U2 en Barcelona: proximidad mesiánica

Por | 06 Oct 15, 12:56

En un tiempo no tan lejano U2 podían presumir de ser unos revolucionarios de los shows en directo. La espectacularidad técnica y la narrativa teatral de giras como ‘Zoo TV Tour’ o ‘PopMart’ todavía no han encontrado un digno rival dentro del siempre conformista universo del rock para las masas dos décadas después. Salvo en aquel ‘Elevation Tour’ de 2001 que pudo verse en arenas, los irlandeses siempre han apelado a la grandilocuencia y han empleado los estadios como punto de encuentro para sus feligreses. Sin ir más lejos, ahí está ese precedente que fue el ‘360° Tour’, que alardeaba de poderío faraónico y hacía empequeñecer a cualquiera que se atreviera a disfrutarlo dadas las monstruosas dimensiones en las que se movía.

u2-2

Las últimas visitas de U2 a nuestro país, como en las líneas precedentes se deja entrever, quedaban muy bien en foto o registradas en vídeo. No obstante, también obviaron algo tan importante como es el factor humano; el contacto directo con ese fan que quiere ver todo lo que sucede sobre el escenario con sus propios ojos y no a través de la mirada de unas gigantescas pantallas como si se encontrara en el cine. En ese sentido, el ‘Innocence + Experience Tour’, que anoche desembarcó en Barcelona y tendrá tres réplicas más a lo largo de esta semana, puede interpretarse indudablemente como una vuelta a sus orígenes y una de sus tourneés más intimistas (con todo lo de “íntimo” que puede tener un recinto como el Palau Sant Jordi).

Al primer tramo del concierto pocas pegas se le pueden poner. Aunque iniciaran austeramente el show con las luces encendidas al son de ‘The Miracle (of Joey Ramone)’, justo inmediatamente hicieron un ejercicio de nostalgia con ‘The Electric Co’ e interpretaron la siempre celebrada ‘Vertigo’ (pasan los años y sigue siendo una apuesta segura de su discografía más reciente, al igual que ‘Elevation’) antes de poner el turbo en ‘I Will Follow’ y presentar el mayor golpe de efecto que tiene esta gira: las dos enormes pantallas horizontales que atraviesan de punta a punta la pista.

u2-1

Al principio del texto decíamos que si algo tenían los tours pasados de U2, sobre todo los de los 90, eran ese halo de teatralidad. A falta de que algún día Bono recupere a The Fly, Mirror Ball Man y MacPhisto, los tres alter egos que llevaban la batuta del ‘Zoo TV Tour’, en la actual gira se ha querido hacer hincapié en una nueva narrativa visual igual de innovadora que efectista. Tanto Bono como sus escuderos se paseaban por la extensa pasarela camuflados en los extremos por las pantallas, interactuando en tiempo real con los visuales (sin ir más lejos, en ‘Cedarwood Road’ Bono emulaba su juventud en Dublín caminando por las calles que le vieron crecer) como nunca antes se ha visto en un espectáculo de estas características. ¿Cuánto va a tardar la diva de turno, siempre proclive a la espectacularidad escénica, en robarles la idea?

Tras una ‘Sunday Bloody Sunday’ algo descafeinada a la que no le hace justicia la reinterpretación semi-acústica de esta gira, la banda recuperó algunos de los mejores números de su inolvidable ‘Achtung Baby‘ (con mención especial a ‘Until the End of the World’, donde The Edge atraviesa de punta a punta las pantallas) antes de formar filas en medio del recinto en un pequeño escenario secundario que les hace ganar en proximidad. Por sorpresa cayó ‘Sweetest Thing’ (se saltaron el guión, ya que a priori estaba previsto que tocaran ‘Angel Of Harlem’), aunque si hubo un número destacado en ese momento fue la más que notable interpretación vocal que Bono hizo de ‘Every Breaking Wave’ apoyado solamente por The Edge al piano. Por momentos como este, sin ningún atrezzo en escena, esta gira vale su peso en oro.

A partir de aquí el piloto automático hizo acto de presencia y fueron sucediéndose hit tras hit a modo de traca final. Anoche sonaron una incendiaria ‘Bullet the Blue Sky’ con megáfono en mano, ‘Zooropa’, la siempre emotiva ‘Where the Streets Have No Name’, ‘Pride (In the Name of Love)’ y ‘With or Without You’; dejando paso al bis a ‘City of Blinding Lights’, ‘Beautiful Day’ y una coreadísima ‘One’.

Por mucha inquina que los haters tengan a Bono por su actitud mesiánica y sus proclamas sociopolíticas más propias de las Naciones Unidas que de un espectáculo de rock, el ‘Innocence + Experience Tour’ cumple excelentemente su cometido de acercar U2 a su público. Ante tal derroche visual (disfrutable siempre y cuando no estuvieras sentado en el gol opuesto al escenario, ya que desde ahí la visión de las pantallas es nula) y con un setlist de grandes éxitos tan apabullante, U2 siguen siendo unos intocables del entretenimiento. 8.

#U2 #U2Spain #U2Foro #Bono #TheEdge #AdamClayton #LarryMullen #u2ieTOUR #U2Barcelona @u2spain

Una foto publicada por U2Spain (@u2spain) el

Etiquetas:
  • GinTONIC

    Cuánto me hubiese gustado poderlo disfrutar. El día que les dé la gana podrán hacer una gira de Greatest hits, que seguro que triunfan como la coca cola, ya que son muchos los que acumulan a sus espaldas.

  • gradoca

    Prometo, PROMETO, que en la próxima gira voy a verlos. Lo prometo.

  • chuyterry

    U2 no podra tener cancione sepicas ultimamente pero man… QUE GIRAS!!

  • Esteban Martínez

    Espectacular lo de Cedarwood Road, el mejor tema (junto a ‘Iris’) del último disco y el mejor momento de esto que están haciendo en vivo.
    El show que arman es bastante bueno, lamentable el piloto automático de la última media hora pero vamos, no hay una banda en el planeta (y no cuantas en la historia eh?) que tras más de 30 años de carrera aún se puedan sostener de manera tan digna.
    Saludos.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR