5 veces que agradecimos ser fans de la música y no del fútbol

-

- Publicidad -

5 veces que agradecimos ser fans de la música y no del fútbol

portada marcaLos atentados del pasado 13 de noviembre en París han causado una enorme conmoción mundial. A una semana, todavía muchos no somos capaces de creer lo que sucedió el pasado viernes en una ciudad que nos queda tan cerca. Y sin embargo, no podemos evitar pensar que el tratamiento de las noticias ha sido un tanto diferente para los ataques que se sucedieron aquella fatídica noche. Pese a que en la sala Le Bataclan murieron 89 personas, durante un evento musical -un concierto de Eagles Of Death Metal-; el mundo del deporte, y en especial el del fútbol, parece haberse adueñado de la pena, el duelo y el luto.

Tanto ha sido así que hemos tenido que reivindicar no solo el nombre del grupo, sino que muchos medios generalistas ni se han hecho eco de la carta-homenaje que publicaban tras los atentados. Mientras tanto, sí se hacían eco de las cancelaciones de partidos, o de las reacciones de personalidades del deporte frente a la barbarie.

- Publicidad -

Por suerte, nosotros sí agradecemos ser fans de la música. Porque, pese a todo, el periodismo musical no se ha rebajado al nivel del deportivo durante estos días, enfrascado en utilizar los atentados como excusa para ganar lectores. Aquí, cinco veces esta semana en las que hemos agradecido ser fans de la música y no del fútbol.

marcaLa terrible portada del Marca. El periódico más leído en España según el EGM no se cortaba un pelo en su portada del 14 de noviembre. Guarecido bajo una bandera francesa y un crespón negro, el titular rezaba «EUROPÁNICO», y el periódico cuestionaba la capacidad francesa para mantener la seguridad durante las jornadas de la Eurocopa, que darán comienzo el próximo mes de junio de 2016. ¿Alguien se imagina la misma portada en un medio musical, haciendo referencia a alguno de los festivales o conciertos multitudinarios que se celebran en París casi cada mes?

- Publicidad -

La milagrosa camiseta de Ronaldo. Tomás González-Martín tiene muy claro que fue la camiseta «milagrosa» de Ronaldo la que salvó a Haidar de la muerte en un atentado a una mezquita de Líbano justo un día antes de los ataques en París. Esta historia, que no hubiese tenido ninguna repercusión de no ser por lo que sucedió el día siguiente, se completa sabiendo que fue la madre de Haidar la que salvó al pequeño, cubriéndole con su cuerpo cuando los terroristas detonaron sus bombas, y que la camiseta de Ronaldo, probablemente, poco tuvo que ver. Por suerte para el pequeño, «verá cumplido su sueño de conocer a su ídolo». Está huérfano, pero al menos verá jugar a Ronaldo, eso debería bastar.

¿Se habría escrito la misma historia si la camiseta fuese de alguna estrella de la música, por ejemplo de U2? «La milagrosa camiseta de Bono».

La pesadilla de La Roja. La selección española debía jugar un partido amistoso contra Bélgica, partido que se terminó suspendiendo. Algunos periodistas deportivos no dudaron de tildar el impasse entre los atentados y la cancelación del partido como «una pesadilla para La Roja» o «días de incertidumbre y nervios». Desde luego que debieron serlo, no nos cabe la menor duda, pero seguro que fueron días más duros para los familiares de los muertos en los ataques a París.

Los musulmanes y el clásico. El tuit habla por sí solo, y el vídeo… el vídeo es de visionado obligado. Atención al momento de «te has puesto triste. ¿Quieres llorar?». ¿Alguien se imagina este mismo reportaje en plan «Hemos juntado a musulmanes rockeros y poperos: ¿qué opinan de Eagles of Death Metal?».

El clima de desconfianza de José Ramón de la Morena. Las columnas del periodista deportivo en ‘Hoy por hoy’ tienden a ser un eye-rolling constante, pero esta se lleva la palma. ¿Se ha instalado en vosotros la desconfianza a la hora de acudir al próximo concierto para el que tenéis entrada? ¿Se ha aumentado, en algún punto, la seguridad en lo que a macroconciertos y grandes eventos musicales se refiere? Nos tememos que la respuesta es un sonoro NO.

Lo más visto

No te pierdas