Tremenda Trementina celebran Halloween con Gorilas

tremenda-gorilasNuestro playlist del mes con las mejores canciones del momento decidimos abrirlo con ‘Sangre pop’, el tema homónimo del notable último disco de Tremenda Trementina.

El grupo estrena hoy en JENESAISPOP el vídeo de otro de los cortes de su álbum, ‘Gorilas’, el que probablemente llames “Yo siempre te voy a escuchar”.

El vídeo ha sido realizado por Jesús Hernández de Nysufilms (Wild Beasts, Philip Selway, Love of Lesbian) y se estrena con motivo de la noche de Halloween. Se divide en varias partes: La llamada, El encuentro y El Intercambio, y contiene guiños a diferentes subgéneros terroríficos.

Tremenda Trementina actúan el año que viene en Gijón Sound Festival.

‘Adolfo Suicide’ de Nacho Vegas: la Asturies entre decadente y moderna, la sensualidad, la locura

nachovegas-adolfosuicide‘Adolfo Suicide’ es una de las canciones contenidas en el notable último álbum de Nacho Vegas, ‘Resituación‘, muy recordable por ser una de las más vigorosas en lo musical y de las pocas divertidas en su letra (“Llámame lo que tú quieras, di que yo era tu chapera y te salí barata”, dice en uno de sus momentos más gráficos).

Durante nuestra entrevista con el artista, Vegas describía esta pista como la última que incorporó al repertorio del álbum. “Es de las pocas que están producidas en el estudio, el grupo apenas la había escuchado. Es diferente, pero al ser un disco muy de personajes, me apetecía que esta y ‘Rapaza’, que podían haber quedado fuera, estuvieran como contraste. Estas dos son centradas en dos personajes, pero son dos temas de admiración. Esta es una canción de amor a Adolfo P. Suárez, que trabajó en las portadas de ‘La zona sucia’, ‘Cómo hacer crac’…”

El vídeo que hoy estrena JENESAISPOP, centrado en personajes generalmente desnudos que se comunican con el espectador mediante la danza y la expresión corporal, ha sido dirigido por Ricardo Villoria. “Tras sumergirme en la canción, realizo una interpretación muy personal de la misma basada en el límite entre lo utópico y lo real, representado a través de diferentes espacios y secuencias que juegan en el margen de la razón. Busco evadirme de la figura única del protagonista para convertirlo en diferentes personalidades, sensibles, asexuales, que juegan con la locura depresiva pero siempre desde un prisma cómico y vital. La plasticidad de los cuerpos acompañada de la intensidad de la canción te hacen disfrutar de un mundo imaginario, desenfrenado e irracional donde todos somos Adolfo, todos somos Suicide”.

Nacho Vegas opina lo siguiente: “Lo que me gusta del trabajo de Ricardo es que reúne algunos de los elementos que están en la canción: esa Asturies entre decadente y moderna, la sensualidad, la locura… Vamos, lo que tenemos todos los días los que vivimos aquí. La canción también es una suerte de retrato de mi amigo Adolfo, una persona a la que puedes querer y aborrecer alternativamente como un millón de veces al día. Él lo sabe y es medio ermitaño. Además conmigo el amor gana; esta es la única canción de amor del disco, diría”.

No es de extrañar que Nacho Vegas haya dicho alguna vez que sus letras hablan más que sus entrevistas. “Y cuando pienso en que te quiero, te transformas en Mr. Hyde. Miéntete a ti mismo, si es lo que hay, Adolfo Suicide”.

El vídeo es NSFW. No os perdáis el final.

Nacho Vegas continúa de gira por todo el país. Detalles, aquí.

Young Fathers ganan el Mercury Prize 2014

youngfathersEl grupo de hip hop alternativo Young Fathers ha ganado el Premio Mercury Prize 2014, con su debut ‘Dead’, a pesar de no partir entre los favoritos según las apuestas. En 2009 los recomendamos en nuestro playlist para el Sónar, pues actuaron en aquella edición. También estuvieron en el último BAM.

El disco de Young Fathers sucede así a otros ganadores históricos como ‘Screamadelica’ de Primal Scream, los debuts homónimos de Suede, Franz Ferdinand y The xx, ‘Dummy’ de Portishead, el primero de Arctic Monkeys, ‘Stories from the City, Stories From the Sea‘ y ‘Let England Shake‘ de PJ Harvey o, en los últimos años ‘An Awesome Wave‘ de alt-J y ‘Overgrown‘ de James Blake.

Han sido derrotados, pues, ‘LP1‘ de FKA twigs, ‘One Breath‘ de Anna Calvi, ‘So Long, See You Tomorrow‘ de Bombay Bicycle Club, el debut homónimo de Royal Blood, ‘Total Strife Forever‘ de East India Youth, el debut de Jungle, ‘Everyday Robots‘ de Damon Albarn y las últimas propuestas de GoGo Penguin, Nick Mulvey, Polar Bear y Kate Tempest.

En la ceremonia, que se emite únicamente editada con retardo de un par de horas, pero ha podido seguirse por redes sociales o en The Guardian, Kate Tempest ha interpretado su tema ‘Circles’, Royal Blood ‘Figure it out’, East India Youth ‘Looking for Someone’, Anna Calvi ‘Eliza’, Damon Albarn ‘Hostiles’, FKA twigs ‘Two Weeks’ y JUNGLE ‘Busy Earnin’, entre otros. Young Fathers escogían su tema ‘Get Up’.

The Guardian publicaba hoy un gráfico indicando cuánto había vendido cada nominado antes y después de la nominación, confirmando que la nominación podía influir pero no era decisiva en los hábitos del consumidor. Tradicionalmente es la victoria lo único que realmente influye en las listas británicas. Cabe ver qué pasa pues con este disco de Young Fathers que había vendido sólo 1.800 copias antes de ser nominado y aún no había llegado a 5.000. Era el único de los 12 nominados que no había llegado siquiera al top 200 de las islas junto al álbum de Polar Bear. ¿Qué pasará este domingo? ¿Habemus nuevos Speech Debelle o nuevas estrellas?

El “romance sórdido” de Röyksopp acaba en drama

royksoppRöyksopp publican el próximo mes de noviembre ‘The Inevitable End’, su último disco en el sentido literal del término: el dúo formado por Svein Berge y Torbjørn Brundtland, que editaba EP junto a Robyn hace unos meses, ‘Do It Again‘, ha asegurado que seguirán haciendo música pero que no van a publicar más álbumes porque creen que ya han dicho todo lo que tenían que decir a través de este formato.

Uno de los adelantos de ‘The Inevitable End’ es ‘Sordid Affair’, cuya melodía vocal interpreta Ryan James de Man Without Country, dúo del sur de Gales formado por Tomas Greenhalf y el mismo James, que define su música como una mezcla de electrónica y shoegaze y que extrae su nombre del “sentimiento de no pertenecer”. El dúo publicó su álbum debut en 2012 y ultima estos días el lanzamiento de un segundo trabajo que incluirá una versión del ‘Sweet Harmony’ de The Beloved, una de sus canciones favoritas de todos los tiempos por los recuerdos que les evoca. El tema ha sido versionado hasta la saciedad, por ejemplo por Fangoria y Los Sencillos en castellano.

‘Sordid Affair’ conjuga reconfortantes pasajes sintéticos con ambientaciones de una gelidez casi palpable, lo que refleja con notable efectividad la calidad ambivalente de la letra, un recuerdo nostálgico sobre una relación que llegó a ser hermosa pero que ha acabado mal (“Nublando la verdad, ambos sabíamos que este romance sórdido acabaría en lágrimas”). Sobre esa relación, no obstante, se recuerda que mereció la pena: “estar contigo, ser el único, vivir una mentira, me mantuvo excitado, me sentí deseado”.

Los ritmos, además, son lo suficientemente rápidos como para que el tema pueda bailarse en la pista, pero también lo suficientemente poco contundentes como para que no lo consideremos un “club banger” al estilo de ‘Do It Again‘ o dos de los temas nuevos incluidos en ‘The Inevitable End’, los medio agresivos ‘Skulls’ y la nueva versión, mucho más inquietante y “groovy”, de ‘Monument‘. En realidad, ‘Sordid Affair’ podría pasar por balada (¿hiperbalada?) si tenemos en cuenta que la canción original, de hecho, nació para ser bailada en reuniones sociales y nada tenía que ver con la concepción que tenemos de ella actualmente, con Adele casi como sinónimo. “Balada”, de hecho, viene de “ballare”, que significa “bailar”.

Y aparte de esta reflexión, ¿qué más ofrece ‘Sordid Affair’? En primer lugar, un luminoso gancho instrumental tan característico de Röyksopp como siempre, un exquisito gusto por la producción electrónica, suave pero no inofensiva, paisajística pero no extremadamente abstracta, atmosférica pero no asfixiante (algunos grupos hacen de eso precisamente su mayor virtud; no es el caso de Röyksopp, que siempre han tirado por ser más bien melódicos) y una melodía ligeramente ñoña pero lejos de resultar empalagosa. Una canción, este ‘Sordid Affair’, en definitiva, cuyos varios atractivos se complementan a la perfección y que quizás no esté a la altura en calidad de clásicos del dúo como ‘Eple’, ‘Only This Moment’, ‘What Else Is There?’ o ‘The Girl & the Robot’ pero que sí representa una notable suma al catálogo de este grupo al que ahora decimos un agridulce hasta luego. Por lo menos, uno que deja buen sabor de boca.

‘Sordid Affair’ es el sexto top 1 de Röyksopp en JENESAISPOP tras ‘The Girl & the Robot’ con Robyn en 2009, ‘This Must Be It’ también en 2009, ‘Running to the Sea’ con Susanne Sunførd, que acaba de anunciar disco, en 2012, ‘Do It Again’ y ‘Monument’, las dos últimas de nuevo con Robyn en 2014. Sin duda, uno de los grupos favoritos de nuestros lectores.

‘Indies, hipsters y gafapastas’, vistos desde el extremismo

indieshipsters“A muchos indies les repatea escuchar la misma música que disfruta una señora ecuatoriana que limpia casas”. Este fue mi primer poco atractivo acercamiento, a través de El Confidencial, al libro que el periodista Víctor Lenore (Ladinamo, Rockdelux) ha publicado en la editorial Capitán Swing con prólogo de Nacho Vegas, ‘Indies, hipsters y gafapastas’. Y me permito decir “poco atractivo” para mí porque el planteamiento no puede ser más ajeno a la filosofía del site que dirijo desde hace casi nueve años. Un site fundado por un grupo de amigos que iba contemplando atónito y con frustración cómo muchos de sus artistas nacionales favoritos iban progresivamente retirándose de la música sin poder dedicarse profesionalmente a ella: sin dinero, sin premios de ningún tipo y con el único reconocimiento de los medios ultra especializados, con un alcance muy limitado.

La historia del pop español de las últimas dos décadas está llena de artistas que en todo momento han tenido que alternar la música con sus “trabajos verdaderos”. En muchos de los casos, cuando internet sólo era una anécdota en nuestras vidas prohibida antes de las seis de la tarde, las bandas ni siquiera eran desconocidas porque no gustaran al gran público, sino porque este no tenía casi ninguna oportunidad de llegar a ellas para decidir si le gustaban o no le gustaban. Y ya sabemos lo que Dover vendieron cuando sí pudieron disfrutar de exposición mediática: de la más absoluta nada al todo más absoluto.

De esa triste situación para los artistas que más admirábamos, que nos ha impedido conocer cómo habrían desarrollado sus carreras musicales a los 30, 40 o 50 años, posiblemente haya nacido una obsesión un tanto insana de celebrar los éxitos de lo que más nos gusta, a diferencia de lo que sucedía con una generación anterior, que quizá sí proclamaba más o menos que “vender era malo”, “menos auténtico” o “vulgar”. La actitud de nuestro humilde site ha sido celebrar el éxito de Russian Red, Nacho Vegas, Delorean o Beach House cuando han conseguido posiciones destacadas en las listas de ventas: al menos esas copias vendidas les garantizarían cierta asistencia a conciertos con la consiguiente posibilidad de continuidad y desarrollo de su talento. En otras palabras, si una persona que limpia me pide que le apunte el nombre de un grupo que suena y me gusta, no pienso que tengo que cambiar de grupo favorito. Más bien pienso: “esto petaría si se radiara lo mismo que ‘Bailando’ de Enrique Iglesias. Menuda mierda que en Los 40 Principales no le den una oportunidad”.

Y no creo que sea una actitud excepcional nuestra ni de nuestros 300.000 lectores mensuales, que en nuestros foros dejan constantemente claro que lo que quieren es ver a su artista favorito como top 1 (fenómeno digno igualmente de estudio por parte de la sociología). En este mundo en el que la canción más vendida es más o menos la misma que los medios especializados proponen como la mejor del año, todavía no he visto a nadie tirando su disco de Daft Punk a la basura tras el pelotazo que pegó ‘Get Lucky’ porque “Daft Punk se han hecho demasiado famosos”. Al contrario, ‘Random Access Memories’ se ha revelado como un clásico contemporáneo que estoy seguro de que estará bien posicionado en la lista de la década de los medios especializados y en la que hagan los lectores de diversos medios, como en otros momentos de la historia post-indie sucedió con ‘Nevermind’, ‘OK Computer’ o ‘Back to Black‘.

Por eso el libro de Víctor Lenore me interesa más cuando habla sobre cuestiones como la homogeneización de la cultura, lo poco adecuado de que se reproduzcan noticias de medios anglosajones tan estúpidas como un concurso de imitadores de Pulp que se celebra en Estados Unidos, la poca atención que se presta a la música africana o los motivos históricos y económicos que han podido producir que haya algún ser humano capaz de pensar como indica la primera frase de este artículo. También cuando habla sobre el cinismo, la ironía y el narcisismo imperante hoy en día en las redes sociales y blogs. O cuando recuerda alguna entrañable anécdota como la bordería de los dependientes de Discos del Sur (muy distintos a los que vemos hoy en las tiendas musicales de la capital). Y me interesa, por el contrario, mucho menos cuando retrata a los “hipsters”, amparándose en los reportajes más extremos de la revista Vice, como xenófobos, machistas, esnobs y pedantes. La tesis del libro, que haría arquear las cejas de Ana Botella, no es que esta tribu que se niega a sí misma sea un poco menos izquierdista de lo que se cree -que eso habría sido menos comercial pero más razonable-, sino directamente de derechas, conservadora.

El sesgo es claro: basta echar un vistazo rápido a la web del ayuntamiento de Madrid para comprobar que el voto al PP durante las últimas elecciones -las europeas- en los distritos de Justicia y Universidad (Malasaña y algún aledaño) está por debajo de la media de la capital. Es decir, en el barrio “hipster” por excelencia se vota menos al PP que en otros barrios de Madrid. Por el contrario, el apoyo a IU y a Podemos en estos “barrios de modernos” está algo por encima en el caso de Justicia y hasta cuatro puntos por encima en Universidad (Malasaña), donde Podemos no ha superado al PSOE por tan sólo noventa y dos votos, haciéndose con el 15% de los mismos (frente al 8% de la media nacional). Este dato como argumento es peregrino pero no más que el libro en algunos momentos, donde se omite que el ambiente de las revistas musicales especializadas siempre ha sido lo suficientemente izquierdista como para repeler a algún aficionado a la música que haya podido ser remotamente de derechas; o que en su crítica al pensamiento único, no haya crítica a la crucifixión que sufrió Russian Red por parte del público indie, especializado, hipster, gafapasta -no sé cómo llamarlo- cuando se le ocurrió declarar en una revista que era “más bien de derechas”.

Más que por sus ideas por el modo y el lugar en el que decidió hablar de ello, las declaraciones de Russian Red me hicieron pensar que hay artistas que no deberían hablar de política ni en sus canciones ni en sus entrevistas. No por nada. A mí me da igual que Russian Red sea de derechas o no, pero por su edad y profesión, lo más probable es que no tenga nada interesante que aportar. Y lo mismo sucede con artistas que presumimos de izquierdas. Christina Rosenvinge nos comentaba en una entrevista que había intentado hacer canción protesta pero que no le salía nada que le convenciera: “He intentado varias veces escribir canciones un poco sociales y me han salido cosas demasiado simples y obvias, aunque lo social está implícito en lo que uno escribe. Escribir es tomar una actitud con respecto a las cosas. Había una canción feminista en este último disco que, una vez acabada, la quité porque me parecía muy tonta. Es un tema complicado, hay que saber hacerlo”.

Y no nos extraña. Como Lenore reconoce en la coda del libro, donde recula ligeramente después de decenas de páginas de bilis, indicando también que muchos de los fenómenos de los que habla están en extinción, a veces los grupos han querido hacer canciones reivindicativas y les han salido auténticos “panfletos infumables” que se han criticado de lo lindo. La historia está llena de artistas que han apelado a nuestra conciencia social y otros que no, y este libro no explica, ni con la ayuda de diversos sociólogos, por qué una cosa es mejor que la otra. Por eso es un tanto cuestionable dedicar un capítulo entero a Diplo como ejemplo de todos los males del mundo: sólo es un músico, no un líder político. En unas páginas se tilda la repulsión hacia Manu Chao de clasista, pero si algún blanquito se siente atraído, obsesionado prácticamente, por la cultura callejera de países más desfavorecidos, como Diplo, se le tilda de oportunista por saquear y explotar sin dar los suficientes créditos (y mira que hay créditos en los discos de Major Lazer, entre ellos Rubén Blades, citado por Lenore en el libro para bien). Al final, y aunque haya timado a la gente, empatizarás con Diplo porque si eres chico, blanco y te gusta el pop, estás jodido. Parece que si te gusta la música española es que eres narcisista y nacionalista. Si te gustan Pharrell o Beyoncé, es porque has caído en el gusto globalizado del capitalismo. Si te gusta Laura Mvula, supongo que has de ser demasiado anglófilo. Si te gustan el cine iraní o Bonde do Role, es porque vas de enterado y quieres pertenecer a una clase más alta. Si te gusta Kanye West, mal porque es un egocéntrico que pasa del sentido comunitario del hip-hop. No hay lugar para hablar de cómo la mujer domina el pop de hoy, desde propuestas más sexualizadas a lo Miley Cyrus hasta otras nada sexualizadas tipo Lorde pasando por todos los colores intermedios (Lana del Rey, a otros niveles Mala Rodríguez, Fiona Apple, PJ Harvey, Grimes), o para hablar del nuevo interés por los sonidos latinos a través de cantantes como Gepe, El Guincho o Maluca.

El episodio ‘Clandestino’ de Manu Chao nombrado como “disco del año” en Rockdelux es digno de análisis porque es verdad que fue apasionante. Lenore puede tener razón cuando dice que hubo algo de rechazo repugnantemente clasista hacia su música, pero pasa totalmente de largo por la ligera posibilidad de que también hubiera otros factores que llevaran a que cierto tipo de público rechazase aquel disco: la sobredosis de música latina (aunque de otro tipo) que sonaba en radiofórmula en aquella época, la preferencia por escuchar música en inglés por alguna gente en los 90, una falta de identificación con el “producto” no sólo asociable a cuestiones sociales sino culturales (uno suele entender mejor lo que le resulta cercano, como se estudia una y otra vez en las facultades de periodismo) o un desconocimiento del género (quizá habría pasado lo mismo si el disco del año hubiera sido de un género “culto” tipo jazz u ópera). O que sólo te molaran las 5 primeras. ¡Y qué demonios! ¡La gente siempre se vuelca con todo tipo de argumentos contra el disco del año de todos los medios porque lo que quiere es ver su favorito como número 1!

También es llamativo que rara vez ‘Indies, hipsters y gafapastas’ hable de lo musical como criterio para valorar un disco o a un artista. No puede ser que Melendi, David Bustamante o Gemeliers no te gusten porque aborrezcas sus voces, su ñoñería, porque estés saturado de oírlos aunque no quieras o porque su propuesta esté más vista que el tebeo: es porque eres un clasista. A pesar de despachar a The xx y Franz Ferdinand como “música ramplona” sin dar más detalle, a Lenore no se le ha ocurrido pensar que a algunas personas U2 ya no les gusten porque están estancados creativamente desde los años 90, en lugar de porque es el grupo que escuchan sus compañeros de oficina. Y quedan ideas bastante contradictorias por el camino: si tanto espanta un concierto de U2 de 50.000 personas porque el indie es un ser que tiende al “individualismo” y quiere sentirse “único”, ¿por qué acude sistemáticamente a macrofestivales a ducharse en cerveza caliente ajena una y otra vez? ¿En qué quedamos? ¿Quiere distinguirse de la masa y demostrar que está por encima de ella o su mayor aspiración es ir algún día a Coachella junto a otras 200.000 personas?

Las contradicciones y el sesgo han llegado también a JENESAISPOP, medio que es tildado de “esnob”, “cool” y “madrileño” en el párrafo que se le dedica en ‘Indies, hipsters y gafapastas’, a pesar de que el periodista en cuestión es uno de los pocos profesionales que alguna vez se ha dirigido a nuestro mail para indicar que le había gustado una entrevista (la última de Nacho Vegas, por supuesto). Sucede a raíz de aquel artículo sobre la Universidad de La Rioja en el que consideramos que era “desolador” que los universitarios no conocieran a Wilco, Björk, Arcade Fire, Radiohead o incluso U2, pero sí a Melendi, Estopa, Extremoduro, Marea y Fito & Fitipaldis. Víctor Lenore cree que en nuestra afirmación estaba implícito que consideramos “más interesante lo que venga del mundo anglosajón que lo que se hace aquí” y que “cualquier música alegre arrastra el estigma de tonta y facilona”. En primer lugar, los cinco artistas o grupos internacionales citados, especialmente U2 y Radiohead, pero también todos los demás, han vendido los suficientes millones de copias como para ser considerados cultura general y aparecer en el Trivial de turno: no estábamos precisamente llevándonos las manos a la cabeza por que un universitario no conociera a Fuck Buttons o a Hidden Cameras. Además, a pesar de que Lenore añade el verbo “preferir” de su propia cosecha (“¿por qué es una perspectiva desoladora que los universitarios prefieran a Extremoduro o Estopa antes que a Wilco o Radiohead?”, dice), en realidad no estábamos diciendo que fuera obligatorio que te gustasen Wilco (para horror de algunos de mis compañeros, a mí no me gustan Wilco), sino valorando el hecho de que a un universitario ni le sonasen: ¿acaso puedes “preferir” una cosa a otra cuando una de ellas la desconoces? En segundo, JNSP nunca ha considerado lo que venga del mundo anglosajón mejor que lo que se hace aquí y por eso en nuestras listas anuales situamos lo nacional y lo internacional a la misma altura. Así, en una ocasión, situamos a un grupo gallego que canta en castellano como número 1 mundial. Y en último, no somos precisamente un medio que citar por no hablar de música alegre, tonta y facilona.

Esto no es naturalmente lo peor del libro ni lo más importante, pero sí un buen ejemplo de lo cogidas con pinzas que están muchas de las afirmaciones que Capitán Swing ha recopilado para la posteridad. Honestamente creo que cuando se habla de gente a la que le deja de gustar algo cuando empieza a gustar “a la gente corriente” porque “se lo toma como una ofensa personal” estamos hablando de un grupo de gente tan minúsculo, inofensivo e intrascendente que a duras penas merece aparecer en un libro.

Calificación: 6/10
Lo mejor: el libro está entretenido y se lee en un rato. Los episodios nostálgicos tipo Discos del Sur o las absurdas ediciones limitadas de Siesta. Si el objetivo es agitarte y cabrearte… en algunos momentos lo consigue.
Te gustará si: consideras que el arte ha de ser político sí o sí

Una fruta llamada Marina and the Diamonds

marina diamondsMarina and the Diamonds no ha vuelto al “rodeo” del pop con un single cualquiera: ha vuelto con una epoyeya pop de casi seis minutos tan melodiosa, tan magistralmente compuesta, que no parece extinguirse nunca. Se trata de ‘Froot’, que ella misma ha escrito y producido, en este último caso con la ayuda del prestigioso multiinstrumentista David Kosten y que esta última semana ha sido top 1 de JENESAISPOP gracias a los votos de nuestros lectores.

Kosten, además de publicar sus propios discos bajo el alias de Faultline, ha trabajado para figuras como Snow Patrol, Natalie Imbruglia, Everything Everything y, de manera destacable, Bat for Lashes, con quien ha colaborado desde ‘Fur and Gold’ hasta ‘The Haunted Man‘.

Marina aseguraba tras enterarse de que el audio oficial de ‘Froot’ había sobrepasado el millón de escuchas que su nuevo sencillo es la canción “más larga y extraña” que ha escrito. Curiosamente ‘Froot’ no es la canción más larga de Marina and the Diamonds, pues aunque se queda a poco de llegar a los 6 minutos, ‘Fear and Loathing’, incluida en ‘Electra Heart‘, los supera. Tampoco es la más rara, pues bebe con descaro del disco y electropop de toda la vida, sin resultar extravagante en ningún momento pese a las florituras 8bit. Pero sí es una de sus mejores canciones, si no la mejor.

Quizás la grandeza de ‘Froot’ es que hilvana un gancho melódico potente tras otro. Eso incluye en la primera mitad una intro, dos versos, un interludio, un pre-estribillo y un estribillo. Poca cosa. La misma estructura se repite en la segunda mitad, que añade un nuevo interludio (“ah ah ah”) y un puente antes de reincidir en el “dolce vita” y terminar. Al final te encuentras tarareando un día una parte y otro día otra, desde los “la la la la” del principio hasta el “my body is ready” del final, pasando por ese “I’ve been saving all my summers for you” que esencialmente resume el significado de la canción.

Porque, más allá de la música, si hay algo notable en ‘Froot’ es su letra, en la que Marina emplea la metáfora de manera imperdible. La cantante se siente “colgada” como una fruta “esperando a ser exprimida” tras varias relaciones fallidas (ella no es “nueva en el rodeo”) y no está dispuesta a esperar. Marina se siente “más rosa que el placer del pastor” y tan dulce “como la madreselva en la noche”, de modo que insiste en que su amante la arranque cuanto antes de su árbol o se pudrirá “como una manzana que olvidaste”. Y es que cuando llegue el otoño ella ya se habrá ido y los pájaros “cantarán su canción plañidera”. Marina concluye: “pájaros y gusanos vendrán a por mí / el ciclo de la vida ha llegado a su fin”.

‘Froot’ termina, claro, de manera agridulce. Marina continúa insistente en su propuesta amorosa. “Mi cuerpo está preparado”, dice; “mis ramas ya pesan”, pero nunca sabremos si su deseo se cumple. Lo que está claro es que la autora de ‘The Family Jewels‘ se define como una fruta madura en verano preparada para el amor mientras cuelga de una vid. Solo necesita a alguien que se la lleve consigo y la disfrute. Así Marina logrará esa “dolce vita” de la que canta grandilocuentemente en el estribillo.

‘Froot’, el primer número 1 de Marina en JENESAISPOP, aún no se ha puesto a la venta ni ha sido anunciada su fecha de publicación. Sí se sabe que su próximo disco también se llamará ‘Froot’ y saldrá a la venta en 2015. Co-producirán Fryars, Liam Howe, ELOF y Starsmith.

Kylie Minogue, mejor que en Reino Unido

kissmeoncetour-kylie“¿Cómo voy a ir después de la crítica que hiciste?”. No quiero pecar de “egoperiodismo”, sería absurdo creer que alguien con ganas de ver un concierto se tome tan en serio la opinión personal del que esto escribe. Pero también lo sería no reconocer que durante la última semana esta frase siempre ha salido a escena, a veces como broma y otras totalmente en serio, en todas las conversaciones que he tenido sobre la visita de Kylie Minogue en Madrid.

Sea como sea, nunca quise decir que no mereciera la pena pagar una entrada para ver este ‘Kiss Me Once Tour’, sino que comparada con otras giras suyas, esta se me hacía menos arriesgada y más pequeña. Menos trascendental que las previas. Afortunadamente, el Barclaycard Center ayer casi colgó el cartel de entradas agotadas para recibir a la australiana como se merecía. Y como rectificar no es de sabios, sino de valientes, después de lo de anoche debo admitir que mi visión de este espectáculo mejoró bastante respecto a lo que vi en Liverpool y Manchester hace tres semanas. En esencia sigo viendo los mismos errores, como que el setlist podría mejorarse y que la producción en comparación con anteriores se queda algo barata; pero llámalo estar más rodada, llámalo sentirse como en casa, lo cierto es que Kylie se lo pasó en el escenario como una enana (y no estoy haciendo ninguna broma barata) y nosotros también con ella.

Ya lo dijo en un momento de la noche, que antes de salir había advertido a su equipo en el backstage que se preparara para una noche salvaje porque el público español era único. Lo sé, todas dicen siempre lo mismo en cada ciudad que visitan, pero ayer no era en cumplido, sino una verdad comprobada: el feedback de los asistentes marcó la diferencia. No hay otra forma de explicar por qué un espectáculo calcado al que asistí en Inglaterra (quitando ʻSexyLoveʼ y añadiendo ʻLocomotionʼ) pasó de ser un correcto Greatest Hit Tour a la discoteca más grande del planeta. Los gritos, saltos, ovaciones y aplausos de los que allí estábamos hicieron que Minogue se desviviera por dar un show de esos que no se olvidan, dando gracias en español cada vez que podía, firmando discos en las primeras filas, subiendo a un afortunado fan a hacerse un selfie con ella o incluso cantando bajo petición y a capella rarezas como ʻCrystallizeʼ o ʻMillion Millesʼ, que no habían sonado en ninguna de las fechas de la gira hasta ahora. Simplemente estaba que no se lo creía, y así lo dejó patente en su cuenta de Instagram nada más decirnos adiós.

“Después de ver esto, no entiendo cómo pudiste escribir lo que escribiste del estreno en Liverpool”, me espetó un conocido al que encontré en la pista con las luces ya encendidas. Sudado y afónico, yo tampoco. Bueno, sí, el entorno había cambiado. Que como se suele decir, Madrid era una fiesta, y anoche en concreto, una de las buenas. Esta noche la artista visita Barcelona. 8.

David Bowie estrena ‘Sue (Or In A Season of Crime)’

David-Bowie-SuePuede que en el último año te hayas acostumbrado tanto al acertado sonido de ‘The Next Day’ que te pensaras que esa sería la línea que seguiría David Bowie por los siglos de los siglos.

Pero no. El artista, siempre tan camaleónico, ha estrenado el tema inédito de su próximo recopilatorio y no suena nada a sus últimas producciones junto a Tony Visconti. Esta vez el productor está al mando de una canción mucho más jazz, que cuenta con el protagonismo de la orquesta de Maria Schneider. La letra podéis leerla en el Facebook de David Bowie.

El recopilatorio ‘Nothing Has Changed’ sale el 17 de noviembre. Tendrá tres portadas diferentes dependiendo de las ediciones. También habrá un single en vinilo para ‘Sue’ para todo aquel al que sólo le falte este tema. Saldrá el mismo día.

10 + 1 recomendaciones para Monkey Week 2014

Este fin de semana se celebra en Puerto de Santa María una nueva edición de Monkey Week. Actúan los veteranos The Sadies, The Handsome Family, Los Nastys, Holy Fuck, Pony Bravo, Ricardo Vicente, Acuario, Juventud Juché, Delafé y las Flores Azules, The Parrots, Trèpat, Tiger & Milk, Virginia Labuat, Tom’s Cabin, Ocellot, Natisú, Terrier, Smile, Deers, Modelo de respuesta polar, John Gray, Francis White o Forest Swords tras triunfar en Sónar.

En este artículo te presentamos otras 10 + 1 recomendaciones no tan populares o habituales de nuestras páginas. Los horarios se pueden consultar en esta web.

siestaSiesta!: nada que ver con el mítico sello nacional que editaba a La Buena Vida en sus inicios. El grupo fichado por Sonido Muchacho en colaboración con Giradiscos y La Cúpula del Trueno para publicar ‘Terroruterino’ conjuga el punk con el kraut o el synth pop dejando pepinazos como ‘A una chica llevaría una isla desierta’. Tras su paso por Primavera als Bars y telonear a Dirty Beaches, será el momento de comprobar cómo funcionan en Monkey Week. Este es el vídeo que Darío Peña dirigía para ellos hace unos meses y era estrenado por Rockdelux.

ag_trioA.G. Trio: entre los nombres poco conocidos del panorama internacional que estamos seguros de que encantarán a nuestros lectores que aún no los conozcan, destaca este trío austríaco. Su debut ‘Action’ se lanzó en 2012, con apetecibles influencias como Whomadewho, Junior Boys, The Human League o Depeche Mode.

Su tema ‘Countably Infinite’ con M. Zahradnicek fue un hit en la radio de su país y enseguida entenderéis por qué.

miremonosMirémonos: en mayo se publicaba el debut de esta banda llamado ‘Triángulo de las bermudas’ que, casi como su propio título indicaba, bebía de paisajes marinos próximos a El Guincho y Extraperlo, con punteos más poperos a lo Two Door Cinema Club. La banda, entre lo bailable y lo evocador, ha llegado a telonear a Dorian en una abarrotada Riviera. Nueva oportunidad para demostrar lo que valen.

the_saursThe Saurs: considerados “uno de los secretos peor guardados del underground barcelonés” y tras quedar segundos en Rock Villa de Madrid, el grupo publicaba un 7” que recogía unos temas grabados a pelo en los Janowski Studios de L’Hospitalet. Después de Monkey Week les espera una gira que también les llevará a Bilbao, Torrelavega y de manera destacada, el Primavera Club y tres salas importantes aparte en Barcelona: la 2 de Apolo, Sidecar y Bikini.

chenchoChencho Fernández: no es precisamente una revelación, pero quizá sí como sucede con Rafael Berrio o Julio de la Rosa, con el que ha colaborado, este artista vive una segunda juventud gracias a cierto nuevo reconocimiento. Figura de los 90 en la escena sevillana como parte de Sick Buzos, el año pasado anticipaba su álbum ‘Dadá estuvo aquí’ con esta gran canción que se sitúa, efectivamente, entre Dylan y Burning. El álbum se envió a fábrica la semana pasada y se espera que esté listo este fin de semana.

el_lobo_en_tu_puertaEl lobo en tu puerta: los que digan que el blues-rock tiene que ser cantado en inglés porque es su idioma natural podrían topar con un desafío al escuchar a esta banda de Chiclana compuesta por Julio a la voz, el theremin y la armónica; y Tanín y Búho, ambos a la guitarra y la batería. Este verano han subido a Bandcamp 9 canciones entre las que destacan, por lo directas que suenan, ‘Se fue’ y ‘Mr Satán’, o ‘El monstruo del pantano’, donde también se adivina cierta influencia de Beastie Boys.

hi-coreaHi Corea: Uno de los grupos andaluces de los que más se ha hablado este año en cuanto a artistas debutantes es el compuesto por Carlos Moreno (Bombones, Marina Gallardo), Berni Ruiz (Neorama) y Clarisa Guerra (Autocine Stoller, Hono & the Lulus). El revuelo se producía especialmente cuando lanzaban el primer single de su EP, el tema ‘Bill’, una diana de pop psicodélico que les sitúa en el mapa hasta la llegada de las cuatro canciones de ‘Odd Nature’.

carmen_bozaCarmen Boza: Monkey Week también tendrá un hueco para cantautoras en la línea de Vega o Christina y los Subterráneos. Es el caso de Carmen Boza, que tras cinco años subiendo vídeos a Youtube y publicar dos maquetas grabadas en casa (‘Lapislázuli’ y ‘Rollitos de primavera’), lanzó una campaña de crowdfunding para la grabación de su primer disco de estudio. Logró los 10.000 euros en 8 horas y al final recaudó 25.000. El disco ha sido grabado entre mayo y julio de 2014 y se compone de 15 temas.

