Y otro desmentido de Daft Punk…

Por | 01 Jul 12, 15:34

La revista francesa Tsugi se la jugaba esta semana anunciando una canción nueva de Daft Punk llamada ‘Renoma Street’ para este 21 de julio. Papá Pitchfork desmentía en cuestión de minutos que tal lanzamiento fuera a producirse tras contactar con el mánager del grupo. Era el enésimo episodio de la serie «mundo insólito» que rodea al grupo. ¿Recordáis el rumor de que el cuarto álbum de Daft Punk se publicaría el día 9 del mes 9 del año 9 (quizá por aquello que decían de que se convirtieron en robots tras un accidente en el estudio a las 9.09 del 9 de septiembre del 99)? ¿Y aquel chascarrillo de que Daft Punk eran The Third Twin, que llevó a este grupo al cartel del festival de Burriana Arenal Sound antes de desaparecer del mapa, en uno de los episodios más surrealistas de nuestra historia musical reciente?

Toda esta expectación en torno a Daft Punk resulta de lo más extraña si recordamos su último disco de estudio hasta el momento. ‘Human After All’, de 2005, no fue precisamente bien recibido por crítica y público y, en aquellos días, si lo defendías aunque fuera de manera tibia (es un disco claro de «tres estrellitas»), eras poco menos que un «outsider». ‘Human After All’ es el típico tercer álbum que muestra un claro agotamiento de la misma fórmula, así como cierta falta de definición en los estilos (unas canciones parecen muy de sí mismos, pero otras sonaban a Primal Scream), aunque conservaba aún las suficientes composiciones con gancho como para colar (‘Human After All’, ‘Robot Rock’). Sin embargo, Billboard, The Guardian, Spin, Pitchfork o Q Magazine lo suspendían, lo que unido a las críticas encontradas que ya había tenido el segundo (completamente antológica la de Rockdelux, que definía ‘One More Time’ como «Cher con dos copas de más»), situaba a Daft Punk como un grupo acabado. Como si hubieran sido una moda pasajera sin más.

Ningún disco de estudio ha existido desde entonces para demostrar otra cosa. ¿Qué ha pasado en estos siete años para que esperemos un nuevo disco de Daft Punk como si ‘Human After All’ hubiera sido un ‘White Album’? Varias cosas. LCD Soundsystem los reivindicaban tan pronto como en 2006 en el hit ‘Daft Punk Is Playing At My House’. Kanye West los llevaba nada menos que al número 1 del Billboard Hot 100 sampleando ‘Harder, Better, Faster, Stronger’ en ‘Stronger’. El grupo publicaba un directo en 2007 que se ha convertido en un disco de culto y ganó un Grammy (pudimos comprobar que su directo era realmente espectacular en el Summercase de 2006). Les salían imitadores que no les llegaban ni a la suela de los zapatos, como Justice. Y se entretenían publicando de vez en cuando alguna inédita, alguna banda sonora como la de ‘Tron’, que, funcional, no revelaba mucho sobre por dónde irían los tiros de su cuarto disco de estudio; o protagonizando inolvidables actuaciones sorpresa junto a Kanye West en los Grammy o junto a Phoenix, elevando todavía más su estatus de culto.

Hoy en día, Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo, aquellos fans de Beach Boys y Stone Roses que se conocieron en secundaria y formaron el grupo Darlin’ con canciones como ‘Untitled 18‘ y ‘Untitled 33‘ (el nombre de Daft Punk lo sacaron de una mala crítica del Melody Maker que les definía como «daft punk», «punk bobo», y les encantó), rondan los 38, pero no parece que la era de las redes sociales haya cambiado su manera de ser. Estas cosas sirven justo para lo contrario. El grupo que nunca quiso mostrar su cara -salvo excepciones– para evitar que les pidieran autógrafos y que les reconocieran por la calle en una clara actitud «somos normales», mantiene un halo de misterio para todo lo que hacen. No hay fecha para su disco, no hay nombre, ni tracklist, y las noticias llegan con cuentagotas. Se desconoce de qué manera está involucrado Paul Williams en la composición, si la colaboración con Nile Rodgers de Chic se reflejará en todo el disco, como a este suele gustarle, en una canción suelta o en nada; y lo mismo para el supuesto y prometedor speech que habría grabado el mismísimo Giorgio Moroder para el disco, hablando sobre la música de baile desde los 60 hasta a nuestros días y usando diferentes micrófonos de cada década para hablar de la música de cada una de ellas.

¿Nueva genialidad o ida de olla definitiva? Nadie sabe lo que resultará esta vez de los muchachos que pasaron de repartir sus maquetas por raves en Eurodisney a hacer bandas sonoras para Disney. Pero si tuviéramos que justificar toda esta insólita expectación siete años después de un disco del que absolutamente nadie habla ni para bien ni para mal, que parece de hecho no haber existido nunca, basta con recuperar ‘Homework’, estupendo en su conjunción de house, electro y funk, exquisitamente decorado por los vídeos de Spike Jonze, Michel Gondry o Roman Coppola. El clásico primer disco rompedor que sirve para que durante toda tu carrera se te siga, por muy perdido que después parezcas estar, con la esperanza siempre de que salga menos un ‘Volta’ y más un ‘Third’.

Etiquetas:

La Tienda JNSP