‘Dos días, una noche’: ¿vales 1.000 euros?

Por | 23 Oct 14, 23:57

marion_cotillardEn un mundo donde conceptos como “solidaridad obrera” suena a perroflauta, donde alguien no secunda una huelga justa porque me-quitan-el-sueldo-de-ese-día, o donde la clase media cree que por tener el último iPhone está más cerca de almorzar en Can Roca que de hacer cola en un comedor social, películas como ‘Dos días, una noche’ nos recuerdan que si hay un enemigo, no deberíamos buscarlo en la persona que tienes trabajando a tu lado.

Después de casi cuatro décadas, los hermanos Dardenne siguen a lo suyo: haciendo el mejor cine de contenido social que puedes ver en la actualidad. Es cierto que, desde películas como ‘Rosetta’ (1999) o ‘El hijo’ (2002), han suavizado el rigor de su dispositivo formal. Quizá hayan perdido algo de contundencia expresiva pero, sin embargo, han ganado en claridad expositiva. Claridad, no énfasis dogmático. Si algo distingue el compromiso social y humano de los Dardenne es su capacidad para exponerlo en sus películas con sutileza, evitando el discurso panfletario, el mensaje aleccionador en negrita y subrayado.

‘Dos días, una noche’ nos presenta un perverso dilema ético -despedir a una compañera o perder 1.000 euros- que para su protagonista, una frágil y conmovedora Marion Cotillard, se convierte casi en un combate épico. Una lucha titánica para conservar su puesto de trabajo, su dignidad y, sobre todo, para apuntalar su quebradiza autoestima, para superar sus ganas de meterse en la cama a las siete de la tarde. Los directores tienen la habilidad de, como su protagonista, no juzgar a los demás, de empatizar, de entender. De poner al espectador en el lugar de ella, pero también en el de los otros. “Ponte en mi lugar”, dice ella a lo largo del filme. “Ponte en el mío”, contestan ellos. Y de eso se trata: de empatía, de simpatía, de solidaridad.

Pero, además, por debajo de ese conflicto ético –que al acabar la película nos hace preguntar al de al lado: “¿tú que harías?”- se desliza una hermosa historia de amor. Un amor, el de Manu, el marido de la protagonista, representado por dos de los pilares que lo sustentan: el apoyo y la paciencia. ‘Dos días, una noche’ se convierte así en un luminoso canto a la solidaridad obrera, sí, pero también al de la pareja. 8,7.

  • Leila

    Son unos genios. La carrera tan larga (y grande) que llevan y aún sin Oscar.

  • marta

    Una película que te revuelve, son muy grandes¡

  • Fantasmadehamlet

    Conmovedor film, de lo mejor del año.

  • Rotini

    Muy buena película. Recomendable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend