Día 1: conciertos “apabullantes, simpáticos y de vergüenza ajena”

Por | 30 Mar 16, 14:13

JJ_Austin-texas

Llegamos a Austin el lunes a las 12 de la noche aproximadamente. Veníamos de un viaje de casi 24 horas, absolutamente matador. De estos viajes en los que decides pensar que vas a pasar el resto de tu vida ahí metido para no perder la cabeza. En cualquier caso, llegamos, aunque con el cambio de hora teníamos la cabeza un poco frita. Pese al cansancio acumulado, apenas pude dormir unas pocas horas antes de quedarme desvelado y dedicarme a dar vueltas por la habitación.

A eso de las 7 bajamos a desayunar, y todo empezó a ir guay. En el desayuno del hotel había gofres con la forma de Texas. No se puede empezar mejor.

“Entrar a un Walmart de Texas es entrar de lleno en la América profunda, los formatos XXL y la locura general”

Después de eso nos pasamos por el Walmart a pillar cacharros de supervivencia básica. Si bien no era tan guay como yo esperaba (por culpa de http://www.peopleofwalmart.com/, página de la que soy muy fan), entrar a un Walmart de Texas es entrar de lleno en la América profunda, los formatos XXL y la locura general.

Texas_Gofre

Después de esto fuimos al centro de convenciones a acreditarnos (donde me la liaron un poco, pero al final todo bien) y fuimos a un McDonalds donde nos daban comida y bebida gratis a los artistas (bien!). Tras cebarnos de buena mañana dimos una vuelta por Austin. Calor húmedo de verano bruto. Nos fuimos a refugiarnos a un bar hasta que empezaron los conciertos en Hotel Vegas, donde eran la mayoría de bolos que queríamos ver.

“Al llegar estaban tocando Total Abuse. Sonaban como una apisonadora a las 4 de la tarde”

Al llegar estaban tocando Total Abuse, con una intensidad apabullante para ser las 4 de la tarde con un calor infernal. Sonaban como una apisonadora, un buen primer bolo para empezar a espabilar.

Después de ellos enganché el final de Feels, que tocaban en el escenario interior donde acababan de tocar The Parrots. Concierto simpático, que por momentos recordaba a Throwing Muses y Pixies, todo guay por ahora, aunque no tanto. No me había dado cuenta de que me estaba perdiendo a Guerrilla Toss. Llegué a los últimos 5 minutos del concierto, y esos 5 últimos minutos fueron más interesantes que cualquier otro concierto que haya visto en meses. Me recordaron a todo el noise que me flipaba de los primeros 2000, y encima se podía bailar! Increíbles, he visto que vuelven a tocar esta semana, así que iré a verlos seguro estos días.

Tras ellos, fueron Pill, un grupo de no-wave de Nueva York, que si bien al principio del concierto se dedicaron a desplegar una colección de tópicos del género (saxofonista “que loco estoy”, cantante lydia lunch, etc), poco a poco fueron ganando músculo hasta acabar con 2 o 3 hits arrolladores.

Tras esto salí al patio, donde vi que estaban todos los españoles del festival. Nadie quería perderse a Sheer Mag. Llevaba meses con medio mundo recomendándomelos. Y entendí por qué, la banda sonaba increíblemente sólida, y tienen un sonido genial. Sin embargo me recuerdan a mil cosas de las cuales puedo escuchar dos temas, disfrutarlos al máximo, pero al tercero me he aburrido, y con Sheer Mag no fue una excepción, aunque he de admitir que fue un gran concierto.

“Intenté ir a ver a Big Boi en otra sala, pero era una movida ultra exclusiva y decidieron que no era lo suficientemente enrollado para entrar”

Y la racha de buenos conciertos acaba aquí. Intenté ir a ver a Big Boi en otra sala, pero era una movida ultra exclusiva y decidieron que no era lo suficientemente enrollado para entrar. Tras esto volví al Hotel Vegas donde estaban mis amigos, y cada grupo que tocaba era peor que el anterior.

Mención especial para BLXPLTN, que ha sido una de las cosas que más vergüenza ajena me ha dado en mucho tiempo. Punk de instituto cutre, con partes medio rapeadas. En un momento dado hicieron como un tema intensito en apoyo de las víctimas del racismo de la policía, cosa que el guitarra aprovechó para enseñar sus abdominales y repetir muchas veces “You are not alone”. Espeluznante.

Aún quedaban un par de horas para Thee Oh Sees y The Spits, y la verdad es que llevaba despierto desde las 4 de la mañana, así que ya me recogí, porque imagino que tocarán más veces estos días. Además mañana es nuestro primer concierto, a las 12 del mediodía, y estaba bien dormir decentemente por una vez. Javier Molina, 15 de marzo.

Pegatina

Send this to a friend