Descuartizando a La Oreja

-

- Publicidad -

Descuartizando a La Oreja

la_oreja_de_van_gogh No es ninguna novedad que La Oreja de Van Gogh publican un nuevo álbum, titulado (en mi opinión irónicamente) ‘Guapa’. La novedad es que un medio de comunicación tan influyente y prestigioso en España como es El País haya publicado esta entrevista al grupo en la cual, no sólo apenas se hace mención a ese fastuoso nuevo trabajo, sino que da una imagen de ellos muy alejada de esa otra tan dulce e idílica a la que nos tenían acostumbrados. La entrevista se titula ‘Otra ración de Oreja’ y la vimos ayer en páginas de El País Semanal. Tal y como está la industria discográfica últimamente en España, me parece muy positivo que El País y, concretamente, el periodista Manuel Cuéllar, se hayan atrevido a desafiar a un gigante discográfico como es Sony BMG y a un grupo que ha despachado ya cinco millones de copias en sus diez años de carrera. Y más cuando les conceden un día en exclusiva con ellos paseándose por todo Madrid. Priceless. Aquí, algunos fragmentos del repaso que le da a LODVG.

«A Amaia Montero el cuerpo le pide nicotina. Quiere salir del Museo de Arte Reina Sofía para fumarse un cigarro. Nerviosa, le suelta su minúsculo bolso de Louis Vuitton a Pablo Benegas. El guitarrista de La Oreja de Van Gogh (LODVG) se queja, refunfuña, y ella le riñe: “¿No me puedes ni aguantar el bolso? Si empezamos ya con esa actitud…”. Como salida de ninguna parte, otra pregunta le cae a la cantante: “Ese Vuitton está hecho en Hong Kong, ¿no?”. “Todos mis Vuitton son verdaderos, ¿qué te piensas?”, responde medio ofendida Amaia».

- Publicidad -

El hecho de que la entrevista comience así, mostrando las pequeñas desavenencias entre la cantante del grupo y su guitarra, me parece muy significativo. Y más que las desavenencias sean a causa de un Vuitton (el tal Pablo no se cree que sea auténtico, lo cual dice mucho de lo que piensa de su compañera) que alguien ha de sujetar para que otra fume, que a su vez reivindica tener varios vuittones todos auténticos (qué alarde más absurdo de solvencia económica, ¿no?). Empezamos bien.

«Nunca tuvieron problemas para reconocer que el equipo de músicos de Stivel ayudó mucho a la confección de aquel trabajo, puesto que los miembros del grupo no eran precisamente unos virtuosos con los instrumentos».

Diez años después, el periodista nos recuerda que los componentes de LODVG no tocan precisamente bien. En mi opinión, le ha faltado destacar que Amaia canta fatal y que cada vez se ahoga más, pero bueno…

«Tras la sesión de fotos en el Reina Sofía, la siguiente parada será el mercado de Fuencarral. La furgoneta tiene cristales tintados y tres hileras de asientos. Pablo, Haritz y Álvaro se sientan en la última fila, Amaia y Xabi van delante. Eso sí, en esta furgoneta se debe fumar: “¿Qué haces, San Martín, que no estás fumando ya?”, pregunta la cantante al teclista. Xabi se pasa todos los trayectos entre un punto y otro de Madrid enganchado a una Play Station portable con un juego en el que gotas de mercurio han de recorrer laberintos cada vez más complicados. La discográfica le ha regalado una de esas consolas a cada uno de los integrantes del grupo, pero Amaia aclara que no le gusta».

- Publicidad -

A lo largo de la entrevista se va viendo cómo Amaia cada vez va más por libre, y de hecho aparece un poco como la más maruja del grupo, todo el rato fumando, maquillándose y comprando compulsivamente. Me resulta muy curioso que el periodista no pare de señalar lo mucho que fuma Amaia, con lo mal visto que está en estos días lo del fumar. El hecho de que sea la única que no juega con la Play también la separa del resto de su banda.

«En la radio de la furgoneta suena Roxanne, el superhit de Police de 1978. Una de las canciones más versionadas de la historia del pop. “Qué mítica es esta canción, es un temón”, dice Amaia. San Martín, sin quitar ojo de la pantalla de cristal líquido de su videoconsola, se muestra contrario: “Pues a mí no me gusta”. “Cuando tocó en Bilbao, Sting estaba guapísimo, me encantó”, le responde Amaia».

¡Qué bien compuesta está!, le ha faltado decir a la cantante, la vocalista. Remata lo mucho que le gusta esta canción diciendo lo guapo que estaba Sting cuando tocó en Bilbao. «Un temón». Seguro que, siendo músico, hay mejores maneras de describir la canción de The Police.