goodbye_strangerGoodbye Stranger: formada por tres adolescentes en Londres, Goodbye Strangers es una banda que, al margen de atreverse a remezclar el ‘Sheezus’ de Lily Allen, fluctúa entre los ritmos indietrónicos de Postal Service y los punteos de Two Door Cinema Club. Lo primero sucede durante su canción ‘Magnolia’ (también con un puntito Junior Boys) y lo segundo durante ‘Miles Away’, de momento su mayor hit potencial.

perlitaPerlita: el líder de Ledatres, Pedro Perles, también vinculado a Bigott, Paco Loco (quien acude con Los Jaguares de la Bahía, autores del himno ‘Get Ready for The Monkey Week’) o Carne Lovers, se ha embarcado en un proyecto electrónico, de momento no demasiado fructífero, pero sí diferente a lo que solíamos conocer de él. Las maquinitas de Perlita, donde se acompaña de su hermano Esteban Perles (Bigott, Josh Rouse) y Francisco Calderón (Úrsula, El Hombre Burbuja) suenan más cerca de Kraftwerk y, sobre todo, Air y Sébastien Tellier.

la_suite_bizarreLa Suite Bizarre: Monkey Week es generoso en proyectos relacionados con el flamenco, el metal y el blues, así que probablemente el inquieto Isra J. Alexander sea un descanso para los más poperos. Esta mezcla entre La Prohibida, Mario Vaquerizo y Electric Six actuará aparentemente el viernes 10 de octubre, aunque no le encontremos en los horarios (por eso es nuestro +1). Pero está en la programación: os lo prometemos.

La Suite Bizarre Dance revolution Hot vers from La Suite Bizarre on Vimeo.

¿Se acercan los Beatles a Spotify?

john-lennonEl equipo de prensa de Spotify comunica esta mañana en una nota que “se enorgullece de anunciar el lanzamiento del catálogo completo en solitario de John Lennon en Spotify. La colección abarca ocho álbumes de estudio y tres recopilatorios, y contiene un gran abanico de hits históricos – incluyendo ‘Jealous Guy’, ‘Imagine’ y ‘Happy Xmas (War Is Over)'”.

Ninguna de las tres figuran de momento entre los temas más escuchados del artista en la red de streaming, pues hasta ahora no se encontraban. Entre los temas más oídos de John Lennon en Spotify hasta ahora encontrábamos un directo en Madison Square Garden con temas de los Beatles, algún tema suelto incluido en alguna banda sonora (‘Watching The Wheels’ de ‘Funny People’) o ‘Gimme Some Truth’ por estar en la banda sonora de ‘Body of War’. Veremos qué pasa a partir de la semana que viene.

Ahora sólo queda esperar por los Beatles y no parece que nadie pueda culpar ya a Yoko Ono de su ausencia en las plataformas de streaming. Después de mucho esperar, el catálogo de los Beatles apareció en iTunes en noviembre de 2010. El catálogo de Paul McCartney desapareció en 2010 del streaming pero volvió a finales de 2012, como recuerda Musically. ¿Qué pasará con los Beatles? ¿Alguna vez dejarán de ser la banda más pirateada del mundo por razones evidentes?

Álbumes de estudio de John Lennon, ya en Spotify:

1. Milk And Honey
2. Plastic Ono Band
3. Rock ‘N’ Roll
4. Imagine
5. Mind Games
6. Sometime In New York City
7. Walls And Bridges
8. Double Fantasy

El surrealismo según Kylie Minogue

kylie-surrealismoCualquiera que sea fan de Kylie Minogue está acostumbrado al surrealismo. A seguir sin rechistar una carrera musical de más de 25 años en la que la australiana es capaz de hacer casi a la vez lo peor y lo mejor sin que le salpique la mierda porque, bueno, ya sabes, es Kylie, la Mary Poppins del pop: simplemente perfecta.

Teniendo esto presente, nadie puede decir que su ‘Kiss Me Once Tour’ sea una gran decepción. Excepto por el nombre, cierto, ya que en las dos horas del espectáculo que estrenó el pasado miércoles en Liverpool apenas sonaron temas de su último disco. La australiana prefirió dejar en el tintero canciones que merecían ser defendidas en vivo como ‘Feels So Good’, ‘Million Milles’ o ‘I Was Gonna Cancel’ (¿segundo single? ¿Hola?) para que su espacio lo ocuparan otras que merecen un descanso eterno como ‘Kids’ o ‘Spinning Around’. Incomprensible. Pero claro, hablamos de la misma cantante que en la gira de presentación de ‘Fever‘, su disco más vendido, apenas incluyó seis del mismo en el setlist. Pues eso, que con Kylie, acostumbrados al surrealismo, todo es más sencillo.

Y no lo digo porque antes de salir al escenario la mujer proyecte en las pantallas un corto llamado ‘Sleepwalker’ para presentar cuatro nuevas canciones producidas por Fernando Garibay que dejan en ridículo mucho de lo que ha hecho en los últimos años para, acto seguido, regalarlas a través de Soundcloud, que también, sino porque sabiendo estas típicas incoherencias tan suyas se entiende, se justifica e incluso se aplaude que precisamente la obra de Dalí sea la que inspira el segmento con el que arranca el concierto con Kylie cantando ‘Les Sex’ sobre un sofá de labios. Es como si por fin entendiera su esencia. Vale, no es una entrada espectacular, pero sí la más sensual que ha hecho nunca. De haber seguido por ahí la cosa, al resto de la noche no habría que ponerle ninguna pega.

Pasada la excitación de tenerla en vivo en tus narices cantando ‘In My Arms’, ‘Sexy Love’, ‘Wow’ y por fin en directo ‘Timebomb’, llegó el momento de analizar el escenario, más barato y menos impresionante que el del anterior ‘Les Folies Tour’ pero muy bien aprovechado. Y es que a falta de chorritos de agua bienvenidos sean los mil láseres que inundan la puesta en escena de la siguiente sección, que por vestuario y proyecciones podría formar parte de cualquier gira de los Pet Shop Boys si estos cantaran cosas como ‘Your Disco Needs You’, ‘On A Night Like This’ o ‘Slow’. ¿Divertidas? Siempre. ¿Originales? Con los mismos arreglos de siempre, no mucho, desde luego.

Por suerte el mal sabor de boca que te deja no volverte loco con canciones que siempre te dejan afónico se pasa cuando por primera vez en toda la noche ves que Kylie se siente cómoda en el escenario defendiendo con ironía y mucho humor un medley de éxitos ochenteros como ‘Hand On Your Hearth’, ‘Never Too Late’, ‘Got To Be Certain’ y ‘I Should Be So Lucky’ –baño de espuma incluido–. De lo mejor que ha hecho nunca en directo, y no precisamente porque vaya perdiendo ropa en cada número hasta quedarse en sujetador y bragas, que la muchacha sabe muy bien cuál es su público, sino porque ya era hora de que reivindicara esas canciones sin vergüenza. Los pelos cardados, como los novios, forman parte de su vida y es lo que es gracias a ellos ¿O a qué viene entonces esa versión del ‘Need You Tonight’ de INXS con la que continúa su propuesta?

