente que no hagan ni puto caso de lo que digan los demás, pero en ese momento, durante seis meses, no puedes evitar mirar en todos los sitios. Imagínate andar por la calle y que una persona te pueda decir “te amo” y otra “eres una mierda”. Sentí que estuve cayéndome durante seis meses y escribí esa canción sobre ello. Me voy a plantar aquí, tal y como soy, y voy a ser juzgado. Cuanto mas te juzgan, más te das cuenta de quien eres realmente.

¿Tras esos seis meses, cuál fue el momento en el que sentiste que volvías a estar bien?
Probablemente cuando terminé el disco, pero incluso cuando lo saqué… ¿Sabes qué? Es una puta mentira lo que te he dicho. Hace tres semanas o así, para ser honesto contigo. Porque te estresas, sacas el disco, todo el mundo lo juzga, recibe críticas… y ahora es cuando me acabo de sentar. He estado de gira, he visto a toda esta gente, sé lo que vamos a hacer el año que viene, ya estoy escribiendo música nueva… Y por fin me he sentado con mi familia. Eso es por lo que hablo tanto, porque nos hacemos darnos cuenta los unos a los otros de que el mundo no está tan mal.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Gabriel Cárcoba
Tags: yungblud