Carla: los Serrat no se agotan

CarlaNo cabe duda de que el apellido Serrat parece permanentemente ligado a lo artístico. Si el año pasado era Joana la que despuntó con un fantástico debut que se miraba en lo mejor del country-folk-pop desde una perspectiva mediterránea, ahora son sus hermanos Carla y Toni los que podrían establecerse como un nuevo nombre que seguir en el pop estatal. Bajo el nombre de ella, que compone, toca teclados y canta mientras que él toca batería y percusiones, realizan un “dream soul” que se aleja bastante del estilo más tradicional de la autora de ‘Dear Great Canyon‘.

Con reconocibles (y reconocidas) influencias de Beach House, Jessy Lanza o Purity Ring, Carla autoeditaron el pasado año el single ‘Let’s Burn A Forest’, que les valió participar en los actos periféricos del Primavera Sound y en el otoñal Primavera Club. Ahora, han logrado el auspicio del sello Sones (Za!, Mourn, Dotore, Templeton…), que publicará un primer largo en el que ya trabajan. Antes, en el Record Store Day, editarán un 7″ del inédito ‘Lucky One’, que es uno de sus temas más celebrados en directo.

Además, Carla es una de las bandas y artistas participantes en la V edición del Bis, Barcelona Independent Sessions. El certamen calienta motores hoy, viernes 27 de marzo, con los shows de Rombo y Pacífico en el Centro Cultural Albareda, mientras que el grueso de actuaciones tiene lugar mañana, sábado 28, en el Auditori Les Basses. Tras el aperitivo matinal (y gratuito) con Mad’zelle, Cálido Home y DJ Cica, por la noche y con un precio de 5€ se podrá disfrutar de actuaciones de Elsa de Alfonso y Los Prestigio, Las Ruinas, Wind Atlas, Primogénito López y Carla, entre otros.

¿Por qué ha fracasado ‘Looking’?

looking-patoHBO ha decidido cancelar ‘Looking’, “la respuesta gay a ‘Girls'”, tras sus bajos índices de audiencia, de los que no hay que culpar sólo a su coincidencia con ‘The Walking Dead’ en Estados Unidos los domingos por la noche. En nuestra misma redacción recibimos con cierta frialdad el arranque de la serie para rendirnos después a medida que avanzaba. Pero finalmente el sabor que deja es algo agridulce. Enganchar, engancha, sí, ¿pero como producto presentable para todo tipo de público o a modo de culebrón sólo para homosexuales? La respuesta queda probablemente en medio… demasiado “en medio”.

No es necesario nombrar ejemplos de ficciones de temática gay que han trascendido al gran público, ni sería justo comparar una serie sin grandes pretensiones como esta con titanes tamaño ‘Brokeback Mountain’ o pequeñas delicatessen de los últimos tiempos como ‘Keep the Lights On‘, cintas que presentan una historia de amor tan universal que podrían afectar hasta a Eminem. ‘Looking’ ha sido un paso adelante respecto a ‘Queer as Folk’, aquel soap-opera que se exportó de Reino Unido a Estados Unidos en forma de 5 temporadas. Esta serie no presenta a personajes tan estereotipados ni tramas tan enrevesadas ni melodramáticas con palizas y enfermedades temporada sí, temporada también. La trama está más contenida y el obligado guaperas no es un perdonavidas abofeteable (Kevin “Orejitas” Matheson tiene más matices que Brian Kinney), mientras que el buenazo (Michael Novotny) no es aquí precisamente abrazable.

Merece la pena detenerse en este personaje principal, el de Patrick, “Pato” para los amigos. Se le supone el héroe, el protagonista de ‘Looking’, pero en realidad, desde su aparente simpatía, muy a menudo roza lo aborrecible. En ese sentido recuerda mucho a la Carrie Bradshaw de ‘Sexo en Nueva York': parece una buena persona, completamente inofensiva, casi inocua, que pasaría desapercibida en cualquier entrevista de trabajo, discoteca, app de contactos, largo etcétera, pero en realidad reúne una cantidad de defectos tan colosal que al final es imposible no sentirse identificado con alguno, si no con todos. Ya sabéis, “todo lo que odiamos en los demás son los aspectos que no nos gustan de nosotros mismos”.

A su apariencia física totalmente “random”, ligeramente inclinada hacia el aspecto de “una lesbiana de mediana edad” según sus propias palabras, en medio de una cuna gay como San Francisco, hay que sumar otras cualidades bastante poco afortunadas. Contribuye a romper una pareja, pero es celoso. Es posesivo, pero no deja de flirtear con todo ex novio a tiro (independientemente de quien sea este). Es aparentemente solidario, pero en realidad no deja de pensar en sí mismo. Es aparentemente racional pero a la vez víctima de un dramaqueenismo que a menudo se le va de las manos. Se las ingenia como sólo él sabe para apartar a las personas que quiere de su lado… sólo para echarlas de menos después.

Como ‘Girls’, es en el reflejo del desequilibrado disfuncional medio del siglo XXI donde ‘Looking’ ha triunfado. Pero el problema es que nada de lo que rodea a “Pato” está a su altura. Si es que le rodea algo que no sea buena música (de Yazoo a Jessie Ware) y un buen cúmulo de clichés. No llegamos a saber nada de su antagonista, el marido de Kevin. No llegamos a saber nada de la vida de Richie al margen de “Pato” (su novio es todo un monigote en apariencia y nombre, Brady). No llegamos a saber nada de la mariliendre Doris cuando de repente adquiere todo el protagonismo en un episodio que a esas alturas no puede interesar a nadie. No sabemos sobre el personaje seropositivo… nada excepto que es seropositivo (con todas las connotaciones prestas para la protesta social que esto implica). ¿Y a quién le interesa qué pasa con los pollos de Dom en la futura película de ‘Looking’? Únicamente Kevin parece esconder una gama de grises, como hemos visto en el último episodio de esta segunda temporada, expuesta por él mismo: un personaje tierno y muy cariñoso pero manipulador, que sabe venderse muy bien incluso cuando no está enseñando el culo. Pero en general, el grado de empatía con este plantel de secundarios es tan bajo que o bien conoces a alguien exactamente como ellos en la vida real y deduces su manera de ser a partir de un lamentable arquetipo, o es imposible que te sientas próximo a ellos, aun siendo gay.

Como si “Pato” fuera un alter ego del creador de la serie Michael Lannan y este hubiera sido incapaz de mirar más allá de sus narices (como el propio personaje), ‘Looking’ nunca ha dejado de dar demasiadas vueltas sobre él. Y lo peor es que además de dejarnos con muy pocas ganas de saber qué pasa con Agustin, Dom y Doris en el futuro, este final de segunda temporada, bonito, metafórico… deja clara la evidente falta de ideas de su creador también en torno al devenir de su protagonista principal. Lannan parecía dispuesto, hasta que la HBO dijo “basta”, a dar vueltas y más vueltas sobre lo mismo en 2016… 6.

La canción perfecta es como ‘Penny Lane’ para Marc de Sidonie

sidonieA pocos días de que se cumpla el primer aniversario del lanzamiento de ‘Sierra y Canadá‘, el notable último trabajo de Sidonie, el grupo continúa de gira presentándolo. Esta semana, en concreto, el próximo 27 de marzo, la banda estará tocando en la sala Joy Eslava de Madrid en un concierto que, ojo, ya ha agotado entradas. El 28 de marzo estarán en el Alicante Spring Festival de Elche. Aprovechamos la coyuntura para pasarle nuestro “tipo test” a su integrante principal, Marc Ros. Sidonie también son noticia esta semana por protagonizar un viral anti-Ryan Air.

¿Tienes canción favorita de todos los tiempos? En caso negativo, ¿una canción que te haya obsesionado últimamente?
Mi canción favorita de todos los tiempos es ‘God Only Knows’ de The Beach Boys. Está en mi disco favorito de todos los tiempos, ‘Pet Sounds’, de 1966.

¿Qué canción ajena ensayaste por primera vez en tu vida?
‘Life Wire’ de AC/DC, yo tocando el bajo.

¿Alguna canción que asocies a un recuerdo infantil?
‘She Loves You’ de The Beatles. Esta es la primera canción que me gustó. Cuando mis padres la ponían saltaba y gritaba como un maníaco.

¿Qué canción desearías haber escrito?
Cualquiera del ‘Blood On the Tracks’ de Bob Dylan porque así es cómo me siento la mayoría de las veces y no soy Bob para expresarlo.

¿Qué canción odias con toda tu alma?
Dos canciones, ‘Sin documentos’ de Los Rodríguez y ‘Mala vida’ de Mano Negra.

Actuación vocal que adores.
[Cualquiera de] David Bowie.

Momento musical exacto de una canción que adores.
En ‘This Time Tomorrow’ de The Kinks cuando cantan “leave the sun behind us”. Ese puente, “middle eight” o estribillo, según cómo se mire, es maravilloso.

¿Alguna canción que en algún momento te haya avergonzado que te guste o no existe tal cosa como el “guilty-pleasure”?
Cuano era joven me avergonzaba decir que me gustaban Dire Straits, ahora me da igual. Me encantan.

¿Mejor secuencia de canciones en un disco que hayas oído?
‘Exile On Main Street’ de los [Rolling] Stones y tiene mucho mérito porque es un disco doble.

¿Algún disco que te encante pero cuya secuencia te parezca un desastre?
El homónimo de The Velvet Underground. No sé quién hizo el orden pero es un desastre.

¿Qué necesita una canción para ser perfecta?
Ser como ‘Penny Lane’ [de los Beatles].

¿De qué canción de tu propio repertorio te enorgulleces más o crees que está más infravalorada?
‘Giraluna’, que es un cuento para niños.

¿Qué canción vuestra te imaginas cantando a otro artista? ¿A quién?
Me gustaría escuchar ‘La sombra’ por Neil Hannon.

Gente llorando por todos los lados (por One Direction)

one-direction-fourZayn Malik, uno de los componentes de One Direction, abandonaba ayer el grupo por voluntad propia para volver a ser un chico normal de 22 años. Las reacciones de sus fans no se han hecho esperar y en estas difíciles 24 horas se ha visto de todo. Aunque nada que no hubiéramos visto ya antes: de Gente llorando por todos los lados (por Tokio Hotel) a Gente llorando por todos los lados (por Take That).

Si no tenéis suficiente con los vídeos enlazados, Daily Mail ha publicado uno nuevo recopilatorio en el que varias “directioners” lamentan la pérdida. Y desde lo de “los de El Mundo nos comen el coño” ya sabéis lo pasionales que puedan llegar a ser. La palma se la lleva una seguidora que es incapaz de contener su desolación contemplando una foto impresa del grupo apuntando a Zayn y señalando que ya nunca volverá a ser igual.

Rolling Stone publica una serie de Vines que os recomendamos escuchar todos a la vez. ¿Qué peli de terror puede superar esto?

Como podéis comprobar, en este mundo loco ya nadie sabe qué es real y dónde empieza la parodia: el hashtag #cutforZayn incitaba en Twitter a hacerse lesiones en nombre del artista. Suena mal y esperamos que algunas de las imágenes vistas sean un fake, pero por si acaso, la asociación benéfica de salud mental Mind de Reino Unido ha enviado un mensaje recordando el daño vital que pueden hacer los medios y las redes sociales promoviendo automutilaciones.

Nowi de ‘La Voz 2′ denuncia al programa

nowi_lavoz2Las últimas actualizaciones de Facebook y Twitter de Nowi, concursante de La Voz 2, son aparentemente normales y datan de hace sólo una semana. Sin embargo, según informa el diario digital independiente La Voz Libre, la concursante ha denunciado a la productora del programa, Boomerang, por “humillaciones, fraude y manipulación”. “Es todo un tongo, se reían de mí, me humillaban y amenazaban”, ha indicado a este medio, asegurando que se encuentra en tratamiento.

Noelia Rodríguez (este es su verdadero nombre), concursó al ser elegida por Antonio Orozco, pero es Malú quien -dice- se lo hizo pasar peor. “Fue una muy mala experiencia, jugaron con nuestros sentimientos y hubo muchas humillaciones. Muchas veces pensé en abandonar porque veía mi nombre tachado en fotos y… vi que estaba eliminada antes de salir a actuar. Es todo un tongo (…) Ahí o haces lo que ellas dicen o no cantas, y te amenazan con echarte del concurso. Si no te subes donde digan o no haces lo que quieren, estás fuera del programa…”, dice añadiendo que Malú se “mofó” de ella con palabras como “me aburres totalmente, tú no eres artista ni nada”.

Nowi dice que no es la única concursante que ha sufrido estas humillaciones pero que el resto no se atreve a denunciar. Sus abogados añaden que la querella es de “estafa” y sobre los “graves daños psicológicos y económicos” que genera el programa. Hablan de mobbing y tortura psicológica y aseguran tener grabaciones que lo demuestran.

Os dejamos con una batalla ganada por Nowi a ritmo de Madonna, aunque no llegaría a los cuartos de final.

Rihanna estrena ‘Bitch Better Have My Money’

RIHANNA-bitchComo estaba anunciado, Rihanna ha estrenado hoy su nuevo single, ‘Bitch Better Have My Money’. La cantante aseguraba en una entrevista reciente que el motivo por el que su disco está tardando tanto es porque quiere que sea atemporal, pero ‘Bitch Better Have My Money’ no es que se ajuste demasiado a sus declaraciones, decantándose más bien por un agresivo número trap que no habría desentonado en el primer cuarto de ‘Unapologetic‘ y en el que Rihanna vuelve a afear su voz como en su hit actual, ‘FourFiveSeconds’.

Escucha el tema a continuación:

Emma Suárez y Adriana Ugarte, nuevas chicas Almodóvar

emma-suarezSeguimos conociendo detalles sobre lo nuevo de Pedro Almodóvar, su regreso al drama, ‘Silencio’. Agustín Almodóvar enlaza a través de su Twitter la noticia de El País en la que se revela quién forma parte del elenco definitivo. El rodaje tendrá lugar desde mayo en las Rías Altas gallegas, la Sierra de Huelva, Madrid y los Pirineos Aragoneses.

Emma Suárez y Adriana Ugarte, dos actrices que jamás han trabajado bajo las órdenes de los hermanos manchegos, serán las principales intérpretes de la nueva producción. Ambas interpretan a Julieta, el mismo personaje, a lo largo de tres décadas, del 85 al 2015.

La nota de prensa dice que “resulta casual que la mejor época de Julieta corresponda a los años 80, y que en la actualidad su vida sea una catástrofe sin solución. Solo un milagro la salvará. Y los milagros a veces ocurren”. También se añade que esta misma mujer “lucha por sobrevivir al borde de la locura”.

Además, Inma Cuesta será “la amiga fiel e infiel”; Rossy de Palma, la sirvienta “arisca y competitiva“; Nathalie Poza, “la intransigencia y la superioridad moral”; Pilar Castro, una compañera de viaje, “liberal estilo gauche caviar”; Michelle Jenner, la amiga de la infancia y editora de complementos de una revista de moda; Darío Grandinetti, el amante; Susi Sánchez, “etérea, la madre y abuela ausente y omnipresente”; Daniel Grao, el “hombre”, un pescador gallego; y Joaquín Notario, el padre. Blanca Parés será la hija de Julieta y el pescador.

Sidonie dedican un tema a los antipáticos azafatos de Ryan Air

sidonie-ryanairAparte de por continuar la gira de presentación de ‘Sierra y Canadá‘ (este viernes 27 de marzo en Madrid con todo agotado desde hace semanas) y por pasar por nuestra sección Tipo Test, Sidonie son noticia por haber subido un vídeo a Facebook en el que, a bordo de Ryan Air, se metieron con Ryan Air.

Como modo de protesta por el trato mejorable recibido camino a Santiago, se arriesgaron a ser amonestados interpretando la canción ‘WE DON’T LOVE RYANAIR!!!’. Este fue su mensaje en Facebook: “Después de recibir, reiteradamente, el habitual y tan poco respetuoso trato por parte de los azafatos de Ryanair de camino a Santiago nos dio por interpretar a bordo una canción dedicada a ellos y a su irritable compañía aérea.

“Ryanair
Cómo me gusta Ryanair
Y sus azafatos
Más amables no pueden ser””.

Estrenamos el vídeo ‘Quemando cromo’ de Maronda

maronda-videoMaronda, autores de ‘El fin del mundo en mapas‘ y ‘La orfebrería según los místicos‘, publican esta semana un nuevo disco llamado ‘Vibraciones’, ya disponible en Spotify.

El primer single se llama ‘Quemando cromo’ y cuenta con sorpresa: se trata de un dúo “hacia el desastre” interpretado junto a nada menos que Marina de Klaus & Kinski. Con sus referencias noise alejadas de la vertiente más acústica de Maronda, recuerda a los momentos en que Los Planetas recurrieron a las voces femeninas de Irantzu Valencia o La Bien Querida, o incluso la propia Marina en algún concierto aislado.

El clip que hoy estrenamos en JENESAISPOP está en sintonía con la canción. Aunque en principio parezca un poco kinki en sus trapicheos, en realidad es, según sus propias palabras, “una historia de amor de teenagers más cercana al Levante español que a ‘Submarine'”. Esto nos indica el propio Pablo Maronda: “Lo he grabado con mis primos -de 19 y 17 años- en entornos muy destroy de Valencia y alrededores”. Más allá de su deliberado acabado semi amateur semi Nouvelle Vague, el final tiene su gracia.

Estrenamos el vídeo ‘La sort dels rius’ de Illa Carolina

illacarolinaIlla Carolina publicaban el año pasado ‘Bengala’, un disco en el que quedaban patentes las influencias de gente como los Everything But The Girl de los 80, Roddy Frame o los Smiths. La pista 2 de aquel disco era esta exquisita ‘La sort dels rius’ de la que hoy estrenamos el correspondiente videoclip. En él el grupo aparece armado con una caja de herramientas en un lugar muy especial.

El vídeo de ‘La sort dels rius’, que ha sido financiado gracias a la iniciativa Girando por Salas, se grabó en el Hospital de Sant Pau, en un pabellón a punto de ser restaurado. Para la propia banda, el Hospital de Sant Pau es una de las muestras más bonitas del modernismo catalán. El vídeo lo grabó el equipo del Estudi Carmel, dirigido por Dimas Rodriguez.

Illa Carolina actúan el 26 de marzo en Castellón y el 27 de marzo en Pamplona. Más fechas, en su web.

Estrenamos el vídeo ‘Corazón de batidora’ de Supergrupo

supergrupoSupergrupo, el imaginativo nombre tras el que se esconde el nuevo proyecto formado por Aviador Dro, Lkan y La Monja Enana, tiene nuevo disco en el mercado, ya disponible en tiendas y plataformas de streaming bajo el nombre de ‘Crisis en autonomías infinitas’.

Ya conocimos el avance ‘Me gusta mutar‘ (aquel que quería salvar al mundo de los indies) y el nuevo single es este ‘Corazón de batidora’, que parece contener referencias al repertorio e imaginería de todos los implicados (no hay más que recordar que una revisión de ‘Me enamoré de un robot’ aparece en el álbum)… pero no. En realidad es una canción compuesta en 1981, durante las sesiones de grabación de maquetas para el que iba a ser el primer álbum de Aviador DRO. El rechazo de varias casas discográficas determinó que Aviador DRO montasen su propia compañía, y, después, su espíritu “new wave” produjo que fuera descartada de ‘Alas sobre el mundo’, el disco que incluía ‘Selector de frecuencias’, una de sus obras maestras.

El vídeo dirigido por Afi Oco que estrenamos hoy en JENESAISPOP sigue la temática de romance de la canción y está protagonizado por Lara Arguedas y Aitor Goenaga Garmendia.

El 22 de mayo se presentará en directo el disco en Madrid, dentro de la programación del club Ocho y Medio. Entradas, aquí, desde los 10 euros de la oferta temporal a los 40 del pase VIP con consumición, disco firmado y foto con el grupo.

Vuelve Expediente X

xfiles-2sculmul.jpgMientras el regreso de ‘Twin Peaks’ se tambalea, el de ‘Expediente X’, que nacía un par de años después en los 90, se confirma.

La cadena FOX ha anunciado una temporada de seis episodios en la que estarán presentes tanto David Duchovny como Gillian Anderson para interpretar sus míticos papeles de agentes del FBI Fox Mulder y Dana Scully. El creador Chris Carter está involucrado también, según informa USA Today citando como fuente la misma FOX.

La cadena, en cambio, no ha anunciado cuándo se estrenará la nueva tanda de la serie ni ningún otro detalle, aunque sí se sabe que el rodaje empezará en verano.

Blur estrenan ‘Lonesome Street’

10986689_10153603287030744_2494536565130426551_oBlur han estrenado ya un par de canciones de su próximo disco, que saldrá dentro de un mes: el decepcionante single ‘Go Out’ y la más interesante ‘There Are Too Many of Us‘.

Hoy llega a Spotify una tercera pista nueva llamada ‘Lonesome Street’, en la que los Blur de ‘On Your Own’ vuelven a ser una referencia, sobre todo en su parte más vitalista. Según el tracklist que se publicó hace unas semanas, esta será la pista que abra ‘The Magic Whip’.

Actualización: según la nota de prensa emitida por Parlophone España, ‘Lonesome Street’ es en verdad el “primer single” del álbum.

Os recordamos que Blur encabezarán el próximo Festival de Benicàssim.

1.-Lonesome Street
2.-New World Towers
3.-Go Out
4.-Ice Cream Man
5.-Thought I Was a Spaceman
6.-I Broadcast
7.-My Terracotta Heart
8.-There Are Too Many Of Us
9.-Ghost Ship
10.-Pyongang
11.-ONG ONG
12.-Mirrorball

Black Keys cancelan su gira hasta el Primavera Sound

theblackkeysPatrick de Black Keys estaba muy gracioso poco después de Año Nuevo posando en el hospital con el hombro dislocado, pero aquella ola gigantesca que le azotó mientras nadaba está teniendo graves consecuencias para su grupo. Después de cancelar una serie de conciertos porque no podía tocar, hoy se conoce otra tanda de cancelaciones por Australia y Japón. Este es el comunicado:

“El proceso de recuperación y la terapia física han llevado más tiempo del esperado, por lo que desgraciadamente Patrick todavía no podrá tocar y necesita tiempo adicional para recuperarse. Agradecemos a nuestros fans su continuado apoyo y esperamos volver a la carretera tan pronto como sea posible”.

Hoy por hoy, su próxima fecha será en el Primavera Sound de Barcelona. Dedos cruzados para esta nueva presentación en vivo del notable ‘Turn Blue‘, que contenía ‘Fever’, una de las mejores canciones de 2014.

04-02 Brisbane, Australia – Brisbane Riverstage
04-03 Byron Bay, Australia – Bluesfest
04-05 Yarra Valley, Australia – Rolling Green at Rochford
04-07 Melbourne Vic, Australia – Margaret Court Arena
04-10 Sydney, Australia – Qantas Credit Union Arena
04-11 Hunter Valley, Australia – Rolling Green at Bimbadgen Arena
04-14 Perth, Australia – Red Hill Auditorium
04-16 Adelaide, Australia – Entertainment Centre Theater
04-18 Christchurch, New Zealand – Horncastle Arena
04-19 Auckland, New Zealand – Vector Arena
04-22-23 Tokyo, Japan – Studio Coast

05-28 Barcelona, Spain – Primavera Sound
05-30 Athens, Greece – Rockwave Festival
06-06 Hunter, NY – Mountain Jam
06-07 New York, NY – Governors Ball
06-12 Isle of Wight, England – Isle of Wight Festival
06-14 Aarhus, Denmark – Northside

M.I.A. critica los “celos” de Diplo

mia‘Arular’ cumple 10 años y M.I.A. lo ha celebrado con una entrevista con Rolling Stone tan deslenguada como siempre. La víctima ha sido esta vez especialmente su ex Diplo, co-productor de aquel disco. A pesar de lo que pasó después con Interscope, sello con el que tuvo incontables problemas para la edición de ‘Matangi’, M.I.A. considera que fue liberador que el subsello de Universal la rescatara de XL. Se ceba con los celos que sufrió Diplo: “Diplo literalmente destrozó una habitación de hotel y rompió todos los muebles porque estaba muy enfadado por que yo me hubiera ido a una multinacional y era lo peor que podía pasar en el mundo”.