Lástima que no fuera ‘Suicide Blonde’, porque así nos habría dado algo en lo que pensar durante la sección más aburrida y fallida de la noche –pero mucho– en la que lo mismo suena ‘Sexercise’ que una versión electro de ‘Can’t Get You Out Of My Head’ random que ‘Beautiful’ y ‘Kiss Me Once’ en versión baladera. ¿Te parece poca bajona? Pues no creas que ‘Get Outta Of My Way’, ‘Love At First Sight’ y ‘All The Lovers’ levantan el ánimo. A ver, las canciones sí, eso siempre, pero el trajecito de fuente que me lleva puesto la muchacha… No hay ironía para defenderlo. No existe.

Y de repente, un ‘Into The Blue’ correctito a modo de encore, un good night y un hasta luego. Cuando las luces se encienden y abandonas la pista esquivando a grupos de guiris demasiado borrachas como para que alguna le sujete el pelo al resto, recuerdas guiños a los hardcore fans que agradeces a modo de compensación: un traje inspirado en tal actuación de hace años, una “córeo” sacada de un vídeo en concreto… Quiero creer que es la forma de pedirnos perdón por no haber confiado en su nuevo disco y habernos dado un ‘Greatest Hits Tour 2: peor y más barato’ apto solo para audiencias casuales. ¿Dónde está la épica? ¿Dónde las canciones olvidadas que hace años que no escuchamos? ¿Dónde la excitación, el sudor y el cansancio? ¿Dónde tu nuevo disco, tía? ¡Que no he salido afónico, coño! Lo dicho, porque es Kylie, que si no… 6.

La gira de Kylie Minogue llega a Madrid y Barcelona los días 13 y 14 de octubre. Entradas, aquí.

Urban Outfitters, la mayor vendedora de… ¿vinilos?

urban outfittersLa cadena de ropa estadounidense Urban Outfitters, que cuenta con tiendas en Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Suecia y Reino Unido y a finales de año abrirá una nueva en Barcelona, vende, además de ropa, vinilos. Es fácil de ver en la imagen, de hecho, donde lo que menos parece haber son camisetas.

En una rueda de prensa reciente, Calvin Hollinger, principal funcionario administrativo de Urban Outfitters, ha dicho que la tienda norteamericana es “la mayor vendedora de vinilos del mundo”. Hollinger apunta además que, en lugar de ofrecer estos productos a través de internet, la compañía cuenta con un sistema que le permite ofrecer vinilos de más de 100 vendedores diferentes sin necesidad de poseer su inventario. Hace unos días, sin ir más lejos, Urban Outfitters acordó una asociación con la tienda de música independiente Amoeba Music, la más grande del mundo, para introducir una tienda dentro de los establecimientos de Urban Outfitters.

De esta noticia, evidentemente, surgen mil y una preguntas: ¿cuál es la causa de que una tienda de ropa, y no una tienda de discos, sea la que más vinilos expide de todo el mundo? ¿Se ha convertido el vinilo en un complemento de moda más? ¿Están las tiendas de discos obsoletas? ¿Qué ocurriría si en España tiendas como Topshop y Topman, H&M, Springfield, Desigual o Stradivarious decidieran colocar estanterías llenas de vinilos en sus establecimientos? ¿Ayudaría esto a la venta de música en nuestro país?

Quizá podamos salir de dudas cuando Urban Outfitters llegue finalmente a España, como está anunciado. ¿O aquí no apostarán por la música?

Escucha la banda sonora de Trent Reznor para ‘Perdida’ de David Fincher

TrentReznorTrent Reznor, aparte de recuperar a Nine Inch Nails, en los últimos años se ha dedicado a poner música a las películas de David Fincher, llevándose un Óscar por el camino.

Para no variar, Reznor, con la ayuda de su inseparable Atticus Ross, es el encargado de poner banda sonora a la esperada nueva película del aclamado director. Se trata de ‘Perdida’, una de las cintas más esperadas de la temporada, basada en la novela del mismo nombre de Gillian Flynn, con Ben Affleck, Rosamund Pike y Neil Patrick Harris en el reparto. El filme llegará a cines españoles el próximo 10 de octubre, pero mientras, podemos recrearnos con la banda sonora que ha compuesto Trent Reznor y Atticus Ross. Se puede escuchar aquí.

Kanye West pincha su nuevo disco en París

Parece que alguien sí publicará disco en 2015 además de Calvin Harris. Podría tratarse de Kanye West, que durante todo este año ha estado trabajando de manera intermitente en el sucesor de ‘Yeezus‘.

Su colegui Theophilus London, que acaba de estrenar una fantástica canción en la que colabora Kanye como arreglista, ha puesto en Instagram que ha ido a una fiesta en la que se ha pinchado el disco de Kanye tres veces en París. Esto significaría que está acabado. Además, dice que ha participado incluso en el single. 20 afortunados escucharon.

Elsa de Alfonso y Los Prestigio ponen fecha y portada a ‘Desencuentros’

desencuentros‘Desencuentros’ será el nombre del anunciado primer EP de Elsa de Alfonso y Los Prestigio, con concepto y fotografía de CANADA y diseño de YNTBP. Saldrá el próximo 30 de septiembre en digital y en formato físico estará disponible en un vinilo de 12 pulgadas a partir del 21 de octubre. Canada describe el disco como “un tratado sensual de baja fidelidad simplemente encantador, una entrega previa al primer disco de la banda, que ya está trabajando en nuevo material”.

El 16 de octubre hay un concierto en el piano bar Klavier de Barcelona.

1 – Gardenias
2 – Lo Nuestro
3 – El Oleaje
4 – Sobre el Amor

Ed Sheeran agota en Barcelona

ed sheeranQue este año es el año de Ed Sheeran ya os lo hemos contado. ‘X‘ sigue arrasando. Tras haber aumentado el aforo de su próximo concierto en Madrid, el próximo 25 de noviembre en el Barclaycard Arena (antes Palacio de Los Deportes), Ed Sheeran agota todas las entradas de su primer concierto en el Sant Jordi Club de Barcelona el próximo 24 de noviembre. Ya solo quedan tickets para Madrid y, tras la ampliación de aforo, las entradas disponibles para el nuevo formato son: Entrada de pista 35€ (más gastos de distribución) y entrada de grada 38€ (más gastos de distribución).

Paloma Faith lo peta con Sigma

A Perfect Contradiction‘ de Paloma Faith ha funcionado muy bien en Reino Unido. Medio año después de su edición continúa en el top 16 en este país, así que no es del todo una sorpresa que aquella colaboración suya con Sigma de la que os hablamos hace dos meses lo haya petado.

‘Changing’ es esta semana el número 1 de las islas británicas tras haber vendido 100.000 copias en siete días. Por si fuera poco, todo apunta a que este domingo bajará sólo al top 2. ¿Llegará este hit a España?

El dúo Sigma ya había sido número 1, por cierto, con ‘Nobody to Love’, aquel tema que revisitaba ‘Bound 2′ de Kanye West. ¿Se avecinan nuevas estrellas a lo Chase & Status?