«De la parte trasera de la furgoneta llegan efluvios de marihuana… Uno de los tres chicos se está preparando un porrito».

Mientras Amaia escucha un temón y fuma tabaco, los otros jovenzuelos miembros del grupo se hacen un porro. Madre mía, qué cercanía con la gente joven, qué insurrectos, qué rebeldes… Claro, qué mejor manera de no parecer un grupo de pop ñoño que haciéndose un porro en la parte de atrás de una furgoneta. Da la impresión de que al periodista esto le parece patético, la verdad.

«La furgoneta aparca en Fuencarral. Se bajan y la suerte quiere que la cantante se encuentre de bruces en la puerta de una tienda de Fun and Basics. “Los dueños son amigos míos”, dice. Y sin pensarlo más se mete en el establecimiento. Mientras, los chicos se dejan fotografiar entre graffitis y modernos en el centro de Madrid. Un cuarto de hora después, Amaia sale de la tienda con cuatro bolsos y tres pares de calcetines. Ante la mirada de pocos amigos de Pablo, la cantante se explica divertida: “¿No se trataba de que fuéramos de compras…? Pues yo voy de compras” «.

Amaia está más a las compras que a lo que tiene que estar. Esto se repite en otro párrafo, cuando sale cargada de vestidos de otra tienda. Ella va por libre, como nos recalcan en este párrafo: «Sí, son amigos, pero ya no se deben la pleitesía típica de la edad del pavo». Ya está todo sentenciado.

«(…)Entonces comienza una charla, como de aperitivo, en la que los chicos se preguntan si en la música se está viviendo una vuelta atrás, al punk, al rock y al pop de los ochenta. Saben de lo que hablan. Sin embargo, en la semana en la que Arctic Monkeys, el grupo revelación de la temporada, está a la cabeza de las listas británicas, los miembros de LODVG ni siquiera han oído hablar de ellos.»

Si eres músico, como mínimo tienes que escuchar música, se supone. Aunque sea para saber si te gusta o no, si te puede influir en lo que hagas o no… Si no conocen a Arctic Monkeys, por muy británicos que sean y por el poco bombo que están recibiendo en España, es que no están en el mundo, porque cualquier persona que se preocupe sólo un mínimo por estar al día musicalmente ha oído hablar de ellos. Esto nos demuestra lo al día que están. Hubiera matado por escuchar esa conversación sobre el punk y el rock que mantenían entre camisetas de Naranjito.

«Muñeca de trapo lleva varias semanas sonando en las radios. Es el primer single de Guapa. Pero, tras la primera degustación, parece que el tema elegido no es el más comercial ni el más adecuado para ser el primer sencillo del disco. La canción resulta demasiado oscura y atormentada como para convertirse en uno de los éxitos que LODVG sabe colocar tan bien en las radiofórmulas».

Al final de la entrevista ¡por fin! empiezan a hablar de ‘Guapa’. Bueno, habla Pablo, porque los demás no tienen mucho que opinar. No dice cosas muy reseñables: que si es un trabajo honesto, que si arreglos más guitarreros, que si letras de amor y desamor, que si esta vez hablan de drogas y todo, que si no es lo de siempre… Ah, muy bien.

«Amaia abandona la mesa y a sus compañeros antes de que la comida haya terminado. Ella se quedará en Madrid un día más. El resto viajará a San Sebastián esa misma tarde. Xabi, que le tiene terror a volar, ya está preparado para tomar su dosis de tranquilizantes con coñá».

El párrafo final nos resume todo lo que ya se definía antes: que ella va por libre y que el resto va por libre. La verdad es que esta entrevista parece definir cuál es la situación actual de LODVG, nada idílica, por cierto. Ya no se aguantan mucho entre ellos, que la creatividad -si es que la tenían- se les ha agotado, que ya tienen una edad (las fotos, desde luego, no les favorecen en absoluto) y que han vuelto a hacer otro disco como los demás. Yo no sé si es que al periodista no le gusta nada el grupo y se ha visto obligado a pasar el día con ellos, o si simplemente se ha limitado a plasmar objetivamente lo que ha visto sin maquillarlo. Probablemente una mezcla de las dos cosas, pero el grupo tiene que estar contento, Sony BMG ni te cuento -vaya manera de empezar la promoción- y los fans al borde del llanto. Yo, sin lugar a dudas, no puedo hacer otra cosa que felicitar a Manuel Cuéllar por su valor y por atreverse a no adular gratuitamente a un grupo que, a pesar de ser vergonzosamente malo, le encanta a media España y parte de Sudamérica. Tres hurras por Manuel. Le pongo un 8 a la entrevista, porque me ha faltado lo de la voz de Amaia.

Lo más visto

No te pierdas