M.I.A. también cuenta que a Diplo le sentaba mal que hablara con gente famosa para colaborar, como Missy Elliott. Las palabras de Diplo supuestamente fueron: “Es mierda, mierda, mierda. No debes estar en las listas, ni en las revistas, ni dar entrevistas. No deberías colaborar con gente famosa. Deberías ser una artista underground”.

M.I.A. cree que eran celos. “Sólo ahora, en 2015, cuando miro atrás, veo que estaba celoso, porque él no ha esperado nada a convertirse en el mejor amigo de Taylor Swift y en salir con Katy Perry. Pero en aquel momento le creí, era una persona con valores políticos y éticos. No me di cuenta de que eran celos”.

Es muy curioso que M.I.A. considere a Diplo amigo de Taylor Swift, porque al menos de cara a las redes sociales se odian después de la movida “Busquemos un culo para Taylor Swift“. De hecho, Diplo acaba de insistir en que los fans de Taylor Swift son “peor que el ejército de Corea del Norte”.

Por otro lado, hace solo dos semanas, Diplo subía esta foto a Instagram con el lema “mejores amigos para siempre”.

Gracias a Flounder en el foro de M.I.A. por el aviso.

Best friends forever @miamatangi

Una foto publicada por diplo (@diplo) el

Estrenos de tapadillo: ‘Frío en julio’, ‘Camino de la cruz’, ‘71’, ‘The Skeleton Twins’ y ‘Tusk’

Recuperamos cinco reseñables películas que, o bien siguen escondidas en las esquinas de la cartelera o han pasado por ella sin pena ni gloria.

frio-en-julio-‘Frío en julio’ (Jim Mickle): A este director hay que seguirle de cerca. Mucho. El interés de sus películas no para de aumentar: la simpática ‘Mulberry Street’ (2006), la vibrante ‘Stake Land’ (2010), la atmosférica ‘Somos lo que somos‘ (2013) y, ahora esta, uno de los mejores thrillers del año pasado. ‘Frío en julio’ es un chorreante burrito tex-mex cuyo ingrediente principal es el thriller ochentero frito en abundante aceite de western. Su estilizada puesta en escena y su machacona banda sonora remite al cine de John Carpenter, Walter Hill o a los primeros filmes de los Coen. Michael C. Hall, Sam Shepard y Don Jonson derrochan química y carisma en una película que avanza, levantando polvo en los giros del camino, desde una historia de acoso a una de venganza pasando por una trama de investigación policial. Cine de género que debería editarse en VHS. 8,5.

Kreuzweg-‘Camino de la cruz’ (Dietrich Brüggemann): Austera y rigurosa como un cura con sotana, esta película semiautobiográfica (el director perteneció en su adolescencia a la integrista Hermandad de San Pío X, los “kikos” alemanes) toma como referencia las diferentes etapas de la subida al calvario para narrar la historia de un sacrificio autodestructivo impregnado de fundamentalismo católico. Catorce etapas, catorce severos planos secuencia sin apenas movimientos de cámara. Catorce latigazos durante un vía crucis emocional donde vemos el progresivo adoctrinamiento y maltrato psicológico de una adolescente a cargo de la autoridad familiar (la madre) y espiritual (el cura catequista). Como si el ‘Camino’ de Fesser la hubiera dirigido Dreyer o Haneke. 8.

71-efm’71’ (Yann Demange): Siguiendo la estela de Paul Greengrass y su enérgica ‘Domingo Sangriento’ (2002), el debutante (aunque de destacada carrera en televisión: ‘Dead Set‘, ‘Presunto culpable’) Yann Demange da el salto al cine introduciéndose, bien remangado, en las cloacas del conflicto irlandés. Su objetivo está claro: hacer vivir al espectador los enfrentamientos entre los dos bandos por las caóticas calles de Belfast como si estuviera allí. Con un sentido del ritmo apabullante y una utilización de la cámara en mano que corta la respiración, el director construye un nervioso y electrizante thriller, más sensitivo que narrativo, sobre la lucha por la supervivencia y el absurdo de la guerra. Explosiva. 8.

SkeletonTwins‘The Skeleton Twins’ (Craig Johnson): Kristen Wiig es motivo suficiente para ver cualquier película (o serie o programa de televisión o lo que sea). Si encima le acompaña el roba-escenas Bill Hader (aquí en su primer papel protagonista dramático), escribe el filme Mark Heyman (guionista de ‘Cisne negro‘), la dirige el prometedor Craig Jonson (‘True Adolescents’) y la producen “los reyes del mumblecore” (los hermanos Duplass), ver ‘The Skeleton Twins’ se convierte en una gozosa obligación. La película es una comedia tristona y amarga (su tema principal es el suicidio), de convencional estética indie, pero de gran solidez narrativa y calado emocional, que se beneficia de unos diálogos brillantes y, en especial, de la enorme complicidad de la pareja protagonista (viejos compañeros del Saturday Night Live). El indie de siempre sigue funcionando. 7,5.

tusk‘Tusk’ (Kevin Smith): Vale, si hay una película que desentona en esta lista, es esta. Por eso la he puesto al final, para que quien no quiera no siga leyendo. La nueva película del creador de ‘Clerks’ (ya pueden pasar los años y las películas, que Smith nunca se quitará esa etiqueta) se podría calificar como fallida, decepcionante (si es que sigues esperando mucho “del creador de ‘Clerks'”). Una película construida sobre una sola idea, que da más vueltas sobre ella que un perro buscándose el rabo. Las escenas se dilatan sin justificación y el mejunje de ingredientes produce una molesta atonalidad. Pero… hay que verla. ¿Razones? Dos, y bien grandes: Michael Parks, un nuevo doctor Moreau que da más miedo que el lápiz de ojos de Uma Thurman, y su experimento, más WTF que el ‘The Human Centipede’. Hay que verla para creerla. 7.

‘La Isla Mínima’ y Dani Rovira, grandes triunfadores de los Premios Goya 2015

dani rovira goya 2015La vigésimo novena edición de los Premios Goya se ha cerrado con dos grandes triundafores: el primero, ‘La Isla Mínima’, que se ha llevado la friolera de diez galardones, entre los que destacan algunos de los más importantes (Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Guión Original…).

El segundo gran triunfador de la noche ha sido Dani Rovira, que se ha encargado de una de las galas más entretenidas que recordamos, y además ha recibido el premio al Mejor Actor Revelación. En la misma línea, Bárbara Lennie se ha agenciado el galardón a Mejor Interpretación Femenina Protagonista por ‘Magical Girl’ y Julio de la Rosa el de Mejor Banda Sonora Original por ‘La Isla Mínima’.

¿Por qué Madonna no sube su disco filtrado a iTunes?

madonna-sacudePor increíble que parezca, el nuevo disco de Madonna aparecía filtrado ayer 3 de febrero en la red, nada menos que en su versión ultra deluxe de 25 pistas, con una calidad bastante deficiente, aparentemente sin masterizar, y con más de un mes de antelación.

De nada servía el adelanto de 6 pistas del disco en diciembre tras la filtración de 35 maquetas o las declaraciones de la cantante en Instagram en las que manifestaba haberse sentido “violada como artista” (declaraciones que eran pronto borradas). De nada servía tampoco la detención de un hacker que había entrado en dos de sus ordenadores desde Israel, supuestamente vendiendo a posteriori el material inédito en forma de “demo 1″, “demo 2″, “demo 3″, “demo 4″ y así hasta una lista interminable, hilarante, agotadora… de formas de sus canciones que este fin de semana volvían a organizarse en una tercera oleada en la red.

En estas 24 horas, han sido miles los fans de Madonna que han pedido a la cantante en Instagram y a su mánager Guy O’Seary a través de Twitter, que suba el disco completo inmediatamente a iTunes. Todo el mundo parece tener claro que esta es la única vía para el lanzamiento digno de ‘Rebel Heart’, su 13er disco. ¿Pero estamos en lo cierto? Analizamos las posibles razones por las que posiblemente Madonna no ha subido su álbum a iTunes.