Regalamos 5 entradas para Adanowsky

adanowskyEl madrileño club Ochoymedio celebra este año su decimoquinto aniversario. A modo de homenaje Adanowsky, el proyecto de electropop retro unipersonal del parisino Adán Jodorowsky, hijo del cineasta Alejandro Jodorowsky, estará presentando su nuevo álbum ‘ADA’ en la sala But de Madrid el próximo 27 de septiembre. Lo hará junto a Lorena Álvarez, autora recientemente junto al Coro de Ladinamo del notable ‘Dinamita‘.

JENESAISPOP regala 5 entradas para este evento a las cinco primeras personas que respondan correctamente a la siguiente pregunta: “¿Qué papel hace Adanowsky en la película de su padre ‘La danza de la realidad’?” Las respuestas han de ser enviadas al correo electrónico jenesaispop(a)gmail.com. Os dejamos con ‘Dancing to the Radio’.

Diego A. Manrique, Premio Nacional de Periodismo Cultural

diego a. manriqueDiego A. Manrique, reputado cronista y crítico musical, es el nuevo Premio Nacional de Periodismo Cultural. Manrique empezó su carrera en los 70 tras debutar en ‘Triunfo’ y a lo largo de los últimos 40 años ha trabajado en publicaciones especializadas en música como ‘Vibraciones’ y ‘Rock especial’. Manrique cuenta actualmente con sección propia en El País, ‘Universos paralelos’, y ha escrito también para Rolling Stone. Manrique ha participado asimismo en programas de televisión como ‘Popgrama’ o ‘Caja de ritmos’ y por supuesto en programas de radio como ‘El Ambigú’ en Radio 3 o ‘La madriguera’ en Radio 1.

El último artículo de Manrique, sobre Nick Drake, salió hace unos días. También recientemente el periodista confeccionó una estupenda playlist de Serge Gainsbourg que puedes oír aquí.

En la web del Ministerio se pueden consultar los anteriores premiados.

Fee Reega versiona a Nacho Vegas en alemán

Fee Reega, que este año ha publicado ‘La raptora‘, ha versionado en alemán ‘Taberneros’, una de las canciones incluidas en ‘La zona sucia‘ de Nacho Vegas. La asturiana de adopción ha mantenido el sentido de la canción, escogiendo las estrofas segunda y tercera de la composición original (prescindiendo de la primera y la cuarta) y su coda final, si es que el vídeo captado por un fan está completo (que por los aplausos parece que sí). Aquí os dejamos con esta gran curiosidad.

CRAG reeditan ‘Señora Azul’ y actúan en Madrid

cragCánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, una de las formaciones españolas de los años 70 y 80 más citadas como influencia, reeditan su disco ‘Señora azul’ con motivo de su 40º aniversario. Se publicará en una “cuidada edición en formatos VINILO + CD, digital y CD”. Además, el lunes 13 de octubre actuarán en Galileo, Madrid, a las 21.00.

Os dejamos con el bonito texto promocional escrito por Manolo Fernández (Toma Uno – Radio 3):

“Cuando apareció el álbum Señora Azul, allá por 1974, algunos lo consideramos una evolución natural de aquel disco de Solera editado el año anterior. La llegada de Cánovas y Adolfo era la mejor manera de limar alguna de las aristas que pudiera haber dejado aquel Lp de Rodrigo y Guzmán junto a los hermanos Martín.

Juan Robles Cánovas venía de haber tocado en los Módulos y Franklin, además de poseer una clara inclinación hacía el teatro. Adolfo Rodríguez aportaba un cierto toque british adquirido en sus años con Los Íberos.

Por su lado, Rodrigo García era un codiciado músico de estudio que también había militado en Los Pekenikes, y José María Guzmán tenía un sutil toque adoptado de su adoración por los Beatles. Junto con Rodrigo y los hermanos José y Manuel Martín, había pertenecido al grupo Solera, que el año anterior había grabado su único disco, llamado como el propio cuarteto. Habían encontrado un punto de encuentro, pero la fortaleza de sus cuatro personalidades permitía distinguir cada una de sus aportaciones a esta puesta en común que se convirtió en una especie de calle de cuatro direcciones.

Señora Azul se adelantó ostensiblemente a su tiempo, en una época en la que las circunstancias no permitían degustar en profundidad propuestas sonoras de este calibre. El mercado estaba en otras cosas, de tal manera que las apariciones de CRAG en los medios de comunicación fueron tan escasas como históricas y, aunque pueda parecer mentira, nunca tocaron en directo como tal cuarteto. A partir de ahí llegaron las intermitencias. Pero al cumplirse el trigésimo aniversario de la publicación de este álbum, pudimos conseguir que, por fin, Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán actuaran juntos por primera vez. Hubo un par de conciertos más y, de nuevo, el correr del tiempo. Es muy posible que ni ellos mismo le hayan dado nunca la importancia que aquella aventura mereció y el paso de los años sigue encumbrando.

Ahora, 40 años después, Señora Azul merece el reconocimiento de una cuidada reedición. Es el momento de que todos volvamos a reconocer la importancia de este trabajo seminal que forma parte de nuestras propias vidas”.

AC/DC sacan disco sin Malcolm Young

Malcolm_Young_at_ACDC_Monster_of_Rock_TourAC/DC, que arrasaron con su último disco de 2008, ‘Black Ice’, han anunciado un nuevo largo que verá la luz de cara a la Navidad, el 1 de diciembre. Se llama ‘Rock or Bust’ y tristemente será su primer disco en 41 años de historia en no contar con su miembro fundador el guitarrista Malcolm Young.

Las razones son de causa mayor. En abril se informaba de que el artista se tomaría con calma las exigencias de un grupo de rock debido a sus malas condiciones de salud. Un mensaje oficial ahora informa de que no podrá volver al grupo. “A principios de este año, AC/DC explicaron que debido a su enfermedad, Malcolm se tomaría un descanso de la banda. Por desgracia, debido a la naturaleza de su enfermedad, no volverá a la banda”.

Esta misma semana se publicará un fragmento del adelanto ‘Play Ball’.

Klaxons, esta noche gratis en El Sol

klaxonsDurante los últimos días, Converse ha repartido a través de su aplicación The Ticket invitaciones para un concierto secreto que Klaxons ofrecerán esta noche, 24 de septiembre, en Madrid.

Ahora podemos revelar que ese show tendrá lugar en El Sol. Si quieres ser uno de los 350 asistentes al concierto de Klaxons esta noche en Madrid (Calle Jardines 3), y aún no tienes entrada, puedes correr YA a la puerta de la Sala El Sol. Los 25 primeros en llegar entrarán por la cara.

El grupo, ganador del Mercury Prize por su debut, presenta su tercer álbum, ‘Love Frequency‘.

El cutre vídeo de Mónica Naranjo para ‘Torrente 5′

A Mónica Naranjo la canción para el nuevo Torrente le tiene que resultar un tanto indiferente. Al menos es lo que deducimos al ver el videoclip que ha hecho para presentar el tema: un popurrí de imágenes de la película acompañan a otras imágenes de la cantante con el pijama puesto en el estudio y unos efectos que se debieron de hacer sobre la marcha antes de subir todo esto a Youtube.

No sabemos si es intencionado ese aspecto rancio, pero como mínimo choca el contraste entre la calidad de las imágenes de la película y esas otras con la Naranjo frente al micrófono.

Enlaces


ARCHIVOS

Categorías

HABLAMOS DE