Dirty Projectors / Swing Lo Magellan

Por | 09 Jul 12, 1:45

Con ‘Swing Lo Magellan’, la banda de Dave Longstreth parece culminar la escalada desde la experimentación más «tocapelotas» hasta el pop para todos los paladares e ir reafirmando su personalidad musical única con cada paso. Algo parecido hicieron hace poco sus paisanos Animal Collective -aunque en sus últimos temas parecen haberse arrepentido de aquella decisión-. De hecho, se puede llegar a decir que ‘Swing Lo Magellan’ es a Dirty Projectors lo que ‘Merriweather Post Pavilion‘ (2009) fue a la banda de Avey Tare y Panda Bear. Ambos son perfectamente escuchables de principio a fin y, a la vez, sus álbumes más personales.

¿Qué quiere decir esto? Que desde el primer momento se reconoce que es un disco de Dirty Projectors, con sus juegos rítmicos, su particular sentido armónico, su aparente dispersión en ciertos momentos, las melodías inesperadas de Longstreth y los coros de las chicas: Amber Coffman y Haley Dekle tan solo, pues Angel Deradoorian, curiosamente la novia (hasta donde yo sé) de Avey Tare, abandonó el barco hace poco. En todos estos detalles se demuestra digno sucesor de ‘Bitte Orca‘, álbum en que la banda empezó a abrirse hacia caminos comerciales.

‘Swing Lo Magellan’ completa la transición al pop de ‘Bitte Orca’ y, ya de paso, da rienda suelta al gusto por la música negra que Dave Longstreth ha ido mostrando tímidamente y que se hizo patente en ‘Stillness Is The Move’, el single más reconocido de su anterior disco y ejemplo perfecto de R&B. Ese interés se desvela en todos y cada uno de los doce cortes, desde ‘Impregnable Question’ y ‘Swing Lo Magellan’, medios tiempos soul de incontestable dulzura dignos de la época dorada de la Motown, hasta las tremendamente contundentes y pegadizas ‘Unto Caesar’ y el single ‘Gun Has No Trigger‘, con un groove que no tiene que envidiar al mejor Beck, pasando por ese coqueteo con el hip hop en ciertos detalles de ‘About to Die’. También hay hueco para continuar las comparaciones con Vampire Weekend en ‘The Socialites’ y ‘Just From Chevron’ gracias a guitarras limpias y puntilleantes, o para mirar hacia el rock sesentero más dinámico en ‘Offspring Are Blank’, que comienza casi como una canción de ‘Mount Wittenberg Orca‘, EP que los de Brooklyn grabaron junto a Björk y cuyos beneficios se recaudaban para un proyecto de creación de áreas marinas internacionales protegidas de la National Geographic Society. Incluso uno oye ecos de ¡Cass McCombs! en ‘Maybe That Was It’ sin que por ello el disco pierda un ápice de homogeneidad.

‘Swing Lo Magellan’ es un disco disfrutable de principio a fin, con unas canciones redondas que huyen de lo obvio en sus armonías y arreglos, pero no pierden una migaja de su musicalidad, que es mucha. Si una primera escucha te genera reticencias, dale una segunda oportunidad porque merece mucho la pena introducirse en el fascinante mundo de Dirty Projectors.

Calificación: 8,1/10
Lo mejor: ‘Gun Has No Trigger’, ‘Maybe That Was It’, ‘Unto Caesar’, ‘Impregnable Question’
Te gustará si te gustan: Animal Collective, Vampire Weekend, la música negra más pop, desde la Motown hasta Beyoncé.
Escúchalo: The Guardian

Etiquetas:

La Tienda JNSP