1.-El disco puede estar registrándose: Si algo hemos aprendido de los casos de Björk o, un mes antes, de la propia Madonna, que subía a iTunes 6 canciones como adelanto de este mismo disco un día tan peregrino como un sábado 20 de diciembre, es que un artista tiene que esperar por razones burocráticas para subir un álbum a iTunes. Aunque sea tan famoso. ‘Vulnicura’ de Björk aparecía en la red el 18 de enero, pero no era hasta el 20 de enero (por la tarde) cuando era subido a iTunes, propiciando el cabreo además de algunos de sus sellos de distribución internacional (ver punto 4). Es posible que ‘Rebel Heart’ se esté registrando en estos momentos y esta misma tarde aparezca en la red de manera legal. Aunque algo nos dice que no va a ser el caso…

2.-Puede estar esperando a los Grammy: A pesar de la filtración en otoño, Madonna ha pospuesto el inicio de toda promoción de su disco a esta misma semana. Este domingo presentará su single ‘Living For Love’ en la ceremonia de los Grammy, acto seguido se enviará finalmente a las radios tras mes y medio casi fingiendo que no existe, y poco antes o poco después de la gala se lanzará su videoclip. El lanzamiento del álbum completo ahora mismo ahogaría casi definitivamente todas las posibilidades de éxito de su single de regreso, si es que a estas alturas le queda alguna. Muy bueno habría de ser lo que esté preparando para performance y vídeo para que la canción, por sí sola, resistiera la embestida de un lanzamiento simultáneo de 25 canciones. El vídeo, eso sí, parece dirigido por J.A.C.K., quien se encargara de esta maravilla para Christine & The Queens, a la postre protagonista del disco del año en Les Inrocks y Disco Naiveté (su largo lo saca Warner España en marzo).

3.-Puede estar esperando a los Brits: ‘Living for Love’ en realidad está a la venta en todo el mundo… excepto en Reino Unido. Es muy común que el lanzamiento de un single en este país se contenga un par de meses para maximizar su posición en las listas. Se hizo hasta con el macrohit de Mark Ronson con Bruno Mars. La edición del sencillo de Madonna en UK se ha retrasado al 22 de febrero porque esa semana Madonna ha confirmado su presencia en los Brits. La estrategia es clara: mejorar bastante el humillante top 37 que logró ‘Give Me All Your Luvin”. El top 1 parece demasiado lejano (hace 7 años que no consigue uno), compitiendo además con otros performers y los ganadores de la gala, ¿pero quizá tiene su primer top 10 desde 2009 en la manga?

El lanzamiento del disco en iTunes echaría por tierra toda esta estrategia. ¿Y cuándo se verá a Madonna actuando en los Grammy y en los Brits en el mismo mes? ¿En 2018? ¿En 2025? ¿Nunca?

4.-Su público se concentra en Europa y es fiel al formato físico: Para Beyoncé fue fácil subir su último disco a iTunes directamente: el público de la cantante es más joven, por tanto está mucho más acostumbrado a comprar en iTunes; y además es americano, por lo que de nuevo, está mucho más acostumbrado a comprar en iTunes. ‘Beyoncé’ vendió 617.000 copias, todas obviamente digitales, en Estados Unidos durante su primer fin de semana. En el mundo, Mediatraffic calculó unas 746.000. Nada menos que el 83% de sus ventas correspondió a Estados Unidos.

El caso de Madonna es radicalmente distinto. Es absolutamente inimaginable que el 83% de sus ventas se concentre en Estados Unidos. ‘MDNA’ vendió entre 1,5 y 2 millones de unidades en todo el mundo. Sólo 500.000 pertenecen a EE UU (un 25% o un 33%). De hecho, cuando tiene un éxito masivo, Madonna vende mucho más en Europa: ‘Confessions on a Dancefloor’ vendió en 2005 unos 4 millones en Europa, pero menos de 2 millones en Estados Unidos.

Europa, con la salvedad de Reino Unido, está menos acostumbrada a iTunes. Lanzar su disco ahora mismo sólo en digital supondría lograr modestas posiciones en lugares como Francia, Italia, España y Alemania, y la venta física, fundamental para Madonna por edad y trayectoria, se podría ver gravemente perjudicada. Recordemos que ‘MDNA’, un supuesto fracaso comercial, fue platino en Alemania, Francia e Italia y oro en España, con cifras bastante saludables y superiores a ‘Beyoncé’. Sin ánimo de despertar aburridas guerras de fans: su caso es completamente distinto al de Mrs. Carter.

5.-Aspira a ventas mucho más masivas que Björk: Sólo hay que saber multiplicar por 10 para darse cuenta de que el caso de Björk y el de Madonna no es el mismo. La primera viene de vender unas 200.000 copias de ‘Biophilia’. La segunda, diez veces más con su disco peor vendido. No suena igual. ¿Merece la pena lanzar el disco a lo loco porque la gente más adicta a la actualidad musical sabe que se ha filtrado o merece la pena mantener el salvaje plan promocional ya programado y conquistar poco a poco al público generalista y casual (esos millones de personas que pasan de una filtración), a riesgo de perder unas cuantas ventas?

En los próximos días se resolverán todas estas dudas. Mientras tanto, la artista… sacude su cabeza en Instagram, desolada, pero ojo, esta vez sin hacer referencia a la filtración. ¿Cuanta menos gente se entere, mejor?

‘¡Melisande! ¿Qué son los sueños?': la historia de amor que todo el mundo recomienda

melisendaEl debut como novelista del septuagenario Hillel Halkin ha sido una de las sorpresas de la temporada, uno de los sleeper literarios del pasado año. ‘¡Melisande! ¿Qué son los sueños?’ (Libros del Asteroide) es una de esas novelas que, cuando la acabas, no apagas la lámpara de la mesilla y te vas a dormir. No: coges el móvil y te pones a recomendarla. Gracias a esas sugerencias la novela ha alcanzado rápidamente la segunda edición, algo no muy habitual en una editorial independiente.

El autor neoyorquino, que hasta ahora solo había escrito ensayo, ha vencido su miedo a la ficción –”la forma más alta de literatura”- y ha publicado esta estupenda novela de tintes autobiográficos. ‘¡Melisande! ¿Qué son los sueños?’ (el ¡horrible! título hace referencia a un poema de Heinrich Heine) narra, en primera persona y a modo de flashback, la relación que establecen tres adolescentes, dos chicos y una chica (Mellie/Melisande), durante sus años en el instituto. La historia, ambientada en su mayor parte en Nueva York, avanza desde la década de los cincuenta, desde un “verano dedicado a no hacer nada mientras esperábamos a hacer de todo”, hasta los años ochenta.

Como en ‘La trama nupcial‘, a la que recuerda en muchos aspectos, la novela de Halkin es una historia de iniciación, de aprendizaje, que acaba en historia de amor. Un triángulo de amistad que termina en triángulo amoroso. Un relato de resonancias autobiográficas que se convierte en una emotiva (muy emotiva, ten a mano el pañuelo para el final) carta de amor.

La novela empieza mal. La excusa elegida para que el narrador comience a rememorar los hechos, para evocar su pasado a modo de magdalena proustiana, no está muy conseguida. De hecho, con el paso de los capítulos, se da uno cuenta de que no resulta muy congruente desde un punto de vista estructural. Sin embargo, en cuanto el narrador pronuncia la frase “¿Recuerdas, Mellie?”, la novela se eleva y avanza con la misma intensidad con la que crece el amor entre sus protagonistas.

Halkin demuestra su talento para, con una prosa muy ligera, armar una historia muy sólida. Son apenas doscientas cincuenta páginas pero, ocurren tantas cosas, se ponen en juego tantos sentimientos y están tan bien contados, con un ritmo tan preciso, que parece que te has leído mil. El autor habla del amor y de cómo éste se modula -se intensifica o se desgasta- en función de las circunstancias vitales. Un viaje sentimental visto desde el retrovisor, que se mueve entre lo (neo)platónico y lo pasional, entre lo que fue y lo que pudo ser. Voy a coger el móvil… 8,5.

‘Our Time In Eden’ de 10,000 Maniacs: la joya de pop 90s que la historia olvidó

10000maniacs

Título: ‘Our Time In Eden’
Artista: 10,000 Maniacs
Sello: Elektra (1992)

Entre las paradojas de la era digital está que el acceso masivo a la información, el arte, la música, la pone al alcance de tus dedos pero te exige elegir. Y elegir significa descartar, porque cuando lo tienes todo a un clic de distancia el tiempo es oro. El resultado es que la aparente riqueza es a veces una ilusión que se cobra víctimas. ¿Por qué las constantes referencias al punk usan hasta el cliché a los Ramones o los Clash y nadie habla de The Only Ones o de los Damned? ¿Se reduce el country a Johnny Cash? ¿El rockabilly femenino a Wanda Jackson? La actual retromanía por los 80 y 90 está dejado el mismo número de injustos olvidados. No hay espacio para todos, o quizá no calaron de la manera que pareció en su día. La cuestión es que nadie habla hoy en día de los 10,000 Maniacs. Ni siquiera después de que Natalie Merchant sacase un espléndido disco hace apenas unos meses.

‘Our Time In Eden’ fue uno de los álbumes más populares de este grupo norteamericano, sus singles se oyeron por todo el mundo entre el 92 y el 93, pero en la actualidad una creciente capa de polvo cubre su recuerdo, convirtiéndolo en un clásico que sí lo fue, pero que necesita ser reivindicado. Fue el último LP en el que participó Natalie Merchant, después de 10 años de carrera, un final de ciclo que la vio crecer musicalmente rodeada de músicos mayores que ella, a los que se unió con tan solo 17 años en Jamestown, Nueva York, en 1981. A lo largo de seis discos pasaron del post-punk más o menos “arty” de sus comienzos (con sus referencias a De Chirico, Manolete o la obsolescencia planificada) a una música más puramente pop, sobre todo a partir de ‘In My Tribe’ (1987). Para el 92 el grupo había alcanzado una madurez en la que Natalie, sin todavía haber cumplido los 30, seguramente se sentía ya un poco alejada de sus encanecidos compañeros. Así que mientras preparaban ‘Our Time In Eden’ anunció que después de lanzarlo iniciaría una carrera en solitario. Es difícil saber si la noticia sirvió de catalizador, pero parece como si todos ellos hubiesen puesto toda la carne en el asador para hacer el disco que tendría sus mejores canciones, y los mayores picos de euforia y melancolía de toda su discografía.

Y también su sonido más comercial. Aunque oyendo el disco veintipico años después resulta bastante raro seguir teniéndolo clasificado de esa manera. Quizá su producción post-ochentas pueda guardar algún vestigio de esa idea, pero en la actualidad suena más bien a un disco alternativo exquisitamente cantado y tocado. Natalie Merchant, piano y voz, lleva la batuta en la hermosa Noah’s Dove, que abre el disco:

Un tema de exuberante melodía y melancolía, con una bella estructura circular. Pop agridulce reflexivo, que de alguna forma resume el tono del disco que seguirá. En paralelo, letras sobre un amor que acaba, una pareja que “sabía mentir sin que se notase”, que “siempre cree que hay un último resquicio para recuperar la libertad”… la amargura elegante de los textos de Merchant hace su aparición, y no será la última.

‘These Are Days’ es el primer upper-cut del disco, un single de pop redondo (fue primer sencillo) que daba en la diana de una melodía memorable con letras sobre -precisamente- días que se recordarían: “Estos son días que recordarás / Ni antes ni después -te lo prometo- volverá el mundo a ser tan cálido”. Casi como un presagio, es una canción que trae recuerdos instantáneos a quien escuchase música en aquellos primeros 90, desde el mismísimo comienzo con ese simple pero infalible motivo de piano:

‘These Are Days’ supone además un alejamiento definitivo del sonido más alternativo de sus entregas anteriores. En comparación con singles como por ejemplo ‘Eat For Two’ y su estribillo monocorde de texturas casi Go-Betweenianas, tres años después nos encontramos ante una propuesta melódicamente mucho más elaborada, y sonido más compatible con las emisoras de FM. Pero hay algo aún más importante: ‘These Are Days’ es también la canción que abre la época dorada del pop “baggy”, es decir, éxitos de pop influidos por el característico ritmo de batería del sonido Manchester. Como por ejemplo la esencial ‘Sleeping Satellite’ de Tasmine Archer (que curiosamente se lanzó como single también aquel mismo septiembre del 92), y una larga sucesión de canciones que sembrarían un camino que atraviesa el ‘Linger’ de los Cranberries al año siguiente o ‘Wonderwall’ en el 95 y que se iría extinguiendo hacia 1998 con ‘Kiss Me’ de Sixpence None The Richer y ‘Torn’ de Natalie Imbruglia.

Tras la euforia meta-melancólica llega ‘Eden’, que acaba de establecer definitivamente el dominio instrumental del piano en el disco, en un inspirado eje triangular con las “guitarras infinitas” de Rob Buck y la voz de terciopelo de Natalie. Una perfecta construcción de pop cristalino y lánguido que incide en las imágenes bíblicas que salpican todo el disco (título incluido), en este caso como metáfora política sobre los EE.UU. y la sociedad actual en general (“créeme, la verdad es que no somos honestos, no somos la gente que soñamos / no estamos tan próximos entre nosotros como podríamos”). El activismo político y social de Merchant es bien conocido, pero en este disco escogió (como confesaba la propia cantante en 1994 a David S. Mordoh en Rockdelux) no hacer alusiones literales en una época de mucha negatividad y pesimismo (el disco se grabó en agosto de 1991, en medio de la Guerra del Golfo) e intentar ser positiva (“y en un tiempo las palabras solas nos guiarán / y la amargura ya no nos alcanzará / la razón será guiada de otro modo”). El resultado son estos textos alegóricos, honestos y de poesía sencilla, un penúltimo suspiro de la era de las letras sinceras, antes de la llegada definitiva de la ironía posmoderna. Todo desemboca, apropiadamente, en la todavía más positivista ‘Few And Far Between’, una canción que sorprende con su ritmo a lo Motown, sección de viento incluida. Entre ellos, Maceo Parker, quien por cierto hace un precioso solo final.

‘Stockton Gala Days’, con ese título tan Scott Fitzgerald, es otra de las grandes joyas de la cara A de ‘Our Time In Eden’: resonancias folkies, acentuadas por la aparición del violín de Mary Ramsey, que curiosamente ocuparía el puesto de vocalista una vez abandonado por Merchant, ya en 1997. Acordes menores para unas letras de recuerdos adolescentes, inmersos en bucólica sororidad, pero que doblan una esquina sombría al final de cada estrofa:

“Aquel verano los campos se llenaron de hiedras y dedaleras / frutos de manzana salvaje por todas partes, de un color esmeralda como nunca había visto / Aparte de sueños que no recuerdo, no hubo una chica tan cálida como tú… Cómo he aprendido a complacer, a dudar de mí misma en momentos de necesidad / nunca lo sabrás”.

Supuestamente la canción describe un periodo de la infancia y adolescencia de Natalie en el condado de Chautauqua, cerca de Jamestown, donde creció y vivió aquellos años. Los ensoñadores “delays” de las guitarras hacen refulgir esos añorantes versos con una luz dorada única, redondeada por las armonías vocales de la cantante. Que conducen al brillante broche final de la cara A. ‘Gold Rush Brides’ – tonalidad menor desde el principio- mantiene el contraste entre belleza natural (y musical) y sentimientos grises en una de las letras más interesantes del álbum, dedicada a las novias de los buscadores de oro (viudas, al final de la canción) y por extensión a todas las mujeres con un papel secundario en la historia, a las que nadie recuerda: “En cartas enviadas de vuelta a casa, a sus hermanas del Este / Se quejarían, relatando locura, nacimientos, soledad y dolor”).

‘Jezebel’ comienza la cara B en tono acústico y ambiental, en una serie de interludios de voz, piano y viola que dejan disfrutar del bello timbre líquido de la voz de Natalie Merchant, entre los que se intercalan estribillos “uptempo” para acentuar los sentimientos de azoramiento sentimental. Una dinámica tendente a lo acústico que se mantiene en ‘How You’ve Grown’ (“Cómo has crecido”). De nuevo viola y piano para elevar con delicadeza esa hermosa voz que, como en tantos grupos de pop de la historia, es en esencia el secreto del éxito del grupo, una voz que reviste de verdad todo lo que canta con una belleza frágil. En este caso, cantando letras escritas desde el punto de vista de una madre sin serlo todavía. Pero el instinto latente era capaz de arrancar frases tan bonitas y ciertas como cuando dice a esa hija imaginaria “cada vez que nos decimos adiós se congela en mi mente tu imagen de la niña que nunca ya serás, que nunca volverás a ser“. En una entrevista reciente Merchant aludía a esta canción, y hablaba sobre lo que supone ser madre como artista ya en la realidad (“he escrito canciones desde el punto de vista de una madre, pero más hipotética que empíricamente. El amor tan extremo que sientes por un hijo ha hecho mi experiencia mucho más rica”).

‘Candy Everybody Wants’ marca el necesario cambio de tono en este punto: otro perfecto hit de pop “baggy”, que de hecho fue el single que más éxito les granjeó en listas de medio mundo. De nuevo arreglos de viento, y un preciosismo melódico para colar, como dulce píldora, una letra de (auto)crítica dirigida a los medios de comunicación y su dieta de entretenimiento vacío (el azúcar que a todos apetece) para lograr aturdirnos a todos y no pensar (“sí, se les nubla la mirada (…) sí, sus cerebros se vuelven blandos y perezosos / En fin, ¿de quién es la culpa?”).

Tolerance’ da de nuevo un giro en sus pretensiones iniciales: guitarras con distorsión, y letra dramática para una bonita melodía que, ya casi como un leit motiv, esconde mensajes amargos; la inquietud de la intolerancia, aparentemente en nueva alusión a su país (“nuestra casa está dividida, vivimos en ella / El lugar donde habita el odio es tras nuestras puertas, en noches intermitentes / óyelo caminar y desvariar”).

El final se va acercando con ‘Circle Dream’, quizá la verdadera joya oculta del disco, una canción que habría merecido ser single. La voz va y viene en dos pistas diferentes, de forma circular, como el ritmo de la canción, que supone otra nueva incursión en ese backbeat madchesteriano, pero en un contexto especialmente acústico y delicado que de nuevo permite apreciar la bella textura de la voz de Natalie en gran detalle. Una producción más sencilla recubierta de un precioso y sutil órgano que le da ese aire onírico tan único.

El disco gana en belleza con esta bajada de tensión, anticipando el terreno en el que se movería Merchant durante su inminente carrera en solitario, un terreno en el que la voz no tendría que luchar para hacerse oír y donde mandaría la quietud acústica y folkie. ‘Our Time In Eden’ es también un testimonio de esa aparente disensión, en la que se diría que la banda pugnaba por ese sonido “grande” de algunas de las canciones y ella no tanto. Hay que decir que esa carrera en solitario comenzó esplendorosamente y Natalie Merchant vendió cinco millones de copias de su primer disco girando con el grupo Wilco de telonero. La continuación de los Maniacs sin ella no lograría la misma suerte.

If You Intend‘ funciona como bonita digresión pop antes del final, con ecos de ese sonido jangle que el grupo practicó con tanto acierto en los 80, y que los acercó musical e intelectualmente a la sensibilidad de grupos como R.E.M. (a quienes telonearon durante una gira durante la cual hubo un corto romance entre Michael Stipe y Natalie Merchant). Lo cual conduce al final con ‘I’m Not The Man’, un cierre de cara con enfoque narrativo, exactamente igual que en ‘Gold Rush Brides’ en la cara opuesta del disco. Tono sombrío y ritmo algo marcial para acompañar una historia sobre un hombre de color acusado injustamente de un crimen y que acaba ahorcado… como si en el último segundo Merchant no hubiese podido aguantar más su decisión de ser positiva y necesitase expresar algo de esa rabia, aunque fuese en forma de narración.

Sería imperdonable terminar este repaso sin aludir a las caras B de los singles de ‘Our Time In Eden’. Si hay un disco en el que esas canciones adicionales funcionan como espejo, como referencia de influencias y como hermoso complemento, es éste: seis versiones de artistas admirados por el grupo que repartieron como caras B y C en diversas ediciones de los CD-singles. La lista tiene mucha enjundia: ‘Starman’ (Bowie), ‘I Hope That I Don’t Fall In Love With You’ (Tom Waits), These Days’ (Jackson Browne), ‘Every Day Is Like Sunday’ (The Smiths), ‘Don’t Go Back To Rockville’ (R.E.M.) y ‘Sally Ann’ (The Horse Flies’). En su reedición en vinilo de hace tres años se perdió la oportunidad de incluir un disco extra con todos estas versiones, que alcanzan una especial exquisitez en los temas de Waits, los Smiths y los Horse Flies, y que funcionan como perfecta “companion piece” de un disco ya de por sí espléndido.

American Horror Story “Freak Show”: (casi) todo da lo mismo

sarahpaulson‘American Horror Story’ ha cerrado esta semana su cuarta temporada, “Freak Show”, evidenciando que nunca igualará la primera, cometiendo errores muy similares a los que ya veíamos en la temporada “Aquelarre”, también conocida como “Mujeres Desesperadas”. De nuevo partíamos de una idea y cásting excelentes. Quizá mejor todavía que el del año pasado, pues en este circo de “freaks” se alternaba a Jessica Lange, Angela Bassett, Kathy Bates o Sarah Paulson ¡con dos cabezas!, con adquisiciones que incitaban a indagar en sus historias en la vida real: Jyoti Amge (la mujer más pequeña del mundo), Rose Siggins (la mujer sin piernas), Ben Woolf (Meep)…

Este último personaje ponía en evidencia que una sola carrera desesperada en una celda puede transmitir más que los guionistas de la serie de Ryan Murphy durante 13 agónicos episodios. Totalmente desenfocada, la trama no ha podido dar más bandazos, perdiendo hasta tres millones de espectadores en Estados Unidos a medida que (no) avanzaba. Lo de siempre: se nos ha presentado a personajes que pronto han pasado a pintar poco (la recuperación del payaso a última hora no es suficiente, ¡con lo que nos habíamos reído con GijonClown!), no hemos visto lo suficiente las dos cabezas de Sarah Paulson, a menudo cortadas en plano suponemos que por razones presupuestarias (¿o será de holgazanería?), y se ha profundizado en los personajes literalmente tarde, mal o nunca, en algunos casos cuando algunos ya habían desaparecido, dejándonos méritos tan dudosos como que en un episodio mueran dos protagonistas y te dé absolutamente lo mismo.

Pero lo que más me enfada es que la serie siga presentando algunos ganchos que impiden abandonar a lo ‘True Blood‘. Visto lo visto, y como la carrera de Meep, parecen fruto más bien de puntuales golpes de suerte, pero ahí están. Y no me refiero a las reiteradas reivindicaciones de David Bowie a través de una Jessica Lange cuya marcha parece que se esté preparando (¡ese final!). El episodio dedicado a Pepper y la introducción de la maravillosa conexión con ‘Asylum‘ (temporada 2) a modo de flashforward, es de los pocos en que logras empatizar 100% con la historia, abandonada ya la idea de que esta sea una serie de miedo. De hecho el episodio de la declaración de Sarah Paulson nos recuerda que el amor puede inquietar más que una piscina llena de cadáveres. También, alguna vez, la serie sí nos ha dejado planos horrorosos para el recuerdo, como el personaje rapado y tatuado, la creación de la marioneta o la muñeca del ventrílocuo Neil Patrick Harris, que ha ejercido satisfactoriamente de artista invitado.

El problema es que los atractivos de todo esto han llegado cuando parte de la gente ya había abandonado la serie. Y entre ellos hay que destacar el personaje de niño mimado de Finn Wittrock (no tanto al actor) y su vestuario imposible. O la ausencia del mismo. Aunque su desenlace y el que ha producido a su alrededor no haya sido el más imaginativo. Para bien y para mal, cómo se nota quién está detrás de ‘American Horror Story’. 5,5.

Más opinión en nuestro foro de American Horror Story.

Natalie Prass, una solista de hechuras clásicas

NataliePrassDe la mano de Matthew E. White, auspiciado por su sello Spacebomb y producido por él, la próxima semana se publica el álbum debut de Natalie Prass, una cantante y compositora de Cleveland que, pese a su juventud, tiene como referentes más inmediatos a Karen Carpenter, Carole King o Dusty Springfield, mitos femeninos de la canción popular. Prass se curtió en la mítica escena de clubs de Nashville, publicando dos EPs (‘Small & Sweet’ -2009- y ‘Sense Of Trascendence’ -2’11-, descatalogados) de canciones indie folk poco impactante.

Sin embargo, de vuelta a su hogar familiar en Virginia, pronto congenió con White y su colectivo musical, que le ofreció grabar su primer álbum. Esta relación ha sido crucial en su música, a la vista de un disco homónimo en el que el soul y los característicos arreglos de sonido Philadelphia del colectivo Spacebomb dan una dimensión inesperada a sus canciones. Queda patente en el single ‘Bird Of Prey’ (un tema recuperado de sus inicios), estrenado hace meses, y en los recientes adelantos ‘Why Don’t You Believe In Me’ y ‘My Baby Don’t Understand Me’, que seguro fascinarán a fans del primer álbum de Rumer o de Jenny Lewis (nada casualmente, formó parte de su banda en su más reciente gira). Puedes escuchar ya ‘Natalie Prass’ en Pitchfork.

Azealia Banks trabaja con Dr. Luke

azealia--videoA pesar del éxito de crítica de ‘Broke with Expensive Taste‘, uno de los mejores discos de 2014, la dura realidad es que el esperadísimo álbum debut de Azealia Banks ha sido un innegable fracaso comercial, uno que ni siquiera el ejercicio retro de ‘Chasing Time‘, con vídeo caro y súper TLC de por medio, ha logrado evitar.

Por este motivo, quizás, la rapera ha decidido que es momento de tomarse en serio eso de llegar a las masas y ha confirmado, a través de la imagen que podéis ver a continuación, que se encuentra trabajando actualmente con Dr. Luke, mesías del pop por excelencia tras producir en los últimos años hits para prácticamente todo el mundo, desde Katy Perry a Maroon 5 pasando por Britney o Yelle. ¿Qué opinará Banks sobre la polémica Luke vs Ke$ha?

Gran Hermano VIP: se avecina polvorín

Sandro-Rey-vipA falta de que Paolo Vasile decida recuperar aquel ‘Hotel Glam’ que fue el mejor esperpento valleinclanesco jamás visto en una televisión privada, debemos conformarnos con una nueva edición de ‘Gran Hermano VIP’ que de VIP tiene más bien poco. Sí, que la dirección del programa haya conseguido que Belén Esteban entre en la casa es todo un triunfo para la audiencia, pero el casting de esta nueva edición está repleto de wannabes y personajes efímeros que apenas han tenido unas pocas horas de gloria en el cortijo de ‘Sálvame’ y demás programas de Mediaset.

Como cualquier gala inicial de reality que se precie, las más de tres horas que ha durado la entrada de los concursantes a la morada de Guadalix de la Sierra han sido del todo insufribles, con un ritmo pesadísimo y un Jordi González que ha pasado demasiado inadvertido. El desnudo gratuito de Coman, el negro de ‘Adán y Eva‘, ha sido lo más representativo de anoche. No obstante, el hecho de separar los concursantes entre ‘Señores’ y ‘Criados’ (los segundos deberán estar las 24 horas a total disposición de lo que los primeros les manden) asegura roces desde el primer día. En breve comprobaremos cómo se las gastará cada uno, aunque vaticinamos un sinfín de guerras y peleas teniendo en cuenta que la mayoría de los concursantes ya han demostrado que, con tal de marcarse un plató, son capaces de hasta vender a sus padres. Con todos ustedes, el elenco de personajes que poco a poco irán luciendo palmito en el ‘Deluxe’ de turno.

Señores

Belén Esteban: La más VIP de todos los concursantes y capitana de los ‘Señores’. Dada su exposición diaria en ‘Sálvame’ parte como favorita. Y más después de haber ganado en 2011 ‘¡Más que Baile!’ moviéndose peor que un pato mareado. Limpia de sus adicciones desde hace meses, la gran pregunta es cuántas horas tardará en llorar por Andreíta y venirse abajo.

Víctor Sandoval: No le ha quitado ojo a la “anaconda” de Coman en ningún momento. Hundido mediáticamente después de haber vendido por fascículos su desamor con Nacho Polo y mutar en freak, el que años ha fuera conductor de programas como ‘Mamma Mia’ siempre ha sido amigo de lo histriónico y tiene un ego desmesurado. La liará parda en breve, eso que no quepa duda.

Aguasantas: La ex nuera de Raquel Bollo ya ha demostrado en numerosas ocasiones que cuando tiene un cheque de por medio puede sacar veneno de su boca. No se sabe muy bien qué esperar de ella, pero su padre en el vídeo de presentación le ha aconsejado que sea “naturalista”. Entra soltera, por lo que podría ser candidata a marcarse un “edredoning”.

Los Chunguitos: Los bufones de la casa fueron los primeros confirmados de esta edición VIP. Nada más ver a Coman ya han soltado que era un mono y un gorila, así que todo es posible. Se definen como “intesperactivos” (¡viva las patadas al diccionario!), aunque como espectadores suplicamos que a Juan le pongan subtítulos porque si no no habrá manera de entenderle.

Laura Cuevas: Durante más de 20 años ha vivido en Cantora porque su padre era capataz de Isabel Pantoja. Se marcó un ‘Sálvame Deluxe’ antológico poniendo de vuelta y media a la folclórica encarcelada y odia con todas sus fuerzas a Chabelita. Tonta no es, promete sacar a relucir más mierda de la familia que le puso en el candelero tanto dentro del reality como fuera. Tiene más sed de plató que Sema.

Israel Lancho: Torero al que hace cinco años una cornada casi le cuesta la vida. Se le ha relacionado con Anne Igartiburu y Ana Obregón, por lo que sabe moverse por los tentáculos del papel couché patrio. Imaginamos que como torero está pasando hambre en estos momentos y no le ha quedado otra que meterse en este circo.

Criados

Olvido Hormigos: Semanas antes de entrar al reality, la capitana de los ‘Criados’ le ha dedicado unos cuantos dardos twitteros envenenados a la Esteban. Saltarán chispas entre ellas porque, a pesar de haber fumado la pipa de la paz al principio de la gala, se odian a muerte. La ex concejala promiscua MILF desde hace años ha demostrado que ella se deja tocar por cualquiera (aun estando casada), así que si no protagoniza rápido algún momentazo sórdido entre las sábanas tiene todas las papeletas para ser de las primeras expulsadas.

Coman: Conocido única y exclusivamente por haber enseñado sus atributos en ‘Adán y Eva’, la dirección del programa no ha dudado en meterle en la casa en cueros para alegría de Víctor Sandoval. Ya nos han intentado colar su historia de superación para dar algo de pena (vino a España desde Guinea para que le trataran la ceguera que desde pequeño sufría), pero el tipo es un cachondo mental que se ríe hasta de su sombra. Puede ser una gran revelación.

Ylenia: La ex concursante de Gandía Shore ha decidido volver a la televisión con un nuevo par de tetas y sobrada de elegancia con un vestido que rendía tributo a La Veneno de ‘Esta Noche Cruzamos el Mississippi’. Por todos es conocido que se le va la pinza cosa mala (con o sin copas de por medio) y que nos dará espectáculo. Antes comenta que odia que le manden y la ponen de criada. Personaje esencial de las futuras polémicas que se generarán.

Ares Teixidó: De comentarista de los debates del último Gran Hermano a concursante. O sale reforzada de esta experiencia o se le acaba el chollo en los medios de comunicación. Está prometida y lleva seis años con un chico, así que los programas satélites de Telecinco no tardarán en inventarse posibles romances con sus compañeros para hundir su futura boda.

Sandro Rey: Ni a través de sus cartas ha sabido visualizar quién ganará el concurso (aunque afirma que ve en la final a una rubia). Este experto en ciencias ocultas es un freak de lo más entrañable y todo un animal televisivo. En ¡Mira Quién Salta! tuvo un romance entre bambalinas con la periodista Ángela Portero. ¿Volverá a repetir el mismo patrón y se enamorará de alguien en la casa?

Fede: Este italiano a un tupé pegado estuvo seis meses dándonos el coñazo como tronista de Mujeres y Hombres y Viceversa para irse del programa sin pretendienta alguna. Ahora dice que va de Dj por la vida (y hasta se enorgullece de haber trabajado con Juan Magán). Respondiendo al típico perfil de ligón está por ver quién caerá a sus brazos. Olvido Hormigos, Ylenia, Laura Cuevas, Aguasantas y Víctor Sandoval se lo van a rifar.

Enlaces


ARCHIVOS

Categorías

HABLAMOS DE